.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

viernes, 13 de agosto de 2010

Capitulo 6: Ladrón.


Capitulo 6: Ladrón.

Mi boca se abrió de asombro. Enmudecí.
Por Dios! Estaba proponiéndome matrimonio?
Santos Cielos! Qué posibilidades había de que él hiciera eso? Pero definitivamente no estaba soñando, no cuando estaba sosteniendo a Joe entre mis brazos y cuando aún tenía el sabor de sus labios en los míos.
Me perdí en mis pensamientos y creí desfallecer mirando el pequeño y delicado anillo. Mis ojos captaban los reflejos de la luz sobre el metal y las piedrecillas brillantes, la banda era delgada de oro blanco. Ese anillo era perfecto para mí, perfecto para mis delgados dedos, perfecto para lucir en mi mano. Me sorprendió exageradamente lo mucho que me conocía Joe, conocía mis gustos a la perfección. El anillo parecía alarmantemente costoso y dramáticamente delicado como para que él lo hubiera elegido. Me gustaban los diamantes. Y a quién no?
Volví mi mirada hacia el rostro de Joe, tenía una expresión imposible de leer, él era rotundamente hermético, no iba a dejar a nadie mirar más allá de las emociones ahogadas en sus fastuosos ojos. Jamás dejaría que nadie conociera lo que pasaba por su mente, o su alma, o su corazón. Le apunté la mirada más enamorada que tenía, acaricié su rostro con la punta de mis dedos.
–Es hermoso, Joe. –Murmuré con los labios trepidando. Tuve que tragar saliva antes de continuar–. Sabes? No necesitamos un anillo, o una ceremonia, o un contrato para estar juntos el resto de los días. Yo soy tuya ahora, te pertenezco, eso lo sé.
Joe enarcó una ceja.
–Estás diciéndome que no? –me preguntó.
Le sonreí.
–He escuchado que los matrimonios echan abajo las parejas. –declaré.
–Entonces eso es un no, eh? –conjeturó él.
Aún él sostenía entre sus dedos el diminuto aro con diamantes. Mi sueño nunca había sido casarme, en mi mente siempre había tenido la idea de que esa clase de compromisos eran algún tipo de catástrofe para las parejas. Como alguna atadura o supresión de libertad. Por supuesto había considerado casarme algún día, pero nunca a los dieciocho años, quiero decir, diecisiete. Y lo que sí era certero es que jamás creí que a Joe pudieran agradarle los compromisos serios y a largo plazo, mucho menos tratándose de un matrimonio.
–Quizás necesito más tiempo. –susurré–. Esto fue inesperado.
Una propuesta de matrimonio con una cena romántica en un restaurant lujoso era algo típico y hermoso. Pero, una propuesta de matrimonio mojada, en el interior de una piscina con besos y el novio semidesnudo era de otro mundo, mil veces mejor, ese era más mi estilo. En parte no me arrepentía de haber arruinado la noche.
–Si quieres pensarlo podría…
–Joe. –lo interrumpí–. No hablo de más tiempo para pensar, hablo de más tiempo de esto, más de esto que tenemos, más tiempo de besos en el agua y más tiempo de coqueteos, seducción, amistad, juegos, libertad, y de hacerte arder. La vida de casados es diferente, monótona. Los hombres creen que tienen a la mujer atrapada y no se esfuerzan en lo más mínimo para reconquistarlas. Las mujeres saben que el hombre es suyo y descuidan su apariencia, engordan y no hacen más que limpiar su aburrido hogar y alimentar a sus criaturas. Y mira, la verdad es que yo soy demasiado inútil para ser una buena esposa, ni siquiera sé preparar café.
La carcajada de Joe resonó por lo alto. Se reía de mí y yo me sonrojé por eso.
–Eso te preocupa? –resopló él–. Y si te prometo que nada va a cambiar? De verdad crees que un matrimonio de vampiros sería igual al de cualquier mortal? No necesito que me prepares café en la mañana ni nada así. Y para que sepas, yo jamás dejaré de arder por ti. –Joe besó mis labios–. No te gustan los niños?
–Oh sí, me agradan los niños. –dije–. Y te daría todos los bebés que desearas, nada me gustaría más que hacer unas réplicas de ti en miniatura, pero tenemos mucho, realmente mucho tiempo para eso.
–Si pudiéramos tener bebés, claro. –Joe sonó desilusionado–. Los hijos de vampiros son poco frecuentes, y solamente los Zephyrs han conseguido reproducirse. Quizá es porque son muy poderosos. –Comenzó a desviarse del tema–. No es que sepa mucho sobre la vida sexual que tuvieron Alan y Nina pero ella aún no ha estado embarazada, bueno, ella no es un Zephyr pero Alan sí, no sé lo que sucede en esos casos, y si ellos se cuidaban…
–Hey! –le dije.
–Lo siento. –Joe suspiró y después sonrió–. Está bien, no quieres casarte conmigo, verdad?
–Mira, yo te amo, tal vez tengo miedo, pero nunca dudes que te amo.
Sentí que estaba delirando mientras sentía la respiración cálida de Joe sobre la piel de mi cuello, casi gemía con el contacto de su piel. Cada parte de mi cuerpo se estremecía y se contraía al sentir el placentero roce de su cuerpo. Su pecho estaba tenso y endurecido estrujando el mío. Eso me dejaba consumadamente frenética deseando saborear esa piel bronceada, brillante y húmeda.
–Eres bastante impredecible, me esperaba cualquier respuesta de tu parte. –él se lamió los labios e inmediatamente mi cuerpo se tensó al divisar su lengua deslizándose por esos labios suculentos–. Y si no me amaras te secuestraría y te obligaría a permanecer a mi lado. –bromeó.
La sonrisa malvada en mi rostro se reflejó en los ojos incandescentes y grises de Joe.
–Y si yo quisiera que me secuestres? –mascullé traviesamente.
–Hmm… –gimió él.
–Dime, qué planeabas? Una boda en Las Vegas? Un jardín con rosas y una alfombra? –curioseé.
–De manera que no podemos entrar a iglesias o templos yo pensaba en una boda con los Zephyrs, una boda para vampiros, tu sabes, un elegante vestido rojo, compartir sangre en copas y ellos te marcarían de alguna manera para que todos supieran que eres mía. –respondió. De verdad él no estaba bromeando.
Estudié su cuerpo con ademán de asombro.
–Y, cuando has comprado el anillo? –le pregunté más curiosa.
–Oh, ésta baratija? –Dijo mostrándome el pequeño aro mientras lo devolvía a su caja forrada de satén–. Intenté dárselo a tres de mis ex novias, y ya que ninguna aceptó decidí entregártelo.
Supe por su mirada artera que él no halaba enserio.
–No, eso no es verdad. –le reproché.
–Por supuesto que no, tonta. –Contestó besando mi cuello–. Nunca le hubiera propuesto matrimonio a otra que no seas tú, jamás. Durante los días que estuviste dormida decidí comprarlo. –entrelazó sus dedos en mi cabello sujetando mi cabeza de manera cariñosa–. Aceptarás el anillo al menos? Considéralo un regalo.
Un escalofrío recorrió mi piel.
–Sin ofender, pero creo que no estoy lista para llevar eso en mi dedo. –respondí–. No me malinterpretes, es hermoso. Te haré saber cuando me sienta preparada para ello.
Temblé de frío.
–Deberías salir de aquí. –Murmuró Joe–. Tus labios parecen azules, no es que no me gusten, pero creo que ese no es tu color.
Él me levantó de la cintura y me colocó sentada sobre el borde de piedra de la piscina. Muerta de frío comencé a sacarme el vestido mojado. Me intimidé al percibir la mirada de Joe cuando me encontré en ropa íntima, él continuaba en el agua con su cabello goteando en su rostro.
–Deberías traerme una toalla. –le sugerí.
Joe desde el interior del agua se acercó a la orilla de la piscina hasta donde yo estaba sentada con mis piernas colgando hacia el agua, abracé mi cuerpo en un absurdo intento por mantenerme caliente.
Joseph se situó entre mis piernas alzando su vista para mirarme la cara, él continuaba en el agua y yo afuera con las puntas de mis pies sumergidas. Él apoyó sus brazos en mis muslos y me sonrió. Sentí un incesante cosquilleo en el interior de mi vientre. Posó sus manos a cada lado de mi cintura, me atrajo más hacia él, hasta que mis rodillas pudieran calzar por encima de sus hombros. Acto seguido, besó mi abdomen apasionadamente, arqueé la espalda en respuesta y enterré mis dedos en su cabello negro y brillante.
–Joseph, contrólate. –jadeé–. Eres insaciable.
–Es sólo porque eres irresistible. –dijo Joe.
Salió del agua y se marchó para volver minutos después con una toalla para él y otra para mí. Entramos a casa y surcamos el pasillo al tiempo que nos besábamos agitados. Cuando estuvimos en mi habitación él cerró la puerta y me arrojó en la cama. Se deshizo de la toalla que me envolvía para poner su cuerpo sobre el mío. La sensación de su abdomen duro y desnudo encima del mío me hacia palpitar de placer. Él parecía tenso, introdujo su rostro en mi cuello, me olfateó, lamió mi cuello y me mordió hundiendo sus colmillos dentro de mi piel. Lancé un grito ahogado y gemidos se escaparon de mi garganta. Cerré en mis puños los musculosos brazos de Joe. Su mordida causó un éxtasis tan formidable en mí que estaba revolviéndome de deseo. Era jodidamente satisfactorio sentir sus colmillos clavados en mi cuello y mi sangre circulando desde mi cuerpo hasta su boca. Él succionó las aberturas en mi cuello empujando con su lengua la sangre hacia el interior de su boca. Me costaba respirar, apreté más sus brazos cuando él profundizó su mordida enterrando más sus dientes en mí.
Entonces grité de dolor, él estaba succionando mi sangre como si estuviera alimentándose de mí. Mi cuerpo estaba zarandeándose debajo del suyo. Me percaté de que Joe cerraba sus puños sosteniendo una de las barras de madera de la cabecera de la cama y se saciaba gustosamente con mi sangre mientras gemía degustando su sabor.
Él perpetuó la mordida durante extensos minutos, entonces él había bebido en exceso. Me debilité por la pérdida garrafal de sangre. Pero si eso lo complacía estaba dispuesta a quedarme seca por él. Su mandíbula se cerró con más fuerza y entonces sus colmillos perforaron mi piel más dolorosa y profundamente. Respondiendo ante el potente dolor yo me aferraba más a sus brazos. Comencé a sentir frío, jadeé, me sentía mareada, atontada, dolorida, aturdida y sin aliento.
–Joe. Duele… me duele. –jadeé con voz ronca.
Rápidamente sus colmillos salieron de mi cuello, yo continuaba sangrando. Él jadeó con los labios manchados en rojo, estaba agitado y parecía tan perturbado como yo, como si hubiera despertado con violencia de una pesadilla, trastornado y conmovido. Me miró con una exorbitante preocupación en los ojos.
–Oh hermosa, te he hecho daño? –dijo él con una tonalidad de arrepentimiento que dolía–. Oh! nena, no quería lastimarte. Lo juro.
Él sentado sobre mis caderas me sujetó de los brazos, alzó mi cuerpo atrayéndome hacia su pecho. Mi cara se vio rodeada de sus pectorales y sentí su corazón palpitando agitado debajo de mi mejilla. Distinguí las marcas en sus brazos como aros rosados rodeando sus músculos, las marcas de mis dedos apretándolo.
–Estoy bien. –respiré de manera agitada.
Joseph tomó la toalla que estaba en la cama y la utilizó para limpiar la sangre que bajaba desde mi cuello hasta mis hombros.
–Perdóname, por favor. –Susurró Joe en mi oído con voz aterrada–. Podría haberte matado.
Mi cuerpo estaba débil, la habitación parecía estar dando vueltas.
–Estoy bien, en serio, cálmate. –quise tranquilizarlo.
Él hizo una mueca de desagrado al examinar las laceraciones en mi cuello. Me besó en la frente y acarició mi cabello.
–Estás segura de que estás bien? –inquirió él. Asentí lentamente mientras me recuperaba de la pérdida de sangre–. Tengo que irme, y lo siento, linda.
Quise reclamar sus labios para despedirme con otro censurable beso, pero él se levantó de la cama y salió por la puerta velozmente igual que un destello.
Recostada en la cama no podía hacer otra cosa que pensar en Joe, recordarlo, desearlo, sentir su aroma, pensar dolorosamente en la propuesta de compromiso que había rechazado esa noche. Quizá estaba lastimado por eso, pero yo no estaba lista para dar ese paso, tenía mucho miedo. Me daba miedo pensar que de verdad él era mío cuando no estaba segura de eso. La idea de perderlo estaba allí, asechando, recordándome que no podía encadenarlo, que no debería continuar aferrándome a él como si fuera el aire con el que respiraba.
Ensimismada en mis cavilaciones el sueño no conseguía golpearme esa noche, sin embargo, no fue después de las cuatro de la mañana cuando las atroces fuerzas del sueño lograron arrastrarme consigo.

Horas más tarde, luego de una corta noche de sueño y un intensivo baño de espuma, recorrí la casa en busca de actividad. Allí estaba Nina, en la sala de estar mirándose en el reflejo del televisor apagado y amarrando todo su cabello rubio para colocarse una peluca de cabello de color rosa.
–Una noche agitada, eh? –me dijo ella al mirarme en el reflejo.
Bostecé y la miré de soslayo, extrañada.
–Por qué lo dices? –balbuceé.
Nina colocó el cabello falso en su cabeza y arregló cada hebra en mal estado, el pelo rosado y liso caía en su cara y le colgaba hasta el cuello. Esa chica era un poco loca.
–No lo sé. –profirió ella–. Había copas quebradas en el patio trasero, la ropa de Joe estaba lanzada por toda la sala, el suelo y la alfombra estaban mojados, encontré una toalla en el pasillo, mi vestido rojo aun está empapado, y había un sexy chico humano desnudo dándose una ducha en nuestro baño. Nada raro, no crees? No imagino lo que habrán hecho anoche. Es en serio.
Contuve una sonrisa que estaba por asomarse en mis labios.
–Hey! El mortal, no lo habrás dejado sin sangre, o sí? –la interrogué.
–Créeme, lo intenté, pero se escapó, es bastante hábil. –refutó ella.
Nina sonriendo ampliamente tomó su bolso de mano y salió taconeando por la puerta.
–Hola! –me saludó Alan, su voz sonó a mis espaldas sobresaltándome. No lo esperaba.
–Hola. –me volví hacia él casi pálida.
Alan soltó una carcajada. Puaj! Como me cabreaba que se rieran de mí!
–Te asusté? Tu cara era encantadora! –se burló él.
Froté mis ojos hasta verlo todo rojo.
–Dónde está Joe? –le pregunté.
–Ha salido anoche y no ha vuelto desde entonces. –respondió Alan.
Él cerró la boca rápidamente, olfateó el aire, patidifuso. Se acercó más hacia mí y apartó mi cabello largo que se derramaba en mis hombros como una cascada. Con un dedo giró mi rostro un poco y observó mi cuello fingiendo ademán de dolor al advertir las marcas de la mordida.
–Ouch! –dijo él–. Joe ha sido un poco salvaje, debería tener más cuidado. Eso no se ve nada bien.
–No quiso hacerlo. –lo defendí.
–Lo sé. –Asintió él mirando la herida–. Joe nunca te lastimaría intencionalmente.
Contrariado Alan buscó una lata de cerveza y volvió conmigo.
–Deberíamos comprar una consola de Xbox o PlayStation, algunos días son realmente aburridos acá. –Propuso Alan y alargó la mano para ofrecerme un trago de su cerveza–. Quieres?
Negué con la cabeza y él suspiró.
–Qué sucede? –le pregunté debido a la evidente nota de ostracismo en su suspiro.
–Joe tiene mucha suerte. –dijo él aproximándose para rodear mis hombros con su brazo.
–La tiene? Por qué? –pregunté sin saber de lo que hablaba.
–La tiene. Por tener a una chica como tú a su lado. –dijo–. Si ustedes no estuvieran enamorados podrías gustarme realmente mucho.
Arqueé una ceja, estupefacta.
Era como si él estuviera coqueteándome. La sonrisa en su rostro era astuta.
–Estás diciéndome que…
–Estoy diciendo que cualquiera podría enamorarse de ti, eres atractiva, atrevida y hermosa. Ciertamente muy hermosa. –siguió y de pronto sujetó mi barbilla entre sus dedos.
No pienses, no pienses, Angelique. Me repetí a mí misma en la mente.
Él podía saber lo que yo pensaba y él estaba aguantando una carcajada.
–Cualquiera podría enamorarse de mí, huh? –repetí como pregunta. Eso qué quería decir?
Él acercó mi rostro al suyo sujetando mi barbilla, aumentó mi nerviosismo y sin demora me besó en la mejilla de manera tierna y afectuosa. Solté aire, aliviada. Realmente había creído que me besaría, digo, en los labios, pero Alan no era de esos tipos, él era nada más mi amigo, y él no traicionaría a sus amigos, me refiero a Joe.
–No, no lo haría. –respondió a mis pensamientos. Aún me rodeaba los hombros con su brazo permitiendo una cercana distancia entre ambos–. Tú me conoces, Angelique.
La estancia se inundó del aroma de Joe, esa imponente y masculina fragancia de su perfume y su jabón podía sacudirme el corazón.
Cuando lo vi su rostro llevaba una sonrisa fingida, perversa y encrespada. Caminó lentamente hacia Alan y hacia mí. Joe apretaba sus dientes y atisbó a Alan con los ojos entrecerrados. De manera inesperada Joseph cerró sus puños en la camisa de Alan, lo alzó del suelo y azotó su cuerpo contra la pared. La espalda de Alan hizo un estruendo atronador al impactar contra el muro. Alan gimió de dolor.
–Qué estás haciendo con ella, Alan? –gruñó Joe con la voz envuelta en furia. Él aún sostenía a Alan a lo alto, sus rostros estaban tan cerca que podrían haberse besado.
Alan jadeó, su rostro tenía una expresión de dolor.
–Joe, hermano. –Gruñó difícilmente Alan–. No he hecho nada, jamás te traicionaría, lo sabes.
Joe se paralizó, parecía estar viéndose a sí mismo. Le echó una ojeada de arrepentimiento a su amigo y lo dejó caer soltando la camisa de sus puños. Alan cayó sobre sus pies en el piso de mármol.
–Lo siento. –se disculpó en seguida Joe. Nuevamente vi en sus ojos ese torbellino de angustia y remordimiento–. De verdad, lo siento, Alan. No sé lo que me pasó, yo confío en ti. Tú no la tocarías.
Con los ojos abiertos de par en par y atónita miré a ese par de chicos.
–Qué fue todo eso? –balbuceé boquiabierta–. Y Joe, dónde estuviste toda la noche?
Él ignoró la primera pregunta y respondió a la segunda.
–Estuve buscando un empleo. –su tonalidad era sublevada–. A partir de ahora trabajo para un sujeto que me pagará muy bien.
La mirada de Alan estaba colmada de duda. Permanecí de pie con mis ojos puestos en Joe.
Qué estaba mal con él? Me sentí tentada a abrazarlo, solamente con mirar su cuerpo tenía la necesidad de meterme entre sus brazos, trepar encima de él y devorar sus labios. Él me miró por última vez y me dio la espalda para marcharse. Cuando sus pasos dejaron de escucharse Alan masculló algo que no alcancé a oír.
–Él está cambiando. –lo oí concluir y el sonido del llamado de la puerta corto su hilo de voz.
Sin decir una palabra más Alan colocó su cerveza en la mesa de café y se encaminó a abrir la puerta. Bebí un trago de su cerveza, realmente no sabía tan bien. O realmente sabía muy mal.
–Alan. –oí atentamente una voz grave del lado de afuera de la puerta. Una voz soberbia, masculina, severa y paralizante llamando a Alan por su nombre.
Me giré a mirar a Alan, su rostro había perdido color, ahora se veía ligeramente verde. Nunca, jamás, en la vida había visto a ese chico tan pálido. Su rostro estaba bañado de horror.
–Padre? –balbuceó él.
Estuve a punto de escupir el trago de cerveza, pero en lugar de eso lo tragué con dificultad. Su padre?
Un hombre joven dio un paso hacia adelante entrando en el recibidor, era muy semejante a Alan, con risos en su cabello, debía estar a finales de los veinte años. Sus ojos eran cafés, sus labios iguales a los de su hijo, era tan bien parecido como Alan, tenía la espalda ancha, los músculos bien moldeados y la mirada más maligna que yo jamás hubiera visto.
–Qué pasa, hijo? Ya no me reconoces? –Dijo el tipo con tonalidad siniestra–. Estuve buscándote todos estos años, hijo mío. Por suerte he recibido un llamado del más joven de los Ravenwood. Edmond me ha revelado tu ubicación y he venido por ti.
–Edmond es una sabandija, mataré a ese pequeño gusano la próxima vez que se cruce en mi camino. –gruñó Alan por lo bajo hablándose a sí mismo–. No iré a ninguna parte contigo, padre. Sé que no has estado buscándome, no soy idiota, me hubieras encontrado el mismo día que escapé si de verdad te hubiera interesado. Seamos realistas, tú no me quieres, no sé por qué estás aquí, pero no pienses que volveré con ustedes.
El rostro de ese hombre era rígido, y tras las palabras de su hijo había fruncido el ceño con verdadero odio.
–Alan Christopher Black. No me hables con ese tono. –Dijo el padre–. Cómo crees que un padre no pudiera querer a su hijo? –El hombre se aproximó hacia Alan mientras que él retrocedía al mismo tiempo–. Eres mi hijo, por supuesto que estuve buscándote, y por supuesto que te quiero, te amo. No trates de ridiculizarme frente a tus amigos. –yo había estado tan anonadada viendo semejante escena familiar que ni siquiera había notado que Nina, Adolph y Joe se encontraban en la misma habitación–. Un padre debe estar con sus hijos, no crees? –pausó un segundo–. Con todos sus hijos.
–No. –Negó Alan retando a su padre–. No sé qué es lo que yo tengo, pero tú me has repudiado y despreciado desde que tengo uso de razón. –había una amarga nota de dolor en la tonalidad de Alan.
Adolph abrumado y tenso se dirigió a Alan.
–Por qué no me dijiste que tu familia eran los Black de Transylvania? –escrutó Adolph igual de pálido.
–Padre, márchate de mi hogar. –continuó Alan ignorando la pregunta de su amigo.
El padre rigurosamente nos examinó a todos en la habitación, mientras él lo hacía yo también. Observé el rostro de Joe que parecía increíblemente sereno y se mostraba arrogante delante del hombre. Nina con una ceja levantada y su cabello rosa se cruzó de brazos y Adolph tragó saliva después de hablar.
–No seas imbécil, Christopher. –Le ultrajó el hombre a Alan–. Si alguna vez te di un trato diferente al de tus hermanos es porque tú no eres más que un puto ladrón que ha robado el oro de su propio trono. Y ahora estoy dispuesto a perdonarte y a hacerte volver a casa con lo que has robado.
Alan resopló sardónicamente.
–No necesito tu perdón. Porque yo no he robado ni tu oro, ni tu daga. Lo hizo mi hermano Lawrence. –Admitió el hijo–. Ya te lo he dicho, miles de veces, pero no me has creído nunca. Y entiéndelo bien, padre. No quiero volver con ustedes!
El padre de Alan comenzó a hablar en otro idioma que parecía antiguo, su hijo le respondía en el mismo idioma a gritos. No logré entender una sola de las palabras. El hombre molesto y encolerizado alzó su mano y le dio una bofetada con mucha fuerza a su hijo. Alan cayó de espalda aterrizando sobre el sofá y destruyendo todo a su paso. Los chicos y yo corrimos a ayudarlo. Definitivamente no era su día. Dando zancadas se levantó y se aproximó hacia su padre para continuar gritándole en ese idioma antiguo.
–Bien. –Cedió el padre hablando nuestro idioma–. Si insistes con tu maldita inocencia entonces te enviaré a un juzgado con La Corte Black. Y si resultas culpable no voy a tener piedad de ti, Christopher.
–La Corte Black? –resopló Alan–. Esa maldita familia está toda en mi contra, y sabes lo que significa una corte Black. Ustedes hacen lo que les plazca.
–Irás conmigo te guste o no.
–Si Alan va a ser juzgado yo tendría que acompañarlo. –Alegó rigurosamente Adolph–. Soy su líder y cabecilla, su hijo está bajo mi responsabilidad, mis reglas y mi cuidado. Tengo que estar allí.
El padre de Alan asintió cruda y lentamente.
–Muy astuto y generoso de tu parte, Crowley. –Respondió éste hombre a Adolph–. No sé para qué quieras ir, no podrías intervenir de todas formas. Y no tienes idea de nuestros problemas familiares ni de lo que ha hecho tu amigo, porque él no confió lo suficiente en ustedes como para contarles los crímenes que ha cometido. De todas formas pareces conocer muy bien las reglas, y si tú estás ahí todo tu clan debería ir también.
Adolph se quedó callado.
–Iremos. –masculló Nina.
–Ellos no tienen que ir, padre. –Alan sacudió la cabeza negando consternado.
–Si todos quieren ir entonces se cumplirán sus deseos. Prepárense para dar un paseo a Transylvania –objetó el Zephyr.
Éste tipo nos lanzó una sonrisa blanca, deslúmbrate y apremiada con una gracia mortal. Había algo intrínsecamente perverso en él, su sola mirada me dejaba tiesa, congelada y asustada como un cachorro. Él se movió dando largos pasos como un depredador. Me percaté de sus afilados y destellantes colmillos asomados en su sonrisa. Sin duda el padre de Alan era letal y malévolo, te hacía querer huir ante su temible presencia y su profunda voz ronca.
El hombre levantó sus manos y dio una palmada para aplaudir. En un instante nos hallábamos en el recibidor de nuestro hogar y al siguiente nos encontrábamos en la oscuridad, expuestos a la tenue luz de las velas. Tuve la sensación de que el suelo estaba moviéndose bajo mis pies, me mareé notablemente al punto de que mi estómago se estremeció con punzadas de náuseas. Cabeceé tambaleándome torpemente y los inflexibles, endurecidos y cálidos brazos de Joe me atraparon de mi caída.
Vislumbré cada rincón ensombrecido en aquella enorme habitación. El contexto era sombrío, mis ojos tardaron en acostumbrarse y amoldarse a la negrura de la opacidad. Lámparas de candelabros adornaban las paredes de forma misteriosa, las llamas de las velas bailaban reflejando sombras deformes en el papel tapiz rojo que recubría los muros que parecían ser impenetrables, gruesos e indestructibles. Una mesa alargada y rectangular se hallaba en medio de la estancia, adornada con una tela negra encima y con tres sillas colosales como tronos de un lado. Pero lo que más me hizo sacudirme como si mis rodillas bailaran fueron las armas que abarrotaban las paredes que me rodeaban. Toda clase de armas, espadas, dagas, lanzas, flechas, arcos, armas de fuego, pistolas, látigos, armas de tortura, grilletes, mazos, garfios, ganchos metálicos aún peores, garrotes, arpones, armas blancas, floretes, puñales, navajas, ballestas, estacas, una infinidad de instrumentos de tortura cuyos nombres desconozco y algunos otros artefactos de matanza que acababa de conocer en ese momento.
Luché para tragar aferrándome al cuerpo lujurioso de Joseph.
–De rodillas, Alan! –le ordenó su padre alzando la voz.
Alan se arrodilló frente a la mesa cuando su padre se lo ordenó. Las velas parpadearon furiosamente llameando en la habitación, temblando con furor e iluminando con su tenue luz al Zephyr y a su hijo.
Adolph tocó mi brazo, giré mi cabeza y lo miré poniendo su dedo índice sobre sus labios, indicándome que hiciera silencio.
Repentinamente un resplandor de luz estalló en el lugar haciendo aparecer a una horda de vampiros de la nada. Eran Zephyrs, vestidos de negro en su totalidad, caminaban con su pérfida mirada en alto y manaban un aura tan despiadada que me dejaba petrificada y helada como el hielo. Ellos eran una corte de aproximadamente veinte vampiros endemoniados. La familia Black.
–Quítate la camisa, hijo. –habló una hermosa mujer de cabello largo y castaño.
Ésta tenía que ser su madre. Ella tomó asiento en una de las tres sillas doradas, el padre ocupó otra de las sillas y en la última un muchacho más joven se sentó con la espalda erguida. El vampiro joven debía tener la misma edad que Alan, sus ojos eran de color ámbar y su cabello liso y corto de un rubio oscuro. Él era hermoso a simple vista, pero su mirada era sagaz, satírica y mordaz al igual que esa sonrisa con dientes puntiagudos sobresaliendo y presionando sobre sus labios. Era alto y delgado pero no tenía ningún parecido con Alan. A diferencia de la mujer que había llamado hijo a nuestro amigo, ella tenía los mismos hoyuelos que Alan cuando sonreía, ella también era esbelta y con figura estilizada. Su apariencia era tremebunda pero había algo verdaderamente tierno en la forma que miraba a su hijo, quien siguiendo sus órdenes se quitó su camiseta pasándola sobre su cabeza y la dejó en el suelo brillante a un lado de sus rodillas.
Dos de los vampiros se dirigieron hacia las paredes repletas de armas, uno de ellos tomó un látigo deshilachado y el otro sujetó un garrote el cual prendió fuego en la punta como por arte de magia. Otros dos vampiros se situaron a nuestro lado sosteniendo cada uno una lanza, entrelazadas en X delante de nosotros para impedirnos acercarnos hasta Alan. El resto de los vampiros se situaron en las sombras detrás de las sillas de oro.
Las llamas en los candelabros se sobresaltaron como si una repentina brisa las hubiera agitado, Alan bajó la cabeza mirando el suelo mientras amarraban sus manos. Los vampiros armados se colocaron de pie a su espalda y dijeron una oración por lo bajo en otro idioma.
–Siento mucho esto, Alan. –se lamentó la madre sinceramente y Alan asintió desde el suelo. Yo únicamente podía ver su espalda desnuda e iluminada con los matices amarillos del fuego.
El padre de Alan le echó una ojeada al otro muchacho más joven sentado a su lado.
–Veo que has crecido, hermano. Parece que me has alcanzado finalmente. –dijo con voz divertida y maliciosa éste chico de cabello rubio oscuro y ojos ambarinos.
–Es suficiente! Que comience el juicio. –Gruñó el padre de Alan, el hombre parecía haber masticado las palabras antes de escupirlas–. Alan Christopher Black, me da mucha pena que mi sangre corra por tus venas. Serás juzgado por gente de tu sangre por la culpa del robo de La Daga de Cristal y el oro de tu trono. Que los dioses te acompañen!
–Qué los ángeles te ayuden, hijo mío. –interrumpió la madre.
–Como si pudieran! –resopló con ironía el joven hermano de Alan.
–Cállate, Lawrence! –lo regañó el padre irritado.
MI cuerpo se estremeció, mis ojos estaban bañados en pánico, Joe me sostenía firmemente contra su pecho, cubriéndome protectoramente de que nadie me tocara, yo sentía sus músculos apretados y tensos en mi espalda y sus brazos rodeándome. Yo tenía muchas preguntas, pero Adolph insistía en que no habláramos.
–Hace más de seis años… –comenzó a hablar el padre de Alan–. …Robaste las pertenencias de tu familia, Christopher?
–No lo hice. –susurró Alan.
Los ojos del padre de Alan brillaron y se incorporó con una sonrisa.
–No te he escuchado, Alan, repítelo! Más alto! –dijo el Sr. Black.
–No lo hice! –exclamó Alan en voz alta y lanzó un grito de terror y dolor cuando recibió un latigazo en la espalda desnuda.
Cerré los ojos, había un nudo obstruyendo mi garganta y mi pecho se cerraba de horror. Quería gritar pero Joseph cubrió mi boca con su mano antes de que pudiera hacerlo.
–Ladrón y además mentiroso. Eres el hijo más incompetente que tengo. –se quejó el Sr. Black–. Déjame preguntar de nuevo. Le has robado a tu padre?
Alan se sacudió de dolor, el látigo dejó una marca terrible en su espalda.
–No, señor. –consiguió mascullar con tonalidad adolorida. Un segundo más tarde el otro vampiro detrás de Alan lo golpeó con el garrote con fuego y él gritó todavía más alto. Vi la quemadura que se formó de inmediato en su dorso.
Joe llevó mi rostro hasta su pecho para que yo no pudiera ver nada más, pero, preocupada por Alan continué mirando.
–No? Éstas seguro? –le replicó el padre. Incapaz de seguir hablando Alan permaneció en silencio cabeceando con aturdimiento–. Contéstame, perro!
–Estoy seguro. –se forzó a responder el hijo en un débil halo de voz que se evaporaba.
Otro latigazo se precipitó en su espalda, Alan gimoteó entre gritos. Retorciéndose por el ardor en su piel marcada.
–Sé hombre, Christopher! –Gritó su padre levantándose furibundo de su silla–. Deja de lloriquear como niña! Dime, tienes la daga que has robado? Conocías el significado de la daga, verdad? Sabes dónde están las otras dos dagas? Para quién trabajas? –Alan sólo se quejaba y jadeaba mientras el monstruo de su padre le gritaba–. Y respóndeme de una vez, mocoso!
–No. –siseó Alan.
–No qué? –El Sr. Black caminó hacia su hijo, se inclinó y susurró en su oído–. No estás diciéndome nada, hijito. –Entonces gritó cerca de su oreja–. Castíguenlo!
Alan tembló con ese grito y fue azotado seguidamente con el barrote en llamas.
Sentí mi corazón en mi garganta palpitando, miré hacia Nina y Adolph, él la abrazaba, ella tenía la mirada saturada de terror, congelada, cargada en tormento. Adolph apretaba sus dientes, su mandíbula estaba tensa y sus manos hechas puños. Entonces me fijé en Joe, con su mirada ensombrecida, perdida y oscura de odio. Seguía siendo imposible saber lo que estaba sintiendo, incluso era como si no estuviera sintiendo nada en absoluto.
Entrecerré los ojos y dirigí mi mirada hacia las heridas de Alan, eran horribles, pero estaban sanando rápidamente, comenzaban a desaparecer en minutos. De cualquier forma seguía siendo inútil su capacidad de sanación cuando los vampiros merodeadores continuaban azotándolo de latigazos y fuego.
Malditos! Todos malditos! Cómo podían hacerle eso a él? Su propia familia, era su propia familia. Alan quizás era capaz de robar pero no de mentir! Podía ocultar cosas pero no era un mentiroso. Y aunque fuera culpable, no era justo que sufriera de ese modo. Era algo primitivo, salvaje, diabólico. No se lo merecía.
–No me has robado nunca, hijo? –preguntó vilmente el padre de Alan.
–No. –volvió a decir Alan, parecía a punto de desmoronarse.
El hombre del látigo volvió a golpearlo sin el menor asomo de piedad. Alan se ahogó en llanto.
Parpadeé para evitar las lágrimas.
–Entonces por qué has huido? Por qué te escapaste si eras tan inocente, Alan? –le retó su padre en voz amenazante y execrable.
–Porque tú me odias, papá. –musitó con la voz quebrada. Cuando Alan echó su cabeza hacia atrás para respirar vi las lágrimas que bañaban su rostro.
El padre de Alan se rió con una carcajada sonora y sanguinaria.
–Sí, debe ser por eso. –Alegó el hombre–. Hijo mío, yo lo sé todo. Por qué simplemente no confiesas la verdad? Nunca me saciaré de torturarte si no admites lo que has hecho. Me has robado? Sí o no?
–No. –susurró Alan intentando que su voz no sonara tan inquieta y quebradiza.
Cuando el tipo que sostenía la barra de fuego alzó su arma me obligué a apartar la mirada. Hundí mi cara en el pecho de Joe, temblando. Y de todas formas podía escuchar sus gritos de desesperación.
–No me has robado? –siguió el perverso Zephyr.
–No. –insistió su hijo.
Otro grito de Alan me hizo soltar lágrimas.
–Cállate, deja de chillar! Me has robado, hijo?
–NO!
Oí el látigo estrellándose en la espalda de Alan, pero ésta vez no gritó, lloró en silencio.
–Me robaste la daga y el oro. Admítelo! –escuché que decía su padre con insistencia y seguridad.
–No. –la voz de Alan casi no sonaba ahora.
–No lo hiciste?
Resonó el eco en las paredes del látigo que golpeó contra la piel de mi amigo.
–Sí, si lo hice. –respondió Alan entre gimoteos.

28 comentarios:

floppy! dijo...

me quede muy asombrada steph! no esperaba esa respuesta de angelique pero si tu la pusiste es x algo y de seguro que despues la nove estara mejor y mejor! me encanto el cap.! pero llore con los ultimos parrafos, cuando castigaban a alan. no lo puedo creer, q mala familia! Alan no puede hacer esoo! yaa espero el prox. te amo steph un besiito! yy gracias x contestar mi pregunta agregame! aguantelosjonas@live.com.ar
Floppy!

elianne dijo...

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh seguila no me dejes asi!!!! porfa :'C
cuidate
besos
byeeee!

AleJA dijo...

OH POR DIOS POBRE ALAN!!!!! POBRE POBRE POBRE NO PUEDO CREER QUE ESA "FAMILIA" SEA TAN SADICA COMO PARA HACERLE ESO A SU PROPIO HIJO!!!!!! NOOO YO ADORO A ALAN (CLARO QUE A JOSEPH TAMBN JEJEJE) PERO ALAN ES TAN TIERNO CON ANGELIQUE ES TAN LINDO POBRESITO :( A SUFRIDO MUCHO.

PRIMERO LA NOVIA ADMITE QUE LO ESTABA USANDO Y SEGUNDO LLEGAN ESAS COSAS DIABOLICAS A TORTURLARLO NO NO NO STEPH TE LO REPITO MILES DE VECES ERES LA MEJOR ESCRITORA DEL MUNDO! TE GANARIAS MILES DE PREMIOS DE LITARATURA POR TU EXCELENTE TRABAJO! SIGUELA! ESPERO EL CAP CON ANSIAS :)

*Lawis Jonas* dijo...

wow,nena siempre tengo que decir eso porque me dejas sin palabras
estoy derramando unas cuantas lagrimas
el final de este
cap casi no me gusto
podre de alan(mi novio jiji)

en verdad ahora si como que nop todo lo demas esta genial
esa parte es como de miedo cuandole pegaban sentia yo en verdad los golpes pobre
y todos los demas no imagino como se sentian pero por lo visto
angie muy mal estaba agonisando
en todo tipo de sentimiento.

nena quero agradecer por contestar mi pregunta nunca imagina que podrias hacerlo aveces on preguntas tontas pero gracias por contestar en verdad mil gracias


tkm

nunca lo olvides pronto actualizare amos blogs esque estado un pococorta de time aunque para leer seduccion tengo todo el tiempo del mundo
jiji
esque como no darle lugar a tu historia si eres una de las 20 personas mas importante en mi vida
en fin devo irme
juro que estare aqui pronto para leer el proximo cap calculo que estar listo para el martes o miercoles
aqui estare


tkm y no olvides que me dejaste sormprendida hoy
espero que la respuesta de alan sea amm no se algo para salvarse y que no sea verdad
hay en verdad y ame tengo que ir pero tengo muchas cosas que decir jiji en especial tengo una duda cual es la parte que mas te agrada de esos dos chicos tan maravillosos en tu historia y en la vida real,hablo de ALAN Y ADOLPH o NICK Y KEVIN?? amm bueno espero una respuesta es un poco emosionante saber eso porque sabemos de mil amneras que amas a JOSEPH ADAM JONAS pero como ves a esos dos chicos que llevan el mismo apellido??


en fin espero tu respueste y mil gracias por contestar a tu pregunta


tkm


ahora si me voy
creeo que esta un poquito largo mi coment pero creeo que lo vale


ahora si me voy


bye



=)

Cecy dijo...

Lagrimas recorrieron por mis mejillas :.( pobre de Alan :( super triste esque el es tan tierno wawa D: QUE MAL SIGUELA enserioo :( Bye

By: Futura esposa de Nicholas jeje xD


...Cecy...

AlessStephFan1 dijo...

Ahhhhhhhhh Regrese Steph!!!!!! Estaba leyendo la nove desde mi cel asi que no pude comentar por un buen tiempo... pero quiero que sepas que adoro todas tus noves y soy tu fan desde I Heart Question Mark!!!!!! He leido todas tus noves desde que estabas en JBT!!!! Amooo tu narrativa y el trama de todas tus novess, sigue asi, eres excelente!!!!

AndyKrats dijo...

OMG! Putos del orto.. me enojee. pobre alan !!!!!!!!!!!! Que bronca qu etengo ahora jajjaa.. ahh y lo del casamiento mori, osea como le ba a decir que no??? :S jajaja sisisisisi le digo yo.. y no me saca NADIE de encima de joesito xD ;)
Amee este cap... ahora tengo que esperar otra vez.. ya seguro que te pesa que diga eso siempre pero, es feo, una tortura. y no es que pasa rapido o simplemente pasa normal. lo siento como dias eternos... xD re exagerada!!

Sos un capa... te adoro! me pone muy feliz leer tus novelas.. no aguanto mas, empeze a leer otra vez mas alla de la atraccion jaja.
La descargue ;)!

http://djdangergirljb.blogspot.com/ Bueno pasate en mi intento de novela buena jaja !!!!

seguila que tiene el re aguantee ;)! <3<3

Andyy! =D

Gallethiitha Jonas dijo...

Hola Steph
bueno y lagrimas y mas lagrimas no puede sentiem como angelique supongo que tu sientes lo mismo no?
Sabes.... me considero una gran fan de tu novela y espero que cuando entres a la universidad tengas tiempo para seguirla subiendo pues de verdad no soportare esperar tanto tiempo... de hecho ya esperaba este dia..
Bueno espero que sigas con tu novela y sabes tenemos cosas en comun... por ejmplo podria ser que nuestro amor a Joseph es ciego, pues no le encontramos nigun defecto o tu que piensas? la verdad es que yo no le encuentro niguno para mi es el hombre con el que quisiera pasar el resto de mi vida....Bueno Cuidate mucho y espero me contestes tantas preguntas

fioreline dijo...

aaaaaaah noooo, porque??? pobre de mi alan, no es justo, hiba tan bien, hubiera seguido negandose, tal vez no pararian pero, porque aceptarlo despues de tantos golpes, si de por si soporto tantos, hubiera seguido, y ese padre de lo peor, en serio jamás odie a un padre como odio a ese bastardo de veras, que colera, y el mocoso odioso de su hermano, si le creo a alan que fue su hermano el ladron asqueroso, aaahhh me ah dado una rabia enorme el capitulo, yo me hubiera lanzado con una daga de plata a intentar matar a los golpeadores y al padre de paso y si se me lanzaban la madre y el hermano ps tmb les cais x metidos, T-T pobre alan en serio, que dolor, y encima mi joseph que le agrede antes T-T no era su dia en serio, hay mujer siguele y que le dejen de pegar y se sepa algun dia la verdad T-T, cdt muchisisisisimo, un super mega kiss y un abrazote...

byees T-T

Anónimo dijo...

wauuuuu yo tampoco esperaba esa respuesta de angelique pero bue sigue hermosa como siempre... pobre alan.. subi rapido q quiero saber si es culpable o no.. xq no entendi muxo tanto negar para al final aceptar la culpa.... seguilaaa
q es bella
y cfambiando de tema mi hermano se sienta conmigo a leer tu nove y esta obsesionado con la chica q has puesto como angelique y quiere saber quien es??? plisss reponde q me tiene arta jaj a
amo tu nove.. y te amo a ti por la increible inspiracion q le pons a la nove tenes un gran futurooo...
bss
cuidate
tattyJb

Anónimo dijo...

DIANA YAZIEL JONAS DIJO:

OMG!! steph!! xq nos dejas asi jajajaja pobre de alan(nick) te juro
qe me haz echo llorar no puedo
imaginarme a mi alan llorando ii
recibiendo latigazoz siento que muero te lo juro erez una excelente escritora grax x contestar mis preguntas hehehee qe bno qe si vallas a seguir con mas novelas te juro qe las leere
mil gracias x subir caps ii xfa no tardes en subirlos jaja
xq me desespero cdtm biie!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

STEPH!! MEJOR ESCRITORA!!

Anónimo dijo...

Intentaba desesperadamente crear un blog para poder firmarte pero... esta tecnologia arrebasa mi inteligencia hahaha ademas de que descubri que puedes firmar con anonimos, eso facilito mi vida haha =D.
El punto es que ya qe por fiin puedo comentar en tu grandioso blog qiero decirtee qeee amoo la manera en la qe escribeees!!!! tu estilo me gusta =D.
Me encantaron todas tus hermosas novelas me fascinaron, me hipnotizaron, esas palabras son poco para la admiracion que siento hacia tus novelas, me gusta la manera con la q creas las historias, es decir, aquellas antiguas leyendas viejas qe nadie leeria se convierten en emocionantes escenas que narras muy bien, deberas qe te felicito haha =D.
Dime de donde sacaste tanto talento!!!haahaa deberas que pff te admiro, talvez no sea tu fan numero uno pero me acerco hehe =D
La novela de Tu yo y El me saco tantos infartos deberas qe a ti te gusta jugar con los sentimientos de tus lectoras haha ntc. Tentacion y Seduccion, Dios mioo me vuelvo loca durante los dias de espera para leer el proximo capitulo. Ameee, idolatre Mas aya de la atraccion llore (aunqe no lo creas es verdad) juro que llore a mares cuando leia esa novela, me fascino, es mi historia favorita, si publicas es novela cuando seas famosa comprare 100 copias para regalar a todos mis amigos para qe la lean haha. Yo me encuentro cursando talleres de teatro y creeme que no habria nada que me hiciera mas feliz que cuando seas una escritora muy famosa alguna vez pienses en llevar Mas aya de la atraccion al cine, me dieras la oportunidad de interpretar al personaje de Sabrina, simplemente ese personaje tan dramatico y completo me cautivo y si algun dia mis sueños se cumplen, desearia debutar como atriz llevando ese personaje a cabo hahaha =D
Bno como tendras mas cosas que hacer no te hago el comentario mas largo hehe xD asi qe me despido con un gran abrazoo haha =D

ATTE: Saaraa, la qe interpretara a Sabrina en tu pelicula (si quieres) haha



biiie!

Lilaa♥ dijo...

Steph: gracias por responder, y decirme que me perdonabas.. la ahorre muchos problemas a mi hermano mayor. Muchas gracias, de verdad.
Tu encantadora novela web: si, es obvio, acabo de morir. mi corazon se detuvo, deje salir mi ultimo suspiro, mi ultima lagrima se desliza por mi rostro,y mis labios estan azules, al igual que mis largos y finos dedos. mi corazon dejo de resibir sangre, mis pulmones dejaron de recibir oxigeno, mi cerebro se dejo estar.. como llego a pasar esto? él, tan bonito, tan implecable, tan magnifico y elegante, perfecto y sublime, deseable e irresistiblemente sexy.. como le llego a pasar esto? Alan, amor mio, que te ha sucedido? que has hecho para llegar a tanta crueldad y malicia? que has robado? por que? que has hecho? amor mio, por que te lastiman, te castigan? que ha pasado? POR QUÉ? esto es demasiado para mi fragil cuerpo, mañana seguro me encuentran muerta encima de la computadora de mi querida madre... y a mis 13 años y medio... que triste, no? Alan... oh Alan... mi amor, amor mio, mi cielo, mi vida, mi aliento y mi suspiro, mi oxigeno, mi agua y mi bebida, que has hecho?
El fin a llegado a mi vida Stephany Owen, tu la has acabado. escribiendo de esa manera sobre mi Alan, mi amado y querido Alan... Por Qué me has hecho esto? te amo por escribir tan bien, pero te odio por describirme el dolor de Alan tan magnificamente que lo siento en cuerpo y alma.
Ahora, espero que por mi salud, esto cambie y que alan se salve... lo haras verdad? no podria vivir con su muerta...! no, no lo haria, aunque fuera en una novela. esperaré el proximo caitulo con muchisimas ansias de que todo mejore. y otra cosa: que le pasa a Joe? Alan, dijo que ·el esta cambiando"... a que se referia? bueno, seguramente lo sabremos luego... verdad? :P creo que eso es obvio.
Steph, una pregunta: todo saldra bien, verdad? no me haras seguir llorando? por que creo que me ahogare en lagrimas saladas... y pronto.
muchas gracias por mostrarnos a las lectoras tu escritura, porque si esta se guardase, seria un gran desperdicio de talento... un abrazo, suerte! Lila Perez de Nicholas Jonas ♥ :)

Anónimo dijo...

waiiii steph!! me dejaste super anonadada con este cap!! pobre alan auchhh eso debe doler!!! por cierto tambien vi la historia de lilith cuando investigaba pero no encontre datos biblicos que lo respaldara -y no los voy a encontrar- en fin...ame tu cap!! como siempre jeje, pero que liooo ¿alan robo si o no la daga y el oro?. y que onda con joe...como que esta diferente??? subi cap el domingo siii porque ese dia es el cumple de joeee siii y el mio tambien wiiii jeje si soy suertuda XD. gracias por responder mis preguntas!! eres genial att: perla (joejonas15)

Beecky dijo...

Me encanta tu novela en todas formas y perdon si mis comentarios son...largos xD

En realidad aunque trato no puedo hacer ni novelas o fics mas bonitas que las tuyas.

Iba en serio,ahora que me acuerdo de la que hiciste de Mas Alla De La Atraccion, me encanto cuando Joseph se hace jardinero me recordo a una serie que me gustaba mucho que se llamaba Blood+, bueno en fin.

Jaja ahora veo cuantas preguntas respondes, aunque no puedo evitar hacer preguntas =*

Bueno, ahora la pregunta no va con los Jonas, por mas raro que paresca jaja, bueno la pregunta es:

¿Cual es tu cancion favorita que NO SEA DE LOS JONAS?

Jaja solo curiosidad, porque el otro dia subiste mi cancion NO DE JONAS favorita xD

La de Panic! At The Disco, aunque bueno de ese grupo tambien me gusta la de The Only Difference Between...
Jaja y muchas mas.

Buenooo, sobre el capitulo simplemente es H E R M O S O
Aunque...no me gusta sufrir con Alan pero es parte de una novela el drama y todo eso no?, bueno, ojala y para el procimo capitulo le vaya mejor no?

Bueno, tengo mucho sueño, siendo aqui las 2 de la mañana xD

Ojala y muevas tus deditos y hagas mas capitulosd y hasta otra novela, adios.

*Rebeca*

Anónimo dijo...

me encanta tu nove... esta muy buena... siguela... ya no aguanto quiero ver otro capi!!!!

Anónimo dijo...

Nooo!! Le dije que no?? WOoW Todavia lo estoy asimilando xD!!
Buazz yo tambn pense k Alan me iva a besar casi me da Algo aunque sinceramente no me abria molestado !
Y joseph ??Que le pasa a Joseph? Si Alan solo me dio un beso en la mejilla !!
Que Querria decir Alan con que esta cambiando??
Y enserio que Alan robo la daga y el oro de su padre ?? porque sinceramente no me lo creo

Lo sé Lo sé soy una preguntona xD! Pero es que me dejastes con todos estas dudas !! Buenoo Siguela Steph
y sube el capi antes de tiempo please !!

attentamente:jonatica_joe&nick

yess d jonas dijo...

no lo puedo creer estuvo muy interesante !!
ay dios sera k pasara algo con alan y angelique??¿
mmm me gustaria k pasara algo !
ademas k onda con los cambios de joe primero keria matar a su amada novia y despues keria pegarle asu amigo solo xk estaba con angelique!
weno ya no entiendo k estara pasando con joe?¿

y la maldita familia black k le pasa k bonita forma juzgar ?¿

osea me imagino k dijo k si xk lo estaban torturando verdd?¿
espero k si ???
gracias cada dia esta mas genial la nove sigue asi ok!!1
soy tu fans eres una excelente escritora
ahh!!
gacias x contestra mis pregunta kien no se inspiraria en joe estan sexi y hot!!

Janerkis JB dijo...

aayyy lloro y de verdad.

Ayy yo qe amo tanto a Alan y mira como me lo maltratan =(
Pero de verdad robo eso? la daga y el oro?? si es asi qiero saber cual es el motivo.

awwww Jane anda desesperada por
saber qe pasa.

Angelique le dijiste qe no?? no lo
puedo creer. Dios haz un milagro para qe Joe venga a proponerme
matrimonio, y si es como vampiro mejor ;) ya como qe estoy pidiendo mucho.

Awww Steph eres la mejor no me canso de decirlo. Tienes un talento el cual admiro mucho jum no
envidio, dicen qe la envidia es mala jaja asi qe admiro jeje

No sabes en el foro qe subo tu
nove Tentacion estan locas con ella
y yo les dije qe hiciste la saga
y me dicen pero la vas a subir ver?
Y yo les digo: no se
si Steph me deja si pero si no
se joderan ustedes jaja nah las mando
a leer para aca si no me dejas :P
aunqe faltan 3 capis para qe termine Tentacion donde la subo jeje

Porqe hablo tanto?
Eso hasta yo misma me pregunto.

Sube dos capis plizz
Cuando haras eso.

Oyeme Steph una dudita

Ya terminaste de escribir Seduccion??

Tambien

Vas a seguir haciendo noves de este tipo y como la de Mas alla de la atraccion?

Porqe publicaste qe ibas a hacer
Anothers JB Story jeje es cierto no?

WOW si es asi a soñar se ha dicho con los Jonas (Joe)

Ahh lei qe te dedicabas a la fotografia?? donde se puede ver tu
trabajo? o lo imagine?

OK ya dejo de hacer tantas preguntas

Siguela plizz Dos capis los espero ok?
asi o mas mandona yo?

Siguela

Luv U Steph

Diana D' Jonas dijo...

oye ke pasa? te hice un algunas preguntas desde ke pusiste el primer capitulo y nunca las ontestaste me las contestaste!!

Valen Isabella Jonas dijo...

Woooow! Steph! Quedee :O! Hhahaha! Ohh Mii Dios! esta Novela Cadda diia es mejor! para mi es perfecta! y es ciierto no crei que angelique diria eso :S! Pobre Alan! Siguela! tienes muchas seguidoras que te amamos :D!
oye steph estoy Trabajando en el club De Fans Se LLama asi : Fan Club Ofial Stephany Owen..Cuando termine les Mando El Link Para que se Unan! y tu steph me des tu Opinion :D Por Favor dame tu correo para empezar con la entrevista y todo eso para el club! I Love You <3
Valen Isabella

Janerkis JB dijo...

Steph hoy es 15 de agosto
eso significa el cumple de nuestro
amado Joseph Adam Jonas Miller.

OMG estoy super feliz ya son 21!!!!
jaja

Dale sube capi por eso
y dos de regalo
oohh es verdad es Joe qe cumple años
no yo awww lo amo

kaessy_4everjonatika dijo...

Holaaaa!!!! oye al FIN supe como comentar aqui je je je -.-. Me encanta Tu novelaaaa es espectacular dejame decirlo en mayuscula ESPECTACULARR es como una adiccion tu novela es mi droga y he leido todas tus novelas

Lei que estuviste en el concierto de los Jonas en Venezuela y pues yo tambien estuve alli (soy de Venezuela) y queria saber si estabas en el lado derecho o izquierdo de la parte VIP

Buenooo NUNCA JAMAS DE LOS JAMACES dejes de escribir

Bea dijo...

Por favorr pon pronto el siguiente.
No entiendo mucho que Alan diga que no haya robado nada y luego diga que si.
Me has dejado impresionada cuando no ha aceptado el matrimonio! Espero que lo que le pase a Joe sea pasajero!No me gustaria que le pasara nada malo:(

Sigue así=)

Un beso y cuidate (L)

viko310 dijo...

wo!! la novela es fastastica, nosé de donde sacas tanta imaginación__feliz por 1ero comemtario disculpa es que recieb aprendi jeje...
cuidate Steph mnuchos exitos en lo que agas! __viko310__:)

Anónimo dijo...

Lloré. Te lo juro!
Termine de leer el capitulo y se me caian las lagrimas :$
Fue muy fuerte u_u ja.
Segui asi, tenes futuro en esto.
NUNCA dejes de seguir a tus sueños.
Que me imagino que deben ser publicar algun libro, volverte famosa, que se haga una pelicula de tu novela, y que yo actue en ella... JAJAJAJA
Un beso enorme!

Melina♥ :)

elba montes dijo...

me el capitulo, sufri mucho por lo que le estan haciendo a Alan, por que lo torturan tanto, noooooooooooooo y que les van a hacer a los demas chicos, tienen que ayudar a Alan de alguna forma, aparte que significa la daga que se robo.

me muero de ganas de que subas el siguiente

Fernanda Jonas dijo...

WoOoOOw estuvo increible el capitulo encerioo woow..eres muy buena escritora y no solo lo digo por leer seduccion sino tambien porque ya lei mas alla de la atraccion y tu yo y el, las tres estan hermosas realmente, y quiero agradecerte el echo de escribir porque leyendo tus novelas puedo olvidarme de mis problemas y hacerme felizz...tkm nena sigue por favor y perdon por no comentar en los anteriores capitulos pero esque aveces solo me alcanza el tiempo para leer el capitulo pero todos son geniales tratare de comentar en todos ok...soy una muy fiel lectora y esperare ansiosa el proximo capitulo...te quiero sthep bye cuidate...bsos

VISITAS

.

.