.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

viernes, 21 de enero de 2011

Capítulo 6: Promesa de Muerte


Capítulo 6: Promesa de Muerte

Mierda. Debo estar enloqueciendo, dije en mi mente.
Abordé mi camino hacia las escaleras de color negro, subí otros trece escalones y…
¡Puf!
Bloqueando mi camino, Eustace se materializó en la siguiente habitación, que también era la misma, sólo que con paredes rojas, reloj rojo, silla roja, ajedrez rojo con piezas rojas, otras escaleras rojas, el ascensor con sus puertas cerradas y, por supuesto, Adrien continuaba ahí.
Incapaz de creer aquella locura, intenté retroceder por las escaleras en las que había llegado, en cuanto di un paso hacia atrás me topé con una pared.
–Oye. ¿Qué clase de disparatada magia estás haciendo? Se suponía que las escaleras negras por las que vine deberían estar justo… aquí –exclamé alterada palpando la pared escarlata con la que me estrellé.
–Evangeline… –oí decir a Eustace con inapetencia–. Estás castigada.
Me volví lentamente hacia él, con una inexorable mirada.
–¿Eh? ¿Qué fue lo que hice? Me he comportado como un ángel desde que llegué aquí –discrepé, mi voz se agudizó con la tonalidad de protesta.
–Reprobaste tu parcial y tuviste una prohibida sesión de morreo con Damien –discutió él cruzando sus brazos en su pecho–. Eso es suficiente para no dejarte salir durante dos semanas enteras, además repetirás tu prueba escrita y tendrás tres exámenes más en los próximos tres días. Te aconsejaría estudiar, no viniste aquí para pasar tiempo de calidad con tu hermoso príncipe encantador.
–¡Eustace! –lloriqueé.
Se rió con un bufido.
–Ya suenas como el resto de los chicos –Eustace exploró el cuerpo derribado de Adrien–. ¿Qué está haciendo este muchacho aquí? Pensé que lo había echado hace algún tiempo. ¡Dasha! Puedes comerte a éste –vociferó.
Pestañeé repetidamente.
–Adrien ya se iba, solo deja que… –cogí sus pies y tiré de sus botas. Las dejé caer de pronto–. Espera, ¿Liptaura se come a los muertos indeseables y Dasha se come a los vivos indeseables?
Eustace frunció el ceño.
–¿Cuándo conociste a Liptaura?
–Eh… había una… una chica ahorcada que colgaba... No sé si se suicidó o alguien la suicidó, pero aquella criatura de alas se la llevó –tartamudeé–. Me pareció que quería…
Eustace me hizo callar dándome una severa mirada de reprobación y situando sus manos encima de mis hombros.
–¿Cómo que una chica muerta?
–Adrien dijo que se llamaba… ¿cómo era? –hice muecas recordando–. Jessi, Jenni tal vez. Su cabello era… ya sabes, corto, amarillo, igual a…
–Jane –musitó él para sí mismo.
Levanté mi dedo índice.
–¡Ésa es, Jane!
–Mierda, ¿quién ha dejado libre a Liptaura? –Eustace sacudió su cabeza–. No importa, me encargaré de eso, quédate esperando a que Bathory despierte, cuando lo haga, haz que se marche.
Igual que un fantasma, Eustace traspasó una pared y se marchó atravesándola.
Atónita, con mi mandíbula desencajada, me quedé observando seriamente la pared por la que había desaparecido. Dispuesta a seguirlo, di zancadas veloces hacia el muro rojo y en un segundo todo comenzó a verse difuso, de colores y en movimiento.
Mi cabeza había colisionado más que duramente contra la pared, que era tan sólida que parecía increíble.
Paradójico, se suponía que debería parecer normal que una pared fuese sólida, no obstante, mis ojos acababan de presenciar la desaparición de un “hombre” que cruzó quince centímetros de sólido concreto mejor de lo que cualquier espíritu pudiera haberlo hecho.
–Ouch, ouch –siseé frotando mi frente que ahora tenía otro moretón. Posé mis ojos en Adrien, que parecía dormido–. Ya vuelvo, Adrien, no te muevas. Claro que no creo que lo hagas pero…
Me hice callar a mí misma, corrí hacia el ascensor y presioné muchos botones, parecía una estúpida, pero le pedí en voz alta al artefacto que me llevara hasta el pasillo de los espejos. Cuando las puertas volvieron a abrirse ahí estaba, en aquel corredor.
Apresurada, fui hasta el dormitorio de Damien, al abrir su puerta perdí el aire, quedándome petrificada en mi sitio.
Damien se encontraba sobre su cama, encimado en Ivonne, los dos estaban besándose mientras él levantaba su camisa.
Mis ojos se llenaron de fuego y odio, mi respiración se alteró, un nudo imposible de tragar se atoró en mi garganta, mi pecho dolió como si se desgarrara. No podía creer que fuera él, no podía creer que estuviese haciéndome esto.
Los dos se detuvieron al verme, los ojos de Damien pillaron los míos, parecía desorientado, regresó su mirada a Ivonne como si no pudiese creer que ella estuviese bajo su cuerpo y se levantó de un salto.
–Oh Dios, Ania… –comenzó, encaminándose hacia mí dando traspiés como si sus pies fallasen.
Enmudecida y roja de cólera di dos pasos hacia atrás para después emprender a correr muy lejos de él.
–Ania, espera… escúchame –vociferó.
Tuve el impulso de mirar hacia atrás, contemplé a Damien afianzado del umbral de su puerta con la frente descansada en un brazo. Escapé entrando en el elevador, donde me encontré con Adrien. Por suerte Damien no pudo alcanzarme.
–¿Estás bien? –interpeló–. Parece que hubieras visto un fantasma.
Mi pecho se elevaba y caía con el discontinuo ritmo de mi respiración.
–Adrien, me equivoqué, fui una estúpida, una idiota –me esforcé para no llorar.
Sus brazos me atrajeron hacia sí, apreté mi cara en su pecho mientras él me acariciaba el cabello.
–¿Qué fue lo que te hizo? –me preguntó.
–Me engaña, él me engaña –mi voz sonó terrible, aguda, temblorosa y rasgada.
Llegamos al vestíbulo principal y Adrien se mantuvo abrazado a mí.
–No quiero que llores, ¿sí? –me aconsejó.
Respiré profundamente.
–Lo sé, no puedo llorar por esto, Damien no puede hacerme llorar.
Pero todo me dolía por dentro, dolía peor que cualquier herida física que alguna vez hubiese tenido, dolía justo como una puñalada en mi pecho que sangraba y sangraba. Sin embargo, nadie había muerto, se suponía que nada me podía hacer llorar ahora, se suponía que desde la muerte de mamá me había propuesto hacerme fuerte y no volver a llorar por idioteces. Y lo había logrado, hasta que Damien llegó con su aspecto de ángel queriendo hacerme sentir delicada y viva. ¿Para qué? ¿Para luego engañarme?
¿Cómo no se me había ocurrido? ¿Qué chico inteligente estaría con una niña pequeña y problemática como yo? Él prefería a las chicas más adultas y guapas. Yo no tenía nada de especial, significaba para él una chica con la que se acostó y nada más; si me había tratado diferente o especial de alguna manera era porque yo era la hermana de su mejor amigo.
Es que, claro, en el Hotel Nightmare no había alguna otra chica con la que pudiese estar, así que me usó, por eso no le importaba si yo me marchaba a casa.
Maldito perro.
Justo cuando creí que todo iba bien, cuando parecía que nuestra relación era perfecta.
Nunca debí haberme enamorado de él como una perfecta tonta, nunca debí haber venido a la academia, nunca debí haberme metido con él a la cama.
Nunca debí haberlo conocido.
El rencor consumió mi corazón, odiaba a la perra de Ivonne, odiaba a Damien, me odiaba a mí misma. Papá y Colin tenían razón. Había pensado que Damien era diferente, que de verdad quería estar solamente conmigo y que me amaba.
¡Tonta!
Parpadeé para limpiar mis ojos humedecidos en lágrimas de rabia.
–¿Por qué demonios me hizo esto? ¿Por qué no pudo decirme desde el principio que lo único que quería era darse revolcones conmigo y nada más? –grité furibunda. Pateé una mesa cercana–. ¡Lo odio, es un maldito!
Adrien rodeó mi cintura con un brazo, elevó mi rostro desde mi barbilla y me miró sonriendo.
–Tranquila, yo sé cómo te sientes. Tú y yo nos parecemos más de lo que crees –susurró con su cara cerca de la mía.
Y me besó, con suavidad, movió sus labios sobre los míos, me obligó a abrir mi boca y su lengua bailó con la mía dentro de mi boca. No sólo dejé que pasara, sino que, violentamente me aferré de su cuello y le incité a besarme con más vehemencia. Su agarre se hizo más apretado, se movió conmigo hasta arrojarme en el sofá.
La venganza quizás no era una buena salida, pero siempre era dulce al paladar.
Me perdí en un embrollo de odio, cerré los ojos, viendo solamente negrura mientras sentía los labios de Adrien recorriendo impetuosamente mi cuello, sus manos puestas en mis caderas aguardando el momento correcto para levantar mi camisa. Él era un chico borracho y perdido a causa de una traición. No importaba lo que quisiera hacer conmigo, se lo permitiría aunque luego me arrepintiera, nadie merecía una traición.
Traté de borrar la imagen de Damien de mi cabeza, sentí el modo en que mi piel enrojecía con el roce de los feroces besos de Adrien, besó toda mi cara y mi cuello con desesperación.
–Lo siento –farfulló él de pronto–. Siento todo el daño que te hice, Brittany.
Me paralicé, la mención de aquella chica me hizo ver llamas por todas partes, abrí mis ojos y rodé por el sofá zafándome de Adrien.
–¡Imbécil! –grité tan fuerte que mi voz se escuchó como un feo chillido–. ¡Eres igual a todos! Por eso eres su primo. ¡Odio a todos los malditos hombres!
Como pude subí a mi habitación y lo primero que hice fue arrojarme en mi cama, enterré mi cara en las almohadas rosas que olían a fresa, queriendo ahogarme en ellas. Traté de evitar llorar a toda costa, aun así no pude, debido a que las imágenes de Damien y esa zorra regresaban a mi cabeza una y otra vez, torturándome. Siempre era igual, si recordaba, lloraba.
Deja de llorar, nadie ha muerto, me reñí.
Un reguero de lágrimas empapaba mi cara y mis sábanas.
Escuché la ventana abrirse lentamente, me sobresalté y me apoyé de mis codos para echar un vistazo.
Susan estaba sentada en el alféizar de la ventana, en su forma humana, esbozando esa sonrisa de perra presumida hacia mí.
–Nada mal para alguien que nunca va a enamorarse, ¿eh? –dijo ella con un venenoso tono–. La verdad que nunca imaginé que tú y ese chico tan letalmente sexy pudiesen estar juntos. Y es que… ¡Mírate! –Susan me señaló, simulando estar echándome una ojeada de arriba abajo, aunque yo sabía que no podía verme, ahora era ciega–. Tú eres tan fea, poco femenina, tu ropa es horrible, sinceramente pareces tener quince años o menos. ¡Ni siquiera usas brillo labial! Tu cabello siempre se ve fatal y descuidado, usas tus uñas negras con tu esmalte estropeado y ni siquiera te importa, tus tennis siempre están sucios y son de chico. ¿Nunca pensaste en utilizar zapatos de tacón? Lo único que te falta es un feo tatuaje en el cuello y varios piercings en la cara para parecer la novia callejera de algún motorizado pistolero. Era obvio que iba a engañarte, idiota.
Humillada, me limpié los ojos, si antes mi autoestima había decaído ahora estaba por los suelos.
–Pensé que habías cambiado –dije sorbiendo mi nariz–. Sí, las zorras como tú nunca cambian.
–Hey, deja tus insultos. Yo nada más estoy siendo sincera. Y oye, ¿qué pasó con eso de “nunca lloraré por ningún hombre”, Srta. Nunca voy a enamorarme? Todo lo que hacías era alardear sobre lo mucho que odiabas el amor y todo eso. Llegué a pensar que eras lesbiana. ¿Y ahora te conviertes en la protagonista sufrida que llora por un engaño? –pausó para adentrarse en la habitación de un salto–. Ok, debo aceptar que Damien está como quiere. Llegamos a acostarnos, es un dios en la cama. Pero, despierta ya. ¿Crees que de verdad quería pasar su vida contigo o algo? Los hombres necesitan del sexo como de la comida, y tú eras la única que estaba ahí. Ahora que se da cuenta de que hay mejores chicas te desechó.
–¿Qué demonios estás haciendo aquí? Además de espiarme y actuar como una víbora. No eres bienvenido aquí, asquerosa bestia ciega, al parecer ahora sí eres una verdadera arpía –intenté decir algo peor, sin embargo no se me ocurría nada en mi permanente estado de depresión y resentimiento.
A continuación algo se mostró en la ventana detrás de Susan.
Liptaura, quien tomó a Susan del cuello. Su rostro se curvó en terror y ella lanzó alaridos de pánico. El hada demoniaca la arrastró a través de la ventana y se la llevó. Corrí para mirar por la ventana, solo para descubrir que no había rastro de ninguna de las dos criaturas venenosas. Ni Susan, ni Liptaura. Me pregunté si aquella Doxy se comería a Susan. Lo que fuera que le hiciera, se lo merecía, aunque una parte de mí sintió culpa, no podía dejar que alguien muriera así como así, incluso tratándose de Susan.
Por otro lado, Susan ni siquiera era una persona, ella era un Vanthe, feo y horrible.
Debatiéndome conmigo misma, telefoneé a Cole a su celular, no tenía ganas de perderme de nuevo en la mansión buscando a mi hermano.
–Cole, soy yo –procuré mantener controlado el tono quebrado de mi voz–. Avisa a Eustace que Susan vino por aquí y su malvada Doxy quiere comérsela –después de una breve pausa agregué–. Por favor.
Casi podía ver el ceño fruncido de mi hermano cuando dijo:
–¿Te pasa algo?
–Gripe –mentí y colgué rápidamente para volver a mi cama a llorar, intentando quedarme dormida para dejar de recordar y de pensar.
Me preguntaba una y otra vez: ¿Por qué me hizo esto? ¿Por qué me humilló así? Ni siquiera había ido a buscarme, ni siquiera había venido a darme una explicación. No es que yo quisiera escucharle, pero cualquier chica se sentiría mejor al saber que su chico viene pidiendo perdón y suplicando otra oportunidad.
Minutos más tarde la puerta de mi cuarto se abrió pausadamente, no me molesté en moverme para ver quién era, mi cabeza estaba cubierta de sábanas y almohadas, ahogando mis sollozos.
–Te dije que estaba mal –susurró la voz de Miranda a alguien.
Oí los pasos aproximándose, una fuerte mano masculina se posó en mi espalda.
–Hermana, ¿estás despierta? –escuché a Colin.
Pensé en fingir estar dormida, no iba a mostrarme llorando como estúpida por Damien.
Muy tarde, Miranda sacó las almohadas y fundas de mi cabeza, hundí mi cara en mis brazos gruñendo. Colin me dio la vuelta.
–Oh –espetó–. ¿Tú realmente estabas enamorada de él?
Genial, todos lo sabían, todos sabían sobre mi humillación, sobre el desplante que me había hecho Damien.
De todas formas, asentí con la cabeza, sin poder contener las lágrimas. Colin abrió sus brazos y me abrazó, después besó mi cabello.
–No tenía idea, pensé que habías dicho que no te enamorarías jamás, pensé que…
–Golpéalo –le interrumpí.
–Ya lo hice.
Tiempo más tarde, me quedé dormida abrazada por Colin y Miranda, tal como una niña que va a la cama de sus padres cuando tiene pesadillas. Papá y mamá no estaban, y habían pasado muchos años desde la última vez que me había metido a la cama de mis padres por una pesadilla, pero esto se sentía igual.

Había una nota de: “SUBE AL SALÓN DE CLASES CUANDO DESPIERTES” sobre mi puerta escrita por Eustace. Era de noche cuando desperté, tomé una veloz ducha, me vestí desanimada y observé el enredo de mi cabello, sin ánimos de arreglarlo.
Comencé a cruzar el pasillo repleto de espejos, sin fijarme en ellos o en cualquier otro cuadro, con mis manos metidas en mis bolsillos.
Me percaté con preocupación de que las luces se apagaban por cada sitio al que pasaba.
Cuando me di la vuelta me asusté al vislumbrar una sombra que cruzaba el pasillo detrás de mí. Solté aire al reconocer que era Miranda, que iba apagando las luces a cada paso que daba y desconectando electrodomésticos.
–¿Tienes idea de cuánta energía consume Eustace? La electricidad de esta academia serviría para cuarenta mansiones. El mundo muere mientras él usa su secador de cabello y alumbra cada espacio inservible de este lugar.
Enojada, ella siguió su camino, apagando las luces, y yo continué el mío, entre la oscuridad, con la cabeza apuntando al suelo.
Tropecé con un fuerte y grande cuerpo, lo primero que divisé fueron sus tennis viejos, puesto que estaba observando el suelo. Al alzar la vista mi corazón dio un respingo, yo sabía que era Damien, pero la visión de su rostro me hizo estremecer. Me hallé respirando con dificultad por su presencia.
No había huellas de moretones, ni marcas de golpes, ni señales de que Colin le hubiese dado una golpiza.
Lo esquivé, desvié mi mirada para marcharme, di un paso a la derecha para irme pasando por su costado.
–Ania, espera –sus manos aferraron mis brazos y me detuvieron.
–Déjame en paz –dije agriamente con mis dientes apretados.
–Tienes que oírme, Ania –insistió sin dejarme marchar.
–Suéltame.
Su contacto me hacía debilitarme, causando calor por todo mi cuerpo.
–Mira, yo… perdóname, Ania. Lo siento, me equivoqué.
Mi corazón se quebró aún más. Tenía la esperanza de que él me dijera alguna excusa, como que ella lo besó, o lo obligaron, o algo parecido.
No, nada.
Mis ojos se llenaron de lágrimas instantáneamente.
–¿Perdóname? Eso no arregla nada, Damien. No seré una tonta de las que se rinden al oír esa palabra –iracunda, me zafé de su sujeción y le golpeé el pecho con mis puños–. ¿Por qué diablos me hiciste esto? ¿Por qué no pude escuchar a papá? ¡Eres un sucio!
No se inmutó al recibir mis golpes, ni siquiera intentó calmarme.
–No, no llores, no quiero que llores por mi culpa –ahuecó mi rostro en sus manos, inmovilizándome.
Mis puños se apagaron lentamente mientras me daba por vencida.
–¿Por qué? –le pedí que me respondiera con una mirada llena de desprecio.
–No lo sé, no sé lo que me pasó. Me equivoqué, te pido que me perdones, pero no me dejes –rogó, su mirada era completamente suplicante, su voz incluso sonaba sincera, su rostro seguía siendo precioso–. Por favor.
–Muy tarde. Lo nuestro se acabó, para siempre, Damien –me deshice de él y corrí. Al alejarme le grité–: ¡Para siempre!
Al llegar al salón de clases noté que estaba vacío, lleno de polvo y sucio como de costumbre, con muebles cubiertos por sábanas que alguna vez fueron blancas. Esperé solitaria sobre mi escritorio, temblando de ira, limpiando mi cara de las lágrimas.
Entre la sombría oscuridad se escuchó el leve sonido de una brisa gélida y congelante que venía de alguna parte. Sentí mi piel erizarse, mis huesos helando, tirité.
El silencio se cortó inesperadamente, una voz femenina comenzó a tararear alguna escalofriante canción de cuna en mis oídos. Giré en redondo, dándome cuenta de que nadie estaba conmigo, nadie además de cientos de arañas negras que corrieron por las paredes y encima de mis zapatos.
La suave voz continuó tarareando en la proximidad, y cada vez parecía hacerse más fuerte, podía sentir el aliento de hielo colisionando contra mi nuca, la vibración de la voz en la cercanía.
Ligeramente aterrada cubrí mis oídos, reacia a escuchar el canto diabólico de la mujer, cosa que no funcionaba, porque el maligno tararear entraba en mi cabeza de manera impresionante, como si formara parte de mis propios pensamientos. Encima de la voz femenina se oyeron un par de risas de niños, pasos revoloteando por la madera del suelo y un sonido rechinante poseyó la habitación. Se trataba del resto de los escritorios viejos y dañados que se hallaban arrinconados en las esquinas, el rechinar áspero de sus patas metálicas que chirriaban como si estuviesen siendo arrastradas por el suelo.
Claramente podía imaginar la escena, un par de niños en vestimentas de épocas pasadas, corriendo a través de los pupitres, jugando entre sí, escondiéndose tras el escritorio y moviendo cada mueble a su paso mientras correteaban por el salón.
Un vaso con lápices que descansaba sobre el escritorio de Eustace se volcó, haciendo que los colores y bolígrafos rodaran por la mesa y que muchos cayeran hasta el suelo. Me aferre de mi silla, patitiesa como la cabeza de un venado disecado, aguardando a que todo pasara. Los borradores de la pizarra también se derrumbaron al suelo, provocando una gran nube de humo blanco de la tiza, éste me hizo estornudar una vez. Cuando la cortina de polvo se dispersó había salpicado toda la superficie verde oscura de la pizarra, dejando una gran mancha de partículas blancas en el centro, en la cual se comenzaron a formar letras, tal como si alguien estuviese escribiéndolas con sus dedos.
Los huesos de Charlotte. Se escribió con una espeluznante letra desgarbada.
Desconcertada, leí varias veces.
¿Qué pasaba que últimamente mi madre estaba metida en cada aspecto de mi vida? ¿Es que acaso no querían dejar que me olvidara de su muerte?
Los tarareos no dejaron de resonar entre las paredes, y al examinar con mis ojos la habitación descubrí una figura parpadeante en una esquina, una figura traslúcida y gris. Una mujer con vestido blanco, cabello largo, rizado, sin brillo, que caía como cascada por su fantasmagórico cuerpo. Su cara era blanca, con mejillas hundidas y pómulos sobresalientes, sus ojos vacíos y sus labios del mismo tono grisáceo de su piel.
Y yo que pensaba que luego de haberme marchado del Hotel Nightmare no volvería a ver un fantasma en mi vida.
Mi corazón dio rápidos golpes insistentes en mi pecho, repiqueteando apresurado, sentía ese emocionante miedo recorriendo mi sangre. Mi nerviosismo aumentó, no sabía si correr o quedarme quieta, ni siquiera tenía armas conmigo, o nada para protegerme. De modo que me paralicé y observé al titilante espectro viniendo hacia mí con semblante asesino, no tenía ni un ápice de bondad. A mi izquierda oí un sonido sordo, en una esquina una de las sábanas de un mueble se resbaló cayendo al suelo y dejando al descubierto un alargado espejo de cuerpo completo con marco de madera. La habitación se reflejó en la superficie de cristal empolvado, pude distinguir el reflejo de cada cosa, de todo menos de la mujer fantasma, quien dejó de tararear cuando menos lo esperaba. Con una malévola risa que rebotaba de las paredes la aparición corrió hacia el espejo y fue tragada por éste, desapareció del mundo real y su imagen se mostró del otro lado del cristal.
Dudosa y temerosa me acerqué al espejo, noté que algo andaba mal en la imagen reflejada, el fantasma estaba dentro, mas no fuera, y la habitación que se mostraba del salón estaba… distorsionada.
En el vidrio, el salón de clases se hallaba completamente salpicado de sangre, había manchas rojas cubriendo el techo, las paredes, todo el suelo, los muebles cubiertos, la pizarra. Y sobre el escritorio de Eustace había un cadáver tendido boca arriba, pero no cualquier cadáver.
Mi cadáver.
Un versión de mí yacía muerta sobre el escritorio, en mi cuerpo la empuñadura de un cuchillo sobresalía de mi pecho, mi cabello manchado con sangre oscura se esparcía saliéndose de la mesa de madera envejecida, mis brazos, también salpicados, colgaban a cada lado, mis piernas caían hasta doblarse en el extremo de la mesa, mis pies pendían casi tocando el suelo, mi expresión era vacía, igual a la de una satánica muñeca, tiesa, pérfida, sin alma. La mujer fantasma señalaba mi cadáver con un dedo y una cruel sonrisa.
Parecía una clara amenaza, o mejor que eso, una promesa de muerte.
Miré a alrededor de mí, buscando la similitud de la habitación real con el reflejo. En la realidad el salón no estaba cubierto de sangre, sobre el escritorio lo único que yacía era el montón de lápices caídos, y el fantasma tampoco estaba.
Sin darme cuenta había empezado a hiperventilar, al devolver mi mirada al espejo todo era normal otra vez, no había ni fantasma, ni cadáver, ni sangre.
Suspiré, cerrando mis ojos, todo se vio negro por un instante, y luego, al abrir mis ojos nuevamente avisté a la mujer espíritu proyectada en el espejo, justo a mis espaldas, sentí su respiración en mi cabello, dejé escapar el aire de un tirón, cuando apreté mis puños me di cuenta de que las puntas de mis dedos estaban frías, mi garganta seca y corazón más acelerado que nunca.
Tan pronto como di media vuelta vi al espanto desaparecer en un celaje de álgida niebla y los tarareos regresaron, taladrando mis oídos y poniéndome la piel de gallina.
–Tú eres la sombra que vi en la ventana de la torre la noche que llegué aquí –recalqué con susurros vacilantes, convencida de que la aparición estaba escuchándome–. ¿Qué es lo que quieres?
Me incliné para asomarme por la ventana, vislumbré desde lo alto la vista delantera de la mansión, notando que, efectivamente, ésta era la ventana de la torre más alta, por lo que llegué a la obvia deducción de que la silueta que nos acechaba la otra noche era este espíritu maligno.
Acto seguido, unas manos frías y de piedra me empujaron, haciéndome caer por la ventana y enviándome a volar por los aires. Tuve apenas tiempo de soltar un alarido, sentí el aire bajo mis pies, la fuerza de gravedad actuando como magnetismo, atrayéndome a toda velocidad hacia el suelo, mis estómago sintió millones de cosquillas incontrolables, igual que cuando tienes esos sueños en los que caes al vacío, igual a descender a muchos kilómetros por hora en una montaña rusa o a despertar de una pesadilla mortal con el corazón a mil por hora.
Justo cuando veía el suelo acercarse las mismas manos esqueléticas, frías e invisibles me sujetaron y me colocaron con elegante delicadeza sobre las crecidas hierbas del jardín, docenas de lápidas envejecidas me rodeaban, también huesos y algunos cráneos amarillentos.
Me puse de pie, el fantasma se hizo visible frente a mí, lanzándome una mirada desafiante y siniestra. Un segundo después su traslúcido cuerpo se movió hacia mí y me traspasó.
Me pareció sentir cada órgano de mi cuerpo siendo tocado por una escalofriante brisa helada, corazón, pulmones, estómago, riñones, páncreas, esófago, cada parte de mí se enfrió y caí sobre mi trasero en una lápida de piedra.
Gimiendo con quejidos y soltando maldiciones volví a levantarme. Le eché un vistazo a la lápida en la que había aterrizado mi trasero. Pude leer Charlotte E. Hammond, 1797 – 2005. Sin ningún epitafio.
Estupefacta, cubrí mi boca con mis manos, me agaché y retiré con mis nudillos algo del moho que cubría la lápida.
Era la tumba de mamá, eran sus huesos, sus restos, su cuerpo.
Apenas presté atención a la antigüedad de la fecha de nacimiento.
Emprendí a correr hacia el interior de la academia, toqué insistentemente la puerta, emocionada. Colin abrió, aburrido, me observó de arriba abajo, cogí su mano tirando de ella.
–¡Ven a ver! ¡Mamá fue enterrada aquí! ¡Encontré a mamá! –clamé mientras conducía a Colin hacia su lápida.
Me arrodillé sobre la lápida, sin poder creerlo, Colin parecía pasmado, se sentó lentamente en una roca mientras examinaba la tumba.
–Ahora podré ponerte flores y hablar contigo, mamá –dije, mis ojos se llenaron de lágrimas–. Nunca había llorado tanto en un solo día, mamá, te extraño, te extraño.
Cole me rodeó con un brazo.
–Calma, hermana, es sólo… es solamente una tumba, no significa nada, no es como si mamá estuviera viva o algo –dijo intentando darme calor con su abrazo.
No me importaba lo que dijera, de este modo me sentía más cerca de ella.
–¿Es que acaso no la extrañas? –lo miré con mis ojos empañados.
Me besó en la frente.
–Claro que la extraño, la extraño tanto como tú, pero… te harás daño con su recuerdo, Ania. Me preocupas.
–Quisiera que estuviera aquí.
–También yo.

Colin y yo nos dirigimos hacia el salón de clases, que ahora estaba invadido por el resto de los chicos, Dimitri, el mellizo rubio y guapo, Charity, su hermana, la perra asquerosa de Ivonne, Eustace junto a su pantera, Adrien sentado sobre el escritorio de Eustace con un cigarrillo apagado rodando en sus dedos, Miranda, sentada en una silla con su guitarra desenfundada apoyada en una de sus rodillas. Y desde luego, también Damien estaba ahí, por un momento sentí su mirada fría posada en mí, después la apartó.
Me limpié la cara, no quería mostrar signos de haber estado llorando, no quería que Damien se regocijara pensando que aún lloraba por él. Después de la íntima sesión entre hermanos que tuvimos Colin y yo pretendiendo hablarle a mi madre, suponiendo que ella nos escuchaba, sincerándonos el uno con el otro, recordando los agasajos de mamá, había llorado a montones. Era increíble que pudiera llorar tanto en tan solo unas horas.
Estaba extrañando algo más, me dolía pensarlo y reconocerlo, extrañaba a Damien, necesitaba de sus besos apasionados en este momento. Pero qué más daba, él no me necesitaba como yo a él, estaba claro que apenas le importaba.
–Como ya saben hemos perdido a Jane por un incidente misterioso –estaba diciendo en voz alta Eustace–. Hemos tenido muchos inconvenientes estos días, estoy tratando de resolverlo todo. Miranda… –dirigió su mirada hacia mi amiga–. Si vivirás aquí como mortal que eres tendrás que cumplir con servicio social, ya sabes, la caza de fantasmas y todo el rollo. Ivonne, te graduaste hace dos años, te dejaré permanecer aquí otro mes, pero no más. Adrien, deberás someterte a rehabilitación, de otro modo no atravieses nunca el umbral de ese porche –Eustace señaló a la ventana–. Damien, tú también cumplirás castigo, por pasar la noche con otra de nuestras alumnas, específicamente, Ania –me sentí absolutamente humillada y ultrajada, no me atreví a darle una ojeada a Damien, no quería volver a encontrarme con sus ojos–. Deberás lavar las limusinas y a los unicornios del granero.
¿Unicornios? ¿Era eso alguna marca de auto?
–¿Sólo por pasar la noche con… bueno, con Ania? –protestó Damien.
–Sí, bomba sexy, solo por pasar la noche con la niña femme fatale –alegó Eustace–. Dimitri, Charity, sus padres han enviado unos automóviles para ustedes, ustedes pueden retirarse, por ahora. Cambiando de tema, la chica Vanthe que se coló esta tarde a la mansión ha sido llevada a las cárceles. Cole, Ania, Miranda, Damien, Ivonne. He recibido informes de que la estación subterránea del tren que viaja hasta Somersault está embrujada, es probable que algunos espíritus de la ciudad violeta hayan escapado, quiero que vayan hasta allí y le den un vistazo, y si encuentran fantasmas, extermínelos.
–¿Por qué narices debemos cazar fantasmas? ¿No se supone que los Leives son cazadores de Vanthes? –intervine confusa.
Varias risitas se escucharon en la habitación, ellos se reían de mí.
–A los Leives no se nos permite cazar ninguna otra especie que viva o exista en ninguna dimensión humana, solamente Vanthes. Por lo tanto, los días que somos simples mortales se nos autorizan cazar a los fantasmas, para entrenamiento, ya que ellos viven en otra dimensión, atormentan humanos, son espíritus de Manía y son invisibles y rápidos –me explicó Colin pacientemente–. Es como hacer servicio social.
Eustace asintió como afirmación.
–Todos estos años has trabajado para mí, niña –dijo él–. Desde el primer día que visitaste la mansión embrujada de Walt Disney World hasta tu estadía reciente en el Hotel Nightmare, yo siempre he estado detrás de todo eso. Te he visto crecer, también, así que si quieres puedes llamarme tío Eustace.
Pensé en la posibilidad de ir a algún lugar con Damien e Ivonne. Ni de broma.
–Paso, no quiero ir –me crucé de brazos.
–No es una opción –replicó Eustace despidiéndome una de sus miradas que me hacía creer que estaba muy desquiciado–. Déjame repetir el enunciado: quiero que vayan hasta allí y le den un vistazo, y si encuentran fantasmas, extermínelos. ¿Alguna vez dije: Ania, quieres ir? Debo estar loco, porque no lo recuerdo.

La furgoneta de Miranda había regresado a nosotros y se encontraba aparcada en el estacionamiento trasero de la mansión, donde habían otros autos, dos lujosos descapotables último modelo, uno negro, el otro rojo. La limusina púrpura de Eustace, también había otra negra, dos carrosas portentosas, una con una estrambótica forma de calabaza y la otra más elegante como las que usan las novias en sus bodas para llegar a la iglesia. Un Porsche amarillo, un Mercedes plateado, un Lamborghini estilizado, un Volvo recién salido de los catálogos de autos del próximo año, un Impala clásico, una minivan verde con ventanas rosadas, un par de SUVs, un aterrador autobús negro con pintorescos dibujos de payazos tristes y arañas pesadillezcas; y unas diez motocicletas alineadas en una fila perfecta de vehículos de dos ruedas, todas parecían costosas y muy bien cuidadas, salvo la última, una gran Harley, que estaba abollada, sucia, oxidada, empolvada. Uno de los espejos estaba quebrado, el otro ladeado a punto de caerse y seguramente habría perdido algunas piezas importantes.
Miranda y Colin caminaban a mi lado. Damien e Ivonne iban un poco más atrás, teniendo conversaciones en voz baja mientras mi rostro enrojecía sofocándose de cólera. Todos excepto Ivonne llevábamos nuestras mochilas sobre los hombros, yo estaba armada de nuevo, los cuchillos de plata en los bolsillos, en el cinturón, en el bolso, mi cuchillo titán escondido en los bolsillos interiores de mi chaqueta de cuero, un pequeño revolver cargado con agua bendita estaba en mi bota de cuero, un crucifijo en mi cuello.
Ivonne no parecía preparada para tener una lucha a muerte con fantasmas, su cabello abundante se veía perfecto, su falda era muy corta para correr, sus botas tenían un tacón exageradamente alto siquiera para caminar en ellos, sin embargo ella los lucía muy bien y no se tambaleaba ni un poco al caminar con trancos largos y contoneos, absolutamente segura de sí misma.
–¿Tengo que dejar que esa zorra entre a mi automóvil? –me susurró Miranda, lanzándole un vistazo de reojo a Ivonne.
–No si no quieres –contesté en un tono normal, intentando sonar neutral, conteniendo la ira para que no se reflejara cuando hablara.
Vi a Damien moverse hasta la vieja Harley en malas condiciones, él le sacudió el polvo y le echó un vistazo.
–Maldición –se quejó para sí mismo–. Antes estaba en malas condiciones, pero dudo que ahora se mueva –caminó hacia la pared en la que colgaban las llaves y cogió las suyas. Era su moto. Cuando ésta se encendió él se subió a ella y se miró en el espejo–. Eso es, nena –le habló a su vehículo dándole algunas palmadas y se volvió para mirarnos–. Sigan ustedes en la furgoneta, Ivonne y yo llegaremos en mi motocicleta hasta la estación. Nos vemos allá.
Dejé caer mi mandíbula, ardida por el enojo y los celos.

37 comentarios:

Nicolita Jonatika Cullen dijo...

priimeraaaaa
Oh
x
diiOs
Esta
iincreiible
Steph
nO
cambiies
siientO
muchO
lo
de
Tu
cOmputadOraa...
siigee
asiii..!

Anónimo dijo...

Segundaaaaaaaaaaaaaaaa
waiiiii
me
encanto
steph
ere
increible
sientp
mucho
lo
de
tu
compu
eso
me
ah
pasado
varias
veces
pero
lo
qke
me
alluda
es
guardando
los
caps
en
varias
memorias
o
cds
pk
ya
me
ah
pasado
un
par
de
veces.
continuala
qke
esta
muy
buena
att>Perla cuevas

Paula dijo...

Esa Ivonne ¬¬ hahahahaha Bueno.. siguela y no te deprimas por los pocos comentarios, tu novela es buenisimaa! no me canso de leerla, es más, hasta me subio el animo :D

Saludos!

Anónimo dijo...

Steph Gracias A Dios que no se te borro la novela porque si despues la tienes que dejar me moriria de la intriga!!
AAAAAHHHH! este capitulo Fue la Bomba enserio me hizo hasta llorar y cada vez que leia mas celos me ivan dando y encima Susan no ayuda para nada tan Zorra como siempre!!
Pu*a Ivonne la odio con todo mi alma y tambien odio a Damien no se como me puede dejar engañar por el
Steph siguee la nove y sube capitulos antes de tiempo que no agunto la curiosidad de saber como siguee !!

Attentamente: jonatica_joe&nick

Anónimo dijo...

Que alivio que no se te borraron los capitulos. La proxima ves que no tengas internet no vayas a un cyber ni nada, no importa si no subes en semanas pero no te vuelvas a arriesgar!
El capitulo de hoy me dolio en el alma ¿Cómo pretende Damien que Ania lo perdene despues de la que se mando? y encima el autentico pelotudo (porque lo es) solamente se dedica a empeorar las cosas.
¿Por qué Ania no le conto a Eustace o al menos a Colin de lo que le paso en el salon de alumnos? Igual es muy probable que Eustace ya lo sepa, pero es raro que no se lo haya mencionado a Cole.
No dejes de escribir solo porque los comenatarios decaen, VOS sabes que la novela es buenisima, es ESPECTACULAR!
Wow soñar con tu ex novio, si terminaste en buenas condiciones bien, pero si no es como awkward :/ lo siento por lo de tu perro. Y Adrien haciendo el papel de perfecto(? no me lo imagino jajaja.
En este momento preferiria que Ania quede sola, salvo que aparezca un personaje digno de ella, sino los otros 2 boludos no me van ya.
Besos.

MH

noeliah-c dijo...

Wow en este capitulo saltaban chispas!! jajaja me encanto como siempre, gracias a dios se salvaron los capitulos!!! ALELUYA! jaja en fin ... sigue asi !! Besos!!

*Lawis Jonas* dijo...

wow pero un poco triste damien y ania se me hacia la pareja perfecta y luego irce con esa vieja la tal ivone =(
que mal en fin creeo que tendras que subir pornto prque cada vez me dejas con ganas de leer mas dejeel aceo de mi cuarto amedias y en 15 minutos llega mi mamá me va a matar pero me vale adoro tu nove
=)
como quisiera tener la habilidad ue tienes para acordarte de cada uno de tus sueños es rara la vez que recuerdo alguno =(

en fin te dejo nena sigue asi lamento mucho lo de tu compu tqm!!
bye


=)

micaela dijo...

aah ODIO a damien quien se cree que es??? no por ser increiblemente sexy y totalmente irresisteble tiene que ser tan..tan ASI....no se como le pudo hacer eso a ania y nisiquiera le dio explicaciones porque que le diga perdon no es una explicacion.. estoy tan enojada que paresco ania aah dios lo odio

por otro lado me dio mucha lastima lo de la tumba de la mama de los chicos y me impacte cuando lei la fecha de nacimiento..
ah dios quiero que sigas con la nove no aguanto para que ania mate a damien o algo asi..besos

micaela dijo...

pd:que bueno que se borraron los capitulos porque yo tambien me mataba...

Anónimo dijo...

WTF?!...SIEMPRE HABIA KEDADO ASOMBRADA CON CADA CAPITULO, PERO EL DE HOY ME DEJO EN ESTADO DE SHOCK...NO PUEDO CREER TODO LO K PASO
NO ENTIENDO PORK DAMIEN SE COMPORTA DE ESA FORMA, COMO SI NADA HUBIERA PASADO Y ESA ZORRA =@, ESK ME SACARON EL MAL GENIO....
SENTENCIARON A ANNIA A MORIR?!!...NO PUEDE SER =S....Y LA TUMBA DE SU MADRE, POR DIOS! TENIA MUCHOS AÑOS!
ME DEJASTE EN COMPLETO SHOCK, JAMAS ME IMAGINE K ESTO IBA A PASAR EN LA HISTORIA, LA VERDAD NO ME LO ESPERABA...DE TODAS FORMAS ME ENCANTO!!!
MENOS MAL RECUPERASTE LOS ARCHIVOS, HABRIA MUERTO SI CANCELABAS LA NOVE xD....
ESPERO EL PROXIMO CAP CON MUCHISISIMA INTRIGA
XOXOXO
ATT:MCAMICC

nce dijo...

Uau que suerte, menos mal que se salvaron los capítulos, sino me moriría !!
Y respecto al capitulo, me has dejado sin palabras, no me lo esperaba PARA NADA!! No creía que le pasaría algo así a la relación de Ania y Damien!!
Tampoco me esperaba la repentina aparición de Susan para fastidiar aun mas ..
Y lo del fantasma me dio miedo hasta a mi, sentía como si estuviese en la situación en la que se encontraba Ania!
Bueno resumiendo, un capitulo impresionante, y sobretodo inesperado. Y respecto a la pregunta de si queremos que Ania se quede con Adrien o Damien, sin dudarlo te digo que con Damien !!
Siguela pronto, bss teq :D

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJA , me encanto el capitulo enserio , mori de la risa con lo ultimo pobre ania :/ , jajajjaa ! PERO QUE MAL QUE HAYAN TERMIANO PERO PRONTO REGRESARAN ESPERARE ESE CAP :s se reconciliaran en el cap 8 o 9 posiblemente 7 jajaja creooo :S ..
con que fantasmas eeh ! , QUIERO SABER PORQUE HAY TANTO DE CHARLOTTES , OSEA QUE SIGNIFICA TODO LO QUE PASA CON ELLA :| , Y SEAN FUE UN MUJERIEGO LO ODIE EN ESTE CAP ENSERIO SE PAAAAAASO :| , SIIGUELA , y que bueno que recuperastes los capitulos porque si no me muero :| OTRA PELEA CON LOS FANTASMAS WOOOW :s ANSIOSA POR LEER EL OTRO CAP , me tengo que ir steph comento en el otro cap ;)

BESOS Y CUIDATE

Ilse:)

Anónimo dijo...

Como puedo ese Damien ¬¬' maldita ivonne D:

ashanti dijo...

que bueno que se salvaron los capitulos arriba ay q hacer fiesta!!aver guardare este dia en mi memoria es la primera ves que te reclamo como que con quien se queda ania? OVIO que con damien mas te vale steph!! te vigilo ahora
maldito damien que hacia ensima de la vieja zorra esa la cual e olvidado el nombre yo que ania la mato ahi y a el lo mataria tambien ayy me enojo mucho!! zape a damien y a adrian ese tipo si que esta traumado!!! pobre ania la utilizan si no se queda con damien que se quede solo arriva las solteras!!o que se consiga a un tipo q si la meresca,amo a cole es un buen hermano insisto somos parecidos si k si ey que onda con la madre de ania? me quede con curiosidad sobre eso ay estoy furiosa con damien y sigue con la vieja esa pff mejor sola q mal acompañada si q si ay me emocione jijiji y que mal por lo de tu perrito u.u cuidate steph

Anónimo dijo...

ALEJANDRA TREJO:
OHHHHH MYYY GOOODD QUE SUCIO IDIOTA DE DAMIEN COMO SE ATREVE A HACERLE ESO A ANIA TODOS LOS HOMBRES SON IGUALESSSS ES MEJOR QUE SE QUEDE SOLA ANIA MEJOR SOLA QUE MAL ACOMPAÑADA PERO SI APARECE OTRO GALAN QUE REALMENTE SEA HOMBREEEE BIEN POR ANIA O SI DAMIEN TIENE UNA EXPLICACION REALMENTEEEE RAZONABLE PUES NO SE EL DESTINO QUEDA EN TUS MANOS STEPH HAYYY DIOS QUE VA A PASAR QUE EMOSIONANTE SON TUS HISTORIAS ME ENCANTAN LOS PERSONAJES VIVEN A MIL POR HORA,Y ADORO EL PERSONAJE DE EUSTACE ME ENCANTA SINCERAMENTE SON GENIALES ME ENCANTO LA ESCENA DE LA MUJER FANTASMA FUE ESCALOFRIANTE Y TUS SUEÑOS SON BIEN INTERESANTES YA QUISIERA PODER SOÑAR HACI CON DAMIEN PERO MI SUEÑOS SON BIEN LOCOS A VECES QUE NI YO MISMA LE ALLO SENTIDO HAHA Y QUE MAAL LO QUE TE PASO CON LO VIRUS HACI ME PASO A MI UNA VEZ DE HECHO ME MATO A MI USB UN VIRUS HACE POCO ESA USB ERA UN TESORO TENIA ABSOLUTAMENTE TODO AHI DESDE MUSICA, IMAGENES FOTOS DE LA FAMILIA, MIS HISTORIAS TAREAS TODOOO LO UNICO QUE TUBE QUE HACER FUE RESIGNARME MALDITOS VIRUS LOS ODIO Y LOS CIBER SON UNA BOMBA DE VIRUS POR ESO NO LOS VISITO MEJOR ME ESPERO Y VOY A LA CASA DE ALGUN PRIMO O AMIGO PERO TE DESEO SUERTE STEPH NO HAY COMO TRABAJAR EN SU PROPIA COMPUTADORA Y NO ESTES TRISTE VERAS QUE LOS COMENTARIOS SUBIRAN TALVEZ PARA ALGUNOS ES DIFICIL YA QUE LAS CLASES HAN COMENZADO Y ESO SOLO HAY QUE TENER PACIENSIA Y VERAS SIGUELA STEPH HASTA PRONTO XOXO TKMMMMM

Anónimo dijo...

ALEJANDRA TREJO:
POR CIERTO STEPH QUIEN HACE EL PAPEL DE ADRIEN COMO SE LLAMA EL CHICO???

Anónimo dijo...

OMG....
poer nios dime Qe porfeviore Damien no enGañuu a annia con la zorra de ivonne, nya na nain...

mi Qerer llorar mmuxiop esperiop y la relacion de ania y Damien continuen poer Qe la vdd amo sus esenas candentes y apasionadamente amorosas Qe tiene cuandiop esttan juntios...

y Qe es lo Qe sucedera o poer dios ya Qieruu leer nueviop capitulo, ojala y muera ivonne...

Qe lastima Qe adrien solo la utilizza para recordar asu novia si no tmb seria una muy buenia opcione...

bueniop ya me voy besuus y bassuz atto:
Denissa Levou

Anónimo dijo...

hay steph poer suerte no se borro el documento de la nove si no hubiera siddu muy triste para toddos nosotros...

esperiop y no te desanimes poer la canttidad de comments y dejes de publicar la nove...

Qe ojala eso no passe, pero no te procupes aveces alGunos no comentamios poer Qe no saves como se hace op poer decia pero eso no Qeere necir Qe tu nove sea malLa al contrariop nos enamora tu manera de escrivir bueniop ahora si ya me voiii besituus aniios atto:
de nueviop yiop Denissa Levou n.n

Anónimo dijo...

Oh mi dios, en serio no puedo creerlo!

¿Cómo Damien fue capaz de hacer eso?

Algo debe estar sucediendo! Debe haber una explicación.

Steph necesito preguntarte algo. Para tu novela Seducción & Tentación, ¿cómo supiste tanto de Lilit, Samael, los Succubus & todo eso? Porque Yo leo libros de ángeles caídos, entonces hoy necesité ingagar mi búsqueda, & me salió que Samael era uno de los ángeles caídos.. Lilit la sucubbus, ¿cómo lo averiguaste? Porque sabes, son muchas cosas que la religión evita.
Quisiera saber más de eso.
Por cierto, ¿te gustan los libros de ángeles caídos? Hasta ahora he leído Fallen & Torment que son de Lauren Kate; próximamente saldrá el 3er libro. Hush, Hush & Crescendo de Becca Fitzpatrick que son... ¡excelentes! También saldrá el 3er libro. ¿Qué me dices?

Love. Celeste.

Anónimo dijo...

WTF!!??
NUNCA CREI DECIR ESTO PERO.. ODIO A DAMIEN!!
MALDITO BASTARDO! PERRO!! AHHH
Y ADRIEN? IMBESILL TAMBN! COMO SE ATREVIO A LLAMAR A ANIA, BRITANYY ARGGG!
POBRE ANIA NO TIENE SUERTE CON LOS CHICOS :s
ARGG (SORY ME METI DEMASIADO EN EL PERSONAJE) ESTE CAPITULO ESTUVO DE INFARTOO!

MUERTE A IVONNE Y SUSSANN >.<

LAMENTO NO HABER COMENTADO EN LE CAP ANTERIOR.. PERO YA ESTOY DE REGRESOO XD

ATT:AnyJB

Anónimo dijo...

otra cosa he notado q hay nuevos personajes.. ya muero por verlos aparecer! (Marcus esta como kiere xD) Isabelle? ojala y no sea otra fichita como Ivonne o Susan >.<

Simplemente eres UNIKAA! tienes un don indiscutible para la escritura!
OBVIAMENTE KEREMOS Q SE KEDE CON DAMIEN AUNK AHORA ACTUE COMO UN TOTAL ESTUPIDO xD

Lamento lo d tu perrito y que bueno q los documentos de la nove se salvaron! hubiera fallecido si hubieras tenido q cancelar :(

Anónimo dijo...

Att:AnyJB (comentario sin nombre arriba xD)

Anónimo dijo...

Maldito Damien como se le ocurre a saber esto ?
Por qué me humillo de esa manera ? Me partio el corazon cuando lo encontre con Ivonne y lo que tengo que decir que tambien me parecio muy raro bueno rarisimoo que Colin no le haigo dado una paliza a Damien !
He leido el capitulo tres veces ya no lo puedo evitar me encantaa!
Espero que el aumento de los comentarios tambien influyan para que subas el proximo capitulo mas luego!
Aahh me e fijado que hay un nuevo personaje! Isabelle estoy deseando conocerlaa

Marie Ann dijo...

DIOOOOOOOOOOSSSSSSS!! Oseaa no es solo la historia SON TODAS TUS HISTORIAS, ES TODA TÚ, de verdad, siempre me ha encantado los misterio combinado con romance, suspenso y cosas sobrenaturales. Tus hisotiras son como mis mas locos sueños y fantasias plasmados en papel (bueno no precisamente papel, pero tu me entiendes xD) DE VERDAD DEBO ADMITIR QUE TE ADORO!! Te Amo, y no lo digo de chiste (aunq tampoco soy lesbiana, no te asuste, no lo soy) TODA TTU ERES TAN INCREIBLE Y LA MANERA EN Q ESCRIBES ES ALGO INCREIBLE, DE VERDAD ERES UNA ESCRITORA, NO LO TENDRAS ESCRITO EN UN PAPEL, un escritor no se define x eso o por cuantos libros tenga SE DEFINE POR LA INTENSIDAD DE SUS HISTORIAS ES ALGO FUERA DE CONTEXTO, en serio si tu meta es ser escritora profesional (no lo dudes tienes un talento fantastico y esa clase de talentos no se pueden dejar perder) Y PARA CUANDO ESO SUCEDA TE PUEDO ASEGURAR Q ESTARE EN LA LIBRERIA MAS CERCANA PIDIENDO UNA COPIA DEL EJEMPLAR Y NO ME IMPORTARIA TENER QUE IR A CHECOSLOVOQUIA SI TENGO Q HACERLO SOLO POR UNA DE TUS FIRMAS EN UNA COPIA, DE VERDAD ERES INCREIBLE ESCRITORA Y SUPONGO YO MARAVILLOSA PERSONA, ADEMAS NO SE SI SERE TU FAN #1 PERO SI SE QUE ESTOY EN LA LISTA DE LAS MAS PRINCIPALES PORQUE NO ES SOLO PASION POR TUS HISTRIAS ES ADORARLAS CON TAL MAGNITUD ES IMAGINAR CADA ESCENA, CADA IMAGEN EN MI CABEZA ES ALGO FUERA DE LO NORMAL!! LITERALMENTE TE ADORO Y HAS PASADO A SER DE MIS ESCRITORAS FAVORITAS!! ES COMO FREAK THE FREAKOUT!! Eres maravillosa, me encantan tus lineas Y lo mejor de todo ERES DE VENEZUELA! La emocion que senti cuando me entere fue como cuando vi a Edgar Ramirez en los Golden Globes nominado en la misma categoria de AL Pacino! INCREIBLE, AWESOME! Y NO FUE SOLO EMOCION SINO TAMBIEN ORGULLO DE SABER QUE HAY MUCHISMO TALENTO EN MI PAÍS!! TEADORO! Y ya dejare de escribir porque me tengo q ir ;) UN BESO Y TE DESEO LOS MEJORES EXITOS DEL MUNDO Y LO DIGO EN SERIO!

PD: Ojala algun dia pueda conocerte x)!
Bsos!
Yo(=

AndyKrats dijo...

Stephhhhhh!!!!!! Estoy indignada loco como que le mete los cuernos?? ayyyy mas furiosa no puedo estar.. que clase de tio era al final??
no puedo creerlo aun.. QUIERO VENGANZAAA!!!!!!!!!! :O Me siento tocada, es que me siento como la protagonista, me siento muy identificada , enemos mucho en comun la verdad. entonces me enloquece!! xD Ame este cap.. llore! en mi cama me puse a llorar mal JAJAJAJA! Encima Adrien no puede complacerla de la misma forma, claro el piensa en otra, Damien esta con otra perra barata. sinceramente, mataria a todos los hombres.. :/ Me calmo mejor!
Que lasima lo del virus ¬ Malditos infecadores. Espero que se sulucione rapido! Y n te desanimes tanto si?? Vos sabes que ADORAMOOS TUS NOVELAS Y ESTA O ES LA EXEPCION!
Me hechan del ciber :/ Ya encerio u.u
Besoos TKKKKKKKKKM
Aandy!

Anónimo dijo...

Holaa he leido todas tus novelas estan muyy buenas...
En the charlottes bones no he comentado xq no sabia como!!! lo siento
Espero q la sigas pronto xq sta muy buena!!!
Y n te arriesgues a ir a un ciber sta bn si la subes despues a la novee!!!!

Hanny_liz dijo...

QQQQQ WTF!!! como qq le puso los cuernos noo noo eso nooo esta nada bien jaja NADITA BIEN !!!.........
ame tu novela como siempre :D sorry por no haber comentado antes es qqq pff la escuela me come por completo x_X ´pedire vacaciones permanentes jaja :d Siguela please !!

flor dijo...

ahhhhh muy buena la novela !!!! porfavor seguila

diana100f dijo...

WOW!!!!!! este capitulo estuvo genial!!! pero muy triste!!! no!! porke damien tenia ke hacer eso!!!! :,,,,( pero de cualkier manera estubo genial!!!!!





Diana D' Jonas

Anónimo dijo...

Sube el siguiente capitulo yaaa!
No lo aguanto quiero saber como siguee...!

elianne dijo...

WOW!!! NO LO PUEDO CREER Q LE PUSO CUERNOS A ANIA EL CONDENADO AHHH TENES Q SEGUIRLA ESTA ESPECTACULAR!!! NO SE PORQ SE TUVO Q METER CON ESA TIPAA AHHH BUENO NI MODO SE LO PERDIO, AHORA A ROGAR JEJEJE
BUENO BESOS CUIDAT :D

Anónimo dijo...

Yo quiero que se quede con Damien! <3

Anónimo dijo...

No paro de pensar que pasara en el proximo capitulo !
Por favoor sube el siguiente capitulo yaa!! =)

Anónimo dijo...

Steph, Si Ania estaba castigada, & Eustace no la iba a dejar salir por dos semanas, ¿cómo es que le dice que tiene que ir a "ver" si hay fantasmas? ¿Eso no iría en contra de las reglas? No es que esté contenta... pero es mucho mejor no salir a ver a Damien e Ivonne juntos :@

Por cierto, no me dijiste que venía una escena como la de Sleepover? Hace falta.... ¿? Algo realmente raro debió haber sucedido con Damien, no dejo de pensarlo.

Quiero más de somersault... Realmente me gustaría que saliera Jerry de nuevo, me encanta, ese chico es muy genial.

Ayer vi 'Forever Strong' Ahh <3 Me encanta Sean(:

Love. Celeste.

Anónimo dijo...

Wuuua ya Qeruu leer nueviop cap,peruu aun faltan muxas horas...

aunQe la vdd no me cansoo de leer este cap poer Qe no me lo puddiop creer aun elL enGañiop de Damien como pudiop aserle eso a ania y mas aun con la meGa zorra de ivonne > <

esperiop Qe solo sea un hechizo o alGo aso poer Qe amuu muxiop la pareja Qe asen ania y damien bueniop se despide de tu con cariñu atto:
yiop Denissa Levou n.n

Fernanda Jonas dijo...

aaaawww puto Damien, no puede ser como hizo eso, maldiitos putos hombres parece que no pueden contenerse ni por tener novia, encerio que estoi muy encolerizada no es justo, todos son iguales, todos hacen lo mismo, los odio...
cuando uno mas los ama te entierran una espada en el corazon...
aaaaawwwww aaaawwww enojada, encerio estoy enojadisima y todavia tiene el descaro de irse con ella, por lo menos deveria tener un poco de respeto aaawww...
este capitulo me hizo enojar bastate encerio...
bueno ya basta de drama...
sthep volvi...ya comente casi toddos los caps, perdon por atrasarme pero esque estas vacasiones tube que ir a trabajar hehe xd, aaw extrañe tanto leer y como no tenia tiempo terminaba agotadidima, espero no te molestes y ojala que tengas muchos coments, porque aaawww la novela esta de poca, lo bueno que hoy o mañana subes, me muero por leer que pasara y que ara Ania, aaww me da mucho coraje esto del engaño por que yo eh pasado por eso algunas veces y soy como Ania por eso me identifico mucho con ella, jure no volver a amar, bueno amo a los JONAS pero es algo imposible ... y dificil de entender aawww que mal mal mal si yo fuera Ania juro que haria que Damien me rogara y me suplicara, aunque huuum talves volveria a caer en su trampa....

aaaw el final del HOTEL NIGHTMARE estuvo de poca y los ultimos caps igual...amo tu forma de escribir..
uuuff lo bueno que no se te borro el archivo si hubieses dejado la nove me muero, dios es grande...
y sobre tus sueños estan raros hehe...igual que todos, supongo.

bueno me voii sigueee porfavor siii?? te quiero. cuidate niña bye....
aaun sigo enojada con Damien aawww..

Joetamo12 dijo...

Me encanto el capitulo. fue muy misterioso el fantasma que apareció y le mostró como seria su muerte, también que encontrase los huesos de Charlotte. Fue hermoso que Colín se preocupara de Ania y estuviera con ella par consolarla.
Quisiera matar a Damien por haberla engañado con Ivonne.
ademas te quería preguntar ¿En quienes o en que te inspiraste para crear estos personajes? Ese fantasma que vio Ania ¿por que le mostro su muerte y los huesos de Charlotte?
Bueno Saludos y espero el proximo capitulo

VISITAS

.

.