.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

lunes, 4 de junio de 2012

Capítulo 10: Viejo Legendario




Capítulo 10: Viejo Legendario

Prefiero no tener una maldita cosa, para no tener miedo a los ladrones, para que ellos se exasperen cuando noten que no tengo nada que puedan quitarme, y para que no me duela perder nada.

Cuando abrí los ojos ni siquiera recordaba lo sucedido durante la noche, lo único de lo que era consciente era de que había tres chicas desnudas junto a mí en una gran cama con dosel. Estas nenas me habían emborrachado o drogado con algo muy poderoso. Las sentí besando toda mi cara y otras partes más calientes de mi cuerpo. Traté de incorporarme, pero sentí que algo tiraba de mis muñecas.
Rayos.
¿Otra vez había sido encadenado a una cama?
–Chiquitas, ¿me sueltan? –les pedí.
Ellas rieron mientras se metían en aquellos grandilocuentes vestidos.
–Con una condición –una de ellas me dijo–. No debes mencionarle a nadie una sola palabra sobre nuestro encuentro.
Era difícil que hiciera tal cosa, ni siquiera podía recordar una mierda.
–Pueden contar con ello, soy un caballero.
La chica de cabellos rojos extrajo una llave de su sostén y abrió los candados que mantenían las cadenas unidas. Ellas abandonaron la habitación tan pronto estuvieron vestidas. Junto a la cama, en una silla, dejaron un traje para mí. Un elegante frac de diseño antiquísimo. Me vestí en el costoso traje y noté lo atractivo que lucía mi reflejo en el espejo.
Demonios, si no encontraba a Charity, me volvería loco. Ella era la única persona buena que había en una ciudad de crueles titanes. Ella era mi escape. Normalmente no me importaba andar solitario por ahí, pero en Etruria cada relámpago de soledad me llevaba a lugares en los cuales prefería no estar.

El hambre estaba derrumbándome, mis rodillas no podían mantenerse firmes. Recordé de inmediato aquello que hacían en los pueblos miserables. Jugar para distraer el hambre. De modo que mis energías eran escasas para moverme, comencé a cantar, tal como algunas veces hago ahora.
–Cállate, niño. Phoena llorará más si sigues haciendo esos infernales ruidos –Eustace me ultrajó.
Temblé de frío. Las lágrimas de Phoena lo habían inundado todo, dejándome cubierto hasta la mitad del torso.
Por primera vez, vi descender un ángel desde lo más alto del pozo. Una doncella casi completamente desnuda con el par de alas más hermosas que yo jamás había conocido. El rostro de la mujer era puro y angelical, sus ojos eran salvajemente dorados y su larga melena de cabellos azules como el cielo durante el día, o como el agua de una cascada.
–He venido a alimentarte, pequeño –me habló la diosa Lasa.
Alpan, la diosa, traía una cesta con frutas de los cielos y un cáliz con vino.
–¿Quieres casarte conmigo, hermosa doncella? –dije, con la inocencia de un niño.
La diosa se sonrojó.
–Eres muy pequeño –repuso rápidamente.
–Cuando crezca me casaré con usted, preciosa dama.
Ella se aproximó para entregarme la comida y me acarició el cabello de modo cariñoso. Incluso en ese entonces, sentí que las piernas me temblaban más de lo normal.
–Shh, pequeño. Yo no puedo casarme. Soy una diosa doncella, lo que significa que siempre debo ser una doncella.
Sacudí la cabeza.
–No lo entiendo. ¿Qué significa?
–Que no puedo casarme, niño.
–Pero te amo –solté–, eres el ángel más hermoso que existe.
Alpan rió con suavidad.
–No sabes lo que dices.
Ella movió sus alas para ascender.
–¿Volverás, novia mía? –exclamé preocupada y coquetamente.
–Lo haré, chiquillo –me prometió, elevándose hacia la luz.
Observé a Eustace colgando en la cercanía, ahogándose en las lágrimas de Phoena debido a que su cuerpo no estaba lo suficientemente fuerte para mantenerse erguido. En uno o dos días el hombre humano moriría de hambre si no se alimentaba. Su delgadez era casi mortal.
Me trasladé entre el líquido y le entregué la mitad de la comida a Eustace. La otra mitad de la comida la dejé flotar en la cesta hacia Phoena, pues me daba miedo acercarme a esa mujer cuyo rostro solamente había visto en mi imaginación y no era demasiado bonito, sobre todo luego de haber oído su horroroso llanto durante tantos días.
–¿Me estás jodiendo o eres el niño más gilipollas que existe? –Eustace balbuceó, sin siquiera probar un poco de su fruta fresca.
–Puedo padecer hambre, pero no puedo morir, soy un dios –le aseguré, respirando con dificultad y cansancio–. Ustedes en cambio morirán si no se alimentan.
Le cedí el cáliz con vino, él largó una carcajada aciaga antes de comenzar a comer y beber.
–¿Escuchaste, Phoena? Tenemos un idiota con nosotros –miró mis ojos ávidamente–. Gracias, niño estúpido, mientras seas así de tonto, siempre serás mi amigo.
Y, claro, cumplió su promesa.

Corrí con desesperanza entre los pasillos ornamentados y encendidos con las luces mágicas del castillo. En Etruria no existía tal cosa como un bombillo. Con mi ceño fruncido y jadeando, empujé la siguiente puerta. Y encontré a la princesa.
Charity estaba parada frente a la ventana, mirando a través de los cristales, envuelta en uno de esos vestidos que pesaban más que una persona y peinada con bucles. Se dio la vuelta lentamente y se arrojó a mis brazos al verme.
–¡Jerry! –chilló.
La abracé fuerte y la levanté del suelo.
–Gracias a Dios –suspiré antes de besar su suave mejilla–. Gracias a Dios te tengo aquí –no la solté–, no me dejes solo en este sitio nunca más.
Escuché su risa en mi oído.
–Bájame –la obedecí. Ella tomó mi mano y me condujo hacia su cama–. Cielos, estás tan guapo con esa ropa. Si te veo por ahí, pensaría que eres un príncipe.
–Hablo en serio, no me dejes solo de nuevo. Odio este sitio –atrapé ambas manos de la princesa–. ¡Anoche fui violado por tres hermanas! ¡Me encadenaron a su cama! ¡Me drogaron!
Char cubrió su boca para evitar reírse desenfrenadamente.
–Oh por Dios –se carcajeó auténticamente–. ¿Y eso acaso te molestó?
–Bueno... ¡Sí! –prorrumpí–. Si no puedo recordar el sexo, no tiene sentido. Seguramente habré disfrutado mucho y ni siquiera lo sé. Es decir, ¡eran tres hermanas! La fantasía de todo hombre –la princesa no podía parar de reírse de mí–. También estás muy hermosa por cierto. Solo...
Dejé de hablar.
–¿Qué? –ella farfulló.
–Mucha ropa –me quejé–. Digo, si tuviera que desvestirte, ¿por dónde empezaría? Terminaría agotado tan solo en la parte de desvestir, ni siquiera tendría energía para el sexo.
–Uh huh –ella masculló con tonalidad irónica.
–Bien, tal vez para el sexo tendría energía, pero quizá no para el juego previo.
–Creo que hacen este tipo de vestidos a propósito para que nadie tenga sexo. Digo, hasta a mí me fastidia desvestirme. Incluso caminar es una tortura. ¿Y respirar? No tienes una idea.
Se puso de pie e hizo gestos de frustración.
De un momento a otro, puso una mano sobre su frente y otra sobre sus costillas, se tambaleó y trató de respirar, aunque no parecía funcionarle. Me levanté, la sujeté de la cintura para tumbarla sobre su gran cama y la puse debajo de mí. Estaba tan furioso con aquel vestido asesino.
–Quítatelo, ahora –articulé entre dientes mientras rasgaba su vestido para abrir su corsé.
Las prendas cedieron. Impaciente, ella inhaló una gran bocanada de aire.
–Si esa cosa vuelve a hacerte daño... –comencé, iracundo.
–¿Qué? ¿Lo matarás? ¿Matarás a mi vestido? –arguyó ella, todavía jadeando. Se rió y me acarició el cabello con ligereza–. Eres tan tierno –su voz se hizo más baja–, es por eso que te quiero tanto.
Sentí que no podía respirar y mi corazón iba más rápido. Fui repentinamente consciente del sujetador rosa oscuro con encaje que Charity traía puesto, nada súper conservador como debían acostumbrar las princesas.
–Yo también te quiero, Char –susurré, con el semblante serio.
Pasé una mano lentamente sobre su abdomen plano, sintiendo el diamante frío de su piercing contra mi palma. Me pareció que ella arqueaba sutilmente la espalda.
–¿Sabes lo que siento cuando recuerdo ese momento en el que besaste mi piercing?
–¿Qué? ¿Qué es lo que sientes, mi princesa? –me acomodé suavemente sobre sus caderas.
–Siento, dentro de mi vientre, un cosquilleo terrible.
Sonreí, sintiendo exactamente lo mismo y excitándome inmediatamente por el contacto de sus femeninas curvas contra mí. Dioses, quise desesperadamente hacerla mía, veía todo en color rojo por el esfuerzo que hacía para controlar mis instintos y sofocar el calor que ascendía en la parte interna de mi cuerpo.
Las manos de Charity se escabulleron debajo del abrigo de mi traje, tocándome las costillas por encima de esa delgada tela de la camisa. Sus manos sobre mí me incitaban de una forma fuera de lo natural. Apreté mis dientes para evitar gruñir de placer.
¡Quítale toda su ropa, tienes que estar con ella! Me gritaba aquella voz de mi cabeza.
Pero yo continuaba inmóvil.
Las manos de Charity se elevaron hacia mis hombros, donde comenzaron a lanzar mi abrigo hacia atrás.
–Vamos a estar juntos –farfulló con candidez y elegancia–. Quiero estar contigo, Jerry.
¿Eso acaso significaba...?
Sí.
Ella emprendió a desabrochar los botones de mi camisa, uno a uno, de una forma tranquilamente torturadora. De alguna manera absurda, no sabía cómo empezar. Quería satisfacer demasiadas necesidades al mismo tiempo.
Un gutural sonido brotó de mí cuando comencé a besarla al mismo tiempo que levantaba la pesada tela de su falda para tocar sus piernas y separarlas con delicadeza. Posicioné mi cuerpo entre sus muslos y presioné mis caderas contra las suyas, aún con nuestras ropas separándonos.
Gimió.
Di una suave embestida contra su pelvis, ella atrapó mi labio inferior en sus dientes y lo mordió, con fuerza, sus manos continuaban torpemente en la tarea de abrir mi camisa. Puse una mano tras su espalda, sintiendo su piel desnuda bajo mis dedos, y desabroché su sujetador. Hice correr mis dedos por debajo de esta prenda y palpé sus redondos y tersos pechos.
Charity dio un salvaje tirón a mi camisa.
Oí pasos próximos y el pomo de la puerta girando despacio.
La princesa me empujó con fuerza lejos de ella y su madre emergió bajo el umbral de la entrada del dormitorio.
¡Joder!
La madre de Charity se tomó algunos segundos para escudriñar la escena, sin decir una sola palabra.
–El... el corsé no me dejaba respirar –intentó exponer Charity con los ojos bien abiertos por la preocupación.
Y a mí la camisa tampoco me dejaba respirar, pensé en decir cuando noté mi pecho descubierto.
–Levántate –la madre de Charity le ordenó de forma autoritaria. Ella obedeció–. ¿Qué hacías en tu habitación a solas con un hombre que no es tu prometido de todos modos?
La princesa juntó sus cejas en su frente.
–Es mi amigo...
Lo siguiente que vi fue a Charity caer nuevamente a su cama debido a la poderosa bofetada que su madre le había dado. Mi semblante se endureció, mostrando furia, ayudé a la princesa a sentarse y acaricié con mis dedos su mejilla enrojecida.
Ella respiraba fuerte, agitada, iracunda y con su rostro adusto.
Maldita reina. Me importaba un infierno que fuera la madre de Charity, no tenía derecho a lastimarla.
–Traeré a un doctor que te haga una prueba de virginidad. Si tú no eres pura, nadie se casará contigo. Y si no estás casada, jamás serás reina. Ni tampoco princesa, las princesas son doncellas.
La reina abandonó la estancia.
Besé la mejilla afligida de Charity con mucho cuidado. Ella rompió a derramar algunas lágrimas.
–¿Te duele mucho? –cuestioné.
–No seré más una princesa –soltó, irascible y malcriada–. Descubrirá que no soy virgen.
Su rostro completo se tornó rojo.
–Oh, vamos. ¿De verdad eso te importa tanto?
–¡Sí! –chilló–. Crecí sabiendo que lo único bueno que haría sería ser una princesa, Jerry.
–Nena, no llores más...
Dos guardias armados del castillo se aparecieron en el cuarto. Venían por mí.
Genial.
Ambos me capturaron y me arrastraron hacia el pasillo. Charity me siguió, pero uno de ellos la encerró con llave dentro de la habitación.
–No te dejaré solo, Jerry –me gritó desde el otro lado de la puerta–. Saldré a buscarte.
–¡No te preocupes por mí, princesa! ¡Estaré bien!

–¡Quédate ahí, con la servidumbre! –me gritaron bruscamente los guardias antes de arrojarme en un establo con unicornios y Pegasos.
Lo sé, eso suena viciosamente raro, pero es real.
Me erguí y acaricié el pelaje de uno de los corceles.
–Sí, amigo, son unos jodidos idiotas.
–Al menos tú te acuestas con la princesa –una voz juvenil dijo detrás de mí.
Al darme vuelta descubrí a Ludwig mirándome con sus oscuros ojos verdes.
–Hey, no me acuesto con la princesa, ella no se acuesta con cualquiera. No me gusta que hablen mal de ella, si vuelves a hacerlo, te romperé la cara –suavicé mi expresión–. ¿Qué tal, amigo? Ya te extrañaba. ¿Vienes con Morgana?
Ludwig se quedó callado.
–¿A mí me extrañaste? –escuché la voz de Morgana a mis espaldas, la cual indujo a que cada parte de mi cuerpo se sacudiera.
Giré, enmudecido por tenerla tan cerca.
–Déjanos solos, Lud –le ordenó al muchacho, que de inmediato salió del establo. Ella me echó una mirada de arriba abajo–. ¿Desde cuando vistes como un aristócrata?
Observé mis ropas.
–Desde hace como tres años, creo. Soy un tipo con clase.
Morgana sonrió de manera sensual e insinuante.
–¿No te importaría perder la clase por un momento?
Tragué fuerte.
Morgana iba vestida con un brasier ribeteado con piedras y monedas y una gran falda de flecos que caía hasta sus pies descalzos.
–Soy un completo animal salvaje si eso quieres.
–Eso es –me empujó hasta que caí sentado sobre un cúmulo de paja–. Déjame bailar para ti.
De pie delante de mí, la gitana movió lentamente sus caderas en una sensual danza. Sus movimientos lograron hipnotizarme gradualmente, primero el balanceo licencioso de sus caderas, los golpes y el ritmo de su pecho al ascender y descender, sus gráciles manos levantando su falda y retorciéndose en el aire.
No podía respirar al verla moverse de esa forma, agitando su patente cabello negro. Pasaron varios minutos hasta que pude moverme y la sujeté de la cintura, atrayendo su cuerpo hacia el mío. La gitana cogió mis manos y las retiró de su cuerpo para alejarse. Continuó meneando sus caderas de un lado a otro, sin dejar que la tocara.
Me puse en pie y la empujé con mi cuerpo hacia la pared, acorralándola.
–Vamos, déjame tenerte –le susurré al oído.
Me sonrió y adosó peligrosamente sus labios a los míos para tentarme.
–Jamás me atraparás, seré como el aire.
–Entonces voy a capturarte cada vez que te respire –aspiré el perfume de su cabello–. Todo es posible –ella se escabulló de mis brazos–. Pensé que realmente no volverías.
La gitana descansó su espalda contra un muro y siguió zarandeando su cuerpo, elevando su pecho y tocándose a placer el abdomen descubierto.
–Tenía que volver, no podía perderte de nuevo.
Me arremangué la camisa, estaba haciendo demasiado calor, incluso más del que podía soportar. Cuando traté de besarla, ella descendió seductoramente en un paso de baile.
Un atisbo de sonrisa se asomó en mi boca. La gitana encendió un cigarrillo y comenzó a fumarlo.
–Nunca me has perdido, gitana.
–Sí lo hice, una vez –repuso, escuchándose enormemente inocente por primera vez. Atrapó las solapas de la chaqueta de mi frac para acercarme tanto a su cuerpo como la física lo permitía–. Mírame a los ojos, Jerry. Mírame bien.
Le quité el cigarrillo de entre los dedos, le di una calada y exhalé el humo muy despacio. Bajo la cortina de humo blanco su mirada era insondable, verde. Pero muy detrás de ese fulgor maligno de sus ojos se ocultaba el dolor, el miedo. Algo que una vez había visto antes...
Separé ligeramente mis labios.
–Es imposible –musité.
Morgana sacudió su cabeza.
–No lo es.
Retrocedí un torpe paso, dejé caer el cigarrillo. Mi rostro era exangüe.
–¿Ana?
Me dicen Ana. Ana Harris –ella me recordó aquellas palabras–. Ana, por Morgana. Soy yo, Jerry.
Parpadeé repetidamente, perplejo. Alargué mi brazo y toqué su rostro con mis dedos, palpando cada una de sus facciones endurecidas por el tiempo. Le acaricié la mejilla con el dorso de mi mano.
Era ella, ninguna otra.
Sentí algo punzante en mi pecho que no me dejaba tomar aire. No podía creer que estuviera aquí.
–No es...
–¿Posible? –ella completó–. Todo es posible.
–Estabas...
–¿Muerta? No, nunca lo estuve.
La abracé contra mi pecho.
–Hermanita...
–No –me empujó–, no me llames así. No somos hermanos. No quiero que me mires como tu hermanita, nunca más.
–No podría hacerlo. No después de todo lo que ha pasado entre nosotros.
–Bien, porque yo quiero ser tu amante.
–¿Dónde diablos estuviste todo este tiempo?
–Escapé de ti –admitió–, te amaba y tú solo me mirabas como a una niña, me dolía. Me hice pasar por muerta para que no me buscaras. Ni siquiera recuerdo cómo terminé atrapada en el barco. Pero cuando te vi, no podía creer que fueras tú.
–¿Me amabas?
–Siempre estuve enamorada de ti. Te amo incluso ahora, después de tantos años.
Mordisqueó mi oreja, enviando escalofríos a todo mi cuerpo.
–Tu cabello...
Atrapé con mis dedos algunas hebras de su cabello negro.
–Sí, un tinte muy bueno. Ya no soy la misma, Jerry. Tú en cambio... –acarició mi rostro con sus dedos–. Han pasado más de quince años y sigues siendo aquel joven adolescente que conocía. Eres exactamente como te recuerdo.
–Bueno, me conservo realmente bien.
–No, eres un poderoso inmortal.
Me aclaré la garganta.
–Yo estuve buscándote todo este tiempo, trataba de encontrar la forma de traerte a la vida. Sufría por ti.
Oí en las afueras del establo el aleteo de uno de los caballos mágicos, lo cual era raro, nadie por aquí hacía volar a un Pegaso si no era rigorosamente necesario o emergente. Mis latidos se apresuraron en mi pecho al escuchar las exclamaciones de algunos peones.
Varios hombres irrumpieron en la caballeriza y subieron encima de algunos de los corceles.
–Busca a un médico, yo buscaré a algún dios por si es necesario –vociferó uno de los sujetos al otro.
–¿Qué es lo que sucede? –les interrogué.
Morgana tiró de mi saco, obligándome a mirarla.
–La princesa Charity fue envenenada –dijeron antes de marcharse a toda brida.
Sentí que algo me aplastaba el pecho fuertemente, dolía. Comencé a marcharme.
–Jerry... –Morgana me llamó, aferrando mi ropa.
Aparté sus manos de mí y me largué por la posta. Me precipité a través del jardín del castillo y empujé a los escoltas de la puerta.
–¿Dónde está la princesa? ¡¿Dónde está ella?! –les pregunté a las criadas.
Las mujeres señalaron a los pasillos muy silenciosamente. Varios de los guardias y cocheros venían siguiéndome. Inspeccioné cada habitación en los corredores, sin éxito.
–Charity, maldita sea, ¿dónde estás? –gruñí para mí mismo.
Al final del pasillo había una puerta entreabierta, la empujé. Me adentré en una especie de gran oficina, con un larguísimo escritorio de caoba oscura y paredes cubiertas por estantes con millones de libros. Sobre un amplio sofá de cuero marrón yacía Charity junto a su madre.
La princesa estaba totalmente inconsciente.
–Tú –la reina escrutó al verme–, no te acerques a mi hija.
Ignorando a la mujer, me arrodillé al pie del sofá y alcé a Charity. Su frágil cuerpo estaba lánguido en mis brazos, los risos dorados de su cabello colgaban irregularmente de su melena, su rostro parecía dormido, flemático.
No pude respirar al verla.
–¿Está... muerta? –balbuceé, repleto de pánico.
Oí el chirriar de la puerta.
–¿Dónde está nuestra muerta? –una maquiavélica voz habló con un extravagante acento.
Eustace.
Me giré para mirarlo. Él vestía casi, casi como un doctor común de la época medieval, con un traje marrón, pantalones cortos elegantes, una ligera camisa de flecos, una capa de piel y un sombrero de bufón colorido. El hombre se arrodilló junto a mí, alzó los frágiles brazos de Charity y los dejó caer, abrió sus ojos con sus dedos, puso su oreja contra su pecho para escuchar su corazón y volvió a pararse en sus dos pies.
–Uh, veneno que hace sucumbir a los más poderosos. Dale una gota de esto –le entregó a la reina un frasco del tamaño de una nuez cuyo contenido era puntualmente una gota diminuta de un líquido azul.
Extendí mi mano, le arranqué el minúsculo recipiente de las manos y vacié su contenido en la boca de Charity. La gota añil resbaló sobre sus labios hacia el interior de su boca muy lentamente. Observé a la princesa, aguardando a que se moviera o abriera sus ojos. Nada sucedía. Transcurrieron dos minutos. Nada.
–Eustace...
–¿Qué? –soltó el hombre sin apartar sus maniacos ojos de la princesa.
–No pasa nada –susurré con la voz temblorosa.
–Lo sé.
–¡No funciona!
–¿Es acaso debe hacer algo? –me interrogó–. Nunca dije que pasaría algo si bebía el líquido azul cuyo contenido no sé lo que es, ¿o sí lo dije? –sus lunáticos ojos regresaron a mí–. ¡Ah, cierto! Olvidaba decirte, nada podrá revivirla.
–Eustace...
–No, no empieces a ponerme esa mirada de ojos rutilantes y azules. Yo no te tengo miedo.
Mi pecho despidió pinchazos dolorosos, estrechándose hasta no dejarme respirar.
–Sé que juegas conmigo –le dije–, no soy otro de tus alumnos. Haz algo.
–¿O qué?
Prensé mis dientes.
–Haz algo.
El viejo legendario se rió.
–¿Por qué no le das un besito? Aurora se despertó con un beso de su príncipe.
–No me jodas, haz que se levante.
–Hazlo tú, no soy tu sirviente, tú eres el mío –el hombre dejó de mirarme y acicaló su vestimenta–. Además, tú tienes más poder que yo.
–No lo tengo –refuté.
–Bien, déjala morir. No me importa.
Eustace se disipó en el aire.
El enojo subió hasta mi rostro, haciéndome enrojecer.
Maldito infeliz...
Dejé a Charity sobre el sofá con delicadeza. No podía perderla. No podía. La ira se acrecentaba en mi interior.
–Charity, no puedes dejarme aquí solo. Me lo prometiste.
Toqué su mejilla desvaída con la palma de mi mano, ligeramente. Su silencio estaba matándome. Finalmente me aproximé a sus labios y la besé dulcemente antes de levantarme y dejar la estancia. Abatido, recorrí los pasillos, todo lo que podía ver eran puntos rojos de odio. Caí de hinojos al suelo, perdiendo toda la fuerza de mis piernas.
¿Quién había sido el maldito que la había envenenado?
La reina había estado ahí, estoica. ¿Qué clase de madre se preocupaba tan poco por su hija?
Oí un golpe a mis espaldas que salía desde el salón, seguido de un chillido. Me forcé a ponerme de pie y regresé a la oficina. Sobre el sofá, Charity estaba despierta, conmocionada, cerca de ella, en el suelo, había una botella quebrada de algún costoso licor.
La reina se enderezó y aclaró su garganta.
–Me... me asusté al verla despertar –se excusó.
–¡Me arrojaste una botella! –Char protestó.
–Lo siento, perdí la compostura.
Caminé a zancadas veloces hacia Charity y la alcé, acunándola en mi pecho.
–¡Princesa! ¡Linda princesa! No vuelvas a asustarme de esa manera. ¡Creí que yo moriría!
–¿Qué fue lo que la despertó? –la reina intervino.
–No me importa –dije roncamente, estrujando a la princesa con más fuerza–. Estás despierta.
La princesa me empujó, quejumbrosa, y me obligó a soltarla.
–¡Quisieron matarme! ¡Me envenenaron! –vociferó.
–Deja de gritar, ¿dónde están tus modales? –se quejó la mujer más adulta.
–No me jodas, casi he muerto. Fue la comida, la comida que llevaron a mi cuarto anoche, estoy muy segura. Pero, ¿quién? ¿Quién ha hecho esto?
–Serás la futura reina –explicó la madre de Charity con aburrimiento–, mucha gente quiere matarte. Incluyéndome.
Char abrió sus grandes ojos de par en par, se hizo atrás y tropezó con mi pecho.
–¿Por qué haces esa cara, hija? No estoy para nada interesada en que seas reina. Ni tú, ni tu mugriento hermano. Pero no he sido yo quien te ha envenenado, no soy tan estúpida.
–¿Por qué me odias? –Char se vio tan estupefacta que parecía que alguien la hubiese abofeteado.
–Porque también eres una plebeya, niñita –reconoció la mujer, sonriendo con complacencia.
La princesa agitó su cabeza.
–Eso no es cierto.
–Sí lo es. Obviamente tú no eres mi hija.
–¿Entonces de quién soy hija?
–Eres hija del rey y de una mediocre esclava. Tú padre me engañó, por eso lo maté.
Charity parpadeó, absorta.
–¿Está mi padre muerto?
–Desde hace un montón de años. Cuando naciste, la mujer esclava nos amenazó, dijo que si no cuidábamos de ti y tu mellizo, ella le contaría a todo el pueblo de las aventuras de tu padre. Es por eso que tuve que presentarlos ante la sociedad como mis hijos. Su padre quería conservarlos. Tuve que matarlo para poder enviarlos lejos de mí. Sin embargo, volviste. ¿Cómo voy a deshacerme de ti ahora? Te encargaste muy bien de decirles a todos que eres Charity Morte, el pueblo te recuerda, eras un bebé cuando anunciamos tu nacimiento. Si no eres coronada, me acusarán de tirana. En cambio, si mueres, será una lastima para todos, pero no habrá nada que puedan hacer.
–Seré reina –Charity la amenazó–, la mitad de mi sangre es azul, tengo derecho a ser coronada. Y si me matas, mi hermano va a encargarse de que toda Etruria sepa que fuiste tú, y se quedará con el trono de todos modos. No soy la única hija de mi padre.
–Como si no pudiera matarle también –refunfuñó la reina en voz baja.
–No te tengo miedo. Sé quien ha intentado matarme, y no has sido tú.
Charity cogió mi mano, tiró de mí y salió del salón. Cuando nadie podía ya vernos, se largó a llorar.
–Por eso era que mis padres me evitaban –soltó entre gimoteos y sollozos–, por eso recibía tanto dinero y regalos de su parte. Esa perra solamente nos quería lejos, mi padre siempre estuvo muerto... Dimitri tiene que enterarse de esto.
Un dolor agudo traspasó mi pecho.
–No llores más, princesita hermosa, me rompe el corazón –le murmuré.
–No lo entiendes... ni siquiera soy una princesa... Toda mi vida he despreciado a los plebeyos y mi verdadera madre es peor que eso, es una simple esclava. Y yo... apenas tengo sangre real.
Ella cubrió su cara bajo sus delicadas manos.
–¿De verdad sabes quién ha intentado matarte? –le interrogué curiosamente.
Asintió con la cabeza.
–Lo sé. Pero no voy a decirte.
–¿Por qué?
–Porque no quiero –respingó–. Acompáñame, buscaré a mi madre, la verdadera.
Fui impelido hacia el salón principal del castillo, donde la noche anterior había sido raptado, por tres candentes hermanas.
–Princesa Charity –una voz femenina llamó.
Ambos nos dimos la vuelta y vislumbramos a una mujer joven, rubia, de ojos azules, junto con otro guapo muchacho de cabellos dorados rojizos.
–Soy Sabatina Morte –la mujer se presentó–. Conocí muy bien a tu padre, él era mi primo. Este joven, Charity, es François, tu prometido. Su familia es noble, muy importante.
El tipo cogió la mano de la princesa, la besó en el dorso e hizo una reverencia.
–Hola –Charity le devolvió el gesto al muchacho y se volvió hacia la mujer–. ¿Dice usted que conocía muy bien a mi padre?
Sabatina Morte asintió tímidamente con la cabeza.
–Éramos muy amigos.
–Debe conocer usted a mi madre, la verdadera.
El rostro de la mujer se tornó blanquecino.
–¿Madre verdadera?
–Sí, mi madre la esclava.
Sabatina estaba tan tensa como podía estarlo.
–La conozco, señorita. Ella trabaja en el castillo.
–¿Puede llevarme con ella?
La mujer hizo un gesto hacia uno de los mayordomos.
–Boris, lleve a la princesa a ver a Marissa.
Emprendimos a seguir al hombre cuando Sabatina volvió a llamar la atención de Char.
–Charity –la princesa se giró para verla–, no dejes que nadie te trate como si no eres una princesa, porque lo eres, eres un Morte.
Ella asintió con la cabeza, medio agradeciendo su comentario. Nos dirigimos a caballo a una villa en los alrededores del castillo en la que había una comunidad de esclavos que trabajaban para la reina.
–Allá, en la última casucha, vive esa mujer, Marissa –nos anunció Boris, el mayordomo–, les esperaré por aquí.
Una bonita adolescente morena atendió la puerta cuando llamamos. Ella estaba lamentablemente embarazada. Era tan joven... quince, como mucho. Tenía un bebé en los brazos y un montón de niños corrían en torno ella. Sus hermanos.
–Buscamos a una mujer llamada Marissa –fue Charity quien habló.
–Mi madre –la joven confirmó–, la llamaré en seguida.
–Gracias –dije yo, sin dejar de lado la cortesía.
Marissa salió, sosteniendo al mismo bebé que antes traía la chica. Era una mujer corriente, de unos treinta y dos años, si mis cálculos no fallaban, su piel era pálida como la nieve, sus desarreglados cabellos atados eran negros o marrones oscuros. Nada en ella era tan solo un poco similar a Charity.
–Una... ¿humana? –la princesa largó en un susurro, para sí misma. Sacudió su cabeza–. Señora, soy Charity Morte, la princesa, su hija.
El semblante de la mujer se abrumó de espanto.
–¡Sal de aquí, niña! ¡Lárgate! –gritó con alteración, apaciguando al bebé en sus brazos–. ¡Fuera! ¿Por qué pensaste que quería tener algo que ver contigo? Se suponía que no volvería a verte. ¡Lárgate!
–Madre, cálmate –su hija llegó desde el interior de la casucha y la hizo entrar, cerrando la puerta en nuestras caras.
Reposé mis ojos en Charity, que había enmudecido y estaba descolorida.
–Vámonos –me dijo como una orden.
Pero en el camino, se desmoronó en sollozos. Al llegar al castillo, ella solamente se arrojó a mis brazos a llorar.
–Mi propia madre esclava me odia –murmuró con debilidad–. Mi padre debió haber sido un hombre muy malo, quizá fui producto de una violación. Todos deben maldecir el día en que nací.
–No yo –la reconforté–, bendito sea el día que naciste, Charity Morte.
–Son mis padres, Jerry. Siempre quise tener padres, Dimitri y yo pasamos nuestras vidas imaginando cómo serían, pensando en cómo podíamos hacer para que se sintieran orgullosos. Y ellos nunca quisieron que yo naciera, no soy más que una basura para ellos.
–¿Te dejarás vencer por un par de personas que no te quieren? –la persuadí–. Nena, hay muchas más personas a tu alrededor que te aman.
–Eso no es cierto, ni siquiera tengo un maldito amigo.
–Oh. Supongo que eso significa que no me consideras tu amigo. Eso es un golpe bajo.
Ella sonrió apagadamente.
–Tú eres mi amigo, el único.
–¿Qué pasa con Dimitri y Eustace? Eso suma tres, somos mayoría. Así que no discutas más conmigo, belleza. Deja de preocuparte por la gente que no te quiere, porque son unos cabrones que no merecen tu llanto. Mejor pon tu cabeza en alto y patéales bien duro en las bolas.
Se rió un poco, colocó sus dos manos sobre mis mejillas y acercó sus suculentos labios a los míos. Sentí su respiración sobre mi cara cuando fuimos interrumpidos por el sonido de alguien carraspeando. La reina.
–Pensé que había dicho que no los quería ver juntos. Jamás.


21 comentarios:

Noelia dijo...

Pero sera bruja la reina!! ¬¬
Que lio! ama a una o a otra? nunca estoy del todo segura! TIENES QUE SEGUIRLA!

itzel :3 dijo...

oh por diooos...pero que maldita la reina, mira que tener el cinismo de decir que ella mató al padre de charity y también decir que la quiere muerta a ella, esta loca esa mujer, ya la odio. Y la mamá de char o.o wow porque se puso asi? es su hija, por lo menos pregúntele como ha estado que mala. Con lo que si me superequetecontra sorprendí fue con lo de Morgana wow todavía no puedo creer que sea la hermanita/no hermana de Jerry Ana, aunque ya no lo serán porque son otra cosa y...amm...bueno me sorprendi mucho porque diooos se suponia que estaba muerta la tipa jajajaja estoy toda histerica por eso xD...waaa ya quiero saber quien fue el maldito que se atrevió a envenenar a char. Dios cada día amo más a Jerry pero he de decir que Damien bueno nadie le quitará el lugar a Damien en mi corazón, es que simplemente el era el chico perfecto para mí. Sinceramente lo extraño MUCHO t.t siempre que me acuerdo de él rezo por encontrar un muchacho así *-* sería perfecto...jajaj bueno ya me despido porque si no me pondré sentimental por no tener un damien o un jerry, tal vez pudiera ser también un colin o inclusive a un eustace jaja *-* ese seria seriamente interesante jajajaja...bueno ya ahora si ya me despido, el capitulo bueno igual que los demás me encanto, es que simplemente son muy buenos, me encanta como escribes steph :D

Anónimo dijo...

La reina es una bruja deprabada! como va a decir tan traquila que ha matado al padre de Charity y tras de eso que a ella tambien la quiere muerta!!? :@ por otro lado, esa indesicion de Jerry con Char y Morgana!! haha... pero el pasado siempre regresa y eso con Ana esta "owhhh!!", fue ella quien enveneno a Char?? :O ....
Steph te deseo lo mejor eres una exelente escritora :)

FlooM1 dijo...

OOOOOOOOOOOOOH MAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAI GAAAAAAA! DIOS QUE CAAAAAAAAAAAAPITULO, fue increiblemente espectacular! No se que decirte, como describirlo fue maravilloso <3 tuvo un no se que que me enamoró! aaaaaaah, estoy como en blanco! lo primeeeeeero EL TITULO, Me matóooooo, xD Tu sabes que "Viejo legendario fuma porros" es como me gusta llamar a Eustace y fue en el en lo primero que pensé hbcjxvbgcvj
La Reyna los pescó en cosas raras xd pero luego todo lo d ela verdadera identidad de Char & Dimitri pobres, vivieron toda una vida de mentiras, creyendo ser algo que no eran, lo unico bueno que tuvieron fue el uno al otro.
Oh Dios que envidia! Unicornios pegasos!!!!! el sueño de toda persona normal, que envidia Jerry.

LA GITAAAAAAAAANA ES ANAAAAAAAAAAA, CUANDO DIJO HACE 15 AÑOS JFHJFDGJFGD PENSÉ MI JERRY ES UN VIEJO CON ALMA DE VIEJO VERDE EN EL CUERPO DE UNA JOVEN? OKNO. Estoy mal pero es queeeeeeee aaaaaaagh como? como? como? en el circulo vicioso del amor ya son tres, el rubio sexy, la morocha sexista y la Rubia engreída pero dulce que tal si me les sumo a la fiesta? anota una castaña con ganas de divertirse en la lista Steph! okkkkkkkkkk estoy diciendo cualquier disparate, pero lo de la lista es en cerio, apúntame en una de esas tengo suerte y Jerry me llama (? ahora hablando de llamar y pensando en Jerry en la cama, AAAAAAAAAAAAAAAVIVADITAAAAAAS LAS HERMANAAAAAAAAAAAAAS, ME DROGARON A MI POBRE ANGEEEEEEEEEEEEEEEEL MANGA DE DESGRACIADAAAAAAAAAS LE HAN ARREBATADO SU PUREZA :'( en el calabozo deberían de estar.

Pobre Char me la imagino sufriendo, siendo su unico apoyo Jerry y luego la necesidad de demostrarle a todos que es una princesa y se tendrá que casar con otro jkdfhdjhbfd.
Ame el capituloooooooooooooooo, con cada capitulo nuevo es como dar un paso mas hacía ese mundo de fantasia. Sabes, me quedé con la duda de que fue lo que despertó a Charity, fue el beso verdad?
Depués de un poco mas de un año de leer de tus novelas, de haberlas leído CASI todas, ("Tu yo y el" no la leí) la magia no se acaba, continua intacta arrastrándome a ese universo mágico que me hace olvidar de todo lo malo, a ese mundo en el que se me es permitido soñar y hacerlo en grande, de ese mundo del que me eh enamorado, ese universo que aprendí a amar con lo malo y con lo bueno por ejemplo si no hubiera Vathes a Damien y Cole no los imaginaria semi desnudos .__. okno, esas son puras mentiras xD los imagino todo el tiempo, o como que si no hubiera zorras, no me imaginaria a Jerry en acción juju, okno voy a quedar como pinocho pero con una nariz el doble de grande.siendo conciente de que si ambos no existieran nada tendría sentido, llorando por momentos siendo incomprendible, riendo por otros como una loca, babeando y sonriendole a mi imaginación. Gracias por todo eso Steph, gracias por esas maravillosas historias que para muchas son una puerta con letras rojas gigantes que dice "ESCAPE".
Felicidades por las vacaciones, las mereces segurooooooo, y bueno mientras tu disfrutas del calor supongo yo me moriré de frio. si, triste mundo y para los solteros la cosa es complicada, no querrá venir Jerry a calentarme? en cerio, apúntame a su lista (?
No me imagino andar como maleta de viajero, creo en la libertad y digamos que tengo un espíritu libre y amo viajar y a penas pisar tierra firme, pero me arraigo demasiado a las personas, asi que no sobreviviría así. Muchisimaaaaaaaaa suerte con este cambio, con esta nueva etapa Te envio un beso enorrrrrrrrrrrrrmeeeeeeeee desde Uruguay Cuidate linda <3 hasta pronto (L

micaღ dijo...

okey,me perdi..(frustracion de lectora)
a ver,osea que morgana es ana la hermanita de jerry,la mama de char no es la reina,sino una esclava y su papa esta muerto.. o.O en sistesis LO AMÉ wow que bipolar soy..es que estuvo muy bueno! porque le diste un giro super inesperado,no se yo me esperaba que a char la coronaban y que la mom la terminaba queriendo o algo asi y coomo SIEMPRE cambiaste toodo y me dejaste con la boca abierta como buzon lleno de cartas..ahh steph no te das una idea lo que me rei con el vestido asesino dioos te juro que me tente XD y dios quien pudiera ser charity para estar debajo de jerry yummy ah si algun dia me lo cruzo me hago la que no respiro o simplemente por casualidad me desmayo juusto delante de el a ver si me lleva a su casa x) y buueno si quiere abusar de mi voy a tener que dejarlo,el es un hombre y es mas fuerte que yo y buuueno, si! definitavamente le diria VIOLAME TODA y ya,o sino lo violo yo..
y dios la envenenaron? WTF es obvio que fue esa bicha de morgana aaaah no me cae bien la piba esa! soy TEAM CHAR! y sabes que? no le creo que sea la hermanita de jer! xq?..porque no!(se,porque no es una respuesta valida) ahh y eustace..dios mi amado eustace y sus vestuarios sabes? empiezo a pensar que tiene algun trauma de la infancia tal vez su mami no lo dejaba disfrazarse para halloween o.O igual lo sigo amando :) <3 el es unico! igual que todos tus personajes y es por eso que me frusto! xq quiero un jerry o un joe o un damien peero NOOO nunca voy a poder tener a un guitarrista con tatuajes magicos y a un vampiro sexy que me muerda por la noches y mucho menos a un novio con alas para tener orgias en una camioneta con mis amigos!(big puchero)...*no se como se dice puchero en ingles* x).. haha,ok eustace se zarpo! sigo pensando que esta lokito,misterioso y lokito pero al fin sigue ayudando y dando todo por los que ama y ahh ese flashbak con alpan :O ..EN FIN me encanto el cap! y quiero otro (mister puchero)..

aaah y mi repie! me encanto lo que dijiste y lo voy a poner en practica! a ver si puedo inventarle un amigo al elefante ..pero es genial que sea todo de tu autoria ,nose es como si todas tus fraces tuviesen el signo de Copyright al lado,y esta super porque es dificil no copiar nada y sacar "ideas" de otro obvio siempre tenes que tener una base y la mitologia etrusca es muy interesante con todos esos dioses con poderes inimaginables,eso hace volar la mente porque tus noves son tuyas y nadie te pone limite de inaginacion,a decir verdad nadie tendria que hacerlo en ninguna ocacion..ah y esa cancion ahhm me encanta oasis! y quiero que llegues a los 40 AH quiero un maraton ton ton (see,va con eco la cosa) biemm,subi pronto steph besos bye :)

Lilaa♥ dijo...

hey niña, mi corazon dio un vuelco cuando vi mi nombre en uno de tus replies, la verdad, me senti importante al que me recordaras, como siempre me sorprendes, eres una diosa.
el capitulo me parecio genial, excelente como siempre, pero corto, o talvez lo lei muy rapido, o capaz estoy tan hambrienta de historias que nada me satisface en su totalidas, gracias a Dios, tu logras alimentarme un poco Steph.
necesitaba hacerte una pregunta: cual es el significado del nombre de Charity? mis investigaciones no son del todo buenas, y no llegue a ninguna conclusion que me satisfaga. quisiera una respuesta tuya si es posible. su origen y su significado seria genial!
mi nombre es Lila (en realidad asi me llamo, cosa de mi madre), y nose si tiene algun significado especial... tu sabes, por esas casualidades de la vida, si tiene algun significado? te amaria mas de lo que ya te amo si lo supieras.
Amo a Jerry, por supuesto, quien no lo amaria? quien no se rendirtia ante un ser tan... perfecto?
Sabes, insiparada en él yo tambien me he hecho un piercing, pero en la nariz en mi caso. estaba asustada, pero me anime. :) gracias a Losna mi madre no se ha enojado !
bueno, mejor te dejo esto hasta aqui, espero tus seguidoras se jueguen y alcanzemos los 40 coments! ansio un maraton .
muchisima suerte belleza-
Li !

A. dijo...

Te dire unas cosas
Jerry+Morgana= No
Jerry+Charity= No
Jerry+Solteria=Perfecto.

Libertad Weber dijo...

Steph,mi nombre es Bianca,leo todas tus novelas hace años,desde que escribias Tu,Yo Y El,seguia capitulo a capitulo siempre,y asoi con todas :D Las ame todas,posta que el dia que leia un cap tuyo no podia dormir a la noche porque pensaba que iba a pasar al siguiente :s Amo todas todas tus noves,sos una genia! Queria pedirte un consejo,yo hace tres años habia empezado a escribir una novela,escribi hasta el capitulo 23,no la termine porque me desmotive.Hace unos dias la volvi a leer y me parecio que estaba buena,y queria crearme un blog y publicarla,para ver que onda.Queria preguntarte si podrias ayudarme, leyendo mi novela y dandome tu opinion :D Seria fantastico,porque sinceramente sos todo un referente sobre literatura! Muchisimas gracias,espero tu respuesta :D

A. dijo...

No se ustedes pero yo quiero mi maraton y solo hay 8 comentarios!
u.u pero nimodos, me gusto el cap
me dio riza morgana "No quiero que me mires como tu hermanita" como rayos le iva a mirar asi si se acosto en ella e.e es rara la tipa jerry es raro pero no tanto o si? o.O

Anónimo dijo...

Terribleee capitulo, cuantoas verdades y cosas descubiertas, que bitch la Reyna no lo puedo creer pobre Char! Morgana es Ana? OMJ tienes que seguirrrrrrrrrrla!

Sherl dijo...

okay estoy perdida!!! ...

Morgana La prostituta barata y ademas bruja.. ES ANA!?!?!?
you are a depraved and perverted witch!!? ntc
es su hermanita a la que queria traerla de regreso del infierno..
aunque a esta bruja era mejor que se quedara en el infierno.. /:
pero hermana!!! bueno la queria cmo hermana ahora cmo amante :O Dios No!!
jahahahahah ,
but please tell me
Con quien Jodidos se qedara... Conmigo???
Chis!!
Demn! Cariño AME EL CAPITULO..,.
confieso que no me gusto qe no hubieran letras rojas en el conmigo eso si no me gusto. y aparte JERRY NO LO RECUERDA
eso no es justo!!!!
pero lo drogamos?! encerio? ;) YO JAMAS HARÍA ESO JAMAS ahhaah bueno poqitin talvez...
me lo imagine esposado a la cama y desnudo *-* una imagen maravillosa ahahah
pero fuera de mi lo ame...
aunque sigo preguntandome sobre massimilianus..
me intriga ese ser.. no se por qe llamo mi atencion nose fue raro, sigo con esa espinita... volvera?? o que demonios..


bueno me paresio tan tan pero tan tierno que le pidiera matrimonio de niño a una diosa.,.. fue tan tierno hahahah por algo amo a Jerry.. solo no me gusto que se lo aiga pedido a Alpan que esa perra lo daño la muy hija de perra...
de niñito como se debia de aver visto te lo imaginas??! despues de la torturosa vida que llevo. cuando se alejo de su puto padre.. yo me imagino a un Jerry adolescente y puberto pensando solo en sexo hhha no es que ahora no piense en ello verdad!? ahhagahah

Charity y Jerry never happend okay???
esa escena no paso-celosamil- no lei esa parte uhno...


mmmhh!! te entiedo las mudansas apestan!. ahora mi tiempo es muy limitado estoy asiendo horas extras enmi trabajo asi qu e cadavez tengo menos tiempo para comentar.. ya vez que tengo que andar escondida para poder comentarte poquito por mi cel, asi que me disculpo por no habr comentado antes...
sorry
....


eso no se dice...
Yo le dare a Cheque los besos que yo quiera y otras cosas*-* que no son de tu incumbencia ahahahaha okno ahahaha me enamore!. Demonios Yo que jamas me habia enamorado asi.. aparte de qe con Jerry ...
hahah me enamoro completamente ese cabron nose su sonrisa estan hermosa. lose que mensa y torpe. pero me enamoro completamente que me dio.

le ehcontado de ti.
de lo maravillosa que eres escuchando. o bueno leyendo y respondiendo, haha le dije que eres m hermanita menor mayor, me pidio qe te saludara y qe te diera las gracias x sr tan buena chica.. :) so Hi and thanks
hhaha
el tattoo ya me lo ize es como una cadena de estrellas en la muñeca pero estan encontrados con lazos, me dolio asta el culo...
y aparesere mas?! encerio eres tan genial eres asombrosa por eso te amo...
bueno y que aigas ecrito sobre este prostituto hermoso osea Jerry..
hahah bueno linda me tengo que ir qe muero de sueño love you ok so bye
cuidate

BY: SHERLINE T

Anónimo dijo...

OOH POR DIOS!! Que buen capitulooo!!!! Tantas cosas para decir que seguro algunas me las voy a olvidar, Morgana era la hermanita, no lo puedo creeeeer,cumplio su supuesto cometido "enamorar a Jerry", ya me parecia raro que nunca lo envenenara. Odio con todo mi corazon a las dos mama de Char, no pudo tan forra y matar a su esposo, la odioooo!!!
JAJAJJAJA... las hermanas que agarraron a Jerry, como me rei con esa escena igual solo le tendria que haber dicho "hola lindo queremos hacer un trio con vos, queres?" y el como el mejor regalo de cumple años va con las hermanas :P
Tengo que admitir que en la muerte de Char llore y es dificil hacerme llora, pero llore como una condenada, crei que Jerry iba a perder al amor de su "vida" :(
Amoooo con todo mi corazon a Jerry, si existiera seria su fan numero 1 con poster de el pegados en mi habitacion :)
Por ultimo y espero no haberme olvidado de haber puesto algo, perdon por no comentar pero se me rompio la compu y cuando tuve la notebook empeze a leer y habias escrito como cinco capitulos y estuve una eternidad hasta que llegue al ultimo que publicaste, bueno, la cosa que hay que llegar a los 40 o aca se pudre todo :P
Te quiero muchoo Steph y aprovecha las vacaciones para publicar :) I LOVE U GIRL <3
Betty ;)

Melody dijo...

wow simplemente me encanto el capítulo fue tan genial *-* bueno estoy asi rapidito pasando porque me tengo que ir, pero simplemente perfecto el capitulo.

Anónimo dijo...

Cuanto tiempooo! Tengo casi un año que no me pasaba por aquí pero ya estoy de regreso y completamente al día! :D

Ana.. es Morgana?.. Oh Rayossss!
Quien seria que intento matar a Charity?.. Euastace es un dresgraciado mal parido! Jerry debería darle una patada por el ass
Charity y Dimitri no son del todo de la realeza... :s
OMG.. Jerry es raramente sexyy!..lo adoroo! esta re loooco! soy team Charry!, Jerry y Charity harían una muyy linda pareja..:D Morgana es una zorra -.-'.. aunque parece que ella es la protagonista en esta historia??.. por lo tanto debería haber algún desliz entre Charity y Jerry Jaaja

AMOO la forma en que escribes, de todo corazón te digo que tienes un hermosisimo don de la escritura, tu musa debe ser una de las mas inspiradas!, Dios bendiga tu cerebro!

Tengo algunas curiosidades.. después que termines Obsecion que haras?? La historia de Alan sigue en pie??

Att: AnyJB

Anónimo dijo...

OMGGGGG
El tal Maximilenius o algo así debe ser JERRRYYY! DKFJKFDGH

Sherl dijo...

Zorra no te lo lleves!!! Zorra no te lo lleves!!!

BY: Sherl
PD: tenia que ponerlo
PD2: mi sobrinita esta viendo Dora la violadora digo exploradora

MeliiJonasM dijo...

Steph, Sabes que amo todas tus historias...
LA ROCKEAASSS!!!!!
SUBE MAS! xD
Tu sabes que leer obsesión es mi obsesión (?)
SUBE SUBE!

Anónimo dijo...

CARAJO ESTUVO PERFECTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO SIN DUDA MI CAPITULO FAVORITO.
WAO, NO SABES ESTE CAPITULO FUE LO MÁS, NUNCA ME HUBIESE IMAGINADO QUE MORGANA ERA ANA, YO ESTABA CON UNA CARA DE WTF.
EUSTACE ES PUTO DESQUICIADO MUY SEXY(?) ASDFGHJKLKJHGFDSFGH ODIE COMO SE COMPORTÓ.
--

JERRY HA SUFRIDO TANTO, YA QUIERO VER COMO TERMINA ESTO, EUSTACE ERA MUY CRUEL CON ÉL Y CREO QUE AÚN LO ES. {igual me encanta, no sé es inevitable}.

ESA CHARITY ES UNA IDOLAA, ME ENCANTA CUANDO NO PIERDE SU IMAGEN DE PRINCESA, PERO IGUAL ME SENTI MUY MAL POR ELLA.
--

{Me mataste en la parte que Jerry dice que fue violado por 3 hermanas JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJJAJAJAJA I can't JJAJAJAJAJA}


YO QUIERO QUE CHARITY Y JERRY SE QUEDEN JUNTOS, HE DICHO. LikeaCharity.

Con esa canción de Oasis, el capitulo se me hizo más perfecto. <3

Besos y abrazos, siguela pronto.

VAMOS, OTRA MARATÓN.


atte: Terelú xx.

Deen dijo...

Noo lo digiero aaaaaaun que capitulo mi Diossssss, todo lo que pasó, tantos problemas tantas respuesta tantas preguntaaaaaaas, no me pude pasar antes y de hecho ahora solo pase para dejarte mi comentario por mas corto que sea :/ La novela es la mas hermosa de todo el fucking World <3

Valen Biggestsmile dijo...

STEEEEEEEPHHHH! Disculpa que no he comentado, pero es que ya estoy enn las ultimas semanas de clases y estoy LLENAS DE COSAS haha D: Todos los capitulos han estado dsjfgnsjkdnfg *o* Pero esteeee :OOO MUCHOS SENTIMIENTOS ENCONTRADOS haha charity no es princesa del todo ... MORGANA=ANA .. WHATTTTTT REEAALLY? no no hahaa parece mentira una broma... Y ESA 2*-/3@ BRUJA digo reina... ahhhh ! Obsesion ademass se ser una obsesion.. es una gran novela, llena de muchos estilos! Nos leemos pronto steph! Proud of you :) love, Valen!

Anónimo dijo...

Eeeeeeeees la mejor novela del mundo, no puedo creer todo lo que pasó, Jerry Char y la bruja de la Reynaaa,
Desgraciada -.-
Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

VISITAS

.

.