.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

martes, 25 de enero de 2011

Capítulo 7: El Tren Fantasma


Capítulo 7: El Tren Fantasma

Damien se retiró a toda velocidad en su Harley y con su nueva chica.
Enfadada, pateé el neumático de la furgoneta.
–Oye, tranquila, no regalan los neumáticos en la tienda de la esquina –espetó Miranda al tiempo que abría la puerta de su vehículo.
–¡Dios! ¡Quiero matarlo! –dije entre dientes mientras me acomodaba en un asiento.
Hubo un momento de silencio, Miranda se arrellanó en el asiento del conductor, Colin la besó sutilmente en los labios y se instaló a su lado.
–Si me preguntas… –comenzó Miranda nuevamente–, yo creo que Damien es inocente, Ivonne es la arpía barata.
La exterminé con la mirada.
–Claro, y Damien no hizo nada, él es un niño santo, la chica le obliga a acostarse con ella utilizando un látigo. El pobre hace un esfuerzo terrible para estar con ella.
–Ania, no seas tan dura con el chico, tal vez ella usa un látigo muy poderoso, no lo sabes, quizás utiliza maquinas de tortura –lo defendió Miranda a modo de broma.
Abrí mi boca con incredulidad.
Bien, yo era la malvada que había dejado al pobrecito de Damien. Apreté mis dientes imaginándome a Ivonne montando con Damien en su motocicleta, envolviendo sus brazos alrededor de ese mortal torso musculoso y toqueteándolo como quiere. Deseé tenerla cerca para tomarla del cabello y arrastrarla.
–Ya basta, Mir, no le des más vueltas –intervino Colin.
Miranda puso a andar el coche y se volvió rabiosa hacia su novio.
–Pero no me gusta que estén separados y peleados. ¡Sabes que no es justo!
Colin gruñó.
–Cállate –dijo con impertinencia.
–Puedes meter esa orden dentro de tu… nariz –contraatacó ella.
–Creí que dirías culo –se rió Cole.
–Claro que no, Ania está aquí, cariño, deja tus palabrotas.
Me tumbé acostada en el asiento de atrás, divisando el techo y el cielo de la ciudad por la ventana mientras escuchaba las ridículas conversaciones que tenían Colin y Miranda, cuando hablaban sobre cosas pervertidas se susurraban al oído, y cuando comenzaban a tener esas estúpidas discusiones alzaban la voz. Mi hermano criticaba la forma de conducir de Miranda y ella se defendía como fiera. Pero luego se callaban, porque se besaban, y yo escuchaba asqueada el sonido de sus babas siendo compartidas mutuamente.
–Ew –me quejé.
Oí a Colin aclararse la garganta.
–A ver, niña, tú hacías cosas más asquerosas con Damien –justificó Miranda en su defensa.
–No, claro que no. Y eso fue en el pasado, he madurado –hablé, recostada con mis pies apuntando a la puerta y mis manos golpeteando mi estómago con mis dedos.
–No fue en el pasado, fue hoy –profirió Mir.
La furgoneta se detuvo de repente, los chicos se bajaron, mi puerta se abrió y Colin tiró de mis pies. Chillé, pateando para sacármelo de encima.
–Sal de ahí, mujer madura –voceó Cole sacándome del automóvil.
Caí en el asfalto torciéndome de risa, hasta que el ruido fragoso del motor de una motocicleta advino desde las avenidas y Damien aparcó junto a la furgoneta, él e Ivonne compartían risas al bajar del vehículo, ella le dio una palmada suave en el brazo.
Mi pecho dolió en demasía.
Calma, Ania, autocontrol. Me amansé.
Las calles que me confinaban estaban saturadas de personas ambulantes y congestionado tráfico, todo normal, nada fuera de lo común, no espíritus, no hadas, no vampiros, no Vanthes, no Leives, no dioses, no demonios, no ángeles. Solo personas comunes y mundanas.
Colin envolvió los hombros de Miranda bajo un brazo y ambos caminaron juntos, más atrás venían Ivonne y Damien, en tanto que yo me sentía extraordinariamente sola, no quería entrometerme haciendo un mal tercio con Miranda y mi hermano, asimismo los seguí de cerca, pero no demasiado.
El bullicio de la ciudad apenas me dejaba oír mis pensamientos, las personas caminaban riendo en voz alta, teniendo conversaciones, una pareja discutía, el chico corría tras ella, otros hablaban por su teléfono celular, esquivándome al caminar con prisa, las bocinas no dejaban de sonar, los motores en marcha de cada vehículo también contribuían a la contaminación sónica.
–¡Ania! –me llamó Damien inesperadamente.
Me giré sobrecogida hacia él.
Lo observé inclinarse para recoger algo en el suelo.
–Se te cayó esto –aceleró el paso para llegar hasta mí sosteniendo en su mano mi collar con el crucifijo.
Me quedé inmóvil cuando él movió sus manos hacia mí, apartó el cabello de mi cuello y cerró el collar alrededor del mismo. El más leve roce de sus dedos me dejaba caliente. La cadena del collar era larga, el crucifijo colgaba tocando mi estómago, y cuando Damien quiso acomodar la cadenilla que descendía, sus manos rozaron mis pechos.
Me estremecí por completo, sentí un raudal de palpitante y flamante fuego recorriéndome, mi piel se erizó. Me pregunté si él se habría dado cuenta de eso, o si quizás estaba haciéndolo intencionalmente. Su rostro parecía uniforme, no demasiado serio, no demasiado pícaro, sencillamente contemplaba la cadena para ver si estaba bien puesta. Su mirada clavada en mi pecho me hizo ruborizarme.
Di un paso atrás, nerviosa, inquieta.
–¿Qué haces? –pude decir entre titubeos.
–Nada. Solo… te miro –discurrió encogiéndose de hombros.
–¿Por qué? –pregunté a la defensiva.
–Porque me gusta –dijo, tal como si la respuesta fuera escandalosamente obvia.
Me adelanté algunos pasos, correteando para alcanzar a mi hermano y a mi amiga, Damien caminaba de cerca, podía sentirlo.
Seguimos hasta unas escaleras que descendían hasta una serie de túneles bajo la tierra, túneles enteramente oscuros que nos guiaban hasta la estación subterránea del tren fantasma mencionado por Eustace.
–Cole, saca una linterna –indicó Damien a mi hermano, adelantándose hasta andar al lado de Miranda.
De inmediato una luz irradió sobre suelo asfaltado de los túneles, salté esquivando unas cuantas ratas que se sobresaltaron con la claridad, ratas horribles de ojos rojos. El camino estaba totalmente desértico y lúgubre, la posibilidad de que algo saltara sobre nosotros súbitamente era muy certera.
Los cinco avanzábamos previsoramente entre el silencio, los ruidos de la ciudad habían desaparecido, singularmente se discernían los chillidos poco perceptibles de las ratas y de algunos bichos que planeaban sobre nuestras cabezas, conjuntamente con nuestros pasos serpenteando en el pavimento.
Colin, que iba liderando el grupo, se detuvo de golpe, provocando que todos tropezáramos los unos contra los otros como en un efecto dominó, Miranda se estrelló contra mi hermano, Damien aplastó a Miranda, yo quedé estampada contra la espalda vigorosa y ancha de Damien e Ivonne contra mí.
¡Qué asco! Esa puta me tocó, pensé.
Entretanto, mi cara quedó destripada entre los omoplatos de Damien, mi boca tocaba su espalda por encima de la ligera tela de su camiseta, para estabilizarme posé mis manos en sus caderas, sobre sus jeans holgados, que se resbalaron levemente por sus caderas con mi sujeción apresurada.
Me estaba volviendo loca tener a ese chico tan cerca de mí.
–¿Qué pasa? –interrogó Miranda con incertidumbre.
–¡Abajo! –informó Cole agachándose, cubrió su cabeza con sus manos y protegió a Miranda con su cuerpo.
Ignorante del peligro, me agaché también junto con los demás.
Eran murciélagos, que acudieron de todas partes y nos rodearon atacándonos con sus colmillos y batiendo sus alas en torno a nosotros. Ivonne lanzó chillidos, Miranda corrió, yo me encogí al igual que Damien y Cole. Me habían tomado por sorpresa, razonablemente me espanté un poco.
Después de una precaria escaramuza con los murciélagos y de correr varios metros conseguimos librarnos de ellos, la linterna que sostenía Cole iluminó el final del túnel, donde se podía ver la salida hacia la estación del subterráneo.
La estación parecía en abandono, la única luz que alumbraba el sitio era la de un poste en la lejanía situado encima de un teléfono público, la cabina de ventas de boletos tenía un letrero de “CERRADO HASTA NUEVO AVISO”. No había una sola persona en kilómetros a la redonda, las sillas de espera se encontraban vacías, los viajes estaban suspendidos.
Tampoco el tren estaba allí, únicamente las lóbregas vías desiertas.
Mientras nos movíamos con cautos andares me pareció escuchar un débil quejido, como de alguien pidiendo ayuda a lo lejos, una terrorífica voz segada rogando, bramando, sollozando.
Exploramos el lugar con nuestras miradas atentas, en busca del sonido, seguí la dirección del mismo con mis ojos.
Me aterroricé como nunca antes al distinguir lo que era.
Se trataba de… alguien.
Una mujer de lacios cabellos negros y ensangrentados. Ella estaba sobre las vías del tren, arrastrándose con sus manos, debido a que sus piernas estaban volteadas en ángulos incorrectos y quebradas en docenas de pedazos, una de sus piernas parecía hecha gelatina, la otra una vara doblada en cuatro partes. Su abundantísimo cabello no dejaba a la vista su rostro, su vestido era como un harapiento trapo moteado con machas rojas de su propia sangre, todo su cuerpo estaba salpicado en ésta.
Ella no se veía como un ser humano en ese estado, era más parecido a un animal rastrero u otra cosa repulsiva que escasamente se movía, parecía haber pasado por una trituradora o alguna máquina para moler carne.
Sus lamentos repercutían en el recóndito silencio haciéndome temblar de miedo. La vi deslizarse por las vías de madera, pasando de una en una, enterrando sus negras uñas para ayudarse.
Los lamentos de la mujer fueron opacados por el crepitar del hierro de las vías, el rumor estrepitoso del metal era un chirrido agudo y ensordecedor.
El tren emergió desde el respectivo túnel desplazándose a toda velocidad, éste parecía deteriorado y muy oxidado, tenía garabatos de graffitis que cubrían toda la superficie metálica, casi no había un solo espacio del latón que no estuviese pintado con aerosol. El tren se detuvo frente a nosotros y arrolló a la mujer que se arrastraba, dejando una gran mancha de sangre en la parte delantera de la máquina.
Mi mandíbula cayó desencajada.
–¡Jesús, María y José! –exclamó Miranda.
–Sí, mierda, empieza a rezar, porque esa es una de las apariciones más espeluznantes que he visto en mi vida –agregó Damien.
–¿Era un fantasma? –interrogó Ivonne.
–De los peores –le contestó Colin.
–Parecía humana, incluso hay sangre. ¿Y no se suponía que los viajes estaban suspendidos? ¿De dónde ha salido el tren? ¿Quién lo conduce? –continuó insistiendo la chica.
Hice rodar mis ojos.
–El encanto de los espíritus, querida –le dije con tono tajante.
Volví mi cabeza al oír un bullicioso llanto en la cercanía. Sobre unos viejos escalones oxidados que ayudaban a subir al tren se hallaba sentada una niña, con su cara enterrada en sus manos y sollozando con una infantil voz. Ella llevaba un vestido rosa de fiesta, zapatillas y medias blancas manchadas de rojo.
Sentí cosquillas de emoción en mi pecho, mi corazón precipitado.
Con valentía me encaminé a cautelosos trancos hacia la niña, en seguida alguien sujetó mi brazo para impedirme continuar. Ése era Damien.
–No te acerques –dijo él advirtiéndome.
–Es una niña, no me hará daño –me opuse, hablándole con frialdad.
–Déjame ir primero, quédate aquí, no irás a ninguna parte.
Sin obedecerlo continué persistentemente mi camino. Sus brazos me sujetaron de la cintura, apretándome contra él.
–¡Ania! –me amonestó, se giró para ver a Cole–. Dile que me deje ir primero.
–Suéltala, hermano –añadió Cole, consiguiendo que Damien desistiera de retenerme. Mi hermano me lanzó una mirada de reproche–. Deja que vaya primero, Ania.
Corrí desobediente, surcando el lugar y aproximándome hacia aquella niña, los chicos siguieron detrás de mí. Atemorizada, frené al estar delante de ella.
–¿Hola? –rompí el hielo–. ¿Por qué… lloras?
Su llanto se hizo más fuerte y desconsolado. Extendí mi mano, acercándola con lentitud a su hombro para tocarla.
Ella dejó de llorar, me mostró su rostro y gritó, desplegando unos largos colmillos ensangrentados, su boca y labios estaban manchados también, sus ojos parecían hambrientos y fieros. No obstante no parecía muerta, si bien su piel era pálida, ella no estaba del todo muerta, porque era un… vampiro.
Se abalanzó sobre mí en busca de mi sangre, me aventó al suelo, adhiriéndose de mi cabello y atrayendo mi cara hacia la suya para morderme. Grité, empujándola, sin embargo era notablemente más fuerte que yo, por mucho. A pesar de todo, el crucifijo de mi cuello no parecía dañarle en absoluto.
Cayeron gotas de agua sobre su cuerpo, alguno de mis amigos le había disparado con el agua bendita. La niña vampiro chilló, retorciéndose, su piel humeó, antes de irse corriendo sus colmillos consiguieron enterrarse en mi hombro derecho, las laceraciones de mi piel ardieron, quemándome, siseé de dolor.
Damien sopló la punta de su pistola de agua, fingiendo enfriarla. Se paró delante de mí y me alzó rápidamente, para después echarme una mirada acusatoria.
–¿Por qué no puedes hacer lo que te digo por una vez? –me reprendió.
Adolorida, puse mi mano en la herida.
–¿Por qué tienes que decirme qué hacer?
Él pareció enfurecerse.
–Mira, sé que me odias, y tienes razón al hacerlo, pero eso no cambia el hecho de que me preocupo por ti y de que aún me importas –me dijo alzando la voz.
Antes de que la discusión se perpetuara Miranda y Colin se aproximaron.
–¿Estás bien? –inquirió ella.
–Si hay un vampiro aquí probablemente hayan más, ellos nunca van solos –señaló Cole.
Me quité la chaqueta dejándola caer al suelo para echarle un vistazo a la mordedura, estiré el cuello de mi camiseta para dejar mi hombro descubierto, la sangre supuraba desde las desgarraduras.
–Preparen sus armas, parece que hoy nos convertiremos en Buffy la caza vampiros –dijo Damien, sonaba preparado para cualquier aventura, dirigió su mirada hacia cada rincón oscuro en la estación subterránea.
Tragando saliva reparé en las docenas de siluetas que estaban asediándonos, docenas de ojos rojos y hambrientos brillaban desde todas partes en la plena oscuridad, ojos acechantes.
Empuñé mi cuchillo de plata mientras esas fulminantes y caníbales miradas se encaminaban hacia nosotros, dando zancadas salieron de las sombras. Una multitud entera de chicas y chicos hermosos con colmillos asomándose de sus bocas se mostró ante nosotros, sentí escalofríos, todos ellos se veían malditamente sedientos.
Estando fuera de peligro pensaba que situaciones como éstas no me producirían miedo, solía hacerme creer a mi misma que no le tenía miedo a nada. Pero estando allí… Dios, mi corazón iba a salirse de mi pecho en cualquier momento.
Ellos se acercaron lentamente para darle más intriga al asunto.
Que sean vegetarianos, que sean vegetarianos, rogué en mi cabeza.
¿Por qué no podían ser de esos vampiros buenos? Como los que aparecían en las películas de los libros de Stephenie Meyer. Miranda y yo habíamos visto la primera película juntas en el cine, ella había estado muy contenta porque también eran vegetarianos, al igual que ella.
Bueno, los vampiros reales buscaban sangre, la de nosotros.
Un chico, quiero decir, vampiro, se abrió paso entre el maremágnum de chupasangres y nos examinó con disimulo. Él era apuesto, bastante joven, su cabello contorneaba su rostro, era castaño y perfecto a pesar del descuidado y estropajoso corte, su postura desfachatada me hacía sentir inferior a él, su cara era hermosa, con nariz aquilina, labios llenos y contorneados, ojos color avellana y una hermosa sonrisa.
–Mira eso, me encanta cuando la comida viene por sí sola –dijo él en una seductora voz condescendiente.
Él bajó hasta el siguiente rellano de la escalinata en la que había estado sentada la niña vampiro.
–Somos Leives, si nos hacen daño serán aniquilados –prorrumpió Ivonne de repente.
–¿Qué diablos significa eso? –refutó el vampiro guapo.
–¿Qué haces, Ivonne? –inquirió Colin con un severo tono de reprimenda–. No podemos revelar nuestra identidad a nadie, mucho menos a los vampiros.
–Bebamos de ellos de una buena vez, Donovan –dijo otra chica vampiro que se codeó con sus amigos vampiros para adelantarse. Era una voluptuosa pelirroja con largos risos del color de la sangre que rebasaban su cintura.
–No les asustes, Caroline, recuerda que somos vegetarianos, ¿no? –expresó el tal Donovan.
Durante un instante me sentí aliviada, hasta que me di cuenta de que ellos me estaban tomando el pelo. Todos nos rodearon, eran muchos más de los que nos atacaron la primera vez. Ahora estaríamos perdidos, nos drenarían la sangre hasta dejarnos secos. Sus demoniacas caras sanguinarias eran aterradoras y me hacían querer huir despavorida.
Damien, sin poder esperar más, arrojó un golpe hacia los vampiros tan pronto ellos se avecinaron, en su mano empuñaba una daga de plata, la cual penetró en la piel de Donovan, rajando su pecho ligeramente. Él siseó con enfado, observó la herida alargada de la que brotaba sangre y humo.
–¿Crees que eso va a matarme, idiota? –vociferó el vampiro con más cólera–. ¿Qué siguen? ¿Estacas? ¿Crucifijos y esas tonterías? Me han disparado con balas de plata en mi pecho y aún así estoy aquí. Quizás soy un zombie o algo, el punto es que no van a matarme, mortales, Levi’s, Calvin Klein, o lo que sea que creen que son.
Un grito agudo de Miranda me hizo volverme asustada hacia ella, un vampiro la había tomado del cuello e iba a morderla, ella daba patadas. Colin, con preocupación, acuchilló a varios chupasangres a su paso para llegar hasta Miranda. Damien me empujó tras su espalda sobreprotectoramente.
La chica pelirroja saltó por los aires, tan alto que parecía volar, y aterrizó sobre Damien y yo. Antes de que ella pudiera morderme, o morderlo, Damien enterró su daga profundamente en lo más hondo de su cuello, hasta que la empuñadura casi desapareció. Ella se paralizó, boqueando con los ojos desorbitados. Damien movió la daga con esfuerzo y decapitó a la mujer, la cabeza pelirroja de Caroline rebotó del suelo salpicando sangre a todas partes.
Abrí mis ojos como platos, descompuesta por completo.
Más vampiros aterrizaron encima de nosotros, volando con saltos sigilosos. Donovan disparó un puño a la cara de Damien, quien de inmediato salió despedido por los aires y se estrelló contra la superficie de metal del tren, que se hundió con el potente golpe del cuerpo de Damien chocando contra éste.
Mi corazón dio un vuelco al avistar el rostro de Damien ensangrentado y su cuerpo derrumbándose en el suelo. Con mi codo golpeé el estómago de una mujer vampiro que estaba por atacarme desde atrás, para mi sorpresa ella se dobló adolorida. Irritada, salté sobre Donovan y le apuñalé con uno de mis cuchillos varias veces en el pecho, mi cara se salpicó con su sangre. Lástima que este cuchillo no era uno de los de plata.
El vampiro me golpeó enviándome al suelo, el resto de los vampiros arremetieron contra mí, sedientos de mi sangre, un montón de blancos y afilados colmillos se aproximaron a mi cuello. En cuanto sentí la fría respiración de una de esas sanguijuelas contra mi piel y su aliento rozando mi garganta, vislumbré a Damien, él apartó a nuestros sedientos compañeros lanzándoles puñetazos por todos lados.
Verlo pelear era un deleite para mis ojos, era arte.
Me fasciné con la visión de sus tensos músculos dilatados, contrayéndose y dilatándose con cada golpe perfecto que enganchaba en las agraciadas caras de esos tipos. Lo escuché jadear por el esfuerzo físico, presté atención al modo en que se movía masculinamente, con elegancia, agitando sus anchos hombros fornidos.
¿Por qué tenía que ser tan hermoso incluso cuando peleaba?
Miranda, despeinada y salvaje, apareció sobre mí tendiéndome su mano, la tomé y me levanté.
–¡Miranda, no dejes que te muerdan! Tú podrías convertirte en un vampiro –vociferó Colin batallando con más de esos perversos individuos.
Utilizando la práctica que conocía para patear traseros recordé el punto débil de todos los hombres, inclusive de los vampiros hombres. Su entrepierna. Mientras ellos se acercaban yo les pateaba con mi rodilla en su punto débil, ellos se doblaban y gemían rabiosos.
Inesperadamente algo me impulsó hacia atrás, sentí mis pies elevándose del suelo, mi cuello fue rodeado por una mano blanca y pálida y me vi aplastada contra una pared, a punto de ser mordida. El vampiro desconocido, mucho más espelúznate que los de las películas, me olisqueó, saboreando el placer de antemano. Había sangre sobre mi ropa y mi cuerpo, por la anterior mordida de la chica y los recientes rasguños, el vampiro lamió mi cuello lentamente. Yo estaba asqueada, el único que podía ponerme su lengua encima de esa manera era…
Nadie, ahora nadie tenía derecho a hacer eso.
Osadamente, me incliné y lo mordí con todas mis fuerzas en el cuello, hasta que sentí su piel surcarse y su sangre brotando en mi lengua, no era como si yo tuviera colmillos, aun así tenía dientes, eso funcionaba, ¿no? El chupasangre me dejó caer expeliendo alaridos y llevándose una mano a su cuello, que ahora tenía la feota marca amoratada de cada uno de mis dientes. Escupí la sangre del vampiro, aunque no sabía tan mal después de todo.
Noté el modo en que Damien me observaba, como si admirara mi forma de defenderme, o eso me pareció. Cuando el tipo de los colmillos se dejó caer al suelo Ivonne vino desde alguna parte y clavó sus botas de tacón en su pecho, quitándome todo el crédito, opacándome radicalmente.
Tuve el impulso de empujarla también, igual que a un vil vampiro.
Alterada, me puse de hinojos en el piso, caminé arrodillada, esquivando los vampíricos ataques, pasando bajo sus piernas, escabulléndome igual que una araña escurridiza. Al final de un túnel de piernas Damien me alcanzó y me levantó, sus manos en mi cintura me alzaron causando que mi camisa se subiera un poco más con el agarre de sus dedos. Sus manos tan fuertes y masculinas rodearon mi cintura desnuda, mi piel estaba cálida, mi vientre se anegó con un cosquilleo de electricidad que corrió a través de mí, tuve una sacudida de placer tan poderosa como la explosión del big bang.
Sonrojada le empujé poniendo mis manos en su pecho mientras que él me devolvía al suelo. Miranda, Cole e Ivonne se juntaron con nosotros.
La escena parecía un capítulo de alguna serie de televisión de muertos vivientes, todo era un lío de sangre, de mujeres y hombres sedientos de nuestra sangre y persiguiéndonos. Entre el forcejeo había perdido al menos la mitad de mis armas.
Apresurados, los cinco entramos en el tren, cerrando las inestables puertas luego de pasar. Damien se apretó contra las compuertas para evitar que ellos las abrieran, los golpes del otro lado fueron insistentes y fuertes.
–¡Cole! Llama a Eustace, dile que estamos en problemas, que tiene que venir a ayudarnos o estamos muertos.
Mi hermano tanteó sus bolsillos.
–Mierda, perdí el teléfono –espetó.
Ivonne le tendió un costoso teléfono móvil que extrajo de la funda de armas que estaba amarrada de su muslo.
–Eustace… –dijo Cole al teléfono después de marcar–. No, no hay fantasmas, bueno, sólo había uno, pero el punto es que no es un tren embrujado, es un tren infestado de chupasangres –Colin aguardó unos segundos–. No podremos contra ellos, son demasiados. ¿Acaso quieres matarnos? –protestó mi hermano iracundo, aguardando la respuesta en el auricular–. Eres un pendejo puto, viejo.
Colgó.
–¿Qué fue lo que dijo? –curioseó Ivonne.
–Dijo algo sobre la medianoche del tercer día de noviembre, y que los demás en casa estaban ocupados, y que no importaba lo que dijera, él no vendría.
–Oh. Hoy es el segundo día de noviembre, se acerca la medianoche. No, él no vendrá, ha estado esperando este día mucho tiempo –conjeturó Damien, haciendo esfuerzos por contener la puerta.
Vanos esfuerzos, porque las ventanas se quebraron expulsando cristal a todas partes y los demoniacos chupasangres saltaron irrumpiendo en las instalaciones del gastado y garabateado tren.
–Tenemos dos opciones –sugerí mientras nos echábamos a correr entre las butacas a lo largo del vehículo–, escapamos como alma que lleva el diablo, o simplemente…
–Los distraemos hasta el amanecer –terminó de decir Miranda–. Se supone que la luz del sol los mata, ¿no?
–Es un chisme, no es cierto –Damien se rió de eso.
Mientras cruzábamos con paso presuroso el largo pasillo de aquel carruaje los cristales de las ventanas salían disparados hacia todas direcciones, creado una lluvia de refulgentes vidrios que salpicaron los suelos y asientos, al tiempo que aquellos murciélagos gigantes saltaban dentro y nos acosaban con sus colmillos fuera.
Grité cuando alguien tiró de mi cabello, caí al suelo, sentí los cristales clavarse en mi piel y descubrí a una mujer de ojos verdes exponiendo sus caninos punzantes. Ella me arrastró, los chicos se giraron y dieron marcha atrás para regresar por mí.
–Tengo hambre –me gruñó la mujer con voracidad.
–Hey, lindura colmilluda –proclamó Damien muy coqueta y seductoramente hacia ella–. Suéltala y dejaré que tomes de mi cuello algunos litros.
Ella no se lo pensó dos veces, me dejó caer sobre la superficie rebosada de cristales, gateé sobre estos, mis jeans se rompieron aún más de lo que ya estaban, sentí las diminutas partes de vidrio roto enterrándose en mi piel, en mis manos y rodillas.
Pensé que Damien tenía un plan o algo parecido, pero entonces cuando eché un vistazo atrás él estaba siendo mordido, apretó sus dientes, su cara fue perdiendo ese hermoso tono sonrojado.
–¿Qué diablos te pasa, Damien? –gritó Ivonne–. ¿Dejarás que te drenen de sangre solamente por esa niña malcriada, llorica y estúpida? ¡A ella ni siquiera le importas!
El dolor de la mordedura hizo que Damien refunfuñara entre dientes.
–No exageres, es sólo una pequeña mordida, ¿no? –le habló a la vampira.
Ella dejó de morderlo y le susurró al oído.
–Así es, guapote.
Desde el suelo, cogí un trozo mediano de cristal roto, cerré un ojo para afinar mi puntería y lo arrojé, rezando por haber apuntado bien, si fallaba Damien estaría en peligro.
El vidrio aterrizó en el ojo de la vampiresa.
Ella gritó, más aturdida por haber quedado ciega y tuerta que por el dolor. Damien se las arregló para seguir de pie, ensangrentado y débil como estaba, corrió empujándome con delicadeza para hacerme avanzar más rápido.
Antes de darme cuenta estábamos huyendo por las escaleras que comunicaban la estación con la superficie. Si lográbamos salir estaríamos a salvo, debido a que en la ciudad había muchas personas, esos vampiros no eran tan estúpidos para correr tras nosotros en una calle atestada de mortales.
¿O sí lo eran?
Eché un vistazo sobre mi hombro, entonces me di cuenta de que ellos aún venían detrás de nosotros, esquivando personas y ocultando sus colmillos para pasar desapercibidos. Recibí un montón de insultos por parte de humanos a los que atropellaba en mi desesperado intento por seguir el paso de los chicos, yo era la más pequeña de todos, por lo tanto tenía piernas más cortas.
Justo cuando pensé que Damien vendría con nosotros se subió a la motocicleta con Ivonne. Entré a la furgoneta, aminorando el paso, sintiéndome herida y celosa. Me dolía mucho que él me hiciera esto, cuando más quería ser yo la chica de la moto tenía que armarme de valor para mantener mi dignidad firme y no arrastrarme tras él. Se sentía como una eternidad desde la última vez que nos habíamos besado, había sido esa misma mañana, pero era casi enfermiza la manera en que ya extrañaba sentir sus labios en los míos y sus fueres brazos rodeándome. Sin darme cuenta estaba pensando de nuevo en eso, sintiendo ganas de llorar.
Volvimos a encontrarnos en el aparcamiento de la academia, yo estaba enseñando el mordisco de mi hombro a Cole, pues él me lo había pedido. Damien se aproximó, Ivonne estaba a sus espaldas, él inspeccionó detenidamente las hendiduras de mi piel y al mirar por encima de su hombro contemplé a Ivonne enterrando dos de sus largas uñas en su muñeca, hasta que sangró.
Abrí mi boca de par en par.
–También fui mordida, Damien –mintió ella, siseó de dolor, enseñándole la sangre, Damien se giró y cogió su muñeca.
–Qué raro, parece tan reciente –dijo extrañado.
Bien, todo estaba muy claro, Damien ya no era mío.
Todos nos dispersamos para entrar en la mansión, Damien acicalaba a su motocicleta y se había quedado de último, yo estaba a punto de marcharme silenciosamente, odiándolo, pero él me llamó.
–Ania, quiero hablar contigo, por favor –me pidió, sin órdenes, sin amenazas, muy por lo bajo. Decidí que lo mejor sería no hablar, me di la vuelta para partir y su mano capturó la mía en otro intento–. Por favor –instó.
–Ya, Damien, olvídalo, déjame en paz.
–Pero… Ania, me vuelve loco tu indiferencia, yo quiero estar contigo –rodeó la motocicleta para acercarse más a mí–. Yo nunca quise engañarte, además, Ivonne es solo mi amiga.
Ensanché mis ojos con escepticismo.
–¡Oh sí, qué buena esa! Era tu amiga cuando tu lengua estaba en su garganta y cuando te la llevaste a dar un paseo en tu motocicleta para que pudieran estar a solas, ¿no?
–Me llevé a Ivonne porque sabía que no te agrada ni tampoco a Miranda, creí que estaba haciéndolo más fácil y menos incómodo de ese modo. No sabía que eso te molestaría, no le di un paseo romántico ni mucho menos –contestó con ira en la voz–. Y cuando nos viste besarnos… lo sé, soy una basura, un maldito perro bastardo. Pero… –sus manos acunaron mi rostro–, no volverá a pasar, te lo prometo.
–¿¡No volverá a pasar!? ¡¿Te lo prometo?! –repetí indignada en una burla mordaz–. ¿Ésta es la parte donde tengo que perdonarte y creer tus promesas estúpidas? –me escuché terrible al hablar, mis ojos se empañaron de lágrimas. Sentí sus brazos apretándome en un abrazo, le golpeé con mis puños para deshacerme de él–. Yo nunca podré perdonarte esto. ¡Nunca! Nunca voy a perdonar una traición. Porque… porque me dijiste tantas veces que yo era la única con la que querías estar. ¡Y yo te creí! Y no tienes idea de cuánto me sigue doliendo lo que me hiciste. Te creí cuando me decías que me amabas, creí cada palabra tuya pensando que eras diferente. Me hiciste volver a llorar, al principio había sido bueno, hermoso. Y ahora solamente me duele –mis puños aporreaban su pecho, le golpeaba con todas mis fuerzas, la rabia me consumía–. Damien Bathory, tenías razón, no debo confiar tanto en la gente, pero sobre todo, no debo confiar en ti. Eres un ser repugnante.
–¿Terminaste? –dijo altaneramente.
Perdí el aire desconcertada por su belleza física y el contacto paralizante con su piel. Sus manos se movieron por mi espalda, tocándome de manera sensual, palpándome de cierta forma erótica y seductora. Apretó su cuerpo más contra el mío, mientras yo me confundía y deliraba entre sus definidos brazos.
–¿Me creerías si te digo que no sé cómo pasó todo esto? –susurró en mi oído.
–¿Qué?
–Besé a Ivonne pensando que eras tú. No sé cómo llegamos a la cama, no puedo recordarlo, y cuando te vi en la puerta supe que estaba equivocado –me confesó.
Sacudí la cabeza, reacia a creerle una sola palabra.
–¡Eres un despreciable mentiroso! –le grité.
–Por eso no quería decírtelo, sabía que no ibas a creerme.
–¡Es la excusa más absurda que he oído en mi vida! –lo empujé lejos–. ¡Y déjame en paz! No quiero oír tus estúpidas mentiras. Está claro que esa chica y tú son el uno para el otro. No me jodas más, intentemos sobrellevarnos y se acabó, así que no vuelvas a tocarme, porque eso me hará daño.
Lo alejé.
–¿Es todo? ¿Se acabó? –alzó el tono de voz con ademán ceñudo. Mientras soltaba maldiciones dio una patada a su Harley, colérico–. Te arrepentirás de esto.
¿Perdón? ¿Había escuchado bien?
–Ooooohh, ahora me amenazas. ¿Nadie deja al niño caprichoso, no? Pues mira como tiemblo –me reí amargamente. Limpiando los rastros de lágrimas de mi cara.
Lo vi avecinarse lentamente, con una amenazadora mirada y zancadas elegantes, su cuerpo se movía con un paso acechante, refinado y a la vez rebelde. Se desplazaba tal cual lobo fijando su objetivo en su alimento, sus hombros se meneaban, sus ojos azules y ardientes estaban posados en mí, sólo en mí, y ladeó su boca en una picante media sonrisa que me hacía sentir mareada.
Sus brazos me estrecharon, tomando mi cintura y atrayéndome con excesiva fuerza hacia su cuerpo, mis pechos se apretujaron contra sus costillas bajas, sus caderas golpearon las mías, se mantuvo presionado contra mí, sentí su calor abrasándome, sus músculos tensándose contra los míos, el limpio y masculino aroma que se desprendía de su piel y su ropa. Y no pude hacer otra cosa que jadear inaudiblemente, él se aprovechó de eso, alojó una mano en mi cabeza y me atrajo hacia su boca a la fuerza, obligadamente.
No podía responder negativamente a eso, mi cuerpo se soliviantó, mi corazón se desbocó, el calor vibrante y eléctrico poseyó mi cuerpo. Damien me dio un beso de muerte, su lengua entró y salió de mi boca mientras me saboreaba con vehemencia, expertamente se las arregló para succionar mi lengua hacia su boca, sus dedos se enterraron en mi cabello y su boca me devoró hasta que no pude respirar más. Por un momento sentí que me desmayaría ante la potencia de aquel beso mortal.
Él se apiadó de mí y dejó de besarme, respiré de manera agitada, mi pecho subía y bajaba.
–¿Ahora sí estás temblando? –dijo en seductor tono.

23 comentarios:

Nicolita Jonatika Cullen dijo...

waiiiiiii,priimeraaaa
wiiiiiii
stubo
increiibleee
me
encanto
cabe
deciir
qke
le
tengo
ciierto
odiio
a
damiien
x
creersela
tantO..?
buenO
lO
diire
lO
odiiO..!
hahah
buenO
steph
debes
segiirla
ii
eperO
qke
te
mejores

Anónimo dijo...

Waiiiii...segundaa...!!!
wiiiiiiii..heheh
Steph me encantO enseriio Damiien ash.!ni palabras es un estupido pero bueno Hombres..! al fin me encanto tienes ke segirla lamento mucho lo de tu papa y sanate pronto ojala qke con la uni tengas x lo menos 2 minutos para nosotras si no rogaremos a dios qke nos ayude..! cuiidateee...eres increiible attt:Perla Cuevas

Cecy dijo...

Aaaaaaaaa qe coraje se borro mi comentario @: waa estaba largo -.- ... bueno te lo resumire xD amo a damien, meencanta cuando lo describes es tan sexy y hot hahaha xD, ammm aa sii jaja de parte de una amiga qe ama tus novelas qe es de la secu haha pero no save comentar -.- de parte de adilene "Te amo steph jajame encantan tuus novelas TODAS en especial la de seduccion y Tentacion :D eres brillante" jaja deberias de ver jaja todos los dias en la secu escribimos en hojas de la libreta "hot" "sexy" "seduccion" "tentacion" "Joseph Blade" "Alan" y hasta "Damien Hot" jaja etc etc .. y al final "De Steph Owen" jajaja xD estamos lokitas por tu culpa 8-) jajaja es de la buena forma :P ... amm oye nos puedes decir por ejemplo una pagina de fotos profecionales como la de tus entradas.. eh buscado en google xD y no me aparecen -.- ....aww y espero qe te mejores y qe tus problemas con tu papà se resuelvan (: y qe ya no pelen xD .. aunqe todas las adolecentes, almenoc chicas lo hacemos jaja xD aaa y qe mientras ahigas estado en cama dormidilla xD ahigas soñado mucho para la nove o para una nueva :D ... ya quiero qe escribas en la noce de Another Jonas Brother Story jaja bueno me voy Bye un beso Tqm (: desde Mty.Mx (:

Atte: Cecy (y Adilene :P)

flor dijo...

ame el cap !!!! subi pronto !!!!

Fernanda Jonas dijo...

no,no,no.
aaww no es justo, simpre nos hacen caer, claro como resistirse a ese hombre hermosisimo, por dios Sthep que capitulo, y Donovan ya extrañaba a ese malvado, lo de la niña y la mujer en las vias es espeluznante, ademas eeeww esa perra de Ivonne me cae muy mal, puta golfa arrastrada...y Damien aaahh tan guapo y protector, pero me saca de mis casillas, cuando hace eso tan sexii, aaaww no imagino las ultimas palabras que dijo, yo creo que se veia aww tan sexi y tentador...
heheh me hace causa gracia como le dices a tu papa hehehe, pero tienes razon, crees que obligarte a trabajar aaw eso significa que casi no tendras tiempo para escribir, noooo loco de tu padre, no o insulto mas porque es tu papa y que tal si te enojaas...
creo que ya me hice mas grosera hehe y es por tus noves niña, me hiciste grosera huhu no te creas, me siento ridicula diciendote niña cuando soy mas chica que tu, bueno no tanto en junio sere de tu edad...
por cierto una amiga mia me dijo que me pusiste en los creditos de el fin del HOTEL NIGTHMARE, uuumm perdon por no haberte contestado me llamo MARIA FERNANDA CORREA MORENO tu creezz, pero grasias por esooo te adoro...
sigue, aah y aunque no creeas a mi si me importan tus cosas asi que puedes contar conmigo para lo que quieras ok...
te quiero , siguee, aaah no aguantare tantos dias sin leer y con lo emocionante que la dejes...
adioooz, cuidate...
por cierto ya tienes novio, o algun enamorado???
yo creo que deves amar a alguien mucho o en quien te inspiras para hacer estas historias en las escenas de amor???????
ahora si adiiozz.

noeliah-c dijo...

Dioss!! me ENCANTOOOOOOOOOOOOOOO!! ENSERIO GENIAL!! siguela rapido ehh!! jajajaja no aguanto la espera!! espero que te mejores pronto!! Besos!! =)

micaela dijo...

no puedo creer que sea tan estupidodamente hermoso tan perfectamente perfecto tan iresistiblemente tentador tan sensualmente seductor y... ya dije hermoso? lo odio y lo amo ala vez..
este capitulo estubo genial(como
siempre)aah dios ivone es una perra zorra y trola la odio la odio mas que a nada
...

te juro que me dejas sin aliento steph, yo.. ahi dios no puedo creer que no puedas escribir mas porque los papas son tan arruina sueños?! estoy tratando de digerir que charlotes ye sea tu ultima novela si es que no puedas escribir mas porque sos la ulnica persona a la que sigo con tanto entusiasmo y deseo por mas y mas... no nos dejesss!!!! y no creas que no nos importa claro que nos importa porque somos tus seguidoras y te amamos...

suila nena besos tkm cuidate :)

Paula dijo...

O.ó Sigueee.. qede con una intriga enormee! D: VAMOS, VAMOS STEPH C:

Anónimo dijo...

Leei super rapido el cap jaja , estubo chilorifico jajaja :? me encanto enserio :| , steph comentaria mas pero no puedo , espero que me comprendas tareas , horas extras en la escuela etc ..
Siguela , y cual es tu nombre completo o stephany owen es tu nombre y queria saber si me puedes pasar tu msn , te agrego y no me aceptas o no se lo que pasa :S , bueno siguela igual , perfecta la nove :)

CUIDATE Y BESOS !

Ilse:)

P.D: compreno lo de tu papa , a veces me pasa lo mismo , pero pues son nuestros papas no hay nada que hacer , aveces maldigo a mi papa y asi pero pues nlcs no hay nada que hacer pero aun asi lo amoo y pues el me dio la vida y si te pusieras a pensar en todo eso te darias cuenta , pero tu papa quiere lo mejor para ti y si asi lo quiere el pues asi lo tendras tu , pero si es un trato que hicieron y no hay nada que hacer pues aguantalo o desahogate gritando funciona eeh jaja o desogate con tu mejor amigo o alguien que le tengas muchaa confianza porque todos pasamos por lo mismo , no eres la unica ;)

como diria mi amiga cuando estamos en un problema y ella es super afirmativa si afirmativa , JAMAS DICE ALGO NEGATIVO : sonrie que la vida sigue ;) y ya se que me eche un sermon y te dije que no podria comentar mucho pero mi mama esta biendo la tv y no se da cuenta pero ahora si byeeee :)

Ilse:)

Anónimo dijo...

ALEJANDRA TREJO:
DIOSSSSSSS!!!! COMO LA DEJAS AHI CASI ME DA UN IMFARTO QUE INTRIGA DIOSSSSS STEPH QUE CAPITULO MAS GENIAL TUBIERON ACCION CON LOS VAMPIROS Y DONNOVAN HAYY ESTUBO INCREIBLE ES ASOMBROSO COMO CON CADA CAPITULO HACES QUE QUIERA LEER MAS Y MAS DE TUS HISTORIAS ES ADICTIVO Y ESPERO QUE TE RECUPERES PRONTO Y SI QUE ESTARAS BIEN OCUPADA CUANDO COMIENSEN LAS CLASES Y APARTE TRABAJARAS SERA BIEN CANSADO ESPERO Y TE VALLA BIEN Y SI SE QUE HAY PADRES QUE SON INSOPORTABLES, COMO MI MAMA ES UNA INMADURA TE LO JURO! SI PREGUNTAS QUIEN ES LA ADULTA EN MI CASA SOY YO!! ES QUE MI MAMA NO TIENE SOLUCION JAJA Y QUE LE HARE TALVEZ EN LA OTRA VIDA ME TOQUE ALGO MEJOR JAJA Y PUES YA SE QUIEN ES EL CHICO QUE HACE EL PAPEL DE ADRIEN OJALA Y TE SIRVA SE LLAMA: charlie hunnam BUENO ESPERO TE MEJORES Y SUERTE HASTA PRONTO CIAO!!! XOXO TKMM

nce dijo...

aaa me ha encantadoo!! A ver si se reconcilian de una vez!! Siguela pronto pliiss :D
Bss teeq, que te mejores ^^

Anónimo dijo...

Aaaaaahhhh!!
Damien me miro el pecho y sin disimular pero que descarado!!
Madita Ivonne es una zorra me quito el protagonismo cuando mato al vampiro pero luego yo lo recupe cuando le tire un cristal aquella Bestia con dientos caninos Ahh por cierto muy lindo lo que hizo Damien de dejar beber su sangre para que me soltara ! eso me encantoo =)

Vuelvo y repito como odio a Ivonne es una pu*a como se va hacer una " mordida de vampiro" con sus propias uñas es patetica!!
Damien asi que la beso solo porque pensaba que era yo no? ... no tengo comentarios para eso !! ( Damien cariño comprate otra excusa ;)! )
Dios le beso que me dio..
Siguelaa Steph me encantaa!! =)
Espero que te recuperez pronto y no te estreses!!

Attentamente:jonatica_joe&nick

elianne dijo...

ME ENCANTOOOO!!! OHH POR DIOS NUNCA PENSE Q HARIA ESO O.O....BUENO TENES Q SEGUIRLAAA ESTA BELLISIMA, ESPERO Q T MEJORES PRONTO, NO ES NADA BONITO ESTAR RESFRIADA ASI Q BUENO...BESOS CUIDAT Y UN ABRAZO
CHAUU!!

ashanti dijo...

oooo vampiros muajaja chido
se vieraquedado ania con el vampiro lindo pero que no se la comiera xD esa ivonne aparte de zoorra menza somos leives pff boba ñaña tas enfermita pobre steph que te inyeecten muajaja bueno cambiando de tema que libro me recomendarias para leer ovio?? xD
que te mejores

Anónimo dijo...

=D ME ENCANTA!!!!
WOW ME ENCANTO LA PELA DE VAMPIROS, CLARO K TANTAS MORDEDURAS SON PREOCUPANTES, NO KIERO QUE NINGUNO TERMINE SIENDO UN CHUPASANGRE MAS =s....
Y K SIGNIFICA K SEA EL DIA ESPERADO DE EUSTACE, K PASA? YA KIERO SABER....
UUUFFF DAMIEN LO AMO! NO SE SI SERA CIERTO LO K DICE, PERO CON ESA VIEJA DE IVONNE SE PUEDE ESPERAR CUALKIR COSA DE ESA ZORRA, HASTA DE MANIPULARLO xD...ES FABULOSO DAMIEN! Y ANIA ES TAN BUENA ONDA JAJAJAJA
ESPERO K TE MEJORES =D
MIRA EL LADO BUENO, VAS A ENTRAR A LA U, Y ESTUDIARAS ALGO K TE GUSTA, CONOCERAS GENTE MARAVILLOSA, TAL VEZ DEBERAS HACER ESFUERZOS, PERO VALDRAN LA PENA, Y DIRIA K GRACIAS A DIOS TIENES UN PAPA QUE SE PREOCUPA POR TI Y TU ESTUDIO Y PARA K TENGAS UNA VIDA PRODUCTIVA LABORALMENTE (se pork te lo digo me gustaria tener un papa k se preocupara de alguna forma y k pueda decir
"lo odio aunque sea mi papa" xD)
ME ENCANTA LA HISTORIA Y ESTE CAP ESTUVO GENIAL!
ESPERO EL PROXIMO..
ATT: MCAMICC

Anónimo dijo...

Que embole lo de tu pa, posta alto embole que te haga eso :/ Espero que las cosas terminen bien.

El capitulo de hoy fue mjuy CHAN!! :| pero puedo deducir que va a suceder, Ania lo va a mandar a la meirda a Damien por haberla besado, y eso se va a tornar como en un juego, nos besamos nos amamos, te mando a la mierda nos odiamos, bueno sabes que me gustan hacer conclusiones. Yo cuando lei en el cap que Damien decia que miro a la puerta como si estuviese desorientado o algo asi pense: Ivonne algo le hiso, le dio algo o algo paso porque el chabon quedo onda WTF?! :|
Espero que te recuperes prontoooo!!!!!!! hace reposo y cuidate.
Besos

MH

Joetamo12 dijo...

WTF??????? No podes escribir tan bien me dejaste con la boca abierta con ese final tan... inesperado.
Me encanto que aparecieran los personajes de Tentación y Seducción.
Gracias por responder mis preguntas. Que es lo que esta esperando Eustace?
tambien ¿Que es lo que tiene Ivonne con Ania, celos o la odia por otra cosa?
Espero que te mejores y reposes mucho asi te curas mas rapido, y nos deleitas con tus capitulos.
Besos

Anónimo dijo...

Siguela Steph... estoy deseando saber que pasaa...!! =)

Anónimo dijo...

Steph! por dios me encanto el capitulo :D enserio siguela.. ya quiero ver lo demas D: .. te amamos!

Cecy dijo...

Aaa steph pliiss ya pon el cap qe me muero si no D: u.u

Dome Gonzalez :) dijo...

ME ENKANTO! ME ENKANTO!!!! waaaa.. alfin despues de tanto pude leer lo que pasa es que reprobe unba materia y tube 2 SEMANAS Y MEDIA sin compu y cel osea no teni como leer pero ia pase y pude leer y ME ENKANTO ME ENKANTO!!!!! por cierto una amiga mia me dijo q te dijera q ama a adrien...y que por un hombre asi ella volveria a ser heterosexual....es que ella es lesbiana y ps........pero bno jejjeej por cierto Q MAL LO QUE LE HIZO DAMIEN A ANIA!!!! GR!!!! pero lo perdono por q es tan..tan...ta..TAN SEXY!!!!! :P

AndyKrats dijo...

Stephhhhhhhhhh :D Adivina que??? TENGO COMPUTADORAA DE NUEVOO!SIII:D Ahora no debo ir a un caber y depender de si me dejan o no :D Genial podré comentarte 200 veces si quiero xD Soy feliz Boee-
Uff no sabes como quede con este capitulo, Ivonne Es un zorra, no me la banco, es la típica envidiosa que quiere hacerte la vida negra, y Damián se comporta como un idota si yo me encontraría con un hombre así, creo que lo mandaría al infierno! Aunque a la vez es tan tentador .. no se puede con chicos así, simplemente caes ante sus pies aunque estes totalmente enojada! :P Y sinceramente, Sus excusas sean ciertas o no, me parecen tontas.. Solo amigos?? JAJAJAJA Sii claro. Pero debo admitir que amo cuando se desespera al ver que pierden a Ania. Yo lo rechazaría solo para ver como se arrepiente de todo, y ver que actitud tiene si sigue insistiendo o se va con otra ( Cosa que NO me gusta ) si pasa lo segundo, yo estaría con otro para que se regodee de celos. Pero seria muy inmaduro, seria venganza tras venga y sin llegar a nada.
Espero que no debas cancelar con tus estudios, pero bueno no te procures, te entiendo debes estudiar o terminaras como yo. No creo que quieras terminar como yo , te lo aseguro xD
Ah y otra cosa, deja de decir que no nos importa lo que te sucede respecto a tu padre. A mi me importa. Me importa porque siento como si fuera que te conociera, y nunca nos vimos ni nada. Pero te tengo un gran aprecio. Aparte, me gustaría conocerte claro, saber mas de tu vida personal, osea no solo gustos y eso.
Una preguntita, Cuando te propones a escribir una nueva novela.. como surge la historia? Se que te guías por tus sueños, pero automáticamente tiene toda la historia de principio a fin? O de apoco te surgen las ideas? Lo pregunto porque en tus novelas siempre todo tiene que ver con todo, no hay nada que no tenga sentido, al menos yo nunca me quedo con la duda de nada.
Bueno steph, ya sabes .. Eres Genial Adoroo tu ingenio! De verdad.. Te admiro totalmente. Para mi sos como una Famosa JAJAJA xD

Subi rápido que me mueroooooo!!!!!!!! Enserio me muero te estoy escribiendo desde el hospital :O :P

Seguila! Y NUNCA abandones tus sueños. TKMMMMMMMMMMMMM
Aandy!

Anónimo dijo...

hola esthef!!!
no creo k te acuerdes de mi ya ke no me gusta comentar mucho aunque soy super fan de tus novelas son muy buenas y esta no es la excepción!!!
yo e kerido intentar lo de bloody mary pero me mellito xD jajaja aunque soy ultra valiente no creo en lo que no puedo ver y como no lo e intentado aun no lo creo asi que cuenta que te paso a ti!!!!andaaaaa siiiiii???
por una de tus fans tambien ultra curiosa como tu (aff no dormire hasta leer lo que te paso xD ese es mi extremo de curiosidad xD)

te admiro amo tu modo de escribir me encantaria que vieras una de mis historias(soy mas cruda con las escenas de sangre y mis personajes principales son iguales a mi aunque yo tambien busco poner cosas que me gustaria vivir u.u

byeee hasta el proximo cap y suerte con la uni!!!!seguro te va genial espero que nos cuentes a tus fans que tal todo x3 (otra curisidad xD)

By: **Konata**

VISITAS

.

.