.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Capítulo 17: Baile de Otoño


Capítulo 17: Baile de Otoño.

Hacía frío y la tarde era absorbentemente cerrada y umbrosa, no había algún pájaro que cantara o mariposas revoloteando en las hierbas del jardín de la Académie Le Mystère. En realidad, un feo cuervo se paró en el blanco ataúd de papá. Blanco, el color de los ataúdes de los Leives. Aunque el de mamá había sido de caoba marrón, después de todo, no había sido un verdadero funeral.
Al lado del ataúd de papá estaban aquellos otros dos de reluciente madera oscura, ésas eran las urnas de Brittany y de su madre, sus cuerpos y el de papá serían incinerados esa noche, nunca más Brittany volvería a atormentar a Damien y Adrien. Ninguna había sido recordada dignamente ni mucho menos habían tenido un funeral, Eustace había aprovechado sus cuerpos para simular los huesos de mi madre en una tumba falsa.
La fuerte brisa secó las lágrimas de mis mejillas, Damien acababa de dejarme sola, Miranda había estado llorando, porque secretamente no soportaba ver mal a Colin. Yo estaba abatida, mi cara hinchada de tanto llanto y tenía oscuras manchas bajo mis ojos. Básicamente estaba sobreviviendo.
Me encontraba sentada sobre una roca en las alturas, observando las lápidas que rodeaban el maltrecho y pintoresco jardin. Desde lo alto pude distinguir a Damien sentado junto a su primo, los dos tenían una mirada distante, se hallaban bebiendo una cerveza y riendo con amargura bajo la sombra de un árbol. ¿De verdad se estaban riendo juntos?
Salté de la roca y me aproximé hacia ambos chicos tozudos, quienes dejaron de reírse de inmediato cuando advirtieron mi presencia.
–¿Que hacen? –les pregunté sin ánimos.
–Jodernos un poco –contestó primero Adrien después de dar un sorbo de su cerveza.
Me reí un poco. ¿A quién pensaban engañar? Muy en el fondo ellos no se odiaban tanto como decían.
Me senté en medio de ellos, abracé un fuerte brazo de Damien.
–¿Me das un trago? –le pedí a Adrien.
Negó con la cabeza.
–No puedo, iré preso por darle cerveza a una menor de edad.
–¿Quieres un poco? –me ofreció Damien de su botella.
Parpadeé atónita, mirando desde Adrien hasta Damien, de un lado a otro con estupefacta confusión.
–¿Qué les sucede a ustedes dos? –reclamé–. Tú –observé directamente a Damien–. ¿Me ofreces una cerveza? Y tú –instalé mis ojos en Adrien–. ¿Ahora te preocupas por cumplir las reglas? ¿Cuándo han cambiado de roles? No me digan que cambiaron de cuerpo y no me lo han dicho.
Ambos soltaron una risita.
–Al diablo con Colin y sus reglas –soltó Damien, su mirada azul capturó mis ojos–. Tú sabes tan bien como yo que lo único que todos necesitamos hacer hoy es emborracharnos hasta vomitar en la alfombra púrpura de la antesala de Eustace.
Atisbé el modo en que Adrien rastrilló un poco de arena del suelo con sus dedos, su mirada estaba puesta en sus dedos sucios de polvo y granos de piedra picada, parecía distante, igual que un niño que acaba de ser castigado y medita sobre el asusto en silencio. Sus labios estaban apretados y su ceño fruncido. Sentí una punzada de ternura al verlo de ese modo, con sus dorados cabellos sobre su frente y su cara sonrojada.
–¿Qué te ocurre, Adrien? –le acaricié su hombro un poco.
–No te lo diré frente a Damien.
Damien se rió.
–¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Asunto de chicas? ¿Es que acaso necesitas un tampón? –se burló, en un tono medio ebrio, sus ojos tenían ese relámpago de malicia y embriaguez.
Le di un golpecito a Damien en el muslo.
–¡No lo molestes!
–Lo siento –se disculpó Damien en voz baja, aunque en realidad no lo sentía–. Dinos, primito, ¿qué tienes?
–Ya lo sabes, de todos modos –farfulló Adrien.
–Ah, ya –dijo Damien sin ánimos, lo miré para que me explicara–. ¿Qué? –me preguntó, luego reparó en el significado de mi mirada–. Lo que le sucede es que quiere drogarse porque le pone mal esto del funeral de Brittany.
Cuando miré hacia Adrien él asintió, avergonzado.
–D, déjame sola con él, un momento –le pedí a Damien.
Él se rió.
–Como si fuera a dejarte sola como mi primo.
–No, ya basta, no tienes que sermonearme, Ania, no te corresponde. Ya sé que tú también te sientes muy mal por tu padre y yo soy un idiota. Déjenme solo los dos, ¿sí? –protestó Adrien con enfado.

Semanas después…

–En efecto, la mejor calificación fue la de Ania –explicaba Eustace a su clase, que estaba conformada por los mellizos Morte, Isabelle, un nuevo estudiante y yo.
Alcé una ceja en un gesto sarcástico mientras mi desquiciado profesor ponía sobre mi escritorio una hoja con los resultados de mi última prueba escrita. Sólo pude creerlo cuando le di la vuelta a la hoja y descubrí que estaban escritas las iniciales de la palabra “Sobresaliente” abreviada. Emocionada, salté de la silla y abracé a Eustace.
Él se quedó inmóvil, su cuerpo se tensó, su cara parecía confundida, ni siquiera me estaba devolviendo el abrazo, se veía más bien avergonzado por mi demostración de afecto, incluso me pareció que se sonrojaba, de esa manera se veía igual que un joven, tan joven como mi hermano, Colin.
Vaciló un segundo y me devolvió un abrazo corto, sentí la suave presión de sus brazos rodeando mis hombros torpemente, de manera tan torpe que me daba la impresión de que nunca había abrazado antes a alguien.
–Gracias, Eustace –le agradecí luego de apartarme con mi hoja arrugada por nuestro abrazo.
–¿Gracias? Tú lo has hecho todo, no yo. Y para que sepas, la actuación que diste con Marcus fue espectacular, te juro que nunca había tenido a una alumna tan brillante, fuiste muy astuta, utilizaste todo lo que te enseñé para salvar la vida de Damien –entornó sus ojos y miró hacia la ventana. De la nada, un Blackberry apareció entre sus manos, él tecleó–. Motivación, utilizar a alguien que le importe al alumno para hacerle hacer lo que yo quiera.
–No me digas que ahora utilizas el Twitter.
–Oh, claro, Adrien me ha enseñado, Lady Gaga me sigue, y no sólo ella, tengo otro millón de followers.
–Sí, lo sé, nunca debí ponerle tecnología en las manos –resonó la voz de Adrien no demasiado lejana.
Él se hallaba de pie en el marco de la puerta del salón de clases, como de costumbre, estaba fumando un cigarrillo, uno extraño y alargado.
–Apaga eso, Bathory –le retó Eustace.
–Vamos, Eustace, éste es de menta, sabes que también los fumas.
–No enfrente de mi clase –alegó Eustace.
–Sí, quieres aparentar ser un buen modelo a seguir, sigue así, camarada –inesperadamente, Adrien me tomó de la mano–. Me llevo a la chica conmigo, y tranquilo, no voy a corromperla, a menos que ella se deje –soltó una risotada.
Jaló mi mano y me condujo hacia un solitario pasillo del mismo piso, se detuvo para soltar humo desde su boca y apagó el cigarrillo.
–Ania… –comenzó, había nerviosismo en su rostro, metió sus manos en los bolsillos de sus pantalones de cuero–, quería preguntarte si tú quizás… quiero decir. Bueno, la cosa es que, como todos saben, mañana se celebra el Baile de Otoño y deduzco que Damien habrá de haberte invitado, ¿no? Ya lo sé, que pregunta tan estúpida, todos saben que irán juntos. Yo… quería saber si no te molestaría que Isabelle me acompañe al evento esa noche.
Bajó su cabeza al pronunciar la última frase, yo estaba asombrada por lo que acababa de decirme. ¿O sea que él e Isabelle…?
Y Damien, él ni siquiera me había invitado, pero daba igual.
Asentí muy despacio con la cabeza.
–Damien… sí, él me invitó –mentí–, pero le dije que no asistiría a tal tontería. Así que no te preocupes, espero que se diviertan, ya sabes.
Frunció el ceño.
–¿Estás segura?
Esbocé una media sonrisa.
–Segurísima, y celosa. ¿Estás terminando conmigo para conseguirte a una novia santa? –bromeé.
Largó una risita.
–No seas tonta, una santa como Isabelle nunca sería mi novia. Imagínatelo, tendría que ir por ahí donando el dinero que robo a instituciones de caridad y niños huérfanos.
–No seas tonto, sabes que no robas dinero.
–Bien, no lo hago, pero antes lo hacía, me dedicaba a poner pistolas en las sienes de niñitas como tú para quitarles su bolso.
–Nah, no te creo.
–Pues deberías, solíamos hacer eso juntos –dijo la voz de Damien a mis espaldas.
Sentí con un escalofrío su pecho contra mi espalda, mi cuerpo se calentó de inmediato, luego me percaté de que él apuntaba dos dedos hacia mi frente en simulación de una pistola, su aliento rozaba mi piel como una corriente eléctrica.
Adrien hizo rodar sus ojos.
–Yo me voy –gruñó.
–Sí, hazlo –concordó Damien de manera divertida.
Damien dio la vuelta alrededor de mí y sus manos apretaron mi cintura contra la suya en cuanto estuvimos a solas.
–Nosotros no asistiremos al tonto y cursi baile, ¿verdad? –me preguntó y le dio un sexy y delicado beso a mi garganta descubierta–. Tenemos mejores cosas que hacer, ¿no?
Sentí escalofríos recorriendo mi cuello, le sonreí.
–Exacto –abracé su cuello con mis manos.
–¡Qué lástima! –dejó de abrazarme y extrajo algo del bolsillo de su pantalón–. Porque te compré un regalo para invitarte, y debo decir que he trabajado duro limpiando los treinta automóviles de Eustace durante las últimas semanas para que él me pagara algunos dólares.
Dejé caer mi mandíbula. Y sonreí.
–Oh, Damien –exclamé.
–¿Quieres ir al baile conmigo, Lady Ania?
Se inclinó sobre una de sus rodillas y abrió la pequeña caja negra de terciopelo en la que hallé un hermoso collar plateado. Se levantó y me ofreció la caja.
–Wow, Damien, esto es… es hermoso –sacudí la cabeza y empujé la caja de vuelta hasta él. Era demasiado costoso, seguramente habría gastado todo el dinero que había ganado en ello–. No puedo aceptarlo, es demasiado, seguramente te ha costado un montón.
Mi corazón estaba acelerado ante eso, era completamente nuevo que él me hiciera regalos, no sabía que pensar o que sentir al respecto, pero me faltaba el aire.
–Ania, la única razón por la que trabajé fue para comprarte algo, hace tiempo quería darte un regalo, nunca antes te había regalado nada. Además, no es un anillo ni nada por estilo –elevó una de las comisuras de sus labios hacia un lado, tenía la sonrisa torcida más hermosa del planeta–. De todos modos, Colin no me lo aceptaría, ése no es su color, y no querría ir al baile conmigo, nos mirarían raro.
Me quedé callada, intentado contener el instinto de que mis labios se curvaran en una sonrisa, entorné mis ojos con una suspicaz mirada mientras él sacaba el collar de su caja y lo enredaba en sus dedos.
Era de plata y el colgante era una figurilla de un fino ser alado esculpido con completa perfección y delicadeza, sus alas de plata envolvían su cuerpo y su rostro era hermoso. Parecía destilar luz, parecía moverse, parecía vivo.
–Un Leive –mascullé.
–No –él negó con su cabeza–¸ es un ángel.
Sus manos se movieron alrededor de mi cuello y cerraron la cadenilla en torno a éste. Él ángel de plata se sentía frío contra el hueco de mi garganta, y luego, de repente, el material se calentó y la pieza se sintió vibrante, compitiendo contra mi corazón apresurado.
–Sí, Damien, quiero ir al baile contigo.

La siguiente noche, Baile de Otoño, Instituto oculto de la Académie Le Mystère, Bowne St, New York, United States.

Me introduje entre una multitud de personas desconocidas que se hallaban en el enorme salón iluminado con montones de luces coloridas y una portentosa decoración de un estilo Halloween combinado con el fantasma de la ópera y algún club de Las Vegas.
Yo llevaba un vestido de color negro, corto y no demasiado adornado, por primera vez había elegido unas zapatillas de tacón antes que mis Converse. Mi cabello estaba casi completamente suelto, salvo por un delicado broche recubierto de plata y diamantes que era lo único que había conservado mi padre de mamá y que sujetaba atrás parte de mi cabellera negra. El collar que Damien me había obsequiado adornaba mi cuello con el colgante del precioso ángel puesto muy cerca de mi corazón.
No había visto a los chicos casi en todo el día, ni siquiera a Damien, todos estaban demasiado ocupados en sus propios asuntos. La academia estaba rodeada de costosos automóviles, había visitantes de diferentes países y “ciudades mágicas”, y una gran cantidad de Leives guapos y extranjeros que venían de visita, todos vestidos en costosos trajes de diseñador.
Reconocí a mi hermano al fondo del salón, se hallaba en una esquina, arrinconando a una chica rubia, probablemente otra Leive que había venido a festejar, él le estaba coqueteando, ambos se reían y tomaban tragos.
¿Por qué todos los hombres tenían que ser unos perros?
La pobre Miranda…
Oh, mejor me callo, pensé para mí misma.
Colin no era el único que venía con otra pareja, también Miranda tenía a otro, y no cualquier otro, éste era Jerry, el amigo de Damien. El chico rubio con sus anteojos, que en algún momento empezaron a parecer sexys en su cara, tomó a Miranda de la cintura y la llevó a la pista de baile, sonaba una música verdaderamente tétrica de una melodía de piano cuando los ojos de mi hermano se instalaron en Miranda y en su pareja de baile. En determinado segundo él y Miranda compartieron una veloz, odiosa y nerviosa mirada.
Jerry entonces cogió el rostro de Miranda con fuerza y le dio un corto pero alegre beso de labios cerrados. Entonces… ¿él no era gay? Cuando el muchacho se apartó cubrió sus mejillas bajo sus manos, esperando que alguien le golpeara.
Colin no iba a golpearlo, pero yo sabía perfectamente lo mucho que deseaba hacerlo, sus ojos destilaron fuego y se volvió para besar apasionadamente a la muchacha con la que andaba.
Los mellizos Morte también rondaban en los alrededores, Dimitri entre un montón de mujeres, les enseñaba su nuevo auto convertible y les hacía insinuaciones sobre llevárselas a la cama, mientras que Charity no se quedaba atrás. Ella presumía su costoso vestido a otras de las chicas extrajeras, les mostraba el anillo de rubíes y piedras brillantes que le habían enviado sus padres desde Londres, y también coqueteaba con cuantos pudiese, a su manera, con arrogancia y superioridad hacia los otros, al igual que su hermano.
Adrien, como siempre, iba vestido de cuero, excepto por el saco elegante y de gabardina que llevaba sobre la camiseta. A su lado, Isabelle caminaba con timidez, hombro contra hombro. Él me saludó con la mano y con una sonrisa a la que correspondí.
La tétrica música del lugar de repente cesó, los gritos de la muchedumbre se convirtieron en murmullos poco a poco mientras el brillo de las luces se aminoraba y todo se volvía más tenebroso y sumido en sombras. Cautelosamente me aproximé hacia Adrien y Miranda, que ahora se hallaban juntos con sus respectivas parejas.
–Ya era hora de que Eustace apagara las luces, ¿tienes idea de cuánta energía consume a diario? –le decía Miranda a Adrien, casi indignada por el asunto.
–No –contestó Adrien–. Pero puedo hacerme una idea de cuánta droga consume a diario, ese tío cada vez está más loco –señaló hacia el escenario principal.
Eustace apareció encima de un trono púrpura vistiendo un chaleco de plumas y acompañado de su fiel pantera enorme y negra que lo seguía como si fuese su propia sombra. El hombre se rió despiadadamente, como si justamente estuviese a punto de revelarnos a todos que había puesto una bomba que destruiría la mansión y que debíamos escapar en menos de un minuto. O algo así me inventé yo en la cabeza cuando observé su reluciente sonrisa siniestra acompañada de un sonido perverso y relajado que salía de sus labios.
–Evangeline –llamó mi nombre Eustace, sonaba como si su voz estuviese siendo proyectada por un micrófono, ésta sonaba en cada rincón del salón, pero no, él no tenía ningún micrófono visible–, ¿podrías subir al estrado, señorita?
–Oh, no –murmuró Adrien por lo bajo.
Le miré con horror.
–Define: “Oh, no.”
Adrien me miró a modo de disculpas.
–Será mejor que subas, estás a punto de pasar por un horrible momento.
Empujó mis hombros.
Por primera vez en toda mi vida, todas las miradas estaban puestas en mí, la multitud se hizo a un lado para dejarme pasar, un corto temblor recorrió mi cuerpo y luego se manifestó como una leve vibración en mis dedos. Me sentí muy nerviosa e intimidada con la cantidad de miradas que había posadas en mí, todos se apartaron hacia un lado y el otro de la estancia, formando un largo pasillo que conducía hacia las escaleras, traté de apresurar el paso para que todos dejasen de mirarme. Mi cabeza estaba inclinada hacia el suelo, me sentía muy pequeña y torpe. No había nadie que no estuviese observando mi tonto vestidito negro de niña fresa, el tacón de mis zapatillas emitía un sonidillo rítmico al repiquetear contra la moqueta y la madera de la pista de baile.
Los ojos de Eustace recorrieron mi cuerpo de un modo maniático.
En serio, ese hombre tiene que estar loco, dije dentro de mi cabeza.
Tan pronto como estuve delante de él, se puso de pie y me ofreció su frígida mano, sus dedos se sentían duros y congelados y se cerraron alrededor de mi mano pequeña.
Me besó el dorso de la mano, sus labios también se sintieron gélidos al contacto con mis nudillos.
Tragué saliva.
–Dasha, dame el sombrero –pidió Eustace a su bestia.
El animal llevaba algo en su boca colgando entre sus dientes.
De las fauses de su mascota, Eustace alcanzó un sombrero de bufón y lo puso sobre mi cabeza. Las risas se escurrieron como ecos entre las paredes del gran salón.
–¿Qué diablos significa esto? –murmuré para Eustace entre dientes y en voz baja.
–Los bailes de otoño exiten para mi satisfacción personal, por lo tanto debe de haber un bufón que entretenga al rey. ¿O es que en algún momento llegaste a creer que hice esto por ustedes? Esta vez tú serás mi bufón. Cambiando de tema, hoy te ves muy bonita.
La multitud aplaudió a Eustace.
Detrás de Eustace, en el escenario, se abrió un amplio telón rojo, me desconcerté al observar lo que había detrás del mismo.
Mi mandíbula cayó, casi jadeé al ver a Susan junto con Ivonne, las dos en su forma humana, colgadas con sogas al techo, sus manos atadas adelante y su boca amordazada. Ambas muy vivas, con ojos asustados y caras pálidas.
Pasos resonaron contra las tablas, me giré, sólo para encontrar a Liptaura caminando en sus cuatro extremidades, como una criatura de otro mundo mientras agitaba sus alas y mostraba toda esa dentadura de punzantes dientes.
Sentí mi garganta seca.
La sonrisa de Eustace era resplandeciente, se veía tan malvado al esbozar esa sonrisa diabólica y perfecta. Él era un tipo terriblemente apuesto, noté, pero estaba demente.
–Mi linda criatura… –me dijo Eustace–, una de estas dos chicas ha asesinado a los chicos muertos de la academia, si logras decirme cuál es, Liptaura se la comerá viva frente a todo este público, pero si te equivocas… entonces condenarás a una inocente y dejarás libre a la verdadera culpable.
Palidecí, mi rostro cambió de color varias veces.
–¿Por qué debo hacer esto, Eustace? –me quejé con voz débil.
La sonrisa de Eustace se ensanchó.
–Porque de lo contrario, Liptaura te comerá a ti.
Di un paso atrás y sentí a la Doxy erguida contra mi espalda, su respiración y sus dientes cercanos a mi cabello.
¿Por qué Eustace me hacía algo como esto? De verdad odiaba a Susan y a Ivonne, pero… ¿condenarlas a muerte, y a una tan horrible? Ni siquiera yo podía hacer algo así. ¿Y si me equivocaba?
Las verdes manos del hada demoniaca se cerraron en mis brazos, inmovilizándome. Cerré mis ojos, suspiré, volví a abrirlos. De acuerdo, era mi vida o la de una de esas arpías.
–¿Quién lo hizo, Ania? –me interrogó Eustace, llamándome por el nombre que me gustaba que usaran en mí.
Tragué saliva fuertemente para humedecer mi reseca garganta antes de contestar. Se hizo un silencio sepulcral en el salón, era como si de pronto nadie respirara, nadie ni siquiera susurraba o interrumpía con algún ruido de tos.
Pasé mi mirada desde Susan hasta Ivonne. Susan parecía aburrida, pero en realidad era cansancio lo que había en sus ojos. Ivonne estaba aterrada, negaba con la cabeza hacia mí a modo de ruego o de disculpa.
Esto era obvio, Susan me había confesado que lo había hecho.
–Lo hizo Ivonne –contesté.
Eustace hizo una seña hacia Liptaura, el hada se elevó un poco del suelo con sus aparentemente débiles alas de insecto, llegó hasta Ivonne, la chica gritó incluso antes de ser atacada, Liptaura la cogió del cuello al igual que lo haría con un trozo de carne y la mordió con su poderosa mandíbula. Esa cosa no era como un vampiro, era como un caníbal, la observé morder a trozos la carne de Ivonne, hasta que tuve que apartar la mirada con horror y náuseas.
La risa de Eustace resonaba retumbantemente entre las paredes, eso era lo único que se escuchaba además del ahogado sonido de la sangre al gotear y la carne siendo picada y engullida. No tardó en llegar un charco de sangre roja hacia mis pies, me obligué a mi misma a retroceder, no podía moverme, no podía respirar, ni quería.
–Es por eso que te amo, Evangeline –me alentó Eustace–. La verdad es que sí, Ivonne es la culpable. ¿Cómo llegaste a esa conclusión?
Me aclaré la garganta y capturé su mirada verde azulada, su cabello castaño estaba pulcramente peinado y escondido bajo otro de sus estrafalarios sombreros.
–Fue sencillo –solté con seguridad en mi voz–, Susan es vanidosa, increíblemente puta, puede que sea odiosa e inaguantable, pero ella misma sabe lo inofensiva que verdaderamente es. En cambio Ivonne es… –vacilé–, es mala. Por otra parte, esto no tendría sentido alguno si la culpable hubiese sido Susan, sabías lo que ella me había dicho, sabías que la había visto con las pruebas en sus manos, sabías que apostaría por ella, a pesar de mi aversión hacia ambas.
La ceja derecha de Eustace estaba alzada con una mueca que, debía admitir, era picante. Chaqueó los dedos y el telón se cerró, ocultando la sangre, el trono, a Liptaura y a Susan.
Más pasos hicieron eco en el salón. Esta vez era Damien quien venía desde las escaleras, desatando sus manos, pues éstas parecían tener una soga gruesa rodeándolas. Parecía completamente furioso.
–Maldito sucio –gruñó Damien viniendo hacia mí, supe de inmediato que se refería a Eustace.
–Ah, sí, olvidé decírtelo, tuve que atar a tu novio, era posible que interfiriera en tu decisión. No es que me importara quién muriera, pero la verdad hubiese sido incorrecto si hubieras dejado libre a la verdadera asesina, ¿no? –expresó Eustace, su pregunta última era sincera, como si de verdad no supiese lo terrible que sería haberme equivocado–. Que siga la fiesta, de todos modos –hizo un elegante gesto con la mano y se inclinó doblándose hacia adelante como una reverencia.
La música tétrica volvió a brotar desde las paredes, lo curioso era que no había ningún altavoz o speaker en ninguna parte, y la melodía además sonaba como si estuviese siendo tocada en vivo. Pero tampoco había ninguna banda o algo parecido.
Me volví para echarle un vistazo completo a mi galán. Mi corazón se aceleró hasta el punto de que sentí que todo mi cuerpo estaba vibrando, me sentí muy pequeña y nerviosa mientras él se aproximaba con una sonrisa un poco rota, realmente.
Su cabello, que era castaño hoy, estaba un poco revuelto, quizás porque había forcejeado con Eustace, pero daba igual, amaba su cabello de ese modo. Su vestuario en cambio estaba impecable, él llevaba un elegante traje, probablemente alquilado, pero que le hacía ver como estrella de cine en alfombra roja. Llevaba corbata costosa y zapatos brillantes. Me sentí torpe estando cerca de él, me derretí, por un instante creí que me desmayaría. ¿Cómo era posible que alguien tan sexy se hubiese fijado en mí? Él derretiría un iceberg con su mirada, con su sola presencia, con su cuerpo escultural. Un placentero calor se extendió a través de mi piel, mi estómago se sintió comprimido y extraño, como si un millón de mariposas revolotearan dentro de mi vientre corrieran por mis pechos.
Ese chico me ponía tan caliente con su cara seductora, su boca ardiente, su cuerpo tan atlético, alto y deseable. Estaba tan hermoso, tan cándido, elegante. ¡Cielos! Amaba a los hombres en traje formal, pero Damien era el más hermoso de todos.
Dios, ¿en qué mundo tan loco pude ser capaz de conquistar al mejor amigo de mi hermano?
Damien me tomó de la mano, su mano era muy grande en comparación con la mía, su tacto era cálido y sus dedos me apretaban con firmeza. Me condujo hacia la pista de baile con mi mano en la suya, aunque la música era tétrica también era rítmica y suave, perfecta para bailar de cerca.
Me sentí en el cielo cuando él me rodeó la cintura con sus brazos y me atrajo hacia su cuerpo, al mismo tiempo enredé mis manos en su cuello y levanté la vista hasta encontrar sus ojos pálidos. Su sonrisa estaba muy cerca de mis labios, podía sentir su respiración a escasos centímetros de mi cara.
Por el divino cielo, se sentía tan, pero tan bien. No había alguna magia mejor que esa.
–¿Sabías que estás hermosa? –me dijo alegremente.
–Tú estás hermoso –le susurré–, y a propósito, si todas esas chicas siguen mirándote de esa forma voy a golpearlas.
–No soy el único que está siendo observado. Créeme que yo también tengo muchas ganas de golpear a algunos.
–Es el baile de otoño más loco de la vida. Pero el mejor de todos, porque estás tú –suspiré e instalé mi mejilla contra su pecho.
Él levantó mi barbilla y besó mis labios de manera profunda, lenta, delicada. Su lengua bailó suavemente contra la mía, saboreando mi boca, mis ojos y los suyos se cerraron por la sensación de placer. El beso se hizo tan largo que de repente me percaté de que todos nos observaban.

***

Por primera vez Colin nos dejó salir solos a Damien y a mí. Claro que primero nos dio una charla de esas que dan los padres, y gruñó como perro. Y por primera vez también, me había subido con Damien en su propia motocicleta.
Nos encontrábamos en un callejón solitario y de poca clase de la ciudad, Damien estaba haciendo grafftis en un muro, agitó la lata de pintura y terminó de escribir su segundo nombre en la pared. Evander, ése era su nombre, hermoso, porque todo en él era hermoso.
–Te dije que yo también podía hacer cosas malas contigo –masculló burlonamente.
–Quiero intentarlo –refunfuñé.
Damien me abrazó desde atrás, sujetó mi brazo y mi mano entre la suya mientras hacía que mis dedos se cerraran alrededor de la lata. El sonido del aerosol chilló cuando la pintura salió disparada a la pared. Seguidamente se oyeron sirenas de policía.
–¡BATHORY! –gritó un hombre.
–Mierda, Ania, corre a la motocicleta –me avisó Damien mientras me empujaba–. Hasta luego, oficial Roff.
El oficial Roff… lo miré entre la oscuridad, bañado entre la luz de la luna. Ese tipo era el que nos había esposado a Damien y a mí cuando mi estancia en el Hotel Nightmare acababa de comenzar.
Damien corrió, saltó a su Harley Davison, se subió delante de mí, encendió el vehículo y aceleró a toda velocidad. La motocicleta rugió, rodeé su cintura apretadamente con mis brazos, aprovechando el momento para tocar a Damien, sentir su fuerte pecho y abdomen bajo mis dedos, apretar mis pechos contra su espalda, rodear sus caderas entre mis muslos. Le di un suave mordisquito en el hombro, luego en el cuello, mientras la brisa nos daba a ambos y hacía revolotear mi cabello. Él se sacudió con un escalofrío.
–Eres perversa, quieres volverme loco –dijo, su voz estaba tensa. Nos adentramos en callejones a alta velocidad, hasta que las sirenas dejaron de escucharse y las luces rojas y azules se extinguieron–. Preciosa…. ¿Alguna vez viste New York desde la cima del Empire State?
–¿Eh?
–Será mejor que me abraces fuerte.
Confundida, apreté más fuerte mis manos alrededor de su pecho, sentí la vibración del vehículo corriendo a través de mí mientras éste parecía aumentar su velocidad de manera alarmante. La brisa dio en mi cara con ímpetu, las calles se quedaron atrás tan rápido que apenas pude distinguir más que luces y destellos. No estaba segura de cómo era que los neumáticos nos se derretían contra el asfalto, no estaba segura sobre cómo demonios Damien podía ver lo suficiente como para conducir.
Sentí una oleada de mariposas en el estómago, fue entonces cuando noté que la motocicleta estaba al menos a treinta centímetros elevada del suelo, solté un gritito mientras apretaba mi cara contra la espalda de Damien. Sus hombros temblaron, él estaba riéndose.
El suelo se veía demasiado alejado de mis pies flotantes, el cosquilleo en mi estómago se acrecentó, abrí mi boca ampliamente al divisar nuestra sombra reflejada a lo lejos en la calle, lo mucho que la motocicleta empezaba a elevarse sobre la ciudad nocturna.
Mi pecho se apretó. Estábamos… ¿volando?
Es decir, la motocicleta estaba volando, elevándose por encima de los demás autos y ascendiendo hacia la cima de los edificios. Froté mis ojos con mis puños varias veces para asegurarme de que estaba viendo bien.
–¡Dios mío! Damien…
–Un hechizo, Eustace me echó una mano para hechizar la motocicleta, nena, se lo pedí para ti –ronroneó Damien de manera astuta.
Mientras me sentía igual que Sabrina la bruja adolescente volando en su aspiradora mágica, abracé a Damien, temiendo caer. Las alturas se hacían cada vez más pronunciadas, eché un vistazo al suelo y los transeúntes y automóviles cada vez eran más pequeños, hasta llegar a parecer hormigas brillantes correteando.
Estaba absorta, observando a toda la ciudad debajo de nosotros. Se veía hermosa, en movimiento, tan iluminada, igual que un cielo oscuro con millones de estrellas invadiéndolo, estrellas fugaces, coloridas, rutilantes. NI en mis sueños más salvajes había imaginado ver New York desde las alturas, subida en una motocicleta voladora con el mejor amigo sexy de mi hermano.
Cada vez ascendíamos más, hasta que nada era más alto que nosotros dos.
–Wow, Damien, somos los más altos –musité.
–Te lo dije, uno se siente grande estando a esta altura –afirmó él al tiempo que disminuía la velocidad al toparse con el edificio más alto de todos.
¿Estábamos estacionados en la cima del Empire State?
El vehículo se detuvo en las terrazas más altas, donde todo lo que podía ver eran superficies algo sucias y la gran antena de la edificación.
A pesar de estar en las alturas, todo seguía siendo enorme aquí arriba, el cielo sobre mi cabeza, la punta del rascacielo cerniéndose sobre mí y rozando el cielo sedoso.
Empezaba a hacer tanto frío que temblé, de inmediato los brazos de Damien me rodearon, su pecho fuerte se apretó contra mi espalda.
–Vinimos aquí para contarle a todo el mundo que nos amamos –besó con suavidad mi cuello–. ¡TE AMO ANIA! –gritó al viento, su voz se difundió en el aire.
Me sonrojé, me giré hacia Damien, rodeé su cuello con una mano y con la otra presioné mi dedo índice sobre sus labios.
–Shh, cállate, Damien, estás avergonzándome –le dije a modo de juego.
–¿Ah, sí? –hizo una cara malvada, alzando una ceja, colocó las manos a cada lado de su boca a modo de altavoz para vociferar–. ¡Oiga todo el mundo, amo a Ania Hammond!
Cubrí su boca con una mano.
–¡Damien! ¡Cállate! –le dije mientras me aproximaba hacia el borde de la terraza–. ¡Amo a Damien Evander Bathory! –grité con todas mi fuerzas.
Damien se apresuró a besar mi boca de manera fugaz y cariñosa. Mi rostro ardió sonrojado, contuve el aliento mientras observaba el reflejo de la ciudad en sus ojos, aparté la mirada y nos sentamos.
–Wow –dije volviendo mi vista hacia la ciudad–. Damien, nunca había hecho algo tan loco en mi vida, graffitis, huir de la policía, y observarlo todo desde tan alto… es como si todavía tuviese mis alas, esto hermoso. Y esa motocicleta… Oye, ¿qué demonios es Eustace?
Torció la boca y se encogió de hombros.
–Eso siempre ha sido un misterio, nadie sabe qué cosa es Eustace, pero se sabe que es muy poderoso –me rodeó con un brazo y le dio un mordisquito a mi oreja–. Hablando de todo un poco… ha sido un día grandioso, ¿no? Nos hemos divertido mucho. ¿Sabes lo que siempre me ha gustado de nuestra relación?
–¿Qué cosa? –dije curiosa.
–Que siempre hemos sido amigos, incluso desde antes, incluso cuando estábamos distanciados, incluso en nuestros momentos más sexys, siempre hemos sido buenos amigos –me respondió–. Incluso ahora que estoy a punto de hacerte una propuesta indecente.
Mi rostro se ruborizó todavía más.
–¿Ah, sí? ¿Y cuál es?
Junto su frente a la mía.
–¿Quieres hacer el amor conmigo, Ania?
–¿Aquí, ahora?
Hocicó mi nariz con la suya.
–Nadie va a vernos, no hay nadie que esté más arriba que nosotros, estamos en lo más alto. Podemos verlos a todos, pero nadie nos verá a nosotros.
Cuando se inclinó para besarme sus labios separaron los míos, se encimó poco a poco en mí. Mi cuerpo comenzó a calentarse al momento en que mis pechos estuvieron aplastados contra su masculino y musculoso pecho, y sus manos apretaron mis caderas contra las suyas.
–Espera –se detuvo y cogió su mochila. Al abrirla extrajo una manta y la extendió en el suelo, para después sacar una caja de condones.
Entorné mis ojos.
–Viniste preparado, lo tenías todo planeado –lo acusé.
No dijo nada, pero su cara era culpable, siguió besándome arrebatada, lenta y suavemente mientras sus manos buscaban el cierre de mi chaqueta. Cuando lo encontró lo deslizó hacia abajo y besó y mordisqueó mis hombros, necesitando desnudarme tanto como yo lo necesitaba.
–Espera –lo detuve yo esta vez. Con un poco de esfuerzo recuperó su control y me miró de manera salvaje–. No quiero tener fotos pornográficas en Google Earth, Damien.
Él frunció las cejas, medio confundido, hasta que se echó a reír con carcajadas. Tardó varios minutos en recomponerse.
–¿Fotos pornográficas en Google Earth? Dios, es por eso que te amo. Amo tus ocurrencias –besó mi garganta–. Confía en mí, nadie va a verte. Lo prometo.
Así continuó desnudando mi cuerpo bajo la luz plateada de las estrellas y la luna, en la cima de todo, con la brisa de la noche rozando mi piel. Como estaba muy intimidada por la inmensidad de la ciudad, dejé que él dominara sobre mi cuerpo. Me maravillé con la sensación de su cuerpo completamente desnudo tendido sobre el mío, al aire libre, con el cielo como nuestro único tejado y cómplice.
–¿No sientes como si estuviésemos hechos el uno para el otro? –jadeé contra su boca–. Es como si mi cuerpo y el tuyo encajaran perfectamente, tal como engranajes, como perfectas piezas de un rompecabezas. Cada curva, cada hueco, cada sencillo y complejo recoveco se amolda el uno con el otro.
Sentí sus caderas presionando las mías, su barbilla frotando la mía, sus manos con el tamaño perfecto para capturar mis senos y recorrer mi cuerpo, su boca hecha para la mía.
–Eso, Ania –me apartó el pelo de la cara mientras me miraba con ternura–, es porque el hombre fue hecho para la mujer, y la mujer para el hombre. Y tú naciste para mí.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Stephh!! :)
Me encanta este capituloo!!
Jajaajaja que tierno Adrien pidiendome permiso para saber si podia ir con Isabelle!
Ayy DAmien mi Damien que haria yo sin el ?? Es lindisimoo ese collar esos graffitis la huida de la policia y ... volar a lo mas alto fue GENIAL!!
Buff lo que me sorprendio fue que Ivonne matara a los de la academia ( sabia que era puta y mala pero no para matar a sus propios compañeros) no sé... no lo entiendo ! ¿ Por qué?
Espero que Mir y Colin vuelvan se notan que se quieren !!
Stephh!! MI supermehiper escritora espero que te valla todo bien y... descansa porque te lo mereces !!
Estoy deseando saber como sigue la saga!!
Ahh por cierto estudia muchoo y que te valla todo bieen!!

Attentamente: jonatica_joe&nick

*Lawis Jonas* dijo...

Dios mio encerio sthep me encanto el cap mi parte favorita cuando los dos se van juntos y dicen que estan mas arriva que nadie en verdad ame de todo corazon el cap es hermosamente genial

te juro que definitivamente deves seguir escribiendo si no yo morire porque deverdad escribes genial =)

tqm!!!


=)

Anónimo dijo...

WOOOOOOOOWWWWWWWWW!!! Estuvo muy bueno me encanto es estupendo lo ame! me encanto el capitulo y mas en la parte cuando salen volando en la moto!! es muy bueno y se re nota q miranda y colin se quieren!
Q siga la saga pronto estoy ansiosa que siga!!!
espero q en todo te valla bn! y feliz dia de la mujer tarde! je eres mi escritora favorita!!!!

Anónimo dijo...

hola steph! hehe que bueno que seas rompe corazones y que te dediquen canciones por lo menos viera sido una mas decente xD hehe yo en cambio soy invisible para los tipos u.u pero el ammor no se busca se encuentra, es raro que todos quieran contigo execto los que te gustan es una desgracia siempre pasa eso jeje .
el cap estuvo fabuloso creo q a eustace le gusta torturar a ania de una cierta manera se parece a mi profesor de mate siempre disfruta molestandonos pone su carita se satisfaccion xD que lindo es damien me encanta como es eaea que disfrutes tus vacaciones

ashanti dijo...

ajam el coment de arriba es mio salio anonimo u.u La felicidad es el placer de vivir disfrutando de lo que uno hace,dia a dia, instante a instante, aqui y ahora.

Viko310 dijo...

simplemente Fantastico!
No digo mucho por que falta el epilogo! ;D

Anónimo dijo...

DianaYazielJonas dijo:

haha steeph me mataaste jej coon este caap wooow graax x responder miis preguuntas oiie una cosa te qiiero decir jaja CUANDO UNA EDITORIAL ACEPTE TUS NOVES NO TE OLVIDES DE TOOODAS TUS LECTORAS QUE TE SEGUIMOS EN TUS PRIMERAS HISTORIAS jajaja xqee me deecepsiionariias aunqe veeoo qe erees una graan graan peersona me encantariia tener una amiiga cmo thuu jeje =)

oiei volviiendo a la noove amee a damiien diios es tan roomantiico me woooow qe ariia sin damien?? moriria jejeje me lo iimagiine a seean en traje como en el cap del baiile de graduuacion de su seri "diario de un adolescente" jeje sii lo viiste qe iiva con una camiia rooja cuuando va al laboratoriio con la beach de zooe jejeje bnoo ii me encanto cuuando va con aniia en la mooto & grafiitean jaja ii los persigue la polii jaja diios buueniisiima thuu nove definitivamente la mejoor jajja ookas te coomento maas en el epiilogo

#dianayazieljonas =)

Paula dijo...

*O* si Joe Jonas me dice eso... ¡muero! Amé el capitulo Steph (: Eres una gran escritora, suerte en tus estudios y tu trabajo!

Dome Gonzalez :) dijo...

steph NOOOOOOOOO!!! no supero que ese sea el ultimo cap!!! :( llore y eustace es sexy!!!!

KELLY_JONAS dijo...

Steph!! ame el capi aww que lindo damien :) me encanto cuando le dijo que si quería hacer el amor con el ^^ y cuando grito que la amaba y todo.. y a la final que cosa es estauce?? haha estuvo super... bueno si sientes que necesitas descansar pues tomate tus vacaciones te entiendo!! espero que te valla super bien en tu descanso y con el chico que te gusta ^^ sabes con todo lo que cuentas sobre ti eh notado que tenemos gustos parecidos xD
PD: ya no puedo esperar para leer The Violet City :) cuidarte!!

Anónimo dijo...

OMG!!!!
EL ULTIMOO CAPITULOO OH POR DIOS
REALMENTEE SIN PALABRAAS!!
ME DEJASTE ASI :OOOO
NO TE PUEDO CREER !!!!!!!!!!!!!!!!!!!
PARECIERA AYER QUE ESTABA LEYENDO TENTACION Y AHORAA SE TERMINO THE CHARLOTTE'S BONES
LAS COSAS BUENAS PASAAN TAAAAN RAPIDOO :(
ME ENCANTO ADRIEEN!!!=DDDDD
AHHH DAMIEN Y ANIA AL FIN PUEDEN ESTAR JUNTOS EN PAAZ!
QUE HERMOSO DAMIEN Y SUS LOCURAAS :DD
ME ENCANTO ME ENCANTO ME ENCANTOO!!
ADEMAAS ELEGISTEE UNA CANCION INCREIBLEE PARA EL CAP.
ME ENCANTA REGINA SPEKTOOR!!!
ME ECNANTO ME ENCANTOO
MENOS MAAL QUE HARAS 5 LIBROOS
WAAAAA NO PUEDOO ESPERAAR !!
EN CUALQUIER MOMENTO ME VAS A MATAR DE UN INFARTO MUUJEERRRR!!!
UUUF...OKEY EN FIN
mee vooi yendoo
Cuidate ok?
byeee! ;D
Lu*

Fernanda Jonas dijo...

woow Sthep, encerio que te pasas, el capitulo estuvo hermoso, radiante aaaww lo ame, no quiero que termine la nove, sentire que tardas una eternidad en volver a subir caps de la proxima novela...

aaaww amo a Damien es tan hermoso uuff y tan lindo con esos detalles, creo que seria muy lindo e interesante hacer el amor en un rascacielos hahah pero Ania tiene razon que tal y alguein los veia uugg que pena hehehe....
aaaw no quiero que termine encerio ya no tendre nada que hacer sin leer tus noves, no podre soñar con Damien o imaginar cosas pervetidas con el...
no te preocupes yo esperare y esperare cuanto quieras para seguir leyendo tus maravillosas historias, sera dificilo pero lo hare, para serte sincera, simpre que busco novelas, nunca eh encontrado mejores que las tuyas, son preciosas me encanta tu manera de escribir aaww haces que me enamore de cada uno de los protagonistas, aunque eh amado mas a Joe hahah...
ahora seguire con EL FIN aaaww nooop...
te quiero suerte...

Fernanda Jonas dijo...

woow Sthep, encerio que te pasas, el capitulo estuvo hermoso, radiante aaaww lo ame, no quiero que termine la nove, sentire que tardas una eternidad en volver a subir caps de la proxima novela...

aaaww amo a Damien es tan hermoso uuff y tan lindo con esos detalles, creo que seria muy lindo e interesante hacer el amor en un rascacielos hahah pero Ania tiene razon que tal y alguein los veia uugg que pena hehehe....
aaaw no quiero que termine encerio ya no tendre nada que hacer sin leer tus noves, no podre soñar con Damien o imaginar cosas pervetidas con el...
no te preocupes yo esperare y esperare cuanto quieras para seguir leyendo tus maravillosas historias, sera dificilo pero lo hare, para serte sincera, simpre que busco novelas, nunca eh encontrado mejores que las tuyas, son preciosas me encanta tu manera de escribir aaww haces que me enamore de cada uno de los protagonistas, aunque eh amado mas a Joe hahah...
ahora seguire con EL FIN aaaww nooop...
te quiero suerte...

micaela dijo...

ahh dios la espera valio la penaa me encanto steph!!! ahh pero no lo podes dejar asii dios me encantoo.. ahh que bueno que pubicaste porque nos dejaste a todas con ganas de mas pero yo te entiendo es difil la uni es trabajo las horas no te alcansan por lo menos necesitas 28 horas y solo hay 24..
ahh nena este cap tubo de todo en partes me mate de resa en otras me senti tan neviosa como ania y hasta confundida ahhi dios no quiero que temine pero si desis que va a aver otro libro entonces feliz de la vida ... ahh damien dios lo amo taanto me lo imagino con traje y me derrito es tan sexy ah ojala yo tubiera un damien ahh asi seria la mujer mas feliz de la vida...
ahi steph seguilaa besotes

micaela dijo...

dios me encantooo!!! ah steph la espera valio la pena pero creeme te entiendo con la uni las tareas y el trabajo se te debe hacer dificil subir..bueno el cap fue lo masss me encanta damien dios cada vez me enamoro mas de el es hermosoo (baba) haha ah de verdad me encantaria ser ania.. y eso de ivonne faa no me lo esperaba ni un poquito al principio pense que iba a decir susan pero no y pense que no se la iba a comer ahh me dio un asquito pero era tan mala que se lo merecia (haha) ahh re mala jej y dioss porque colin y mir no blanquean lo que les pasa de una vez!! y adrien hace linda pareja con miranda aunque como dicen es mas buena que el pan y adrien...no en fin lo ame steph!!! ahh dos no puedo creer que se termine..seguila besos

micaela dijo...

dios me encantooo!!! ah steph la espera valio la pena pero creeme te entiendo con la uni las tareas y el trabajo se te debe hacer dificil subir..bueno el cap fue lo masss me encanta damien dios cada vez me enamoro mas de el es hermosoo (baba) haha ah de verdad me encantaria ser ania.. y eso de ivonne faa no me lo esperaba ni un poquito al principio pense que iba a decir susan pero no y pense que no se la iba a comer ahh me dio un asquito pero era tan mala que se lo merecia (haha) ahh re mala jej y dioss porque colin y mir no blanquean lo que les pasa de una vez!! y adrien hace linda pareja con miranda aunque como dicen es mas buena que el pan y adrien...no en fin lo ame steph!!! ahh dos no puedo creer que se termine..seguila besos

Anónimo dijo...

Vaya.. no puedo creer que ya haya terminado!
Ame esta historia completamente!
Ania & Damien eran hermosos personajes!
Gracias por esta historia la cual me hizo reir, llorar, calentarme xD, enojar, emocionar & amar!

Gracias Steph por regalarnos tan maravillosa historia!
Fue un verdadero honor leer cada una de tus webnoves!
Eres grandiosa en esto de la escritura y espero ver tus libros algun dia en prestigiosas tiendas o librerias!

Espero que tu trabajo y tu padre no te lleguen a agradar un poco mas.. y bueno.. muxa suerte en tu futuro!

Att:AnyJB ;)

Anónimo dijo...

ALEJANDRA TREJO:
T-T AAAAAAAAAAAAHHHHM QUE BELLO FINAL LO ADORO ME ENCANTA ME CONMOVIO TANTO NO SABES COMO MORIA POR LEER EL CAPITULO PERO ES QUE HE ESTADO CON UN FULL DE TAREAS QUE NI HABIA TOCADO MI LAPTOP MAS QUE PARA HACER IMFORMES SIGUELA ME ENCANTO ESPERO VOLVER A LEER OTRA GRANDIOSA HISTORIA LA PAREJA DE ANIA Y DAMIEN ES LA QUE MAS ME HA GUSTADO SON TAN LINDOS JUNTOS Y VEO QUE JERRY SE QUEDO CON MIRANDA Y QUE SANGRIENTA LA MUERTE DE LA ARPIA DE IVONNE HAHAHA SUERTE STEPH TE DESEO TODAS LAS BENDICIONES DEL MUNDO YA QUE ESTE MUNDO SE ESTA VINIENDO ABAJO CON TODA CLASE DE DESASTRES , TU ERES UNA PERSONA GRANDIOSA E INCREIBLEMENTE GENIAL ERES UNA ESCRITORA DE NACIMIENTO LLEVAS EL DON! EL TALENTO EN LA SANGRE TUS OBRAS LITERARIAS SON MAGNIFICAS Y POR ESO YO CREO QUE TE MERECES MUCHO!!!, TALENTO COMO EL TUYO MERECE RECONOSIMIENTO BUENO STEPH HASTA PRONTO Y SIGUE ADELANTE BYE XOXO

MaYa dijo...

OHHH MYYY GOSHH!! COMO RAYOS PODRE DESCRIBIR TODO LO QUE SIENTO EN ESTE MOMENTO!! quede hipnotizada! enserio!! siempre me atrapas con cada palabra, tus ideas, y emociones que transmites con una para de letras! TE FELICITO!! simplemente una escritora de talento único y verdadero! muchas gracias por compartir ese talento! te deseo lo mejor!1 y si lo digo es porque podría apostar lo que sea a que estarás en la historia de escritores que marcaron el mundo! como tu influiste en mi vida, podría estudiar alguna ingeniería o algo parecido pero siempre me gusto expresarme por medio de la escritura y sera lo que haré de aquí en adelante la magia de los medios de comunicación y su única forma de serlo! GRACIAS!!
NOTA: HAHAHHA ERES LA MEJOR AMIGA DE CHAT QUE SE PUEDE TENER!! HAHA DIOS ESTOS ULTIMOS DIAS ME EH REIDO COMO NUNCA CON TUS LOCAS OCURRENCIAS!! HAHA NUESTROS TEMAS SON TENACES ;D TQ <3 cuidate y gracias QUIERO YA LEER LO QUE SIGUE!!!! AHHHHHHHHHHHHHHH

azha dijo...

hola de nuevoo steph nadamas pasava a decirte q yo tmb quiero subir tus noves al metroflogg ya e visto y copiado el copyright y lo subire todoss y cada uno de los caps vale cuidate

Anónimo dijo...

OHHHHHH QUE CAPITULO!!!!
ME ENCANTO, FUE FABULOSO, DE LOS MEJORES!!!
QUE LIBRO TAN BUENO, ME ENCANTA COMO ESCRIBES.....ERES MI ESCRITORA FAVORITA, AUNQUE YA NO ME QUEDE TANTO TIEMPO, SIEMPRE ESTARE PENDIENTE DE TUS HISTORIAS, SIEMPRE SERE TU FAN Y TE SEGUIRE Y TE HARE PUBLICIDAD, TE ADMIRO MUCHO, TE HE CONOCIDO POR LO QUE ESCRBES DE TI Y ME PARECES GENIAL, UNA GRAN PERSONA, OJALA ALGUN DIA TENGAMOS LA OPOTUNIDAD DE HABLAR....
ESPERO CON ANSIAS, LLENA DE CURIOSIDAD Y CON MUCHA EMOCION QUE VUELVAS A PUBLICAR
hasta que por fin lei el capitulo final, tenia tantas tareas y estaba triste porque no habia podido leerlo hahaha pero bueno mision cumplida
XOXOXO
ATT: MCAMICC

Saaraah dijo...

STEPHANY MURIOO....
O ANDA DE VAGA CUALQUIERA DE LAS DOS COSAS PUDO HABER SUCEDIDO HAAHAA
STEPH, NO CREAS QUE TUS LECTORAS NO TE EXTRAÑAN, ALMENOS UN HOLA PARA SABER QUE ESTAS VIVA HAHAA

UNA PREGUNTA, TIENES ALGUNA PAGINA DE INTERNET EN LA QUE PUEDA DESCARGAR LIBROS DE MANERA SEGURAA??


BIIE

VISITAS

.

.