.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Capitulo 12: La Calle de las Pesadillas.


Capitulo 12: La Calle de las Pesadillas.


Experimenté el modo en que la gravedad me halaba hacia su centro, caía como si una fuerza sobrenatural estuviera arrastrándome hacia abajo, hacia un agujero negro sin fondo. Mis gritos se atenuaban en la nebulosidad.
No estaba segura de si habían pasado horas o segundos cuando por fin caí en una superficie densa y espesa, supe que se trataba de agua cuando comencé a ahogarme, lo único que conseguí respirar fue líquido, quería con desesperación respirar, pero estaba agonizando, podía sentir mis pulmones exhaustos doliéndome en el pecho. Durante algunos momentos todo se alternaba y pasaba de matices azules hasta el color negro.
Asfixiada movía mis piernas y brazos entre el espeso mar líquido que me arropaba, desesperada por encontrar la superficie, desesperada por salir de ahí, desesperada por aire. Los latidos de mi corazón se hicieron lentos y pesados, sentía presión en mi cabeza y en mis oídos como si fueran a explotar. Cerré los ojos debido al ardor en ellos, todo era demasiado agonizante, todo el cuerpo me pesaba.
Había renunciado a luchar más, mi cuerpo se hundía más profundamente en la pesadez del agua ensombrecida, mi cabello flotaba como carente de gravedad alrededor de mi cara nublando mi visión de mechones castaños, rojizos y dorados.
La velocidad en la que se movía el mundo parecía haberse ralentizado, como si cada acción sucediera en cámara lenta. Recuerdo haber cerrado mis manos en puños y mis ojos hasta ver la parte trasera de mis párpados. Perdía la noción durante segundos hasta que sentí unos brazos rodearme y alzarme. Me vi elevándome entre la diluida viscosidad del líquido.
Pasados dos segundos percibí el aire respirable, escupí agua, entre parpadeos vi destellos y distinguí a Joe, sus brazos rodeándome de manera protectora y acogedora. Él estaba de rodillas en la tierra conmigo entre sus piernas y acunándome en su pecho. Pasó su mano por mi cabello húmedo y yo me aferré más a él prendiéndome de su cuerpo y suplicando que no se alejara. Lo rodeé con mis brazos, jadeé con mis labios rozando su cuello. Lo necesitaba.
Te necesito, quise decirle, en su lugar escupí más agua.
El agarre de Joe era fuerte y apretado, su respiración entrecortada, podía oír su corazón latiendo apresuradamente.
–Debes liberarte de mí, Angelique. –su voz fue puro y cortante dolor.
Caí en el plano lodo al tiempo que Joseph desapareció en la nada dejándome sola, rodé sobre mi estómago y luego me puse de pie. Absorta me percaté de que mi ropa y mi cabello estaban secos, sin huellas de humedad.
Corrí a través de algo que parecía un largo pasillo oscuro, la única luz provenía del final del túnel, un resplandor de claridad nívea cegadora. Completamente muerta de miedo me mantuve corriendo a lo largo del conducto, aunque jamás alcanzaba la salida, era como ir rodando en una carretera siguiendo un arcoíris, la luz se alejaba más y más a medida que yo corría.
Súbitamente me caí arrodillada, instintivamente mis manos se apoyaron más adelante de mis rodillas en la fría tierra y noté el modo en a cada segundo el pasillo se hacía más estrecho. Entonces me di cuenta, las paredes se cerraban. Una pared a mi lado izquierdo y otra a mi costado derecho, ambas moviéndose en mi dirección para aplastarme como una mosca en un parabrisas, y un camino interminable hacia la ficticia luz blanca. Casi me arrastré en la humedad del fango pantanoso, mi única alternativa para vivir era perseguir la luz, así que me limité a dar rienda suelta a mi velocidad.
Prácticamente mi respiración se había esfumado, apenas conseguía aire para mantenerme con vida, y cada segundo era más angustioso que el anterior.
Los muros comenzaron a estar más cerca, ahora estaban tan cerca de mí que podía tocar ambas paredes si extendía los brazos. Con el pánico perturbándome recliné mi espalda en uno de los muros, éste me empujaba hacia adelante, apoyé mis pies en la pared contigua al frente de mí intentando de alguna manera empujarla, tomaba impulso con la espalda en la pared para empujar. En ese instante me di cuenta de que no estaba funcionando.
Resignada a morir retomé mi camino hacia la ráfaga de luminosidad, los muros comenzaron a apretar mis hombros dolorosamente, a cada lado de mi cuerpo una pared hacia presión en mi diminuto cuerpo que se haría trizas tan rápido como el vidrio, ya casi imaginaba el sonido que harían mis huesos al quebrarse.
El dolor se apoderó de mi cuerpo.
–Cierra los ojos, Angelique! –sonó a lo lejos la voz de Jerry. Se escuchaba como si yo estuviera sumergida en el agua y me hablara desde afuera.
Cerré los ojos y por un momento el dolor desapareció, todo era de color negro, incluso podía sentir las manos de Jerry sujetando mis brazos y empujándome.
Abrí los ojos una vez más. Las paredes aplastándome, el dolor matándome.
Decidida mantuve mis ojos cerrados, las manos de Jerry me tranquilizaron, él me guiaba en una negrura silenciosa, podía oír su corazón y su respiración, hasta podía olfatear su deseable sangre.
Jerry entonces se detuvo y me detuvo.
–Ya puedes mirar. –susurró en mi oído, su aliento me causó escalofríos.
Tomé aire audiblemente, colmada de terror abrí los ojos, Jerry se movió delante de mí bloqueando mi visión, me aferré a su camisa.
–Fue horrible! –sollocé. Justo en ese momento noté que había estado llorando, las lágrimas habían mojado toda mi cara y llegaban hasta mi cuello–. Qué sucedió? No dejes que se repita, por favor no, Jerry. Fue horrible!
Jerry me sonrió y limpió mis lágrimas con sus dedos.
–Me pareció haberte dicho que cerraras lo ojos, no fue así? –dijo él, todavía riéndose de mí.
Brevemente él me abrazó para calmarme, percibiendo mis latidos a mil por segundo, yo temblaba conmocionada. Me sentía como una niña a la que su padre le había dicho que se sumergiera en el agua profunda y que nada sucedería, que él estaría esperando para atraparme del otro lado, y más tarde me encontraba llorando por haberme bebido toda el agua de la piscina al mismo tiempo que mi padre reía con simpatía mientras me consolaba. Igual que Jerry. “Me pareció haberte dicho que cubrieras tu nariz, no fue así?” habría dicho mi padre.
–Maldición! Qué demonios sucedió allá? Por qué no me dijiste nada? Vi cosas horribles. –aún mi voz se escuchaba quebradiza por el llanto.
–Ilusiones. –me contestó él–. En La Calle de las Pesadillas todas tus peores pesadillas se vuelven reales. No es más que una trampa para asustar a los forasteros, los que conocemos la calle sabemos eso, éste viejo callejón trabaja de forma diferente con la mente de cada persona, si hubieras estado sola te habrías quedado atrapada en una pesadilla, o si tus pesadillas se convertían en tus peores miedos podrías haber muerto.
–Tú no viste nada? –pregunté más calmada.
–Por supuesto que sí, pero como sé que son ilusiones no las tomo en cuenta, esa es la única manera de salir de ahí, La Calle de las Pesadillas se alimenta del miedo, si no sientes miedo puedes escapar, aunque a veces hasta el más rudo se aterra al ver sus peores pesadillas hechas reales, incluso sabiendo que son ilusiones, por eso es mejor ignorarlo todo, o caminar con los ojos cerrados. Tienes bien merecido el susto que te llevaste, eres tan desobediente. Cómo podían tus padres lidiar contigo?
Golpeé el brazo de Jerry un poco, él frotó su brazo fingiendo que le dolía mucho y luego volvió a sonreírme.
–Es como si esa calle estuviera embrujada, o viva? –inquirí.
–No es la única calle que está viva. Vamos! –él miró por encima de mis hombros, seguidamente se volteó y comenzó a caminar, yo lo seguía–. Ahora hazme caso, no te alejes de mí, mantente a mi lado, en Somersault cada casa y cada calle tiene vida propia.
Después de La Calle de las Pesadillas Somersault se parecía mucho más a una ciudad, si las ciudades fueran del estilo gótico macabro. El suelo era de piedras, no había autos, solo transeúntes andantes, las vías, las casas, las paredes y todo lo demás parecía ser de color violeta, la luna brillaba tan resplandeciente que tintaba todo en matices púrpuras y azulados. Cada casa violeta era del estilo de las mansiones embrujadas de las caricaturas, con gárgolas descansando en las ventanas como vigilantes nocturnos, muros altos de piedra, grandes ventanales, senderos estrechos prolongados atravesando los jardines repletos de muerte.
–Debería llamarse la ciudad violeta, no subterránea. –mencioné mientras caminábamos bajo la luz de la luna entre la multitud.
–Lo sé. –dijo él–. Ya estás mejor?
Asentí.
“En La Calle de las Pesadillas todas tus peores pesadillas se vuelven reales,” recordé.
Quién habría pensado que Joe formaba parte de todas mis pesadillas?
–Estábamos hablando de Joe si mal no recuerdo. –me acordé–. Estabas diciéndome que crees que fue él quien asesinó a Donovan.
–Estoy seguro de que lo hizo él. –admitió Jerry.
–Cómo estás tan seguro? –argumenté desconcertada.
–Deberíamos hablar de eso cuando lleguemos al bar. –Jerry parecía muy distraído, miraba hacia todas partes como si buscara algo.
–Jerry, qué pasa? Todavía no entiendo para qué me trajiste a éste lugar. –exclamé.
Él con su distintiva gracia me tomó de la mano y me condujo hacia un establecimiento comercial, por fuera era igual a las otras casas góticas violetas, por dentro era todo un bar de mala muerte. Gente danzando, bebiendo, fumando, apostando en juegos de azar.
–Jerry! Qué haces por acá? –le saludó la mujer de la barra. Ella rozaba los cuarenta años, era madura y alegre.
–Con una amiga. –le explicó Jerry a la mujer, ambos tomamos asiento.
–Les ofrecería un trago pero supongo que ambos son demasiado jóvenes incluso para estar sentados allí. –ofreció la mujer con una sonrisa de labios rojos.
–Yo quiero una cerveza con espuma. –dijo Jerry y luego me miró–. Tú?
Negué débilmente.
–No quiero nada.
–Oh! Entiendo! –Dijo la dama de la barra–. Traeré un poco de sangre en una copa.
–Es eso legal? –pregunté una vez que la mujer se retiró.
–Todo es legal aquí.
–Éste lugar es fantástico! –admití al fin.
Jerry me sonrió.
–Sí, a todos les gusta!
–Creo que tenemos una conversación pendiente. –diserté.
Abrí la boca como si mi mandíbula se hubiera desprendido de mi cráneo al ver un par de bebidas flotando, la copa con sangre y el vaso de cerveza espumosa venían hacia nosotros elevándose en el aire. Jerry tomó ambas bebidas y las colocó en la mesa.
–Claro, supongo que así el servicio es más efectivo. –mascullé con los ojos abiertos ampliamente.
–No entiendo cómo es que todavía te sorprenden éstas cosas. –Se burló Jerry riéndose de manera potencialmente encantadora–. No es lindo? Aquí todo el mundo puede ser quien es sin ocultarlo. –Fascinado Jerry me observaba beber de la copa, sangre roja y fresca. Suspiró–. Desearía ser como ustedes, vampiros.
Me encogí de hombros.
–Sigo sin entenderlo. Qué ganas tienes de ver morir tarde o temprano a toda la gente que quisiste, de ser un asesino, del lado de los malos.
Él resopló.
–No tengo a nadie, todos los amigos que he hecho son sólo vampiros, así que no hay nada que me ate al mundo de los humanos. –reflexionó–. Y mira, la verdad es que no interesa si te alimentas de sangre o de una hamburguesa de carne de vaca. –Jerry apretó en sus manos el vaso, su mirada puesta en el líquido amarillento–. El bien y el mal existen sin importar la especie que seas, pertenecer al lado bueno o al malo no se trata de lo comes, se trata de lo que llevas dentro. Odiar a otra especie es injusto y discriminatorio, en cambio, aprender a diferenciar el bien del mal es la elección correcta. Porque, nadie odia a los pájaros por comer insectos, esa es su naturaleza y nadie los considera malvados por alimentarse y tratar de sobrevivir. Nadie odia a los humanos por devorase unas cuantas reses a la parrilla. Y porqué odiarlos a ustedes por beber sangre? Pueden odiarte por ser malvada y despiadada, por cometer crímenes sin conciencia ni remordimientos, por querer pertenecer al lado oscuro. Pero no por tener problemas con tu régimen alimenticio. –Él bebió un trago de cerveza antes de continuar–. Ya era hora de que existiera algo superior a nuestra raza. Hay humanos ladrones, asesinos de su propia especie, son egoístas, viven en guerras, asesinándose los unos a los otros, envidiándose. Cuál es la excusa? Lo que diferencia a los humanos de su especie es que los vampiros matan para sobrevivir, la mayoría de los humanos que matan sólo lo hacen porque les satisface mirar la sangre correr. El mundo no se divide en especies, no son vampiros y humanos. Es el bien y el mal. Y cada quién es libre para decidir su destino.
–Tienes razón. –fue todo lo que dije. Había reflexionado sobre todas sus palabras, y recordé que, precisamente, nuestros peores enemigos no eran humanos, sino más vampiros–. Ahora dime lo que tienes que decirme realmente, siento que hay algo que no me has dicho, como si trataras de decírmelo pero no sabes cómo.
La misma empleada de la barra hizo volar algunas otras bebidas hasta las mesas de los clientes y volvió a aproximarse a nosotros.
–Espérame aquí, ya vuelvo, Angie. –me dijo Jerry acercando su cerveza hacia mí–. Cuida de mi bebida.
El humano se levantó y desapareció entre la multitud.
Ensimismada en mis pensamientos tracé círculos en la boca de mi copa, ya había bebido toda mi sangre.
–Buenas noches, señorita. –oí una voz grave y masculina.
Cuando levanté mi rostro observé a un extraño ocupando el lugar que Jerry había dejado vacío. Era un hombre vestido con un elegante traje gris, su cabello era castaño rojizo, sus ojos eran tan azules que no parecían reales, poseía un cuerpo dotado y esbelto, noté que probablemente tenía entre veinticuatro o veintisiete años. Él tamborileaba sus dedos contra la barra de madera con ansiedad y me miraba fijamente atribuyéndome una sonrisa. Hasta podía decirse que era apuesto y educado.
–Estás hablándome a mí? –arqué una ceja cuando pregunté.
–Por supuesto. –confirmó–. Parece que te encuentras muy sola. Me permites invitarte un trago?
Negué.
–Lo siento, estoy bien, gracias. –respondí con amabilidad.
–Vienes con alguien?
–De hecho sí. –señalé la cerveza de Jerry.
–Oh! –espetó–. Perdona que lo pregunte, pero, es un chico, cierto? Tu novio quizás?
Me sorprendió darme cuenta de su tono educado y elegante, también su voz estaba bañada en un divino acento extranjero.
–Es mi amigo. –murmuré.
–Parece que estoy de suerte. –él sonrió–. Entonces, eres soltera?
Fruncí el ceño.
–Sí, bueno. No. –balbuceé–. Le importa eso? No conseguirá una cita conmigo ni nada parecido.
El hombre se sonrojó sin borrar su sonrisa.
–Lo siento, siento si te ofendí. –se disculpó–. Nada más quería conocerte, eres una damisela muy hermosa.
Y yo me sonrojé. Me sobresalté cuando puso una de sus manos sobre la mía, tan sigiloso como peligroso deslizó su otra mano hacia mi cara y apartó mi cabello detrás de mi oreja. Sentí un cosquilleo en mi oreja y me sacudí por el escalofrío. Un segundo después el tipo sostenía una extraña flor de color violeta que había sacado de mi oído. Me regaló la flor, la acepté por pura cortesía.
–Tal vez no te impresione la magia pero… –dijo.
–Me impresiona. –lo interrumpí, dejando la flor sobre la mesa.
Éste hombre tenía una presencia masculina y sexual, la manera en la que hablaba me hacía sentir que me había visto desnuda, sentía que si le dejaba hablarme o mirarme más me llevaría a la cama. Era escalofriante sentirse tan pequeña, intimidada y caliente.
–Bailas? –dijo.
Sacudí la cabeza.
–De verdad lo siento, pero no tengo ánimos de bailar, acabo de pasar por una experiencia muy traumática. No es que no me agrades, ni que no sepa bailar, pero no, gracias. –lo rechacé.
Él acercó más su silla hacia la mía.
–Puedo saber tu nombre? –dijo él.
–Angelique Moore. Y el tuyo?
El tipo asintió muy lentamente.
–No tiene importancia, soy sólo un tipo misterioso, sin nombre. –el hombre extendió su mano para estrecharla con la mía. Le di la mano y percibí el frío de su piel–. Espero verte pronto, por ahora me tengo que ir, adiós, Angelique.
–Adiós. –vacilé–. Sin nombre.
Él se acercó más a mí, tanto que podía sentir su fresco aliento de hierbabuena sobre mi cara.
–Revisa tu sujetador. –susurró en mi oído, se levantó y se marchó mezclándose entre la muchedumbre.
Miré mi camiseta sintiendo que mi rostro se tornaba de todos los colores, ensanché mis ojos en el momento que descubrí un pequeño papel doblado que estaba entre mis senos, lo saqué de allí y lo desdoblé, tenía un número de teléfono escrito con una bellísima letra curva. Mis mejillas se acaloraron, traté de convencerme de que el hombre había utilizado magia para introducir la tarjeta en mi camisa, pero casi me sentía tocada, como si sus manos hubieran dejado marcas en mi piel. Aunque no me había tocado por alguna razón me sentía incómoda y avergonzada.
Busqué a Jerry con la mirada, en lugar de eso vi que la multitud se conglomeraba en círculo alrededor de dos hombres, uno de ellos me daba la espalda, su cabello era negro, vestía una camisa de un rojo fuerte que ceñía muy bien la figura de su espalda y unos jeans oscuros. El otro hombre era el misterioso sin nombre, se encontraban uno al frente del otro, amenazándose, como a punto de comenzar una pelea.
–Las mujeres que desatan pasiones causan problemas. –dijo la femenina voz de la mujer camarera de la barra.
Confundida la miré mientras ella secaba copas con un pañuelo blanco.
–Qué? –le dije yo.
Pero mi voz se cortó mezclándose con un estrépito atronador, volví la mirada hacia la multitud. El hombre sin nombre estaba tendido en una mesa, su cabeza sangraba de alguna parte, las personas exclamaban por lo bajo, divertidos por la escena. El otro hombre de cabello negro y camisa roja tenía una silla despedazada en las manos sujetándola por encima de su cabeza, caminaba como un depredador hacia el caballero tumbado en la mesa.
Tragué saliva, algo muy familiar había en ese tipo con la camisa roja, noté sus mangas largas arremangadas para pelear, el modo en caminaba tan seguro de sí mismo. Todavía me daba la espalda, pero yo sabía que sólo había una persona en el mundo que podía caminar con tanta rebeldía y arrogancia, sólo una persona con tanta seguridad en sí mismo.
A conveniencia las luces se apagaron, aunque todavía entraba de las ventanas la suficiente luz violeta como para iluminar todo tenuemente.
El caballero misterioso se levantó de la mesa para arrojar un golpe, y fue arrojado hacia el otro lado del bar, voló como si apenas pesara unos veinte kilos. El hombre de cabello negro se rió, una risa malvada y sarcástica, picante y sensual, la manera en la que había arrojado a su oponente con tanta fuerza había hecho que mi corazón diera un vuelco y se acelerara. Parecía tan sexy, y yo tan estúpida. Únicamente veía su musculosa y ancha espalda tensa cuando lo alzó y lo azotó como todo un héroe. Su silueta enmarcada entre la oscuridad y las luces violetas se movió más rápido de lo que mis ojos captaban, en un segundo había atravesado todo el lugar y se encontraba golpeando al hombre sin nombre, con los puños asestando su cara y su pecho.
Creí verlo todo borroso unos instantes, yo reconocía esa espectacular manera de pelear también. Por lo que deduje con más seguridad que ese chico con la camisa roja y jeans tenía que ser Joe. Nadie era tan igual a él.
Mi imaginario Joe alzó del cuello a su adversario, pero lo que él no sabía es que su rival estaba tratando forzadamente de alargar la mano para tomar una botella que había sobre una de las mesas.
Oí el vidrio quebrándose al colisionar contra la cabeza del chico. Éste Joseph se tambaleó un poco dando pasos hacia atrás luego de haber dejado caer a su contrincante. Puse mis manos en mi boca para evitar gritar, recordé que muchas cosas de ese lugar no eran reales, lo más probable era que ese chico no fuera Joe.
Rápidamente mi soñado Joe volvió a ponerse rígido como piedra.
El hombre sin nombre comenzó a correr abriéndose paso entre los espectadores, el otro chico apenas visible en la oscuridad saltó con la agilidad invisible de un lobo y bloqueó el camino de ese individuo.
Advertí con deseo el modo en que la camisa del supuesto Joseph se apretaba amoldándose en su cuerpo cuando sus músculos se dilataban al hacer fuerza, no me hubiera molestado si la ropa se le rasgaba o algo. A pesar de que había sido golpeado con una botella no parecía tener aparentes marcas de sangre, estaba completamente pulcro y perfecto inclusive en la oscuridad. Él finalmente dio una patada al hombre sin nombre y éste quedó tendido en el suelo dándose por vencido, lo habían apaleado de la peor manera, éste Joseph lo había humillado en batalla, aplastado como insecto.
Un tipo mayor dio unas palmadas en la espalda de Joseph, felicitándolo por haber derrotado en la pelea, y una mujer de risos rubios que tampoco distinguía demasiado se echó en sus brazos frotándose contra su cuerpo como una serpiente enroscándose en las ramas de un árbol. Él a duras penas le había devuelto el abrazo, su mirada estaba puesta en su enemigo que yacía en el piso adolorido.
Ese no es Joe, quise convencerme, pero de todas maneras los celos llegaron a mí como ira y dolor al observar a esa mujer en sus brazos.
Escuché que decían mi nombre por encima del bullicio del público y vi a Jerry, acercándose liderando a un grupo de chicos que le acompañaban. Alcé la mano para que él me viera, el chico rubio me reconoció y caminó hacia mí, unas cinco personas venían detrás de él.
–Es ella, no? La que buscan? –dijo Jerry a sus seguidores.
Palidecí, busqué con la mirada entre las personas al chico que creí que era Joseph y ya no estaba allí, en ninguna parte. Reconocí que al menos la mitad de los chicos que andaban con Jerry debían de ser vampiros, porque la mayoría de ellos eran conocidos para mí, esos eran los chicos con los que Joe había peleado la noche que encontré a Jerry inconsciente, entre ellos estaba esa chica, con su cabello rojo cayéndole hasta la cintura, su cara de felina y sus curvas, esa tal Caroline, la mujer con la que Joe había pasado un par de noches anteriormente.
–Sí, ella es. –se apresuró a decir la chica vampiro. Los demás me rodearon y me miraban de arriba abajo sonriendo maliciosamente.
–Jerry, nos traicionaste! –Elevé mi voz casi en un grito de indignación–. Yo confié en ti, pero Adolph tenía razón!
–No, Angie. Espera, ellos no quieren venganza, te dije la verdad. –comenzó a balbucear Jerry acercándose con cautela hacia mí, yo di un par de pasos hacia atrás.
–Estás entregándome, Jerry! –vociferé–. Yo no pensé jamás que tú…
Uno de los vampiros puso sus manos en mis hombros, yo me lo sacudí de encima de manera furiosa zarandeando mi cuerpo.
–Ella vendrá con nosotros. –Explicó Caroline acariciando con un dedo el rostro pálido de Jerry–. Gracias por tus servicios, querido.
–Detente ahí. –interrumpió Jerry a la mujer pelirroja–. Dijiste que sólo iban a hablar con ella, lo dijiste, prometiste que no le harían daño.
–Niño, los vampiros mienten, pensé que ya sabías eso. –Le contestó la mujer–. Te contaré nuestro plan para que no te quedes fuera de esto. Tomaremos a la niña de rehén, te usaremos para que les envíes la noticia a sus amiguitos, y cuando ellos vengan por ella los mataremos a todos.
Mi cuerpo estaba tenso, tan rígido que un dolor se extendía desde mi espalda hasta mi cuello, avisté el movimiento dentro del bar, todo el desastre que había causado la pelea había desaparecido. Una joven, muy joven chica adolescente se encontraba sentada en una mesa curando las heridas del hombre que decía no tener nombre y había una alocada caterva de personas en la pista.
–Se suicidarán, eso es lo que harán. –Declaró Jerry a Caroline–. Han visto con lo que se enfrentan? Nada más el novio de ella les pateó el culo a todos ustedes en menos de quince minutos, y con ellos vive un hijo de Zephyrs. Creí que de verdad habían recapacitado con eso de la venganza, sin su Succubus no tienen oportunidad.
Caroline sonrió.
–Tenemos a alguien ayudándonos con esto. –dijo ella.
Un chico vampiro me agarró del brazo.
–Pagarás por esto, mi amigo mortal. –Le dije a Jerry–. Realmente trabajabas para ellos, fui tan estúpida.
Él me miró, su cabello dorado caía cerca de sus sienes y su frente.
–Ya cállate, Angie.
–Ya deja de llamarme Angie. –le grité.
–Creo que se está alterando. –terció el chico que me estaba sujetando, yo solté mi brazo de su aferre con un tirón.
Él vampiro intentó agarrarme nuevamente pero Jerry lo empujó y sacó una navaja de su bota, en un segundo él desplegó la hoja de la navaja y apuntó a sus compañeros con el arma. Ellos lo miraron atónitos pero sin muestras de miedo.
A la velocidad de un rayo y con la fuerza de un vampiro Jerry me alzó, me colocó como un saco de frutas en uno de sus hombros y corrió directo hacia la puerta de salida conmigo encima. En el momento que atravesó la puerta el frío congeló mi piel, sentí en toda la piel húmedos copos golpeándome, observé el suelo cubierto de una capa glacial de escarcha blanca que lanzaba resplandores celestes como si tuviera diamantes.
Nieve, estaba nevando.
Cómo era posible? Solamente unos minutos atrás yo había sentido el calor nocturno de verano y ahora la nieve escarchada como el azúcar cubría cada centímetro del suelo empedrado. En la posición en la que estaba, sobre los hombros de Jerry, podía distinguir sus botas hundiéndose en la nieve colorida mientras el corría y se resbalaba. Escuchaba sus jadeos y oía las voces cercanas de los otros vampiros siguiéndonos.
Luego de recorrer unas cuadras Jerry me dejó de pie en la nieve, mis pies se hundieron al instante. Nunca había visto alguna nieve tan suave y brillante, ésta resplandecía con iluminación violeta, azulada y verdosa como un arcoíris o un montón de cristales preciosos esparcidos.
Jerry tenía el cabello dorado empapado y repleto de diminutos copos de nieve blanca violácea derritiéndose.
–Para que no digas que no he hecho nada por ti. –jadeó él–. Creo que ya los hemos perdido.
–Yo todavía los escucho.
–Entonces sigue corriendo. –masculló Jerry, me agarró de la mano y ambos corrimos traspasando a toda velocidad las casas y mansiones embrujadas.
Luego de un rato dejé de oír a los vampiros.
–Ya, ya no los escucho, han dejado de seguirnos. –hablé sin aire por haber corrido.
Nos detuvimos lentamente, ambos cansados.
–Qué alivio! Adolph me cortará las pelotas si algo te sucede. –dijo el humano.
–Sería bueno que te dieran una lección, por traicionero.
Él suspiró.
–Mira, admito que al principio sí estaba utilizándote, quería llegar a ustedes para informar a los chicos, pero ya no más. –admitió descaradamente–. Ahora trabajo para ustedes, me crees? Solamente los serviré a ustedes.
–Por supuesto, te diste cuenta de que patearíamos el trasero de tus amiguitos y cambiaste de bando. –impugné.
De improviso oí un siseo, alguien me llamaba por mi nombre, aunque no era exactamente una voz, sino un ruido, un murmullo como el viento que me llamaba. Provenía de una de las casas, su gran pórtico de madera adornada al mejor estilo Halloween y Scooby Doo, el jardín bañado en nieve, todas sus luces apagadas. Aún así me invitaba a entrar, como si escondiera secretos que yo necesitaba descubrir.
–Jerry! –le llamé–. Creo que esa casa está hablándome.
Él asintió.
–Es correcto, no te dije que aquí todas las casas tienen vida propia?
Era aterrador y fantástico, del tipo de fantasía que veías sólo en películas y libros.
–Oye! –Corté el silencio–. Creo haber visto a Joe en el bar, me pareció que estaba allí…
–Sí, tú siempre ves a Joe en todas partes. –me interrumpió él–. Eso es imposible, él no podría venir aquí.
–Pero… sí, lo he visto. Era él, nadie es igual a él.
Jerry enarcó las cejas al mirarme, no me creía.
–Claro que nadie es igual a él, pero créeme, muñeca. –me dijo–. Te escuché en la calle de las pesadillas, tú sólo decías su nombre, tanto miedo le tienes?
No tenía por qué darle explicaciones sobre mi relación con Joe, pero tenía la necesidad de expresar lo que sentía.
–No le tengo miedo a él. Tengo miedo por él. –mi voz había sonado firme pero luego se disolvió hasta sonar como un susurro–. Tú sabes, miedo de perderlo, de que no me ame más, de que se convierta en otra persona.
Y qué hacía yo contándole mis miedos a un humano cualquiera?
No sólo me interrumpí por estar hablando demasiado, también lo hice porque escuché pasos y una constante respiración acercándose, Jerry se sobresaltó, miró a su alrededor, también lo escuchaba.
–Deberíamos correr? –dije.
–No lo sé. Pero muévete, por precaución, camina! –me mandó.
Habíamos empezado a caminar cuando alguien gritó mi nombre, la voz más sensual y sexual que habitaba el planeta.
–Angelique! –reconocí la voz de Joe, sexy y confiada.
Él corrió hacia mí al verme.
Vacilé, era ese el verdadero Joe?
–Joe? Eres tú?
Él llevaba la misma ropa, la camisa roja de mangas largas todavía arremangadas hasta sus codos, sus jeans ajustados a sus piernas y una apariencia casual y relajada. Noté con curiosidad que su cabello estaba un poco más crecido, ahora caía más hacia su cara completamente desordenado.
–No. Soy su hermano gemelo malvado. –me respondió cuando se acercó.
–Oh! Idiota. –Lo golpeé en el brazo–. Qué haces aquí?
El calor corporal de Joe me calentó, no sólo el calor que manaba de su alma, sino el calor de cada palabra que decía, el calor de su mirada y su sonrisa ardiente.
–La mejor pregunta es, qué diablos haces tú aquí? –Me preguntó y después se dirigió a Jerry–. Cómo pudiste siquiera pensar en traer a un lugar como éste a Angelique?
Jerry no contestó. Yo deseaba decirle que tenía razón, había visto a Joe.
–Entonces sí eras tú. –le dije a Joe–. El tipo del bar eras tú, y te peleaste con ese tipo.
–No, no era yo, y no hice tal cosa.
–Entonces por qué me pareció haberte visto allí? –pregunté.
–Porque seguramente has visto a un tipo muy atractivo. –contestó.
Contuve una sonrisa que se escapaba de mis labios.
–Eres un tonto! –le dije entrecerrando los ojos.
Él me sonrió, asintió encogiéndose de hombros y me agarró de la mano. Una sacudida de calor me invadió, su tacto fue como placentero fuego avivando mis hormonas.
–Si me disculpas. –Le dijo Joe a Jerry–. Quiero hablar un momento con mi chica, a solas.
Mi chico vampiro me alejó unos metros de Jerry para tener más privacidad.
–Por qué demonios has dejado que éste nene rubiecito te trajera hasta Somersault? –me reprimió–. Éste lugar es tan fantástico como peligroso.
–Adolph le dio su aprobación. –me defendí–. Y dime, por qué te has peleado en el bar con ese tipo?
Él resopló.
–Acaso no lo notaste? –preguntó–. Ese tipo trataba de seducirte. Y no tengo ni idea de cómo funciona la magia, pero con seguridad sé que eso de poner números de teléfonos en los pechos de las mujeres va mucho más allá de aparecer el papel por arte de magia entre tu ropa interior. Por otro lado, odié la parte en que susurró quién sabe qué cosas sucias en tu oído. Ese hombre luego tenía una mirada tan satisfecha como si te hubiera tocado por entero. Enloquecí, me calenté.
Una media sonrisa se curvaba en mi boca.
–Es por eso que me había parecido tan sensual el tipo que ganó la pelea. –De pronto vino a mi mente un recuerdo amargo, apreté la mandíbula–. Y esa mujer, ridícula rubia que se lanzó en tus brazos como perra en celo, quién era?
Él sonrió, odié esa sonrisa.
–Oye, no es como si pudiera evitar que las mujeres se me arrojen a los brazos, no tengo la culpa de ser tan irresistible. –presumió y se puso serio–. No intentes desviarte del tema, no debiste venir aquí, no lo vuelvas a hacer.
–Por qué? Porque podría ver como todas tus mujeres te besuquean? –Le reprendí cruzándome de brazos–. Es aquí a dónde vienes todo el día?
–Vamos! No empieces. –Me miró con enfado–. Si ese rubio mortal te pone en peligro de nuevo voy a romperle la cara, me oyes? Aléjate de ese mocoso.
–Ok. –Asentí con ironía–. Tú si puedes armar escenas de celos pero yo no puedo. De verdad, qué es lo que te pasa últimamente?
La furia de su mirada se acrecentó, la nieve caía del cielo mojando su cara ligeramente, su aliento era visible como una exhalación de niebla blancuzca. Su cabello, su rostro, su cuerpo, todo iluminado en la luz violeta de la luna.
–Escena de celos? –Repitió Joe, casi indignado, casi incrédulo–. Es que no te has dado cuenta? No me preocupa Jerry, ese chico es gay.

23 comentarios:

Marina dijo...

hahaha! en serio jerry es gay? o.O me encanto el capi! menos mal que todo era una pesadila xD tienes un premio en mi blog: http://onthebottomoftheocean.blogspot.com bye! ^^

HaNnY dijo...

HOo0oLa !!!
haha... muyy bueno el cap en verdad que me iso reir lo ultimo jerry sera gay ?? jaja ps kien sabe un chico tan gupo no puede ser gay seria una total y mega desepcion para las feminas jajaja bueno bueno me encanto el cap.. deveras que con tus noves me haces amar cada dia mas a mi joe espero y asi de tierno y cachondo sea en la vida real ajajja bueno se vale soñar ..........



Siguela !! me encanto :D

viko310 dijo...

JaaJaaa!
Se pasa Joee! xD
No me preocupa Jerry, ese chico es gay.
No te deemores mucho en subir el capitulo porfa!!
:D
Una fan viko310

Anónimo dijo...

steph!! sin palabras.. amo tu nove y este cap fue geniall me dio miedo la primera parte pobre angelique y lo del tipo de la magia y el numero de telefono en los pechos fue genial jaja y los celos de joe ni hablar...
por diosss seguilaaaa
tattyJb

Cecy dijo...

Jaja Jerry es Gay?? jaja fue gracios xP pero bueno pobre anqueline, todas las cosas chistosas y macabras que le pasan jaja bueno ya publica el proximo cap bueno ya me voy Bye

By: Cecy

Gallethiitha Jonas dijo...

Ola nena
bueno eso de que Jerry es Gay me sorprendio muchisimo, pero wow Joe siempre con sus celos al maximo .
Tu novela me hace sentir como si deverdad me estuviera pasando eso espero que estes super bien y que sigas tu novela ok
Bueno, mi novela esta apunto de terminar y no se que mas hacer con ese blog
bUENO cuidate bye

Anónimo dijo...

LMAO!!!!!!
Jeerry Gay!! hahha nunk me lo hubiera imaginada,buehh si es asi q desperdicio de chico guapo hahah
maravilloso el cap me imagine toda la pesadilla,sentir ahogarse es horrible just saying haha

la nove cada vz se pone mejor!!
pero joe esta super raro de todo se enoja...humhh

espero el proximo cap con asias!!

besos

*Ella

Janerkis JB dijo...

De verdad o.O Gay?? Jerry?? OMG
Pense todo de el pero Gay no
me lo creo jaja

Ay Steph siempre me sorprendes
con lo qe escribes.
Desde lo mas serio hasta lo mas
chistoso haha

Ayy Muero me parto de la risa.

Ahi es qe Joe trabaja??
Porqe
todas las chicas deben de ser
rubias oxigenadas.
Dios las odio bueno solo
en las noves jaaja

Ame el capi.
Jerry es un traicionero yo sabia
qe el no me daba buena espina
es malo.
Aunqe salvo a Angelique pero
como qiera no confio
y hasta qe no me pongas algo
qe me haga cambiar de parecer
lo sigo dicienndo jaja

Dios me encanta las escenas de
celos de Joe jaj
me divierto mucho con ellas.
Porqe es qe el lo resuelve
de la manera mas violenta
y sexy posible jaja

Awwww amo esta nove
Steph debes de seguirla rapido
plizz muero si no subes capi
(muy exagerada yo)

Qe bueno qe nos diras lo de tus
proximas noves. Pliz no dures
mucho qe qiero saber.

Siguela pliz
ya me voy

Bye cuidate te qiero

siguela pronto
besos

Floppy! dijo...

omg! ajjaja jerry es gay? ajjaja q gracias no te lo puedo llegar a creer! ajaajja nooo este cap.! ajaja me encanto! ajaajja ya espero el otro con ansias un besitoo
Floppy!

Anónimo dijo...

ahahahhah, steph te la luciste con este cap, cada palabra, cada detalle fue completamente ilusionante!! no podia dejar de reir, bueno...a lo primero no me reia porque debo admitir que me dio miedito todas esas pesadillas!!

jerry gay ¿no lo puedo creer? aunque no me soprenderia, la mayoria de los hombres que son gay estan buenisimos!! que desepcion!! me encanta tu nove!! y muchas gracias por responder mis preguntas, mi madre ya me dio la autorizacion!! por cierto Somersault me recuerda un poco a halloween town pero mas escalofriante!! pregunta ¿que significa somersault? att:perla (joejonas15)

AndyKrats dijo...

Bueno bueno.. pero wey por lo dejas haci??WTF? de la peor forma en la que podes dejarla era diciendo que Jerry es gay OMG!! Igual me parece taaan raro.. me volvi loca.. me enoje cuando casi entrega Angelique.. lo insulte hasta en japones.. xD Extraordinario el capitulo me iso sentir todas unas sensaciones ... tuve miedo de verdad intriga nervios bronca. de todo... Muuy bueno, cada uno de ellos son maravillos.. y uno mejor que el otro es dificil decidir cual es mejor porque son exelentes.. obvio, aparte tu forma de describir las cosas situaciones sentimientos y pensamientos te hacen meter en la novela como si vos fuersas el protagonista.. te hace sentir que es real absolutamente todo!! Y Eso es lo que mas valoro cuando leeo, me encanta y me parece de buena autora que logre que el lector sienta que se real .. que se meta en la histora y que siempre lo deje sorprendido.. por los menos para mi! Sos la mejoor .. y creo que te nes muchas cosas en comun la musica y los pensamientos tambien. entonces me preguntaba si podrias recomendarme un libro ..poque tengo ganas de leer uno porfa :)

Muuuchoo Suuerte Te Adooro Steph =)

Aaandy!

*Lawis Jonas* dijo...

jerry gay?? o son solo celos de joe?

wow me encanto el cap desde la vez pasada no habia podido comentar estava con muchas cosas lei el cap 2 minuos despues de que lo subiste pero justo cuanod hiba a comentar se fue en internet y mi mamá me dijo que hibamos a salir. pero me encanto en verdad me encanto de verdad me sorprendio pero este cap mas amo la magia creeo que eso se puede lograr en el fondo de nuestro interior pero aveces por falta de tiempo nunca nos detemos a pensar si existe ese lugar con el que siempre soñamos.wow nena en verda no me alcanzan las palabras para describir hasta donde vuela mi mente cada vez que comienzo a leer esta maravillosa historia. TKM me encanot el cap y ya quiero saber si jerry es gay porque imaginaba todo de el pero jamas me imagine eso jiji en fin devo irme no sin antes preguntar algo tonto pero en fin saber tu respuestano es nada malo!!

¿Crees en los cuentos de adas, crees en la magia?

espero tu respueesta tkm

bye nena


=)

*Lawis Jonas* dijo...

asi lo olvidava subi apenas el cap1 de pide al tiempo que vuelva espero un comentario de tu parte.
cuidate ahora si me voy

http://lawispidealtiempo.blogspot.com


me voy nena


bye



=)

Anónimo dijo...

ame el cap deverdas que tienes un gran talento amo tu novela no hay capitulo que no me guste amo todos los caps ya quieor leer el otro

GraceNuLop dijo...

O MY GOD jaaajj GAY??.. y por q joe tiene el pelo largo??? o cieeelos ta muy bueno es cap :)

maya dijo...

ERES LA MEJOR ESCRITORA KE JAMAS ALLA CONOCOCIDO TE JURO KE EH LEIDO TODO TIPO DE NOVELAS PERO NINGUNA COMO LAS 3 KE HAS ESCRITO ME AH HECHO SENTIR DE TODO POR DENTRO AL LEER CADA PALABRA DE LO KE ESCRIBES SINCERAMENTE MUCHISISISIISISMAS FELICITACIONES !! TE FELICITO DEMACIADO DEVERIAS GANAR UN GRAMY!!! AMO TU FORMA DE ESCRIBIR DURE 2 DIAS SIN PARARME DEL COMPU LEYENDO "MAS ALLA DE LA ATRACION" Y AMO TU NUEVA SAGA DE VAMPIROS!!!
BUENO SOLO TE FELICITO DE NUEVO , TIENES UN GRAN TALENTO AMIGA
ESPERO KE PASES POR MI NOVELA Y LA RECOMIENDES
http://mayalove-life.blogspot.com/
SALUDES DESDE COLOMBIA!!
ATT: MAYA
Y FELICITACIONES!! :D

elianne dijo...

OMG!!! ME QUEDE SIN PALABRAS...NOSE Q DECIR SOS LA MEJOR EN ESTO NO LE GANAS A NADIE :D BUENO CUIDAT
BYEEE

Bea dijo...

Ya me he puesto ald día :)
Me ha encantado este capitulo sobre todo el final ;)
Siento no haber comentado antes pero ya casi no tengo tiempo para leer tu novela con tranquilidad (l)
Espero que pongas el proximo pronto :) Y pasate por mis historias =)

Besosss

Anónimo dijo...

maravilloso cap
jerry no me da confiansa
awww y joe y sus celos me encanta
sube pronntooo XD

besosssss

estella

domenica dijo...

plissss....sube cap lo necesito.........eres increible...escribes increible,no te conozco pero te amo bessssosss

Katita dijo...

Steph amore, me estoy desesperando y no es bueno ni para ti ni para mi qe yo me desespere ¬¬" ¿Capicci?

Ok jaja dejo de hablar como mafiosa y te digo: ¿¡GAY?! Jajajaja Ese Jerry sale con cada uno, este hombre se mete en mas lios qe yo y eso es hablar hahaha! Amo a mii Geme (Janerkis JB) Por intentar matarme con este GRANDIOSA novela xDDD! Bueeh
como ya viistee Jane esta desquiciada nuu? ps como somos gemelas vas a tener qe aguantar dos desquiciadas en la novee jajaja!

AY Steph haha Joe me mata: "No gemelo malvado" Ay papasito ya kiziera yo que tuviera un bendito gemelo, condenado. No sabes lo qe hariia yo jajajaja!

Weeh algunas mentes todaviia son sanas y castas, jaja naah creo qe bromeo =).

Enserio, se me hace que Seduccion es mucho mas caliente que Tentacion, enserio me calienta muchisimo mas ay mas escenas asi y WOW! Jajaja kiero mas xDD

UUf bueno bueno dejo la habladeria pero antes muchas mas cositas!=) Ay enceriio me has echo llorar muchisimo con Alan, esq se me hace un personaje tan tierno tan reserevado, aiish me produce una dulzura horribley jaja no hablemos de Diarius ese me enciiende jajaja amo cuando aparece y no deja ni hablar a Ange jaja!
Bueno Adolph se me hace un personaje bastante cariñoso cuando kiere, y muy protector jajaja y Nina ta loca simplemente xDD!

Creo qe se la voy a tener jurada a "Caro" durante un tiempeciito ¬¬"

Este Joseph se ha acostado con medio mundo me cabe. Weeh bueno ya dejode hablar estupidecees y te djeo para qe escribas capii y me lo dediques jajaja yo ya sueño.

No pero jaja seria WOW un hermoso honor =)

Te adoro Steph, creo qe estaria demasiado orgullosa si esta novela saliera publicada como un verdadero libro, seria nu fan #1 aunqe haha todas me van a discutir! =)

Yo no te he seguido desde tus primeras novez, y eso seguramente lo sabes porq yosoy dificil de olvidaar (Jaja se me pega el GRANDISIMO ego de Jane haha) Bueno no enserio, me pareces una excelente escritora! =)

Y ya te dejo para qe llores con mi hermoso testamento xDDD!

Naah solo qe estoy orgullosa de qe tu seas Jonatica, porq si sales como vdd lectora ten por seguro qe intentare secuestrare 8) Jajaja!

Bueno te adoro muaaak! ¡SUBE CAPI RAPIDITO PS! =)

Att: Tu loca vampirita obsecionada, Katita =)

viko310 dijo...

No es que sea impacientee pero necesito tu novela, literalmente, ...Una Fan! :)

Janerkis JB dijo...

Katiita Geme, Como vienes a
decir cosas semejantes de mi??
Yo con un gran ego? claro qe no ¬¬

No le creas Steph aca entre nos
esta loca jajaja

No Steph ya eso es abuso jaja
Nos tienes dependiendo de un hilo
estoy entre la vida y la muerte
(asi o mas dramatica)

Dale Steph qiero el capi 13
estoy terriblemente desesperada
muero de intriga, me ahogo en mi
llanto, mis ojos no ven otra cosa
qe el proximo capi.

Por favor pon capi pliz ='(

Te adoro niña pero sube capii

VISITAS

.

.