.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

viernes, 6 de agosto de 2010

Capitulo 4: Juerga de un Mortal.


Capitulo 4: Juerga de un Mortal.

Lo abracé y sollocé mojando su camisa con mis lágrimas, él acariciaba al mismo tiempo mi cabellera y mi espalda. Me besó en la frente y descansó su mentón sobre mi pelo.
Joe me envolvía entre sus brazos y yo comprimía mi cuerpo aglutinado al suyo, respiré su sutil aroma ahogándome en llanto, él parecía ser real, parecía estar realmente allí abrazándome, pero me amedrentaba despertar una vez más y encontrarme con los brazos vacíos.
–No llores. –Requirió él limpiando mis lágrimas con sus dedos–. Me hace daño verte llorar.
–No has sido el culpable de nada. –le murmuré–. Fue Donovan, él nos arrolló con el auto, intencionalmente.
El pecho de él estaba estrujando el mío, quería sentirlo justo en el mismo lugar hasta dejar de respirar. Inmediatamente oí un gruñido como el de un motor y un chasquido metálico. Joe se separó de mi lado y el fiel Impala de Adolph apareció frente a ambos, los faros del auto iluminaron nuestros rostros haciéndonos sentir como un par de delincuentes. Los tres vampiros saltaron del Chevy, una ola de incredulidad curvó los rasgos de Alan, el asombro cruzó el semblante de Adolph y Nina se aventuró a correr a los brazos de Joseph. Él la recibió con un abrazo afectuoso y acogedor.
Al dirigirnos hacia el vehículo observé las muñecas magulladas de Joe, tenía líneas rojas horizontales de sangre seca en cada una de las mismas, tal como si hubiese desgarrado sus venas con una daga. No quise preguntar todavía.
–Qué es lo que sucedió, Joseph? –preguntó Adolph acomodándose en el asiento del conductor.
Joe, sentado a mi lado me abrazó aprisionándome a un costado de su cuerpo al tiempo que acariciaba mi rostro, él aclaró su garganta y mantuvo su desapacible silencio deletéreo
–No lo sé. –Espetó finalmente pasando sus dedos como un rastrillo por su brillante cabello negro–. Entregué mi sangre a Jonathan, perdí el conocimiento y luego desperté. No sé lo que pasó.
–No me gusta esto, alguien debe haberte traído de vuelta y supongo que tendrá sus propios intereses sobre ti. –articuló Alan desde el asiento del copiloto sin mirarnos.
–No importa lo que haya sucedido. –Masculló Nina–. Tenemos a Joe y a Angelique. Están vivos. He estado llorando durante dos días enteros. Necesitaré mucho maquillaje para cubrir las bolsas en mis ojos.
Recliné mi cabeza en el hombro de Joe hasta que el auto se detuvo frente a nuestro hogar.
Al llegar a casa Joe se acurrucó en el sofá junto a mí. Sus manos jugando con mi cabello, su mirada puesta en mis labios, su sonrisa perversa esbozada, era tan hermoso que mi corazón se contraía en una ráfaga de sensaciones inquietantes. Él me ponía nerviosa aún, nerviosa y caliente como el fuego. Se amoldó al sofá para mirarme directamente en los ojos, acomodó mis cabellos detrás de mi oreja conservando esa mirada y aquella sonrisa. Busqué el significado de sus expresiones esperando saber lo que él pensaba. Pero era inútil atravesar esa plateada mirada centelleante.
–Deberías dormir, pareces cansada. –me dijo él rodeando mi cintura con sus manos.
–Estoy de acuerdo. –tomé su rostro entre mis manos y lo observé muy detenidamente, concentrándome en cada detalle de ese perfecto rostro, sus mirada era excesivamente penetrante pero imposible de penetrar.
Situé mi rostro encima de su pecho, en poco menos de un minuto estaba durmiendo como un bebé, inmóvil y aferrada a su camiseta.

Tanteé con mis manos la suave superficie de tela y la montaña de cojines apilados a mi lado antes de abrir mis parpados. Joe, pensé, no estaba. Aturdida miré a mi alrededor, la luz entró a través de mis ojos hiriendo mis pupilas. Jadeé exasperada.
–Hey, nena. –Oí decir a Joe–. Has dormido como roca, ya te extrañaba.
Entrecerré los ojos, la luz continuaba lastimándome. Joe cerró las cortinas y las sombras asaltaron la habitación como un enjambre de espectros negros.
–Cuánto… eh… –balbuceé intentando arreglar mi cabello para Joe, que se encontraba absolutamente pulcro y perfecto, mientras que yo creía que el suelo estaba dando vueltas en torno a él–. Cuánto tiempo estuve dormida?
Me sentía cansada todavía, tenía dificultad para mantenerme erguida.
–Unas horas, no lo sé, varias pocas. Al menos unas treinta. –comentó sonriéndome.
Volví a recostarme sobre los cojines, totalmente abatida, percibí un aroma peculiar en el aire, un aroma caliente, de repente mi lengua tenía ganas de saborear comida de algún tipo.
–Nina ha decidido cocinar hoy, te has despertado justo a tiempo. –Indicó él abriéndose espacio en el sofá junto a mí–. Macarrones con queso.
Miré sus labios de cerca. Al diablo con los macarrones! Quería almorzarme su boca, sus labios y su lengua con una cereza de postre. Relamí mis labios observando los suyos, me aproximé a su cara y obviamente me reprendí por no haberlo besado con anterioridad. Joe me dirigió una mirada secuaz por el rabillo del ojo, sujetó mi cuello y presionó su boca contra la mía de manera vehemente y voraz. Advertí su fragancia limpia y masculina con esa inconfundible mezcla de aromas, olía a cuero, perfume, jabón de vainilla y loción de afeitar. Los dos abrimos nuestros labios, él succionaba suavemente mi lengua hacia el interior de su boca, seguidamente saboreó el interior de mi boca con desempeño y culminó mordisqueando mi labio inferior con un placentero rasguño de sus dientes. Hice lo mismo repitiendo el proceso y tomando entre mis labios su carnoso labio inferior. Sin esperármelo solté un gemido de placer, todo mi cuerpo estaba ardiendo enfebrecido, mis nervios palpitaban y mi corazón golpeaba violentamente contra mi pecho. Joe se crispó al escuchar el sonido de mi gemido de satisfacción. Jadeó y con intemperancia aplastó mi cuerpo debajo del suyo. Mi piel y mi lengua se sentían incendiadas, tan calientes como el fuego. Con urgencia busqué aferrarme de su cuerpo en contra de mi voluntad. Necesité espacio para respirar. Jadear, realmente.
Mi pecho subía y bajaba rápidamente, Joe se metió entre mis piernas de manera sagaz para profundizar otro beso lleno de fuego, mi sangre estaba ardiendo dentro de mis venas, mi cuerpo estaba palpitando de ardor y mis colmillos creciendo con apetito. Sus labios abandonaron los míos y se dirigieron a mi cuello, mientras sus raudas y vertiginosas manos se adentraron por debajo de la tela de mi camisa. Sus dedos en contacto con mi piel me hicieron convulsionar y sisear de delectación. Él levantó mi camisa hasta dejar mis abdominales descubiertos y comenzó a besar mi vientre. Arqueé la espalda y un gemido gutural se escapó de mi garganta. Mi cuerpo necesitaba más.
Sentí su boca recorrer mi abdomen, dándome masajes con sus labios, succionando ligeramente mi piel y su lengua trazando con movimientos circulares el contorno de mi ombligo.
Dónde había aprendido a realizar esas maniobras? Era todo un profesional, mientras que yo me estremecía y perdía la noción.
–Joe, cariño. –apenas dije–. Qué estás haciendo?
Él se detuvo a sí mismo y me miró.
–No te gusta? –murmuró besándome nuevamente en la parte baja del vientre.
–Oh sí. –siseé.
Con una sonrisa él continuó, la piel de su rostro era suave al contacto con mi piel, era notable que no hace mucho había rasurado su sexy barba de tres días y ahora su cara se sentía suave y fresca sobre mi abdomen. Cómo podía ser tan irresistible?
–Los Macarrones… –La voz de Adolph irrumpió en la sala–. …están listos.
Me separé de Joe al mismo tiempo que él se alejaba hacía el otro extremo del sofá en un abrir y cerrar de ojos. Mi nerviosismo era obvio, Joe en cambio parecía sereno, pero clandestinamente muy irritado y tenuemente sonrojado. Él gruñó por lo bajo.
–Muy buen momento para interrumpir. –Sonó la irónica voz de Joe en respuesta–. Porque necesitaba esos macarrones más que cualquier otra cosa en éste momento.
–Sí, lo sé, he llegado en el momento justo, sé que no te gusta la comida fría. –siguió Adolph con el sarcasmo de su broma.
–Gracias por avisarme, cariño. –dijo Joe a Adolph en voz burlona mientras se levantaba del sofá y se dirigía a la cocina pasando a un lado de su amigo.
Adolph largó una risita traviesa.
–Lo siento. –Adolph se disculpó y me miró–. Vamos, pequeña, creo que necesitas comer, considerando que llevas varios días dormida, debes estar hambrienta.
Poniéndome de pie y sacudiendo mi cabello le respondí.
–En realidad, quiero beber varios litros de sangre, pero eso de los macarrones con queso tampoco suena mal. –le contesté sonriendo.
–Te encantará, Nina es una excelente cocinera.

El plato de macarrones con queso humeaba un poco, tenía tan buen aspecto que mi estómago rugió. Nina iba de aquí para allá rodeando la mesa mientras servía a todos una porción de la comida que había cocinado. Ésta tarde su cabello era azul brillante corto hasta su cuello, su rostro estaba rebasado en maquillaje y su vestido corto y sensual era del mismo color que su cabello y hacía juego combinado con sus zapatos de tacón alto. Más de diez centímetros, eso debía medir el alto de sus tacones.
Joe estaba mirándome cuando me senté a la mesa, él estaba examinándome tan detenidamente que me ruboricé, como si sus ojos estuvieran haciendo un fuerte contacto en mí.
Antes de probar un bocado le di un vistazo a los otros cuatro vampiros sentados a la mesa y me detuve en Joseph. Todavía me miraba con su característica sonrisa letal y ese brillo en la mirada mientras jugaba con la comida en su plato, fingiendo comer, se llevó comida a la boca sin siquiera mirar el alimento, exclusivamente clavando esos ojos grises sobre todo mi cuerpo al mismo tiempo. No era como si mirara un lugar específico, era más bien como si su campo visual cubriera toda mi complexión.
Por su parte, él se veía tan dotado y hermoso que se me hacía agua a la boca, tenía mil veces más hambre de él que de otra cosa, su camiseta sin magas que utilizaba cuando estaba en casa se estrechaba contra su pecho ajustándose perfectamente a las líneas y ranuras que encuadraban aquellos bien formados pectorales compactos como peñascos.
Humedecí mis labios secos comiéndome con la mirada al ardiente hombre sentado delante de mí, todo él era perfecto, la fantasía de cualquier mujer, su rostro simétrico con facciones masculinas, su cabello brillante negro, sus colmillos asomados en su sonrisa, su cuerpo de repleto de músculos de marfil. Sentí un fortuito torrente de deseo doloroso. Mis pensamientos subieron de tono pasando a otro nivel, sucios pensamientos lujuriosos. Me imaginaba atando a Joe a mi cama mientras le sacaba la ropa y le aprovisionaba un reguero de besos en sus duros abdominales bronceados.
Me rodearon murmullos de las conversaciones de los chicos, voces lejanas flotando en a mi alrededor como si yo me encontrara en alguna otra dimensión en la que únicamente estábamos él y yo. Todos charlaban alegremente, salvo, claro está, él y yo.
–Angelique! –esa conferida voz femenina y chillona irrumpió en mis fantasías de golpe. Nina, quien agitaba su mano extendida delante de mis ojos–. No piensas probar un bocado?
Me sobresalté saliendo de mi perfecto sueño diabólico.
–Ah! Sí. –me metí un bocado de macarrones con queso en la boca sin pensar en su sabor, del que todos coincidían que estaba delicioso.

Después de terminar con mi piscolabis Nina salió de casa a su trabajo de tiempo parcial, Adolph se encontraba en algún lugar que yo desconocía y Joe se había encerrado en su habitación. Por muchas horas me sentí tentada a tocar a su puerta y a meterme dentro de su cama agazapada en su cuerpo debajo de sus sábanas. Y entonces vi a Alan, en la sala de estar mirando melancólicamente la pantalla de la TV. Me fijé en la programación que él observaba y hallé una serie policiaca de crímenes en Miami. Algo andaba mal con Alan.
Me senté a su lado, le observé ignorarme.
–Estoy bien, en serio. –masculló él.
Aclaré mi garganta.
–Alguna vez podríamos hablar sin que tú invadas mis pensamientos?
Él me miró y sonrió.
–Lo intentaré ahora. Sabes? Es difícil acostumbrarse, lo único que pienso cuando hablo con alguien es en saber si es sincero o no. –me contestó él–. Pero sé que tú no vas a mentirme, yo confío en ti.
–Vamos! Crees que soy sincera por mi propia elección? Tú no me dejas opciones, contigo sólo puedo ser sincera o ser muy sincera. –bromeé dirigiendo mi sonrisa hacia él.
Alan se rió por lo bajo, pero de forma bastante desanimada.
–Qué te pasa? –Pregunté al fin–. Es Nina y Adolph, verdad?
Alan enarcó una ceja viéndome detalladamente.
–No me digas que también has aprendido a leer mentes. –casi fue una pregunta.
–Oh! no, llámale intuición. –contesté–. Necesitas un abrazo?
Alan subió ambas cejas abriendo sus ojos con asombro.
–Lo necesito. –respondió asintiendo con la cabeza.
Abrí mis brazos y le abracé, su pecho estaba cálido y confortable y sus brazos se sentían pesados, aunque realmente se trataba de su descomedida fuerza al abrazarme. Él tenía un aroma dulce, como la vainilla.
Vale, el jabón de vainilla es un buen aromatizante.
–No siempre es necesario leer los pensamientos para saber lo que una persona quiere. –le susurré–. Cuéntame, cómo te sientes?
Alan me abrazó con más fuerza, se me hizo trabajoso poder respirar, sostuvo mi espalda con pujanza lanzando un anhelante suspiro y escondiendo su rostro en mi cabello. Tal vez no quería mostrarme su cara o estaba buscando consuelo.
–La amo, quisiera que ella estuviera conmigo. –En la voz de Alan se escondía un profundo dolor–. Pero todo ha sido mi culpa, yo siempre supe que ella no me amaba. Jamás tuve que enamorarme de ella.
Aún abrazándolo y sin saber que hacer acaricié su espalda con lentitud.
–Alan, el amar a alguien no es algo de lo que puedas culparte. –le aseguré–. A veces sólo sucede y ya.
–Y a veces sales lastimado. –agregó con esa voz atiborrada de pena y furia reprimida.
Nunca fui buena para dar consejos, y tampoco era yo la más indicada para hacerlo cuando mi vida amorosa había sido un completo desastre de celos y posesión. Si amas algo debes dejarlo ir? Ese no era precisamente mi caso. Joe y yo nos amábamos de una manera muy diferente.
–Me gustaría saber más del amor, así podría darte un consejo, pero yo… –Alan se separó de mí volviendo su vista al televisor de la pared para luego interrumpirme.
–No tienes que saber sobre el amor, no es necesario que sepas nada, no quiero eso. –Alegó Alan–. Que estés aquí para darme un abrazo es suficiente. Te quiero Angelique, eres grandiosa, por eso confío en ti, sé que eres una excelente amiga.
Me recliné para darle otro pequeño abrazo que él correspondió.
–También te quiero, Alan, porque… yo… nunca he tenido amigos, nunca verdaderos.
–Nosotros somos tus amigos, verdaderos. –me respondió forzando una sonrisa lánguida.
Joe apareció en el umbral, vestido de traje, haciendo un torpe nudo en su corbata.
Alan y yo fijamos nuestra mirada en ese agraciado vampiro de pie en el arco del pasillo. Se veía absolutamente hermoso. Lástima que tenía tanta ropa.
–A dónde irás? –pregunté embelesada con su belleza y codiciando su respuesta.
–A salir, a cenar.
–Con quién? –me levanté y crucé mis brazos en mi pecho.
–Con una chica. –respondió con una sonrisa torcida.
Enarqué una ceja y respiré profundo.
–Te llevaré a cenar, linda. –reveló al fin.
El color volvió a mi rostro.
–Estás invitándome a cenar? –me aproximé mirándolo con la ceja levantada.
–Eso es exactamente lo que estoy haciendo. –me sujetó de la cintura apretándome contra su pecho.
Deseé mordisquear su apetitoso cuello.
–Wow! –Expresó Nina apareciendo con Adolph en la puerta de entrada–. Alguien está muy bien acicalado hoy.
–Vaya! –Exclamó Alan para Joe–. Te ves ardiente, podría morderte. –se burló.
Joseph se rió por lo bajo con una sonrisilla tímida y encantadora.
–Sé que soy irresistible, tengo ese efecto en las chicas... –Joe pausó antes de seguir con la broma–. Y algunos chicos. Lamento informarte que ya tengo una cita, amigo.
Los chicos rieron al unísono.
–Colócate un ardiente vestido, preciosa. Ésta noche es tuya. –me dijo Joe besándome tenuemente.
Sujeté su corbata y acomodé el nudo de su cuello.
–Son tan adorables. –se escuchó a Nina decir.
Me sonrojé y me dirigí a darme un baño y a cambiar mi ropa.
Posteriormente me encontraba con un sensual vestido rojo enganchada al brazo de Joe.
–Traten de regresar vivos. –se despidió Adolph a su manera dando unas palmadas en la espalda de Joe.
Ahí estaban aquellas cuatro motocicletas aparcadas en frente, pero Joe tomó las llaves del auto. Sí, al menos durante un tiempo sentiría vértigo al observar esos artefactos de alta velocidad.
Una vez más me encontraba a solas con Joe en aquel automóvil antiguo, me sonrojé al recordar lo que había sucedido en el asiento trasero la última vez que estuvimos en una situación parecida. Él puso en marcha el vehículo, se veía tan sensual en ese traje, jugueteé con el colgante de mi cuello antes de hablar.
–Wow! –dije–. Una cena? Esto es inesperado, cuál es el motivo?
Creí verlo sonreír con su mirada puesta en el tránsito casi detenido mientras él cerraba su puño en el volante de cuero.
–Tú y yo… esto… bueno… –él estaba tartamudeando?
Oh! sí! Joe estaba tartamudeando. Ese hombre imposiblemente seguro de sí mismo estaba flaqueando al hacer mención de sus palabras.
Hice una mueca con mis labios esperando a que continuara.
–Ya sabes, no somos precisamente… novio y novia. –prorrogó–. Pero, no quiero que pienses que estoy contigo sólo por el sexo, es decir, no quiero que creas que lo nuestro son sólo revolcones, bien, no es que no me guste hacerlo pero… maldita sea! Lo estoy arruinando. –concluyó gruñendo.
Me reí. Pobre Joe! Podía decir tres mil insultos en diferentes idiomas en menos de dos segundos y hablar de sí mismo hasta cansarse, pero vacilaba al hablar sobre compromiso.
–Estoy escuchándote, continua. –lo incité.
–La cosa es que, pensé que te merecías esto, ya sabes, hacer cosas como una chica normal, como una pareja normal. –me dijo–. Después de todo, te alejé de tu vida y creí que te gustaría tener alguna vez una cena romántica y esas cosas, aunque no soy de ese tipo de hombres románticos, pero de cualquier forma, te amo, y haré cualquier cosa para complacerte. Te mereces una buena noche y algo especial. Bueno, no digo que, quiero decir, si tú quieres, podríamos meternos un rato en la cama cuando lleguemos a casa. Demonios! tú entiendes.
Solté una divertida carcajada por lo bajo, Joe me echó una ojeada con timidez y me dirigió una nerviosa sonrisa curvando la comisura de sus labios.
–Gracias. –Le agradecí acariciando su cuello con mis manos–. Pero si éste no es tu estilo no tenías que molestarte, yo igual continuaría amándote aunque fueras de esos machos temperamentales con actitud de brabucón. Sin embargo, una bonita cena en casa no estaría mal, así podríamos estar más cerca de la cama, o al menos el sofá.
Su sonrisa se ensanchó hasta desnudar sus colmillos blancos y afilados.
–Sabía que eras bastante pervertida. –en su voz oí las sombras de su risa masculina–. A veces me preocupas, eres muy pequeña para esto, tendrías dieciocho años cuando mucho y no te imaginas lo buena que eres, seduces como una experta, sólo espero que únicamente uses ese encanto conmigo. –Manifestó con baldías muestras de posesividad–. Pero no te preocupes por el lugar, una cama? Un sofá? Eso es poco original, ya hemos hecho eso, siempre hay autos, vestidores y baños públicos, a veces es mejor con adrenalina, deberías intentarlo. Conmigo, claro.
Mi rostro se tornó de color rojo, podía verlo en el espejo retrovisor, mi sangre estaba ardiendo.
Él acarició mi barbilla y aparcó el auto en el estacionamiento de un restaurant. No era un bar barato, no era un restaurante de comida rápida, ni mucho menos un lugar de mala muerte. Era uno de los restaurants más costosos y famosos de todo New York, el peor auto allí aparcado era el nuestro.
–Espera. –Comunicó Joe antes de bajar del Chevy–. No te bajes, quiero ser un caballero, si me permites.
Descendió del Impala negro, le dio la vuelta y abrió la puerta para que yo bajara.
Sí, todo un caballero! Un galán.
La ciudad estaba peculiarmente oscura cuando salté hacia fuera del Chevy.
Atendí a murmullos y risas de una pequeña horda de personas en algún lugar cercano, entrelacé mi brazo con el de Joseph y entonces escuché un grito de horror, por su voz podía adivinar que era un chico joven, había gritado con verdadero pánico, como si estuviera siendo torturado. La piel de mi nuca se erizó. Giré mi vista al mismo tiempo que lo hizo Joe, busqué en la calle entre las luces y las sombras cualquier cosa inusual.
A unos metros de allí había un grupo de jóvenes riendo con carcajadas malévolas, ellos rodeaban un cuerpo inmóvil que yacía a sus pies. Ellos eran otra pandilla de vampiros con una víctima humana para cenarse, observé atentamente aquel cuerpo agonizante en el asfalto, apenas podía distinguir algo con esa espesa oscuridad, pero vislumbré sus fuertes brazos dorados convulsionando. Esos tatuajes, sólo una persona que yo conocía tenía esos tatuajes en los brazos. El sujeto que me salvó la otra noche de Donovan, aquel chico rubio guapo cuyo nombre no recordaba.
Como un impulso me aventuré a correr hacia la masa de vampiros que lo tenían rodeado. Unos fuertes brazos detuvieron mi avance rodeando mi cintura desde atrás.
–Qué piensas hacer? –me detuvo Joe con firmeza.
Me estremecí con el roce con su cuerpo.
Aturdida intercambié una mirada con Joe.
–Joe, ese chico…
Él me interrumpió severamente.
–Ni te acerques. –me advirtió–. Si tienes sed yo puedo conseguir cualquier otro chico, pero por nada del mundo interrumpas a un grupo de novatos de vampiros mientras beben.
–No! –espeté quedamente–. No entiendes, yo conozco a ese chico, no puedo dejar que lo maten.
Forcejeé en los brazos de Joe pero él me apretó aún más.
–Ni lo pienses. Sólo es un chico. –me riñó él–. No inventes, pequeña aventurera. No hay nada que puedas hacer por él, es hombre muerto.
Fruncí el ceño al mirar a Joe. Yo le debía un favor a ese joven, él había salvado mi vida y ahora yo necesitaba hacer algo por él.
–No creerás que voy a ceder así de fácil, o sí? –le interrogué decidida.
–Angelique, por favor. –me suplicó Joe.
Lamenté mucho tener que decepcionarlo, pero me sentía en deuda con el chico rubio, y yo no lo había dejado con vida para que días más tarde una pandilla de vampiros lo drenara de sangre.
Me preparé para gritar, aclaré mi garganta y tomé aire.
–No! Suéltenlo! –chillé.
Joe puso su mano sobre mi boca violentamente para callarme. De cualquier modo era tarde, el grupo de cazadores de humanos se giraron a mirarme entretenidos, como si yo fuera su próxima presa, como si les pareciera realmente interesante.
Él chico de adelante con cabello negro y mirada frívola dio algunas zancadas acercándose a nosotros.
–Está bien, pueden seguir. Ella no quería molestarlos. –la voz de Joe era casi un gruñido de amenaza.
El muchacho en lugar de continuar con su caza me miró fijamente, estudiándome abiertamente mientras yo balbuceaba palabras endebles bajo la palma de la mano de Joseph.
Momentáneamente esos vampiros se olvidaron del joven humano y el chico de adelante cruzó la calle hasta encontrarse cara a cara conmigo.
–Qué es lo que dices? No puedo entenderte, necesitas que te saque a éste pelmazo de encima? –Me dijo el vampiro con cabellos negros. Luego se dirigió a Joe–. Podrías sacarle las manos de encima? No puedo entender a la bella dama, amigo.
Los ojos de Joe se incendiaron.
–Es mi novia, puedo hacerle lo que se me venga en gana a mi novia, y no soy tu amigo. –Joe dejó fluir las palabras como un montón de gruñidos de provocación.
Joe soltó mis labios y me sujetó de los hombros, estaba lastimando mis débiles huesos cuando me sostenía.
–Te está lastimando éste salvaje? –Me interrogó el otro vampiro–. Puedo darle una paliza, no es bueno aceptar maltratos, Angelique.
Arqué una ceja con estupor.
–Cómo sabes mi nombre?
Él se encogió de hombros y se agachó para recoger un papel del suelo. Era uno de esos volantes con mi fotografía que decía “DESAPARECIDA” en letras grandes y tenía el número de teléfono de mis padres.
–Estás en todas partes, muñeca. Eres cómo una estrella de rock. –me respondió el hombre con voz arrogante.
–Vámonos! Angelique. –me ordenó Joe haciendo fuerza para desplazarme.
–El chico, el mortal que ahí tienen, no pueden matarlo. –me quejé.
–No me digas. –el tipo arrogante alargó las palabras de manera maliciosa y levantó su mano para alzar mi barbilla.
Joe me sacudió con un estrujón.
–No la toques! –exclamó Joe de la forma más amenazante mientras exhibía sus colmillos.
Encolerizado me apartó del joven vampiro llevándome metros lejos de ese chico, me sujetó de los hombros haciéndome mirarlo a los ojos.
–No te metas en problemas, Angelique. –La tonalidad que Joe usó era ruda–. Si el muchacho muere o es transformado nos culparán a nosotros, y no quiero tener más conflictos con Edmond, o sus hermanos o ninguno de los Ravenwood.
Suspiré.
–Joseph, sabes lo que sucede cuando quiero algo? –le pregunté.
Él entendió mi perfecto chantaje, entornó los ojos para mirarme con reprobación.
–Sí, lo sé. –Contestó a regañadientes–. Y yo debo complacerte, no es así?
No le respondí, lo observé lanzar el saco de su traje en el suelo y arremangar las mangas de su camisa, se aproximó hacia el grupo de vampiros y cruzó los brazos.
–No quería tener que pelear, pero mi chica lo desea y quiero regalárselo. –Masculló Joseph dirigiéndose al cabecilla de los vampiros–. Quiero que dejen al muchacho con vida, ella lo quiere, si no se lo dan les irá muy mal.
El vampiro lanzó un resoplido y yo me acerqué a ellos, de manera sobre protectora Joe me empujó para esconderme detrás de su espalda.
–Muy considerado. –Se burló el vampiro jefe–. Qué te hace pensar que haremos lo que nos pides? Somos más que tú. Supongo que no puedes con todos nosotros.
La sonrisa que Joe esbozó pareció iluminar la calle lóbrega.
–Supones muy mal. –Joe alzó su puño y despidió al vampiro al suelo con un golpe en el rostro.
La manada de vampiros se abalanzó hacia Joe, él podría contra ellos. Furtivamente corrí hacia el cuerpo convulsionante del mortal. Contuve la respiración, el joven de cabellos dorados estaba tumbado en el pavimento, tenía el cuello ensangrentado, su sangre corría desde las aberturas en su garganta hasta el cuello de su camisa de franela, sus anteojos estaban quebrados en su cara sujetados por su fina nariz. A mi espalda Joe combatía de manera amaestrada con el grupillo de vampiros. Al lado del cuerpo del muchacho había una pequeña mochila de color negro con logotipos de algunas bandas de rock, seguramente era del chico. La recogí y la eché a mi hombro, a continuación sujeté de los hombros al grande y musculoso muchacho rubio y lo arrastré a través de la calle con el fin de meterlo en el automóvil.
Divisé la escena que me rodeaba, oí un gruñido de Joe. Él estaba levantándose del suelo, su rostro estaba ligeramente rasguñado, el resto de los vampiros habían huido o se hallaban lanzados en el pavimento salpicados con sangre. Aunque aún había una chica allí de pie, la única chica de la pandilla. Ella tenía el cabello rojo y ondulado hasta su cintura. Era voluptuosa y joven, eternamente joven al menos, y su rostro era refinado y con rasgos delgados como los de un felino, vestía un traje de cuero pegado al cuerpo que enmarcaba sus curvas.
–Joe. –Dijo ella mientras yo continuaba arrastrando al humano con dificultad, pues era pesado y macizo como una piedra–. No irás a matarme, o sí? Tú y yo todavía podemos…
Joe largó un resoplido de aburrimiento interrumpiendo súbitamente a la mujer.
–No, no podemos. –le explicó él–. Corre, Caroline!

22 comentarios:

Cariito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cariito dijo...

Primera!!! Steph! Perdón por no comentar en los caps anteriores, es que tuve varios problemas, pero en serio me encanto el cap!! Segui asi! Para mi sos una gran inspiracion :) Me gustaria que escuches My Heart Beats For Love de Miley, quizas pueda ir un poco con la nove!! Espero con muchas ansias el siguiente cap!! Ame la parte en la que Agelique dice –Joseph, sabes lo que sucede cuando quiero algo? –le pregunté.
Él entendió mi perfecto chantaje, entornó los ojos para mirarme con reprobación.
–Sí, lo sé. –Contestó a regañadientes–. Y yo debo complacerte, no es así?
Es la parte que más me gusto del cap! Quiero saber quien es esa Caroline...!
Besos!!

AleJA dijo...

INCREIBLE FABULOSO SORPRENDERTE ROMANTICO MARAVILLOSO HERMOSO PERVERSO SEDUCTOR...... PERFECTOS SINONIMOS DE TU PERFECTA NOVELA SSTEPH TE ADORO A TI A JOSEPH Y A TUS MULTIPLES NOVELAS LAS MEJORES!!

flopyy dijo...

hoola steph! me encanto el cap. como 100pre sos la mejor escritora del mundo. yy tengo unas preguntas para hacerte:¿desde cuando eres fan de los jonas?¿desde el principio te gusto joe o antes te gustaba otro jonas? espero con ansias el proximo cap. y tambien tus repuestas un besito.
floopy.

Cecy dijo...

Hola Steph me encanta tu nove enserio que es la mejor siguela lo mas pronto que puedas :D

bueno me largo

Bye

By: Cecy

Janerkis JB dijo...

Juro qe ya puedo morir en paz. Yeaahh con esas fotos de Joe me mataste. Mis pensamientos cojieron
un mal rumbo. OMG ese Joe esta para comerselo enterito.
Soy yo o esta haciendo calor. Pero
dos minutos antes no lo tenia.
OMG qede asi 0.o OMG no me cando de decir eso. uff me calmo.

Pero antes esas fotos hicieron qe
desee mas a Joe si eso es posible
wow si lo tuviera enfernte cuantas cosas le haria muaajaja

OK OK OK ya

Steph el capitulo Genial. Me encanto. Awwww Joe es un tierno total. Mira como lleva a Angi a cenar para qe no crea qe solo la qiero para sexo. Pero a mi no me molestaria qe tremendo hombre me qisiera solo para eso. Jajaja lo disfrutaria al maximo. Ya ya me sali de nuevo.

Cambio de opinion Steph mi Joseph favorito es Joseph Blade el sexy vampiro jaja.

Esta nove va a hacer qe me de algo. Y si en el proximo capi pones
mas fotos uuff un ataqe es poco
para lo qe me da.

JUJUUJUJU Joe regreso de verdad u.u
aunqe al principio desconfiaba.
Alan me hace llorar con cada capitulo.
Adolph y Nina arg no debieran demostrar su amor.
Y Anhelique qe suerte qe tienes
de tener un novio asi jaja.

OK Steph siguela.

Ayy Si vieras como estan las chicas en el foro con Tentacion jaja se imaginan qe ellas son Angi
y solo dicen qe eres genial escribiendo. JUJUJU
Y cuando les dije qe tenia saga todas
te amaron mas jaja yo tambien te amo mas por eso muajaja

OK YA me voy

siguela Steph qe sueñes con Joseph
oohh pero solo si yo no te lo qito antes jeje

Bye Te qiero besos cuidate

Janerkis JB dijo...

Steph una pregunta:


No te molesta qe haga mi comentario tan largo?

Y hable tantas... cosas? qe talvez ni te interesen?

Qiero sinceridad... ya leo mentes igual qe Alan asi qe si me mientes
lo sabre :P

Anónimo dijo...

hola steph!! ahi dios ya no se que decirte...por ti tendre que buscar un diccionario para ser mas expecifica en mis comentarios, bueno aqui vamos...el cap me dejo, encantada, petrificada, anonadada, bueno ya entendiste XD.

wii te apoyo con eso del mundo sobrenatural, a mi tambien me encanta pensar en eso aunque a mi madre le asusta jajjajaja, ella dice que es una etapa que voy a quemar pero..jeje no lo creo.
en fin tambien queria decirte que yo tambien quemaba mis diarios, para que no los encontraran, aunque lo deje de hacer cuando casi me quemo yo, por incendiar muchas hojas juntas. XD

queria hacerte unas recomendaciones musicales para la nove, estas canciones son del grupo evanescence, tal vez los hayas escuchado, en fin me encanta su musica y estas son las canciones que mas me recuerdan a tu nove... "missing", "bring me to life" y "my inmortal". espero las escuches y me dices si te gustaron, por cierto yo voy a estudiar leyes "si dios quiere" asi que si en un futuro necesitas una abogada cuenta conmigo. creo que hable mucho jeje bye, cuidate, piensa en joe y publica pronto!! att:perla(joejonas15)

yess d jonas dijo...

ay dios k puedo decir es k tu meres una diosa en escribir me trasportas a otro mundo y cuando dices todas esas cosas de joe pienso k me las hace ami mmmmm
jejejejje
weno dejemos mis pensamientos sucios jiji
gracias ati amo leer xk no megustaba no habia algo k me llamara tanto la atencion esk si pones a los jonas y de vampiros lo hace mas interesante pero tu hiciste k me hiciera una chica intelectual jejeje! ahoara leeo demasiado . claro ademas la forma en k relatas cada uno de los actos de tu nove es mas genial.

no me casare de decirlo eres la escritora mas genial joven k eh conocido . siempre sigue tus sueños ok.
k es ser escritora!!!!

weno sigue asi y espero k en futuro tiempos algun dia publikes tus noves y te prometo k las comprepare y apuesto k seras una escritora famosa!

ya me muero x leer el proximo capitulo eh!!?¿
cuidate besits♥

*Lawis Jonas* dijo...

wow nena
te queo genial el cap
auqneu creeo
suponer
quien
es la chava
que le devolvio la vida a joe
en fintendre que dejralo en tus manos
bueno tkm
me tengo que ir no sin antes agradecerte el comentario
en mi blog
espero que la novela sea un exito con mas
de
5 fans
o si se puede mas mas jiji

me voy


nos vemos luego

bye



=)

Anónimo dijo...

ALEJANDRA TREJO:
ANTES QUE TODO MUCHAS GRACIAS STEPH POR RESPONDER MIS PREGUNTAS Y A MI TAMBIEN ME ENCANTA TODOS LOS TEMAS DEL INFRAMUNDO DESDE PEQUEÑA Y ME ATRAJO MAS PORQUE A VECES TENGO PREMONICIONES EN SUEÑOS Y BUENO SE ME HIZO RARO Y COMENSE A LEER SOBRE TODO ESO LEI SOBRE LA HISTORIA DE LA PRIMERA ESPOSA DE ADAM LA VERDAD E LEIDO MUCHAS HISTORIAS EN LA WEB SOBRE TODO ESTO TAMBIEN EL VAMPIRO DE HIGHGATE QUE SEGUN CUENTAN FUE REAL PERO VOLVIENDO AL TEMA AMO TU NOVELAS Y ESTE CAPITULO ES INCREIBLE HAYYYY ANGELIQUE SOLO SE METE EN PROBLEMAS JAJA YA ME IMAGINO LO QUE LES VAN A DECIR LOS CHICOS JAJA COMO ARRUINO ANGELIQUE LA MEGA CENA ROMANTICA DE JOE QUE BARBARIDAD QUE PECADO JAJA YA QUIERO LEER EL SIGUIENTE CAPITULO OH POR DIOS STEPH CREO QUE DEBO ENTRAR A UNA CLINICA DE A.A.T.S : ASOCIASION DE ADICTOS A TENTACIION SAGA ES QUE TU NOVE ES COMO UNA DROGA PARA MI SOLO BROMEO PERO SI LA VERDAD SI SOY ADICTA A TUS NOVELAS ERES TODA UNA ESTRELLA UNA MEGA ESCRITORIA YA ME ESTOY PREGUNTANDO SI ERES DE ESTE MUNDO JAJA :P PORQUE TU HISTORIAS SON OTRA ONDA Y PARA FINALIZAR MI COMEN, UNA PREGUNTA ¿CREES QUE LOS VAMPIROS EXISTEN? OK AQUI NO TE ABURRO MAS STEPH HASTA PRONTO FRIEND XOXO ♥☻☺♣

Anónimo dijo...

Siguela SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA Siguela SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA Siguela SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA Siguela SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA ME ENCANTAA !! =)

NathJB2310 dijo...

=O ¡Cristo! Angelique... ¿Por qué te metes en tantos problemas? Creo que pude ver Joe peleando contra ese séquito de vampiros ((y era sumamente sexy(;)) Steph... epero subas más capitulos! Este fue genia! Aclarando que todo lo que escribes es GENIAL jaja!!! Tienes que seguirla!!! Porque morire!!!

SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?

¡Oh! Pobre Jerry...! Me dio lastima por el...!
Ooops me distraje...

SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?
SIGUELA SIGUELA ¿SI?

Jajajaja! Besos & Cuidate Steph :)

elba montes dijo...

OMG ahora quien es esa tal Caroline???????? quien es?????? por que conoce a Joe???? y yo queria que fuera una velada romantica, no sangrienta, pobre de Alan me da cosa verlo triste (sentido figurado)ojala que pronto salga una nueva chica que se haga su novia, para que asi todos sean felices

me muero de ganas de que publiques el siguiente..... AMO TU NOVE, de verdad que sabes la formula para que podamos hechar a volar nuestra imaginacion, amo a Joseph es TAN SEXY, lo amo y me encata la nove es muuuuuuuuuuy buena al igual que todas las noves que has escrito, te felicito, eres la mejor.


Cuidate nena y escribe pronto.....


CHICAS COMENTEN MUCHO PARA QUE STEPH SUBA CAPITULOS MAS RAPIDO


BSSOSS

ElBa

elba montes dijo...

AHHHHHHHHH!!!!!!!! y 1000 gracias por compartir esas fotos TAN SEXYS de Joe de verdad que esta muuuuuuy bien, esas donde esta con el cabello mojado me han dejado sin palabras, se ve mega HOT

AntoO..!! dijo...

sthep me encanta tu nove...siguela..buenisimo cm nos dejaste cn la intriga cn caroline!!espero q no sea un conflicto pra angelique y joe...OMG no puedo esperar..bueno besos..!!

Gallethiitha Jonas dijo...

Hola nna!!
Bueno este capitulo es bueno pero me dejaste intrigada con la tal Caroline!! (se parece a alguna de los personajes de mi nov eso me parece bien jiji) Debes seguirla de verdad
y bueno te deja. Sin antes agradecerte que hayas pasado a mi Blog y ke seas mi seguidora.
Te Quiero Mucho
Bye Bye

elianne dijo...

AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!AME ESTE CAPITULO!!!...OMG LAS FOTOS ESTUVIERON INCREIBLES ME DEJAST NOKEADA CON ESO EJJEJE CASI HICE UN CHARCO EN MI CUARTO XD...SEGUILAAAA!!! QUIERO SABEER DE ESA CAROLINE ¬¬ NO ME GUSTA JAJAJA...
CUIDAT :D BESOS
BYEEE!!!

Anónimo dijo...

Diios que decirte, jajaja ! No puedo mas.. osea yo siempre mueron con tus noves, pero me MATASTE CON LAS FOTOS, MORI !!!!!!! ahora soy un espiritu .. xD... Estaa muy bueno, por diioss joe no puede ser taan perfecto es irreal eso.. :P!
y angelique, dejate de joder.. me voy con joesito rubio cagate jajajajajajaja! re mala.. estoy nerviosa, ultimamente cuando leeo tu nove, me pongo haci.. es la mejor de todas, la mejor del mundoo la adorooo!!!!! <3<3 ! No puedo pedir mas, es unica y perfecta y vos tenes una imaginacion .. vendita tu imaginacion y creatividad.. pero sube rapido cada 2 dias no se.. NO AGUANTO!
NECESITO MAAAS! <3 soy adicta, todos los dias me fijo si subis... y me rindo cuando veo que subiste.. no me despegan de la computadora ni el jardinero de mi colegio que esta mas bueno que no se que ! jaja ya lo tenia que nombrar :S :$ .. esto no tiene nada que ver hace cmo que no dije nada y sumplantalo por halagos ;) jaja..

te deseo lo mejor .... AMO TU NOVE!
andy :D

Marina dijo...

me encanta el cap! menos mal que joe se keda ya para siempre xd o eso espero... bueno te e nominado para que agas un test, pasate: http://myyoungwildandfreeheart.blogspot.com/2010/08/test.html bss, cuidate ^^

Anónimo dijo...

magnifico cap :)
quien es esa Caroline??
awww....mi Joe romantico!! 8) esta nove me hace amarlo mas y mas hahahh
las fotos me encantaron...muahahhaha
todas!!!...gracias steph por deleitarnos la pupila hahhaha

besos

*Ella

Bea dijo...

Me ha encantado =)Pero no entiendo mucho el final con esa mujer y que joe diga que corra caroline no tendría que ser Angelique???
Bueno espero que pongas el siguiente antes de la cuenta atras.No puedo esperar tanto. Siento no haber comentado antes pero en el pueblo no puedo conectarme :( Y espero que sigas mi novela :)
Besos y cuidate :)

VISITAS

.

.