.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

lunes, 25 de junio de 2012

Capítulo 15: Oscuridad y Sangre




Capítulo 15: Oscuridad y Sangre

Con un movimiento de muñeca, Aita arrojó su espada hacia mí. Convoqué un escudo, el arma rebotó contra la pared invisible que me protegía y cayó al suelo.
–Sí, sí, utiliza esa majadera defensa y nunca me ataques –refunfuñaba Aita de manera altiva–, es la historia de tu vida.
Hice desaparecer el escudo, me agaché para recoger el arma de mi adversario, la empuñé y di un experto salto hacia adelante para enterrarla en su pecho. Esta se introdujo en su tórax hasta atravesarlo.
Aita ensanchó sus ojos, fingiendo sorpresa. Después largó una sombría risa.
–Error, mi amigo, mi espada no va a herirme.
El dios me apartó de un empujón, el dolor penetró mi propio pecho, una perforación se abrió en medio de mis pectorales. Por el contrario, Aita retiró su espada fuera de su piel y la herida cicatrizó impecablemente. Ni siquiera había sangrado.
–A diferencia de ti, yo conozco mis poderes, y conozco la verdad –dijo de manera desafiante–. Cualquier cosa que trates de hacerme con mi espada, se te devolverá.
Cuando alguien era herido con un instrumento mágico, esa persona se transformaba en plata. Pasaría algún tiempo antes de que ese ataque me inmovilizara por completo, a menos que un dios me besara y revirtiera el encantamiento, mientras tanto, los demonios en mí no permitirían que muriera y acabarían con todo si fuera necesario.
Mi rostro ardió, tal vez porque más tatuajes lo colmaban ahora, sentí mi poder exteriorizándose y de pronto la cúpula de cristal que rodeaba el invernadero comenzó a agrietarse con rapidez.
La mitad de la multitud corrió lejos, fuera del lugar, los más fieles, permanecieron inclinados ante mi poder, de rodillas y sin mirarme. El cristal se desmoronó sobre ellos como una lluvia de rutilante polvo de estrellas. No era cualquier cristal, el castillo de la realeza estaba diseñado mágicamente para que nada pudiera quebrarlo. Pero aquí estaba.
Ahora las luces destellaban como los reflejos de la luz sobre una piscina durante la noche, pues los cristales estaban destilando su magia. Cada persona que había sido herida con los vidrios, sería una estatua de plata en pocas horas.
Mi desesperación interior se acrecentaba al no poder ver a Charity, al no saber si había sido lastimada. Lo único que quería era ir a buscarla, pero no podía.
El dios cabrón había desaparecido para no dejarse herir, lo sentí reaparecer a mis espaldas, podía percibir que se aproximaba para atacarme. Di la vuelta y con un movimiento de mi mano lo envié a volar antes de que pudiera tocarme. Él cayó de espaldas contra las hierbas cubiertas de cristales, se sacudió el cuerpo al ponerse en pie y chasqueó los dedos.
Con ese solo chasquido toda la sala estaba envuelta en llamas cimbreantes y naranjas, como si estuviésemos en el mismo infierno. Aunque ambos sabíamos que el inframundo era todavía peor.
Caminé con lentitud hacia él, quien esperaba por mí con una sonrisa tenebrosa en la boca, con la mitad de su rostro llameando en tatuajes con figuras satánicas.
Se abalanzó sobre mí con su espada bien esgrimida, la cual trató de hundir en mi pecho, aunque no lo hizo, porque le alejé con una patada en el pecho. La patada solamente consiguió mantenerlo a unos dos metros de distancia mientras yo recuperaba el equilibrio para tomar impulso y golpearlo con fuerza. Le di un puñetazo en medio del pecho que le hizo estrellarse contra el suelo, el cual se hizo trizas, provocando que el hombre cayera varios pisos más abajo, muy probablemente hacia la recepción del castillo.
Me precipité por ese mismo orificio y aterricé encima de Aita, quien gritó de dolor antes de estirarse para alcanzar su espada. Pisoteé su mano con mi zapato para impedirlo, le dirigí una sonrisa perversa.
Fui capaz de oír los gritos de cada individuo que me rodeada, el horror en sus voces, los apresurados pasos que salvarían sus vidas.
¡Es un monstruo, va a destruirnos!
Esos mismos enunciados los había oído hacía miles de años atrás en esta misma ciudad. Escucharlos de nuevo solamente lograba encender el rencor en mí, este era tan fuerte que al mismo tiempo me daba miedo. Sentía miedo de mí, de cada cosa que sabía que era capaz de hacer. O mejor dicho, de deshacer.
Antes de que pudiera darme cuenta, la oscuridad se había engullido todo, la ciudad estaba entre sombras, no había luces mágicas, ni el gran astro sol, o la esplendorosa luna, solo tinieblas. Los recuerdos regresaron a mí dolorosamente, me zanjaban como cuchillas, toda una ciudad derrumbándose bajo mi poder. Tal como aquel día.
Inesperadamente caí boca abajo contra el suelo, Aita había desaparecido y reaparecido detrás de mí, lo cual le permitió golpearme con la empuñadura de su arma. Me hizo girar con la punta de su pie.
–Quisiera –rezongó–, asesinarte ahora mismo, perro, pero he decidido que quiero verte sufrir mucho.
Su espada me hizo un corte en la barbilla. Conjuré un rayo que franqueó el cielo y atravesó la espalda del hombre, quien gritó y se derrumbó junto a mí. Cientos de rayos aterrizaron a su alrededor, golpeando y matando de manera instantánea a cada persona que estaba cerca. Las paredes del castillo comenzaron a hacerse polvo, se resquebrajaron y se derribaron, incluso cuando muchas estaban hechas de mármol y oro.
Entre las penumbras alcancé a vislumbrar el par de alas colosales brotando del dorso de Aita, eran de color negro como las de un murciélago, pero con la parte interna en un matiz rojizo. Sus ojos tomaron tonalidades coloridas, naranjas, escarlatas, su cara estaba casi completamente oculta tras las marcas, que se habían convertido prácticamente en una máscara.
Él agitó sus alas y sobrevoló los cielos.
Massimilianus de Velathri no necesitaba alas para volar. Me elevé muy despacio para estar a su altura en el aire, mis ojos estaban fijos en los suyos, que también se habían vuelto totalmente blancos, vacíos.
Alcé una mano sobre mi cabeza y balbuceé un conjuro etrusco para invocar a las plagas del inframundo. Todo se tornó un tono más negro, un estruendo hizo crepitar el cielo, un sonido absorbente.
Un nubarrón de penumbras se entreveía en el límite más alto del firmamento, sobre las cabezas de todos. Aunque eso era cualquier cosa menos una nube. Una bandada de animales estaba volando encima de La Ciudad Secreta, animales no conocidos por el hombre. Eran probablemente criaturas del infierno, una mezcla entre murciélagos y cuervos del tamaño de un niño pequeño, casi como gárgolas, con piel de un tono más apagado que la misma oscuridad.
Ellas venían a devorarse a cada poblador de la ciudad. El sonido estrepitoso que se escuchaba provenía del canto infernal que salía de sus bocas, un chillido más afilado que sus propias garras, esto además del torbellino de aire que sus alas fomentaban al batirse reciamente. Sonaba como una tormenta de demonios.
Allá abajo, en tierra firme, los habitantes de Etruria revoloteaban con pánico, trataban en vano de correr por sus vidas. No habría nada que detuviera a la calamidad que había enviado a asesinarlos. Charity estaba ahí. Josephine estaba ahí. Ambas morirían debido a mí.
Los pequeños demonios rodearon a Aita y le hostigaron con sus garras, colmillos y picos. Ellos buscaban arrancar sus ojos, cortar su garganta, devorarlo entero. Él batalló con los espantajos y descabezó a algunos.
Buena suerte, había más de cien únicamente a su alrededor.
–Sí, envía a tu plaga de insectos –berreaba Aita en una lucha con las alimañas–. ¿Tienes miedo de pelear conmigo cuerpo a cuerpo, Maxi?
–¿Habla ese que se oculta tras su espadita? –mascullé en el antiguo idioma etrusco.
Los pequeños engendros desgajaron parte de la piel del dios, estaban comenzando a masticarlo como a un trozo de carne cruda. Él gritaba y agitaba su espadín de acero tanto como podía.
–Te despedazaré, infeliz –vociferó con ira en mi lengua natal.
Uno de los monstruos mordió su hombro, desgarrándolo, el dios dio estocadas y patadas para alejarlos, sus alas se batían con exasperación, hasta que se dejó caer al suelo por el dolor y depauperación.
Desde las aturas pude verlo yacer lánguido y ensangrentado sobre los restos de Etruria, con su pecho exaltado al tratar de recobrar el aliento, los tatuajes en su piel, danzantes, atestando su cuerpo. Centenas de pequeños esperpentos se le tiraron encima para tragárselo a mordiscos.
Estaba perdido.
Etruria estaba perdida. Todo ardía en sangre y oscuridad.
Súbitamente algo me hirió en la espalda. Quedé sin aliento.
Me di cuenta muy tarde de que Aita ya no estaba debajo del arsenal de alimañas, ahora estaba justo aquí, respirando con fuerza en mi nuca, clavando su espada en mí con el mismo golpe mortal que me había dado antes, perforando mi corazón.
Solté un indómito aullido de dolor.
Escuché la risa de mi enemigo resonar en mis oídos, una risa pérfida y victoriosa.
–Obedezcan a su guardián, bestias –le oí decir en voz profunda, en el antiguo idioma–. No se vuelvan en mi contra.
Entonces el enjambre de animales voladores me atacó, un centenar de ellos viraron hacia mí.
Eso no era posible. Nunca había sucedido nada parecido, mi propio poder no podía volverse en mi contra.
Ellos me agredieron, sentí sus poderosas mandíbulas aferradas a mi carne, sus garras zarandeándome por el aire. Mi poder se redujo considerablemente, dejé de levitar y caí a toda velocidad hacia el piso. Conjuré un escudo, este funcionó durante cinco segundos, las sabandijas embistieron contra mí enérgicamente hasta hacerlo desaparecer. Era más débil que ellos.
Entretanto yo sangraba a chorros garrafales y rojos. Golpeé a las bestias, las pateé y les descargué mi poder encima. Algunas de ellas rodaban por el suelo y se ponían de pie inmediatamente, como si no hubiesen recibido daño alguno. Otras morían, pero quedaban demasiadas.
Las hice estallar con un centelleo de mi poder, todas las que estaban sobre mí salieron disparadas lejos. Me puse en pie. Antes de que pudiera parpadear, Aita se había abalanzado sobre mí y su espada había cortado mi cuello hasta casi rebanarlo.
Mis poderes de dios podrían hacer que mi cuerpo se mantuviera con vida por lo menos otra hora. Después de eso, moriría. Mi cuerpo se había vuelto semi-mortal desde el día de mi destierro, incluso a veces mi poder era tan excesivo que mi cuerpo no lo resistía. Era por eso que después de esas sobrecargas de poder me desvanecía y perdía la consciencia la mayoría de las veces.
Tomé un respiro forzoso y caí de rodillas, sentí el sudor recorrer mi piel, el dolor era tan intemperante que deseaba gritar, aunque era inútil, mi voz no saldría. El dios de rojos cabellos me pateó, tirándome de espaldas contra la arena, me dio un golpe en medio de mi caja torácica con la empuñadura de su espada, lo cual me dejó sin respirar, inconsciente durante tres segundos.
Entre la lobreguez, una chica de melena dorada, que sostenía una daga con una cuchilla de treinta centímetros de largo, se abrió paso hacia nosotros mientras pateaba los traseros de los fieros demonios. Era Charity, que jadeaba de cansancio cuando se movió para encajar su arma en la carne de Aita, directamente entre sus omóplatos.
Él rugió por la sorpresa, se dio la vuelta y de un azote envió al delgado cuerpo de la princesa tan lejos como pudo. Aturdida, se puso en pie.
–No, no te atrevas a tocar a Jerry –farfulló de modo amenazante–. No sabes quién soy, pelirrojo de mierda.
Aita rió.
–Cállate, humana, a no ser que te salgan alas y colmillos, no te tendré miedo. El último de esos chicos casi logra patearme el trasero.
Charity sonrió.
–Soy de esas chicas.
Ella corrió para atacarle. Hasta que colisionó contra los barrotes de oro de una jaula que hice aparecer. Nadie, salvo mi padre y mi madre, sería capaz abrir la cerradura de aquella jaula forjada con mi magia.
La princesa parecía aturdida, frustrada.
–¡Maldito guitarrista, sácame de aquí! –chilló, inmediatamente percatándose de mis acciones.
Le dediqué un gruñido profundo, casi animal. Una parte de mí estaba enteramente aliviada, nadie podría tocarla mientras ella estuviese allí, nadie la dañaría.
Alzando su espada por encima de su cabeza, Aita pronunció un corto hechizo. El arma adquirió más brillo, expelió destellos de luz escarlata vibrante. El dios me apuntó con ella, los resplandores salieron desde la hoja punzante y me traspasaron. Grité, desplomándome nuevamente.
–¡Jerry, sácame de aquí! ¡Te matará!
Jadeé, notando el modo en que el suelo parecía moverse bajo mis pies, era como si mi cabeza estuviera dando vueltas.
–Ya basta, mantendré el control –se dijo Aita a sí mismo–. Niña –se giró hacia Char–, no le haré daño a este chico si me dices qué ha sucedido con la chiquilla, Josephine o como se llame.
Charity agitó su cabeza.
–La han matado esas criaturas, las pequeñas bestias –señaló a los demonios que estaban por toda la ciudad, comiéndose a pedazos los cadáveres que yacían por todo terreno.
Mis tatuajes me quemaron la piel con más intensidad.
–¡No me mientas! –se exaltó Aita al tiempo que disparaba un relámpago de poder hacia Charity.
Lo detuve con un hechizo de paralización. Estos normalmente mantenían varias horas a la víctima inmovilizada, pero Aita no era una simple víctima, su poder rivalizaba con el mío, asimismo, la fragilidad en mí me hacía languidecer.
El fusilazo que el tipo había proyectado hacia Char se desvaneció a mitad de camino. En menos de un momento, él ya estaba moviéndose nuevamente.
–Dime dónde está la criatura –repitió, encolerizado, prensando su mandíbula. Cada palabra era pronunciada despacio, con ensañamiento.
–¡Murió, te dije que está muerta! –Char lloriqueó–. ¡Ellos la arrancaron de mis brazos y se la tragaron, te lo juro!
–¡Estúpida niña! –el dios vociferó airadamente–. ¡Era lo único que tenía para mortificar a este malnacido! ¡Perra, ¿cómo has podido dejarla morir?!
Lanzó otro relámpago hacia ella.
Volví a detenerlo.
Irascible, se volteó muy lentamente para mirar mis ojos. Yo jadeaba desde el suelo. El dios se precipitó contra mí, se sentó sobre mi pecho y presionó el filo de su florete contra mi cuello sangrante.
En ese preciso segundo sentí que los dioses y demonios me abandonaban. Regresé a ser yo mismo en el momento en que mi alma se preparaba para dejar mi cuerpo. Lo sabía, estaba perdido, moriría. ¿Por qué otra cosa los dioses me abandonarían a mitad de un duelo? Porque no tenían esperanzas. Desde siempre ellos habían protegido mi vida, mi cuerpo, se apoderaban de mí antes de que cualquier cosa pudiera hacerme daño. No esta vez.
Mi dolor se incrementó, mi visión difusa a duras penas distinguía los fulgores que expulsaba esa filosa arma de Aita. Él, su espada y yo, éramos lo único que alumbraba la categórica negrura. Sentí el viento en mi cara, el aliento de la muerte sobre mí, la agonía.
No podía dejar a mi princesa. Ella continuaba con vida, no podía dejarla para morir.
Levanté mis manos hacia el cuello del hombre, hice el intento de estrangularlo. Él se rió al reparar en mi fragilidad repentina. Parte de mi cuerpo estaba inmovilizado, comenzaba a convertirse en plata debido a las magulladuras hechas con la magia de ese artefacto que estaba apretado contra mi garganta. Escasamente me dejaba respirar, cada intento destrozaba mi esófago repleto de fuego y ardor.
Con un puñetazo fui capaz de sacar el arma de mi cuello, pero esta fue remplazada por las dos manos del dios, que me asfixiaban al cerrarse en torno a mi nuca.
–Es tan injusto –le escuché balbucear entre dientes–, deberías sufrir, deberías ver morir a tu pequeña hija, deberías estar vivo para mirarla ahogarse en llanto, para mirar sus ojos desorbitados en su cadáver. Tú mataste a mi hijo, infeliz, tú lo mataste.
La ira hacía llamear sus cambiantes ojos en tonos granates como si hubiera fuego vivo dentro de ellos.
Tengo que quedarme, por Charity, me repetí a mí mismo.
–Te mataré, cabrón, morirás absolutamente solo, eso es lo que más me causa satisfacción. Dime, ¿de qué te ha servido ayudar a todos tus fieles amiguitos cada vez que ellos están cerca de morir? ¿Alguno de ellos está ahora contigo?
Perdí la visión para solamente atender a su voz. De nuevo estaba ciego, tal vez para siempre.
Un puñetazo rompió mi mandíbula.
–Eso confirma mi teoría. Es mejor ser egoísta, ninguno de ellos siquiera ha preguntado por ti desde que dejaste New York. Ninguno de ellos te devolverá el favor.
Presté atención al apagado llanto que Charity trataba de tragarse.
–Bueno, no sé si lo notaste, pero yo estoy aquí –refutó con enfado.
El tipo largó una risotada.
–¡Sí, cómo no! ¿Has venido para salvarlo? Ya estabas aquí, putita, no tienes opción alguna que estar a su lado.
Luché contra su agarre para tratar de golpearlo.
Maldito, nadie llama de esa forma a mi princesa. Nadie.
–Hey –el hombre esquivó mi movimiento–. ¿Qué pasa? ¿Te molesta que llame putita a esa suculenta nena? –aproximó sus labios a mi oído para susurrarme–. Si ella no estuviera encerrada en esa jaula, me dejaría saborearla por completo, créeme.
Me sacudí, intenté incorporarme, sus manos se cerraron más fuerte alrededor de mi garganta.
–Dime ahora, ¿de qué te sirvió ser un prostituto altruista? ¿Dónde están ahora tus amigos?
–No les...  –me esforcé para responder–. No les ayudé para que me devolvieran el favor. Nada... no espero nada ellos.
–JA. Gran pendejo.
–Aquí, pendejo, están sus amigos –resonó una nueva voz en mi cabeza.
No había sido Aita.
Este era... ¿Joe?
Aunque mis ojos no podían distinguirlo claramente, su inconfundible silueta se cernía sobre el dios, mostrándose tras sus hombros. Cuando Aita se dio la vuelta para mirarlo, Joe le plantó un golpe a su cara.
–¿Dónde está mi hija, cabrón? –dijo amenazantemente con sus dientes bien presados.
El dios parecía divertido ahora.
–Tontos vampiros, son la escoria del mundo y se creen tan poderosos –respondió–. ¿Así que la dulce niñita no era hija de este bastardo?
Un resoplido sarcástico salió de Joseph.
–Sí, imbécil, somos una pareja homosexual, yo soy el otro padre –anunció de modo sardónico irascible–. ¡Su hija y una mierda! ¿Dónde está mi pequeña?
El tipo se encogió de hombros.
–Pregúntale a ella –señaló a Charity–. Me ha dicho que la chiquita murió.
Los ojos de Joe adquirieron un matiz más rojo, sus colmillos se dilataron.
–Juro por el mismo infierno que si mi niña recibió un solo rasguño, todos ustedes la pagarán muy caro.
–¿Escuchaste eso, Maxi? –Aita me recordó–. Él tampoco ha venido por ti, vino por su hijita.
–¿Ah sí? –profirió otra voz desde las penumbras–. ¿Y yo, según tú, para qué vine? Estoy tan ansioso por saberlo.
Entre las tinieblas lo único que pude discernir era la figura de un hombre alto con un abrigo de piel.
Demonios, ¿qué hombre usaría ese tipo de abrigo de piel? Eustace.
En su mano derecha sostenía un báculo de madera que destilaba centellas coloridas. El hombre golpeó el suelo con el extremo inferior de la vara. Una grieta se desplegó bajo sus pies y se extendió hacia Aita, desde esta abertura germinó una gran cantidad de luz violeta y blanca que al tocarla era capaz de pulverizar a cualquiera.
Con miedo, Aita se apartó tanto como pudo de aquella luminiscencia, agitó sus alas para mantenerse en el aire.
–Viniste porque me odias –aseguró–, maté a tu perra. Perdón, zorra –se rió–. Quise decir, pantera.
Eustace metió la mano en los bolsillos de su abrigo y extrajo en un puño un poco de polvo mágico, el cual arrojó sobre Aita. Él gritó de agonía, como si estuviera siendo quemado vivo, se revolvía de dolor.
–¡Sal de aquí, viejo, este no es tu asunto! –le advirtió a Eustace.
–Te equivocas, Jerry es mi asunto, soy su manager.
–Negocios –escupió Aita.
–Jerry es mi hermano –se corrigió Eustace con una mirada desafiante hacia el dios.
–También mío, Rihanna –una nueva voz surgía desde la lobreguez.
No era posible, ¿Damien?
Aita lució desconcertado.
Tras Damien, Ania caminaba con paso furioso, la reconocí por su provista figura menuda y delgada. Ambos chicos discutían.
–Te dije, maldita sea, que te quedaras en la academia –Damien refunfuñaba.
–Eustace me dejó venir –objetó la chica.
–Me importa una mierda, ¿acaso Eustace es tu novio?
Ania no respondió, se limitó a poner sus ojos en blanco. Damien dejó de caminar para mirarla a la cara.
–¿Eustace es tu novio? –volvió a preguntar.
–Sí, tenemos tres hijos.
–¿De verdad? –fue Eustace quien intervino.
–Sí, ¿no lo recuerdas? –continuó Ania corrosivamente–. Son tan idiotas –se dirigió a Damien–. No eres mi hermano, ni mi padre, cierra tu boca.
–Tu hermano y tu padre sufrirán un ataque si saben que estás aquí.
–No les dirás.
–Pruébame.
Ania le dio un golpe en el brazo, Damien fue capaz de notarlo casi un minuto después.
–Ouch, qué dolor, me desangro –dijo sarcásticamente.
–Te odio –ella gruñó.
–Te amo –contestó él en cambio.
–¡Cállense! –gritó Charity–. Jerry está convirtiéndose en plata. ¡Tienes que besarlo, Eustace!
El hombre ensanchó sus ojos, brevemente horrorizado por eso.
–¿Qué? No me jodas. Tengo una política de no besar hombres.
–Sí, deja que muera entonces –decía la princesa con irritación.
El dios comenzó a caminar en círculos.
–Si le beso en la mano... no es como si no lo hubiera hecho antes, he besado su mano –consideró–. Si le beso en la mejilla... No, demasiado Judas. En el cuello, demasiado gay. ¿En la boca? –Eustace me dirigió una implacable mirada–. Mantén tu lengua lejos, o te la corto.
Casi pude reírme, pero el dolor era demasiado.
–¡Eustace! ¡Dale un beso! –el tono de la princesa casi era un gimoteo de súplica.
El hombre caminó hacia mí, se inclinó en una rodilla e hizo descender su rostro hacia el mío. Sus labios tocaron los míos muy tenuemente, con cierta cantidad de afecto, tal como un hermano besaría a otro.
Se irguió rápidamente, su rostro estaba sonrojado.
–Nunca más voy a besarte. ¡Mucho menos en público! Así que cuida tu trasero.
Cada herida que había sido hecha por la espada de Aita, se cerró, las partes plateadas de mi cuerpo desparecieron y recuperé el movimiento de mi pecho. Ahora casi podía respirar con normalidad.
Me incorporé, sujeté el rostro de Eustace y me lancé hacia adelante para regresarle el beso. Fui paralizado por su poder.
Lo sabía. Nunca dejaría que lo besara, nunca.
–¿Entonces es tu novio? –sonó el murmullo de un muchacho en la cercanía.
De pie junto a la jaula de Charity, se encontraba ese bonito chico rubio con aires de superioridad y postura elegante. Dim. La princesa sacudía la cabeza, negando sus preguntas.
–¿Pero dormiste con él?
Ella no respondió.
–¿Qué pasa? ¿Vas a mentirme a mí? ¿A tu hermano? Sangre de tu sangre, carne de tu carne...
–Cállate.
–Actores, guitarristas, ni un solo chico decente. ¿De verdad dormiste con él? ¿Has dormido con un tipo que es gay?
–No es gay. Tan solo acuéstate con él y compruébalo.
–¿Me estás diciendo que tengo que acostarme con un tipo para saber que no es gay? ¿En qué jodida cosa se ha convertido el mundo?
Oí a Aita susurrar algo en mi lengua natal, pero no logré descifrar sus palabras.
Violentamente, un millardo de esos murciélagos-cuervos arremetió contra nosotros y nos acometieron.
–¡Sácame de aquí, Jerry! ¡Ya eres tú mismo! –me reclamó Char.
–No puedo –solté.
No podía, ni quería.
–¡Mientes! ¡Lo único que quieres es mantenerme alejada de esos bichos! ¡No soy una inútil, asesinaré a esas cosas repugnantes!
–No puedo –insistí, sacudiendo mi cabeza antes de propinar un golpe a uno de los demonios que trató de atacarme por la espalda.
Estábamos tan jodidos.
Todos éramos prácticamente humanos, totalmente mortales, salvo por Eustace, pero él era un solo hombre contra un dios y una plaga entera de criaturas oníricas increíblemente asesinas. Mas de diez de esas cosas se abalanzaron nuevamente sobre mí y continuaron dándome fuertes y desgarradoras mordidas. Grité.
Los chicos se pusieron en guardia, Damien, Ania y Dimitri desenvainaron sus espadas, Joseph enseñó sus colmillos y se desplazó con la ligereza de un vampiro, Eustace dio otro golpe a la tierra con el extremo inferior de su bastón. Esta vez el poder hizo una pared invisible que lo protegía de cualquier agresión.
Mientras yo luchaba con mi propio grupo de feroces animales del infierno, mis amigos estaban en sus propios apuros, peleando incesantemente. Aita se elevó sobre nuestras cabezas, su risa oscura de regocijo silbaba en nuestros oídos igual que una canción que quieres dejar de escuchar.
–¡Qué buena idea tuviste, Maxi! –él me alagó–. Jamás se me habría ocurrido convocar a una plétora tan poderosa de diablillos. No tengo siquiera que mover un dedo para destruirlos.
Gruñí mientras era despedazado a mordidas, mi cuerpo estaba contusionado y desvalido. Lo único que podía escuchar ahora eran los chillidos agudos y grotescos de los animales que me sitiaban, el movimiento de sus alas.
Pateé a uno de los monstruos, les asesté puñetazos, sentí sus garras taladrar mi pecho. Una de las criaturas sujetó mi cuello con sus uñas igual que garfios y me expulsó varios metros a la distancia, escuché mis huesos crujir, tal vez mis costillas. Salté para ponerme de pie, logré hacerlo mientras me tambaleaba.
Mis compañeros ya estaban ensangrentados y extenuados. Eustace, por su parte, simplemente estaba de pie en su bóveda invisible donde era intocable para cualquiera, había luz verde revoloteando alrededor de su cuerpo, igual que un aura de fuego que lo envolvía. Su rostro estaba inclinado hacia el cielo, sus ojos cerrados, tenía una mano aferrada a su báculo y la otra apuntando hacia el firmamento en una postura de meditación.
Genial, el viejo loco traía a mis amigos para usarlos como peones en el ajedrez, como las piezas más inservibles del tablero. Ellos eran una distracción para Aita, estaban aquí para morir mientras él se concentraba en conjurar su poder.
Todos ellos tenían una razón para estar aquí. Dimitri había venido por su melliza, Ania por Damien, Joseph por su hija, Damien por obligación, Eustace por venganza y Charity solamente trataba de alejarse de mí antes de que todo el desastre hubiese estallado en La Ciudad Oculta. Era cierto que ninguno de ellos estaba aquí por mí, pero no me importaba, los necesitaba con vida, los amaba a todos. No podía permitir que ninguno de ellos muriera.
Corrí hacia Joseph, que en estos momentos estaba boca arriba sobre el piso, inerme y jadeando de dolor. Su expresión parecía no poder creer que esos especímenes fuesen tan fuertes. Inclusive, mientras me trasladaba hacia él, ellos estaban incrustando sus garras profundamente en mi espalda, como si quisieran arrancarme el corazón, pero me mantuve de pie. Uno de los demonios tenía a Joseph sujetado por un brazo mientras lo sacudía por los aires y le hacía golpear el suelo una y otra vez con extrema facilidad. Agarré a la pequeña bestia desde sus alas, obligándola a soltar al vampiro.
Joseph tomó una bocanada aire, parecía conmocionado cuando le ayudé a levantarse.
–Je... Jerry... ¿Dónde está mi hija? –su mano se cerró en un puño sobre mi camisa, sus ojos eran escarlatas diabólicos, sus dientes estaban manchados con sangre de bestias.
No podía decirle que había muerto o no seguiría combatiendo, era probable que se dejara vencer.
–Está bien, ella está a salvo, Joseph –asenté mi mano izquierda encima de su hombro.
–Si me estás mintiendo para mantenerme en esta jodida lucha que me importa una mierda...
–¡Cuidado! –clamé cuando advertí que al menos diez animales voladores planeaban hacia nosotros para embestirlo por detrás.
Joseph se giró a una velocidad inhumana, agarró al engendro desde el cuello, lo mordió y lo inmovilizó contra el suelo con un pie sobre su pecho. De su cintura extrajo una daga y la clavó en el torso de la criatura numerosas veces, hasta matarla.
–Su sangre no es especialmente mi favorita –se quejó el vampiro.
Ania y Damien estaban cubriéndose las espaldas el uno al otro y utilizando adecuadamente sus espadas. Aun así, ambos estaban enteramente magullados y bañados en sangre.
No podía ver a Dimitri en ninguna parte.
Me giré hacia Char.
–¿Y tu hermano? –le interrogué.
El rostro de ella estaba envuelto en pánico, sus ojos estaban teñidos en desconsuelo.
–Jerry –masculló entre sollozos–. Busca a Dim, tengo un mal presentimiento. ¡Sácame de aquí, te lo ruego! –sus manos trataron de forzar los barrotes de oro.
Me acerqué hacia la jaula y tomé sus manos a través de ella. Charity rehusó el contacto conmigo y se alejó. Su rechazo era más hiriente que cualquier laceración o fractura.
–Lo siento –dije con puro odio hacia mí mismo.
Al observar mi entorno nada más conseguí ver negrura, sangre, cuerpos fenecidos cubriendo cada metro cuadrado de la tierra. Caos, destrucción, todo había sido culpa mía.
–¿Char? –elevé mi mirada hacia sus ojos. Ella hizo un esfuerzo para ver los míos entre las penumbras–. ¿Tienes un arma?
La princesa pasó sus manos nerviosamente por su cintura y hurgó su vestido. Bajo su falda, en su muslo, en lo alto de sus medias, halló una navaja pequeña. Se la quité antes de que pudiera entregármela y la observé entre mis dedos, rutilante.
–¿Qué vas a hacer? –Charity sacó su mano de la celda y atrapó mi muñeca con fuerza. Me liberé de su sujeción con un brusco tirón–. Jerry...
Liberé la cuchilla de la navaja y le di la vuelta entre mis dedos, de modo que la lámina de acero se enderezara hacia mi pecho.
Sería difícil, pero no tanto, los dioses y demonios me habían abandonado.
Me apuñalé en el lado izquierdo de mi pecho una vez, perdí el aire de mi cuerpo bruscamente, un potente dolor me abatía al tiempo que mi corazón batallaba para continuar palpitando.
–¡Jerry, no! –Charity lloraba mientras intentaba alcanzar mis manos y detenerme.
Extraje el arma de mi tórax antes de volver a apuñalarme a mí mismo nuevamente.
Si tan solo yo no existiera...
La tercera vez que me apuñalé mis rodillas fallaron y me dejé derribar a los pies de Charity.

42 comentarios:

Noelia dijo...

OOOH DIOS MIOO!!! este ha sido uno de los capitulos mas emocionantes que he leído!!! Cuando han aparecido todos, Damien, Joseph... ha sido espectacular!!! O_O
Te lo juro, he estado que ni viendo una escena de accion en una pelicula me pongo tan pendiente de lo que pasa y tan intrigada!!
Dios no me puedo creer que se apuñale ¿Por que?! :´(
Pfff Dios tienes que continuarla tengo el corazon en un puño!!!

Anónimo dijo...

O.O
He muertoooo!
Demoniosssss!
Que capituloooo!
MEJOR QUE CUALQUIER PELICULA DE ACCION O SUSPENSO!
Deberias obtener un Oscar!..
Todos juntos *-*
Rihanna ha besado a Jerry jajajajajajajaj
Confio en que la niña de Angie&Joe este bien
Ania&Damien :')que bellosss!
Y Dimitri tan ocurrente como siempre!

Pero.. pero que mierdaaa acaba de hacer Jerry!!? Ese TONTO NO se da cuenta que todos lo aman!? ARRGG!

MARAVILLOSOS capítulos, cada vez que publicas algo es mejor que la anterior!


Ya veras que tendrás que hacer maratones todos los luness!xD
Mmm... a propósito cuantos capitulos mas o menos tiene Obsesion?

Att: AnyJB

itzel :3 dijo...

OH POR DIOOOOS!! por que? por que? por que? QUEEE? porque se mato, no Jerry no puede morir, no puede pero QUE MIERDAS LE PASA POR LA CABEZA A JERRY, es que acaso no se da cuenta de que todos los que estan ahi lo quieren.

Juro que mori de la emocion cuando todos aparecieron ahi, era como un escuadron asi bien sexys todos *-* dioos mejor que cualquier pelicula de accion sin duda que si, fue tan WOOOOW, por dios steph cada capitulo nuevo que subes es mejor que el anterior, pero he de decir que sin duda este capitulo fue mi favorito, me encantó, fue increible.

Estoy que muero de la duda sobre que rayos va a pasar :S diooos creo que morire por la duda y por la emocion, es que no puedo creer que todo eso este pasando y no tengo ni una idea de que es lo que va a pasar. Otra duda con la que me dejaste es que le paso a Dimitri, donde quedo?, jajaj pero lo ame por sus ocurrencias, el siempre diciendo cosas asi xD.

Diooos!! y cuando leí el nombre de Damien *-* mori de verdad que morí, no esperaba verlo ahí...hay no step de verdad, este fue mi capítulo favorito. Yo creo que el otro lunes nos tendras que poner otro maratón porque estos dos capítulos WOW fueres estupendos

Lilaa♥ dijo...

creo que me mori, por favor mamá si lees esto, NO TOQUES MIS COSAS!. ah jajaja xd.
volviendo a la seriedad, encerio he muerto, mi corazon dio un vuelco impresionante. mujer, no puedes ser asi con nosotras, tus queridas lectoreas, no puedes dejarnos sin Jerry ! de verdad eres cruel, peor que cualquier ser existente o en caso contrario, eres mala. sé que djiste que eras egoiste y mucho, pero eso no te da el derecho de matarlo :'( . creo que te odio, de verdad te odio, y al igual que Jerry, me odio por odiarte. La aparicion de Joe, de Dem, de Ania, de Eustace, de Dim ¿me olvido de alguien? Rihanna ... fue lo mejor, hasta que llegue al final. como Jerry piensa en lastimarse? Con eso solo conseguira que los demas sufran por el, porque sus amigos fueron por el, estoy segura, no fueron solo por obligacion o por conveniencia, de verdad sus amigos lo quieren, como él piensa en lastimarse?!? pero por mi Eustace, que tiene ese pendejo en la cabeza? maripositas? corazoncitos? esta frikie o que? de verdad estoy sufriendo, esta maraton, a pesar de no tener letras rojas, fue impactante. demasiado, debo decirlo. con esto vas a tener muchos coments, preparate para los replais niña. okey, creo que me duelen los dedos, mejor te deseo suerte, y espero el lunes la nueva maraton. gracias por todo !
pd: gracias por contestarmeee, he logrado mi cometido muejejeje te saqué informacion vital. ahora compraré esos libros, los leeré, los amaré, y les haré un monumento por ser tan geniales. :)
cuando sea grande quiero ser como tu, sabias? jajajaja no entiendo como sacas todas esas cosas de la cabeza, oprque yo tengo muchas ideas en la cabeza , pero no logro sacarlas.... creo que para ti, igual es un poco dificil, o no? juntar todas esas ideas locas, agruparlas y crear una obra de arte no creo que sea facil. tu debes ser heredera de algun artista antiguo, podria jurarlo.
bueno, mejor me callo un poco, esto fue agotador.
bye ;)
Li !

Anónimo dijo...

Eustace no me caia muy bien que digamos pero ya LO AMOOO! llamo a Jerry "hermano" y lo "medio" ayudooo! es la postaaa!

SIGUELAAAAAAAAAAAAA!

A. dijo...

Esto fue tipo "Los vengadores" o "La liga de la justicia" Todos al rescate a salvar a jerry! yujuu en mi opinion jerry si tiene amigos un ejemplo claro angelique si yo lo se no esta solo con su soledad y ademas tiene a char si cambie de opinion pobre a sufrido mucho necesita a alguien xD y NO PUEDE MORIR un mundo sin jerry = un mundo de caos y destruccion u.u

A. dijo...

Ahora olvide algo ¿Donde quedo Dimitri?¿Y la hija de Joe? No puede morir! haha mori de risa con"-Si,imbecil,somos una pareja homosexual,yo soy el otro padre" xD
Amo a Joe ,Amo a Jerry,Amo a Dim,Amo a Damien ,AMO A TODOS! haha ya quiero leer el siguiente cap.

MeliiJonasM dijo...

TU STEPHANY EUSTACIA!
OMG! Eres una genia.. siempre me quedo sin palabras, no se que decir...
tengo hasta un vacío en el estómago & no es hambre (?
Por cierto, por primera vez en la historia xd te haré una pregunta, así porque me entró una gran curiosidad mientras leía..

Bueehhh aquí voy,,. espero me respondas xD

¿De dónde sacas los nombres de las ciudades & de los personajes? ¿Imaginación?

Listo...
Eso es todo!
AMO LO QUE HACES!

Sigue así...
Te amo escritora juvenil favorita! xD

MCamiCC dijo...

Noooo Jerry! como se le ocurre hacer eso?! esta como "nadie me quiere, todos me odian, mejor me como un gusanito" que le pasa?!....Steph literalmente me puse a llorar, estaba leyendo y las lagrimas me nublaron todo, deteste que Jerry hiciera eso, me senti tal mal =(
Y entonces Jerry, o mejor dicho Massimilianus de Velathri, tiene muchisimos años, a vivido mucho tiempo, cuando lei la historia de el con Eustace y como empezo todo, estaba fascinada, sufrio mucho de pequeño, y aun asi jamas se dejo llenar de hizo y quizo hacer el bien, un chico muy filantropico, no importa que sea prostituto eso viene por añadidura hahahha...me encanta este personaje me parece tan genial, tan lleno de argumentos y razones, me alegra mucho que hayas creado a Jerry.
Y me emocione mcuho cuando aparecia Damien! y Ania (sigo celosa xD) y Dimitri!! waaa lo amo y bueno Joseph pero el ya habia aparecido, pero siempre es bueno volverlo a ver.
Respecto a la respuesta de mi pregunta:
1. Gracias por responderla.
2. Me alegra que me aclararas esa duda, por un momento pense, tal vez Steph a teniado algo con una chica o algo por el estilo, es que ultimamente uno debe estar abierto a cualquier caso que se presente, pero a mi si se me hacia raro porque me parece que en tus escritos siempre has demostrado cuanto te gustan los chicos; y bueno entonces los chicos forever para ti =)
3. Que obsesion es mas adulta y me encanta! porque nosotros como lectores tambien estamos creciendo y teniendo nuevas experiencias, al igual que tu, y con los personajes tambien pasa lo mismo. Tambien me gusta todos los temas que trata, y si va mas alla de muchas cosas, lo que hace la historia emocionante, de lo mejor que has escrito Steph!

Tambien lei lo de "por eso es que tienden a gustarme los chicos que normalmente nadie conoce, porque son solamente míos y no tendré que lidiar con tantas chicas que quieran robármelo" y me recordo mucho a mi... yo soy asi con mis amigas, pero cuando ven las fotos de un chico en mi celular y les parece lindo hasta ahi llega mi dicha xD yo quiero novios exclusivos solo para mi hahaaha Yeah!
Espero el siguiete capitulo con muchas ansias...Oye, despues de Obsesion, viene otro libro? o ya se acabo?
Love ya! como em alegra volver a comentarte cuando publicas no un mes despues.
xoxo
ATT: MCamiCC

Betty dijo...

Pooor Dioss!! Steph este es sin duda el mejor capitulo que leí hasta ahora de la nove, estuvo espectacular. Vos siempre me haces llorar :P
Bueno, el capitulo catorce a lo primero no lo entendí bien pero cuando le agarre la mano me encanto, pobre Jerry, lo que le hicieron no tiene nombre. La yegua de Alpan, como la odie y la odio, una manejada de mierda, re sacada estoy!!
El capitulo 15 como ya te dije estuvo ESPECTACULAR, te juro que creí que Jerry se iba a morir y ya me salían las lagrimas porque pensaba como iba a terminar todo. Tenia el presentimiento de que por lo menos uno iba a venir a ayudar a Jerry igual creí que solo Eustace iba a ir pero al final vinieron todos :'D Cuando Joe dijo somos una pareja de homosexuales no pude seguir leyendo de la risa, encima pensaba que genia Steph escribiendo!!
Espero que publiques rápido y otra duda que tengo, ya tenes terminado esta novela o todavía te falta terminarla, bueno si la terminaste cuantos capítulos son en total?? Últimamente estoy muy preguntona :P
AAAh... gracias por responderme!!! Era una duda y lo de basarse en otra novela, lo escuche una banda de veces y leí novelas que se basaron en la tuya pero las tuve que dejar de leer porque se me mezclaba con las tuyas ya que eran muy parecidas. Gracias por las recomendaciones, creo que voy a empezar por The Hunger Games. Besootees ♥

Anónimo dijo...

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!
Pensé que la Opción de Comentar había desaparecido! xD

JERRYYY TIENE QUE SALVARSE para que vea que si lo quierenn!

Deen dijo...

LO SIENTO LO SIENTO LO SIENTOOOOOOOOOOO, SIQUIERA AHORA PUEDO PONERME AL DÍA CON LA NOVE, 4 CAPITULOOOOOOOOOS YA, ESO SI QUE E SUN MARATÓN, ME MUERO POR SABER QUE ES LO QUE OCURRE, LA ESCUELA ME TIENE MUY OCUPADAA, ESPERO ESTÁR PRONTO ACÁ DE NUEVO!

Anónimo dijo...

COMO ES POSIBLE QUE LA CORTARAS AHIII!
CADA CAPITULO ES UNA NUEVA OBSESIÓN!
SOS UNA GROSAAA!
CONTINUALA!♥

Anónimo dijo...

Massimilianus es Jerry!!!!

Que maaaaaaaaaaaaaal, como Alpan le pudo hacer eso, pense que le amaba tanto él a ella.
Omgosh, la historia del capitulo 14, es unas de las más grandiosas que he leído, como Jerry pudo sufrir tanto. Aita es un miserable puto. Me dolió todo lo que paso Jerry, no se lo merecía ni tampoco la forma en que le trataba su padre. Ahora entiendo por Jerry es así.

----
ME HAS HECHO LLORAR MUCHOOOO, NO SABES QUE PENA ME DA TODO LO QUE SUCEDIÓ, ME SIENTO HORRIBLE, PERO ME ENCANTÓ CUANTO SUS AMIGOS PARECIERON. Eustace, Joseph, Damien, Ania y Dimitri. kjhgfdfghjk :}}}

SIGO LLORANDOOO:'(( POR QUE TERMINO ASI EL CAPITULO. ESTO ES DE LO MEJOR
UN ABRAZO GRANDEEEEEEE, CUIDATE.

SUBE PRONTO. }':

Terelú x.

Susy dijo...

Que como dejas el capitulo hasta ahi. Estos en shock estoy con la boca abierta.
No puedo creer la accion que hay. No puedo creer el final.
Jerry no quiero que le pase nada.
Cuando llegaron Joseph, Damien, Dimitri, Eustace y Ania me quede con la boca abierta pero en el fondo probablemente ellos vinieron por jerry. Aunque espero que la bebe de joe no este muerte.
La verdad este capitulo me ha encantado. Espero que a Demitri no le pase nada y que Charity perdone ya a Jerry.
Sin duda el mejor capitulo de todos felicidades.

Maria24 dijo...

Ok que capitulaso estupendo. Me encanto me facino. Salio mi novio dimitri y Damien. Sin duda fue un capitulo estupendo aunque el anterior no entendi nada. Si gracias por explicarme, entiendo tambien a mi me da problemas de explicar las cosas.

Anónimo dijo...

El capitulo fue sin duda uno de los mejores. Hubo mucha accion y esa pequeña pelea entre Damien y Ania me gusto. Los extraños mientras uno dice te odio el otro dice te amo. Sin duda los he extrañado. La verdad quiero que charity perdone a Jerry el no tiene culpa de nada de lo que haya echo la estupida de morgana.
Eustece es hermoso por lo menos beso a Jerry aunque el haya querido intentar besarlo.

Iela dijo...

Ok sin duda ya no soporto la espera quiero saber que mas pasara. La verdad amo a Jerry. Tu tienes un talento estupendo. Sabes como transportarno a ese mundo que tu creas que si venimos a ver tiene mucho que ver con la realidad.

Anónimo dijo...

Hola soy nueva y dejame decirte que todas tus novelas son estupendas. Escribes excelentes aunque a veces hay capitulos que yo me quedo sin entender ya que a veces no le encuentro sentido. Este capitulo sin duda fue el mejor de todos. La accion que hubo y Jerry dios porque el tiene que ser tan bueno? Espero que la beba de Joe no este muerta y que charity estuviera mintiendo. Sin duda excelente capitulo.

Anónimo dijo...

Muy buen capitulo felicidades.

Anónimo dijo...

Ok estoy en shock.
No puedo creer que Jerry sea maxi y se me olvido el resto del nombre.
La verdad Jerry no se merece lo que le paso. El no se merece nada de lo malo que le pasa.
Jerry en tan lindo.
La verdad buen capitulo

Anónimo dijo...

Los capítulos estupendo. Tuvieron mucha acción.

Anónimo dijo...

Bueno no se que decir primero el capitulo fue MAGNIFICO. La acción que hubo me encanto y aunque eso de los amigos no fue como hubiera quedido aun así estuvo lindo cuando llegaron. Ania no cambia dejar solo a damien 5 minutos ni le haría daño. Charity pobre y espero que la bebe este bien.

Anónimo dijo...

Sinceramente esta no es la mejor novel que he leído pero tengo que reconocer que esta interesante. Aunque mucha acción y hot no es mi estilo.

Anónimo dijo...

Bueno estos últimos capítulos de esta novela me estan dejando con los pelos de punta. Sabia que jerry era Maximiliano. Segundo la verdad que cuando llegaron aquellos me dejaron SUPER sorprendida. Tus novelas son geniales

Yo dijo...

Ok acaso jerry no ve a todos lo que lo aman? Porque el loco se quiso matar.
No puedes ser tan cruel con dejarnos sin jerry.
Jerry ese guitarrista hermoso es lo mejor que pudo haber tenido esta novela. No lo mates!!!

Anónimo dijo...

Steph de verdad que tu eres cruel no puedes dejar que jerry muera tu eres la única que podrás ayudarlo. Jerry de verdad que es tonto pero se not que ha sufrido mucho.

micaღ dijo...

yooo,yoo.. ah, no se si matarte por dejarlo asi o llorar hasta que me ardan los ojos..
es que...(buscando las palabras correspondientes)... no se ni por donde empezar!! a ver..en principio sin dudas unos de los mejores capitulos y uno de los mas dolorosos finales..osea rememorando pienso para mi misma jerry no puede morir,pero en su cuerpo humano si puede y,no se me falta el aire..ahh dios no respiro..ahm con todo lo que paso entre estos dos caps mi cabeza reboza de informacion X),y lo mejor de este cap fue la aparicion de todos los chicos ahh nose amo cuando juntas todas tus historias porque al fin y al cabo todas estan entrelazadas todos estos bombones y estas diosas viven en ese loko mundo llamado new york,y cuando los ves juntos te agarra esa cosita en la panza :P y todo lo que ese guacho de aita hiso y dijo!! ahg que bronca no me lo banco,my poor max,pero entre ese dolor estaban las risas que me provocaron esos tontos de eustace,jerry y damien ahh los amo <3 dios ese beso o.o fue el mejor beso,eustace y jerry tendrian que ser amantes ahhm que cosa mas hot!,aunque no creo que eustace quiera engañar a su novia ania y dejarla sola con sus 3 hijos :s, ahm y dim ahi super lindo interrogando a su hermanita y sep seguro que se acostara con jerry y la super orgia que yo estaba planeando u.u.. y el hermoso joseph ah!,angie tiene tanta suerte yo quiero un vampiro asi! (cara de frustracion), pero en serio me quede con la duda por dios char tiene que estar mintiendo! joey no puede estar muertaaa! :( ahh pobresita y ella que tiene que ver? no es su culpa :,/ AH y como es que jerry y aita son asi de parecidos,digo tienen los mismos poderes salvo que con diferentes colores pero como pudo hacer que los monstruos de jer ser volvieran es su contra? hmmmm (pensando).. todavia queda mucho por resolver y por ver, sobretodo con ese final de puta madre!
biien este maraton fue genial en toodo sentido,y amo de ahora en mas todos los lunes ;), ah grax por el replie yo tambien amo los sims desde el 1ero cuando todavia ni habia ciudad y jugabas en un pedazo de terreno y el fondo era todo gris X), ese juego siempre lo ame porque podes inventar todo lo que imagines y hacer mil y una cosas con tus personajes,sin hablar de los caserones que podes construir! es super entretenido y obsesivo, aunque ahora que lo pienso nunca termine una partida ,nunca llegue a cuando se te muere tu sim (:/) haha ok,en fin quiero que la sigas no me aguanto dios porfas no nos mates a jerry encima que se va a sacrificar por todos! ah es un divino,lo violo..
ok subi pronto steph besos bye! :)

Anónimo dijo...

Una vez mas demuestras que te gusta hacer sufrir a tus lectoras. Definitivamente no puedes dejar morir a jerry no puedes. Jerry es tan lindo tan inocente a veces es SUPER bueno y demuestra que se preocupa por todos. No puedes matarlo. Siento que me moriré. La verdad fue un capitulo muy emocionante.

Anónimo dijo...

Ok la verdad emir are por el capitulo me ha dejado mal. Jerry el jerry de todas no puede morir. No puede. La verdad este capitulo estuvo emocionante igual que el anterior. Tu siempre nos deja mal.
La verdad espero que la gija de joe este bien. Si no el moriría.
Jerry es tan bueno ha sufrido demasiado y no se lo merece tal vez sea loco pero eso no significa nada. Dimitri tan presentao no le importa si su hermana se acostó con jerry eso es cosa de ella.
Aunque creo que ella se enamoro de el.

Anónimo dijo...

Ok me siento un poco cansada ya que se supone que este durmiendo pero no me importa ni dormiré hasta no comentar. Sin duda el mejor capitulo. Excepto por el echo de que planeas matar a jerry.

Anónimo dijo...

Tenida razón, capitulo 14 revelador, capitulo 15 con acción y angustia. Definitivamente nos dejastes intrigadas. Estoy deseosa de saber que pasara con jerry el no puede pasarle nada el es un amor el no puede morir. La verdad eres mala. Este capitulo 15 fue estupendo de cierta manera.

Anónimo dijo...

Estupendo, claro que estupendo no cae en la parte de cuando jerry se apuñala. La verdad me quede con la boca abierta y con los pelos de punta. La verdad tus novelas siempre me dejan así de mal.

Cuando aparecieron todos me quede bien con los ojos abiertos.

Eres estupenda tus novelad lo son.
Sabia que jerry era Maximiliano.

Anónimo dijo...

¡WAIT! Se apuñala? Por queeeeee?:( tus novelas siempre quedan en un suspenso que cada vez que las termino me dan ganas de comerme las uñas jaja. Piensas hacer otra nove despues de esta? O alguna continuacion de alguna de las sagas? Seria bueno que hicieras una que no estuviera relacionada con las otras a ver que tal, no? Bueno saluditos andre<3

Anónimo dijo...

ESTO DEBE SER UNA MALA BROMAAAAAAAA!
continua steph!

Anónimo dijo...

Te tengo una pregunta algo rara pero bueno, solo se me ocurrio xD


Si Joe fuese Gay lo seguirías amando??
A y que piensas de Tres metros sobre el cielo?? has visto la versión española? la que es con Mario Casas! :)

Anónimo dijo...

Simplemente me quede sin palabras. No puedo creer que jerry fuera tan inconsciente como para apuñalaras. Ahora porque lo izo. Sube pronto estoy en shock quiero leer mas. Por lo menos hoy es sábado solo falta domingo para que subas.

Nce dijo...

Dioooooos!!!!!!!! Que increibles capituloooos!!
Me a encantado que volvieran a aparecer todos los personajes de los otros libros para ayudar a Jerry, xk aunqe el lo niegue, han venido a ayudarle jajajaj
Siguelo prontooo!!
Bss cuidate :) (L)

Benja sarabia dijo...

genial que buena batalla entre aita y jerry o debo decir max
de seguro los dioses y demonios le van a dar poder despues de clavarse el arma...
me gustaria que hicieras steph una novela de donovan el vampiro succubo o al menos explicar que le paso a lilith despues de caer de nuevo en el infierno

Anónimo dijo...

Steph la verdad te odio. Tienes que hacer algo tienes que hacer recapacitar a jerry. El final casi me iso meter un grito tuve que leerlo como dos veces para confirmar lo cierto confirmar que jerry se apuñalo. La verdad cada capitulo me sorprende mas. Ya quiero que hables de tu nuevo proyecto si es que continuaras subiendo novelas al blog, que espero que si ya que leerte es gratificante. Bueno me voy ya. Has algo no puedo leer que jerry se puede morir.

FlooM1 dijo...

Steph, tengo tantas cosas que decirte y nada de tiempo, se supone que tengo que estar estudiando pero posiblemente subas mañana y no me gustaría que no vieses un comentario mio.
Fue increible, fue magico, fue medio sueño hecho realidad, me faltó Cole & Mir en la pelea, peroooo considerando los celos de Cole es comprensible. Lo ameeeeee.
Ese Replie fue enormeeeee, pero fue hermoso, y para mi también es todo un logro haber logrado captar todo lo que quisiste trasmitir con cada personaje, con cada acción, con cada palabra, es genial.
Steeeeeeeeeeph, tu bromeas sobre hacer novlas porno y yo hago un río de baba, que sea porno gay (? okno.
Sabeeeeeeeeees? si algún día escribes libros infantiles, cuenta conmigo para leérselos a mi hermano, a mis hijos mas adelante, las historias de los animalitos tristes que no hacen amigos ya pasaron de moda, es tu turno de hacer algo Steph <3
No te puedo decir mucho mas shit.
El capitulo lo lei ya hace varios días, el Martes si no me equivoco y no es lo mismo que como si tuvieras las emociones frescas, pero grité giré y bailé en cuanto apareció Joe dkfhdkfhdjhgd tan preocupado por su hija, Eustaceeeeeee, mierda como lo amo a ese viejo drogado Dimitri, estaba feliz, gritaba todo pero Jerry se tenía que apuñalar ¿por queeeeee? Tiene que vivir, tiene que comprender que la felicidad está hecha para todos, tienen que entender que no está solo y que hay personas que lo quieren. ¿Donde está Dim? donde está la beba? por favor Steph Siguelaaaaaa <3

P.d Ya tus lectoras se han vuelta expertas en alcanzar los 40 comentarios porque no subes la apuesta hacia los 50?
Te quierooooooooooooooooo cuidate muchooo & hasta pronto <3

Ali dijo...

Vaya creo que fue una suerte encontrar este blog es impresionante me quedo asi O.O la leere desde el principio y las anteriores novelas por lo que veo(en los coments) aparecen personajes de las anteriores historias asi que a leer!

VISITAS

.

.