.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

lunes, 22 de octubre de 2012

Capítulo 12: Días y Noches de Muerte




Capítulo 12: Días y Noches de Muerte

Aita introdujo su llave en el candado que mantenía cerrada la puerta de la jaula de Josephine para colarse dentro de esta. No la dejaría salir. Aun así, tenía muchas ganas de besarla.
Él dio un paso hacia ella, quien retrocedió por instinto. Tragó grueso y dio otro paso, esperando que Joey no siguiera rechazándolo. No lo hizo. Esta vez, se obligó a silenciar el miedo dentro de su pecho y permaneció muy quieta mientras él reducía la distancia que los separaba.
De un momento a otro, Aita estaba tan cerca que su respiración le golpeaba la frente, revolviendo ligeramente sus cabellos. Se movió con sutileza y presionó sus labios en ese punto de su cabeza de forma tierna. Algo cálido se apoderó de su sangre, de todo su cuerpo, haciendo que su piel se sintiera caliente, a pesar de que esta normalmente debería tener una temperatura más frígida que la humana.
Sin poder resistir el impulso, ella lanzó los brazos alrededor de su fuerte cuello al mismo tiempo que juntaba sus labios a su piel, rozando con estos su cuadrada mandíbula masculina. Lo sintió estremecerse.
Cerró los ojos antes de que el dios agachara su cabeza y atrapara sus labios en un inofensivo beso lento, el cual poco a poco tomó un rumbo profundo, apasionado. Lo sintió estacionar sus manos en sus caderas, donde el borde de su blusa estaba ligeramente levantado, sus fríos dedos tocaron su piel caliente, ocasionando que casi saltara al contacto. Sus dedos eran extremadamente cuidadosos al tocarla, como si pensara que estaba hecha de cristal.
Ella dio un paso más cerca, hasta que sus torsos se rozaban y el calor de sus cuerpos se mezclaba. Su mandíbula estaba ardiendo porque sus colmillos ansiaban desplegarse en ese mismo instante, pero ella luchó consigo misma para mantenerlos dentro. Un gimoteo se escapó de su boca, un sonido de placer y dolor.
Aita retrocedió para mirar su cara, que mostraba una ilegible mueca de 'discúlpame'. La chica tenía ambas manos sobre su boca, lucía absolutamente avergonzada con ese rubor vívido que teñía sus mejillas.
–¿Qué pasa, hermosa?
Aita alargó un brazo para remover los cabellos sobre su cara y tocar su suave rostro.
–Son mis colmillos –Josephine admitió en voz aguda–. No quiero morderte.
–¿Por qué? Soy un dios, mi sangre jamás se infectaría con el virus vampiro. Puedes morderme tanto como desees si tienes sed.
–¡No soy un virus! –Joey protestó, elevando la voz. Después volvió a hablar en un susurro–. Y no tengo sed, esto es... distinto.
Deseo, esa era la palabra, solo que Joey jamás lo expresaría de esa forma. Hasta este instante, nunca había conocido el deseo en persona.
Una pequeña sonrisa curvó las comisuras de los labios de Aita. De un momento a otro, sin saber cómo, cuándo o por qué, los dos estaban tumbados encima de las plumas de Leive, Aita sobre su cuerpo, besándola, sosteniéndose con una mano y un codo para no aplastarla bajo su entero peso.
Él era un hombre alto, grande, con poderosa musculatura bajo su delgado cuerpo. Josephine gimió mientras sus colmillos se hacían más grandes, lanzó su cabeza hacia atrás, dejándolos salir completamente al tiempo que Aita le daba besos y mordidas en el cuello.
La chica respiraba entrecortadamente, sus colmillos estaban totalmente fuera, eran inminentes, punzantes, letales en los peores casos.
–Vamos, muérdeme –Aita la animó.
Josephine sacudió la cabeza.
–No puedo hacerlo... ¿Qué pasa si no puedo controlarme? Si tú...
...Mueres.
–No vas a matarme, linda –una vez más, la beso en la boca–. Sin ofender, solo eres un vampiro, se hace falta mucho más para acabar conmigo. Hazlo, muérdeme.
Él trazó los bordes de sus labios con su dedo índice, tentándola. Ella podía sentir su pulso constante, las venas palpitando, la piel de sus dedos cerca de sus colmillos, su sabor, su olor. Quería gritar.
Cogió un costado de su cuello con una de sus delicadas manos para acercarlo hacia su boca, hundió su cara en su garganta y le perforó la piel con sus colmillos. Sin piedad, sin medir la fuerza de su mordida. Aita solo gruñó, aunque no sonaba como un gruñido de molestia o dolor, sino más bien como uno de satisfacción.
La sangre explotó en su boca, anegándola en éxtasis mientras sentía las manos de Aita filtrándose dentro de su camisa, acariciando su cintura desnuda. Desesperadamente, tragó su sangre, ayudándose con su lengua, enterró los dedos en su espalda por debajo de la tela de su ropa también.
Los dos se sintieron fortalecidos y debilitados al mismo tiempo de alguna inverosímil manera, Aita parecía temblar ligeramente, cada músculo en su cuerpo se sentía rígido.
Suéltalo. Detente. La parte racional de Joey le decía. Para. Ahora.
Pero ella no la escuchó. Siguió bebiendo de su cuello frenéticamente, le robó cada una de sus emociones, sintiendo cada oleada de placer apropiándose de su cuerpo como si los fueran la misma persona. Estaba tan vivo, su sangre era como una tórrida andanada de fuego, su corazón tenía un latido urgente, podía escucharlo golpear su pecho con fuerza. Él no tenía miedo, más bien podía percibir su estado de euforia, de delectación, incluso sentía su debilidad. Porque ella estaba robándole todo su vigor. Nunca había probado una sangre tan suculenta.
Hasta que no se sintió saciada, no logró detenerse. Los dos jadeaban cuando ella extrajo los colmillos fuera de su piel, la cual estaba enrojecida e incluso un poco amoratada, pero sin una gota de sangre alrededor. ¿Lo había dejado seco?
–¿Aita? –musitó con una carga de miedo en la voz–. ¿Estás bien?
Le atrapó el rostro con sus manos, él solamente sonrió con presunción.
–Creo que nunca he estado mejor.
–Haz que desaparezca –Josephine articuló, refiriéndose a las laceraciones en su cuello.
–¿Por qué? Me gusta tener algo de ti –la aplastó un poco más con sus caderas, apretujándola debajo de su cuerpo–. Permíteme darte mi propia mordida –la besó en el cuello lentamente–. Es mi turno de saborearte a mi manera.
Le dio lamidas con la punta de su lengua e hizo que su boca descendiera hacia su clavícula, donde su escote lo invitaba a romper esos botones. Con sus dientes, arrancó el botón más alto, Josephine largó un grito ahogado mientras él presionaba sus labios contra el borde de su sostén.
¡No! Sonó una alerta en su mente... Pero se sentía bien.
Esta vez utilizó sus firmes dedos para romper el segundo botón, revelando su sujetador enteramente. La besó un poco más abajo, donde se encontraba el broche delantero para abrir la prenda. Él consiguió sentir el latido urgente de su corazón contra sus labios.
No a propósito, el brasier se abrió mientras le mordisqueaba la piel sobre sus costillas. Los ojos del dios se volvieron mucho más oscuros al percatarse de ello. Utilizó las puntas de sus dedos para remover solícitamente la prenda y deleitarse ante la preciosa visión de sus voluptuosos pechos. La besó ahí también, donde nadie jamás la había besado, su lengua saboreó sus senos, haciéndola temblar y gemir de forma irracional.
–Aita, detente –logró decir quedamente con voz ronca por el deseo. Hizo el intento de sentarse, pero apenas pudo moverse con él encima. Cruzó los brazos sobre su pecho para cubrirse–. No podemos...
Impaciente por que continuara, él la observó con los ojos bien abiertos.
–¿No podemos?
Joey negó con la cabeza.
–No podemos estar juntos.
–¿Te refieres a que no puedo hacerte el amor?
Ella asintió.
–Mis padres lo sabrían. Yo... nunca, jamás, he estado con alguien. Mis hermanos dicen que pueden oler mi pureza, si no la conservo, lo sabrán. Tu olor estaría dentro de mí sin importar lo que haga. Te matarían, me matarían.
–Tus padres nunca, jamás, volverán a verte. ¿Recuerdas? Te secuestré.
Aita la besó en los hombros mientras sus manos terminaban de acabar con los molestos botones de su blusa. Josephine empleó toda su fuerza de vampiro para mantenerlo lejos.
–¡No! ¡Me sacarás de aquí! De otra forma, jamás te querré, no puedo querer a nadie que me separe de mi familia.
El dios parpadeó repetidamente sin decir una sola palabra, contemplándola. Nunca se había sentido tan cautivado por la belleza de alguien.
–Lo siento.
Josephine no dijo nada para responder. Pasó varios segundos sin mirarlo, extrañándolo en silencio.
–Todavía podemos... solo besarnos –se forzó a decir a regañadientes mientras intentaba abrochar los botones arrancados.
En seguida, lo encontró dándole un casto beso en la mejilla. Un fugaz beso.
–Confía en mí, Josephine, por favor –intentó convencerla al tiempo que movía una de sus manos desde su cintura desnuda hasta sus costillas altas–. Cuando termine contigo, seguirás siendo pura –nuevamente acarició con sus dedos uno de sus pechos por debajo del sujetador–. Te daré una visión distinta de las cosas –deslizó esa mano hacia su espalda, provocando que su cuerpo sufriera estremecimientos–. Para que te sientas segura, no me quitaré ni una sola prenda.
La misma regla no se aplicaba con ella, pues él empezó a tocar sus piernas, despojándola de sus pantalones al mismo tiempo, despacio, muy despacio.

Sobresaltado, Damien despertó de una pesadilla. Su pecho se sentía pesado, su cabello estaba cubierto de sudor, sus huesos ardían cuando se sentó. La luz era blanca en la habitación, cegadora como una espesa neblina.
Supo que algo andaba mal cuando notó que el entorno que lo rodeaba era una habitación de hospital rodeada por cortinas azules. Él no iba a hospitales, no debería. Observó su brazo, donde una manguera se conectaba directamente a sus venas. La arrancó, desesperado.
Podía escuchar voces alrededor, algunas susurrando, otras un poco menos discretas, todas entremezcladas. Había otro tipo de sonidos extraños, instrumentos de metal colisionando entre sí, las ruedas de una camilla deslizándose sobre el frío suelo, un bip constante que se repetía. El aire acondicionado en la sala lo hacía tener escalofríos constantes.
Saltó de la cama, poniéndose de pie. Observó su ropa arrugada, húmeda con agua y... sangre.
–¡Despertó! –escuchó una voz femenina a sus espaldas. Al girarse, halló a una mujer menuda vestida de blanco. Ella revisó sus notas–. El paciente ingresado inconsciente ha despertado –lo miró–. Bathory, ¿verdad? –le ofreció una mano para que la estrechara.
Él observó su mano con expresión confusa.
–Ania –susurró con una nota de pánico.
Corrió para salir de ahí.
Un doctor, con bata blanca y corbata, apareció de pronto para cerrarle el paso. Lo esquivó, pero más de ellos atravesaron las cortinas de gasa para encerrarlo.
–¡¿Dónde está Ania, maldita sea?!
La enfermera revisó sus notas nuevamente.
–Está hablando de la chica, Hammond –siguió leyendo–. Ingresada muerta con cuatro disparos en el pecho y uno en la cabeza. Está siendo trasladada a la sala de autopsia.
La visión de Damien se volvió roja.
–¿De qué está hablando? ¡Tiene que haber un error!
–¿Quiere pasar a reconocer el cadáver?
Agitando su cabeza, él se largó a correr.
¡No! Pensaba. No, no, no. Esto no está pasando.
Estaba franqueando los pasillos de la sala de emergencias tan rápido como podía para alcanzar la salida, por la cual Colin estaba entrando en ese momento. Sus ojos estaban enrojecidos, húmedos, su expresión abatida, nerviosa. Cuando Cole lo reconoció, lo cogió por el cuello de la camisa y lo azotó contra una de las blancas paredes, sus manos temblaban por la furia.
–¡¿Qué diablos le hiciste a mi hermana, maldito bastardo?! –gritó con angustia.
¡No lo sé, joder!
–¡DÉJAME EN PAZ!
Lo empujó, apartándolo para continuar corriendo hacia alguna parte mientras oía a los doctores vociferarles a los guardias que lo atraparan por ser un sospechoso con antecedentes criminales. Los hombres de azul en la puerta se le abalanzaron encima, pero él consiguió sacarlos de su camino con fuerza bruta.
Era de noche y las calles estaban empapadas en charcos, Damien corrió encima de estos tan rápido que todo lo que podía ver eran los edificios imprecisos pasar a su lado, además de los puntos rojos que todavía invadían su campo visual por el odio que sentía.
Sabía donde encontrar a su pandilla.
Entró en ese bar de mala muerte del cual el padre de Ellen era el dueño, atropelló a las personas en su camino, llegó hasta la barra y cogió a la camarera por el cuello.
–¿Dónde están? –dijo de forma brusca y desafiante.
La mujer, ligera en ropa, señaló con un dedo la puerta que conducía hacia la parte trasera del bar. Él saltó la barra y empujó la puerta de madera. Los encontró riendo sobre una mesa, terminaban un partido de cartas mientras bebían whisky como celebración.
Antes de que pudieran percatarse de su presencia, atacó al primero de ellos, lo cogió desde la parte trasera de su camisa, lo sacó de la silla y lo tumbó al suelo, ocasionando que un par de vasos cayeran fuera de la mesa.
Sin piedad, Damien le pateó las costillas, sintiendo el modo en que sus huesos se rompían tras el impacto. Furiosamente, lo obligó a levantarse para arrojarlo hacia una pared en la cual colgaba una colección de cuchillos alemanes. Él solo esperaba que se le hubieran enterrado muy profundamente en la piel, y si ese no era el caso...
Gritando de ira, lo arrojó de nuevo hacia el muro. Repitió esta acción otras cinco veces hasta que el cabrón perdió la consciencia, o murió. Cualquiera de las dos era factible, en especial considerando que estaba sangrando por todas partes. En la espalda, donde los cuchillos perforaron sus órganos internos, en su nariz, oídos y boca.
Desde atrás, Ellen golpeó la cabeza de Damien con una botella de vidrio grueso, de esas de los licores costosos. Estaba tan cegado que ni siquiera lo sintió. Se volvió hacia la mujer, cerró una mano en su garganta y dobló su cuello hasta quebrarle los huesos.
Un segundo más tarde, su cuerpo aterrizó sin vida sobre el del otro muchacho.
Un tercer individuo levantó un arma de fuego que apuntaba a su cabeza. A Damien no le importaba si lo mataban, cobraría su venganza hasta sangrar. Agarró una silla, la alzó sobre su cabeza y golpeó al sujeto con ella.
El arma se disparó con un estruendo, pero solamente le dio a una lámpara en el techo. La puntería de alguien que caía no era tan buena después de todo. Las luces se atenuaron.
La silla con la que Damien atacó estaba rota, la madera quebrada con astillas y clavos. Eso no lo detuvo, continuó vapuleando al tipo de la pistola que yacía en el suelo, con un pie aplastó su muñeca para que este no fuese capaz de activar el arma.
Cuando no quedaba nada de la silla, se detuvo, el hombre debajo de él estaba muerto, también. Todavía quedaban un hombre y una mujer, que se encontraban escapando por una salida de emergencia. Él corrió para alcanzarlos. Al azar, atrapó a la chica, que estaba tiritando de miedo.
–Damien... por favor, no –le suplicó con la voz desgarrada y trepidante.
–Suéltala, D, ella no le hizo nada a tu novia –el hombre intentó disuadirlo.
Si no fuera por todo el rencor que tenía dentro, Damien habría reído. ¿Ahora querían piedad cuando nunca se la habían otorgado a nadie? Fue fácil matar a la mujer, ella era pequeña, apretó su cuello hasta estrangularla. Su rostro estaba azul cuando su cuerpo lánguido se encontró con el suelo.
Antes de que el último de ellos corriera, Damien se le abalanzó encima. Los dos rodaron por el piso hasta que Damien consiguió sentarse sobre su pecho para desfigurarle la cara a puñetazos. Después de numerosos minutos, él todavía continuaba propinándole irascibles golpes, a pesar de que este hombre era incapaz de defenderse. Lo había matado a golpes.
Sus manos sangraban, tenía moretones sobre sus nudillos y tal vez algunos huesos rotos. Nunca había golpeado tanto a nadie. Sus ojos estaban llorando cuando se detuvo lentamente, su cara roja por la cólera.
Se levantó, gritó, se puso las manos en la cabeza en un gesto de desesperación, golpeó un muro con un puño, pateó una mesa hasta volcarla y arrojó una botella hacia la pared opuesta dentro de la bodega.
–¡¿Por qué Ania?! ¡¿Por qué?!
Todo había sido su culpa. Él la había forzado a ir a la galería, su pandilla la había matado. De no ser por él, nada le habría sucedido.
Después de enviar a volar a todos los objetos que se encontró en el camino, se reclinó sobre un muro de ladrillos y resbaló sobre su espalda hasta sentarse en el suelo. Escuchó sirenas de patrullas cercanas, observó sus temblorosas manos manchadas de sangre y reconoció la cicatriz reciente en su palma con la cual había hecho un pacto de sangre con Ania.
Eso era todo lo que le quedaba de ella.

Los chicos se despertaron al siguiente atardecer para una entrevista en televisión, la cual fue una locura, a continuación, se vistieron en sus trajes blancos para una convocatoria en Zukunft de la sociedad. No debía ser algo de mucha urgencia, pues la semana de luna llena se había terminado con una extraña calma. Probablemente el Timeus solicitaba más sangre.
Así era, los tres cortaron sus muñecas y pusieron sangre en la fuente antes de que el Timeus apareciera en su traje negro con máscara blanca. Era casi exactamente el mismo vestuario de la Hermandad de los Cuervos Blancos, salvo que las máscaras de ellos tenían alguna especie de pico en donde se suponía que la curva de su nariz debería estar.
El hombre no tuvo que hacer un solo sonido para que notaran su presencia, cada uno de ellos enmudeció y adoptó una posición de respeto.
–Den un paso adelante los miembros de la Hermandad de los Cuervos Blancos –el Timeus habló pacíficamente, su voz era fría e impávida, sin rastros de amenaza o alguna emoción.
Nadie se movió, el Timeus sonrió con expresión triunfante.
–Sé quiénes son, es inútil que sigan ocultándose –continuó el hombre con cabello y piel blanca.
Luego de un segundo, al menos la mitad de los guerreros dieron un paso al frente y se despojaron de sus abrigos blancos para mostrar el vestuario negro que traían debajo a modo de rebelión. A continuación, se quitaron sus máscaras negras.
Nike y Jerom no fueron capaces de notarlo hasta ese momento, sus ojos se ensancharon de horror.
Anker, su hermano pequeño, era un Cuervo Blanco.
Luego de exponer sus rostros, los vampiros se colocaron sus máscaras con narices puntiagudas de pájaro. Eso era aún más rebelde. Traición.
Nike no logró contenerse a sí mismo.
–¡¿Cuál es tu problema, hermano?! –lo sujetó desde las solapas de su ropa. Anker lo observó sin alguna expresión–. ¿Con qué clase de basura dejaste que envenenaran tu cabeza?
El muchacho rubio bajó la mirada. Era capaz de desafiar al Timeus mirándolo a los ojos, pero ante sus hermanos, parecía patentemente avergonzado. La risa del Timeus resonó en sus oídos.
–Cuéntale, Anker, ¿quién envenenó la mente de todos estos cuervos?
Sin mirar a los ojos de su hermano, el vampiro confesó.
–Fui yo, Nike. Soy el fundador de la Hermandad de los Cuervos Blancos. Yo te estaqué en la espalda, también. Lo siento.
Nike retrocedió como si acabara de ser abofeteado. Jerom lucía atónito en su lugar cuando dijo:
–No puedes estar hablando en serio. ¡Pudiste haber matado a tu propio hermano!
–Tienen que escucharme, tengo razones para hacer esto... –empezó Anker.
Fue interrumpido por el Timeus aclarándose la garganta.
–Guerreros de Sangre, Cuervos Blancos, somos la sociedad del futuro, estamos aquí para cuidar el porvenir de la humanidad. Antes de la próxima luna llena, correrán mares de sangre a través de las calles de esta ciudad. Pueden decidir salvarse al preservar a los humanos, o pueden elegir su muerte inmediata al traicionarme. No están haciendo esto por ningún mortal, tampoco yo, solamente estamos pensando en nuestro propio bienestar. Mantener a los humanos con vida significa que ustedes se alimenten, que sobrevivan. Y de su supervivencia, depende la mía.
Era el ciclo de la vida.
–El Timeus nos somete a su voluntad por los fines más sucios y egoístas existentes –aclamó Anker–. Nuestra sangre es lo único que hace que conserve su eterna juventud. Este hombre es un vanidoso de mierda que no piensa en nosotros, ni en el rumbo de la humanidad. No le importa nada más que su apariencia.
–¿Algo más? –lo alentó el hombre tras la máscara blanca–. Adelante, sé que sabes mucho más de lo que pretendes.
La mirada de Anker lanzó un destello de odio.
–Nada más, Eustace Populonio.
La boca de Jerom se abrió mientras reconocía esa sonrisa desdeñosa de autosuficiencia y poder. ¡Qué estúpido había sido!
En términos generales, el Timeus era distinto a Eustace, el hombre siempre lucía controlado y amable. Eustace siempre se mostraba demente y sin algún control sobre ello, era extremadamente cínico, sórdido. Casi le era imposible creer que fuese el mismo tipo. Incluso su voz, bajo ese tono comedido y frugal, se escuchaba distinta.
Las cosas estaban empezando a tener un sentido enfermizo. Eustace los controlaba como banda y también como vampiros. Era el dueño de sus vidas.
–Soy un adivino etrusco, lo sabes, ¿no, chico listo? –Eustace atacó a Anker–. Hace tiempo los vi venir en las palabras de un profeta católico. Los tres hijos varones de Adán y Eva nacerán como los salvadores de la humanidad. Fueron elegidos por el cielo para lavar los pecados de sus padres.
–De eso es lo que hablo –Anker terció, mirando a sus hermanos como si convencerlos fuera cosa de vida o muerte–. He visto un ángel. No cualquier Leive, o Vanthe, este era uno verdadero, mensajero de Dios.
–Querrás decir –Eustace intervino–, otro tipo de ángel. No es como si los Leives no lo fuesen.
Anker ignoró su comentario para seguir argumentando.
–Sus alas estaban llenas de plumas negras, eran absolutamente enormes. Tienen que creerme. Él me habló de lo que somos, dice que nuestros padres son las almas rencarnadas de Adán y Eva, que hemos nacido para limpiar el pecado de ellos y todos sus hijos mortales. Y dijo que la única manera de lograrlo es acabando con los humanos, que tendrían que pagar con sangre y morir por sus imprudencias, que es demasiado tarde para salvarlos de otro modo, porque no son más que malhechores llenos de odio y codicia que han perdido cada indicio de fe y bondad, que no recuerdan cómo amar.
–Hermano, esto no tiene sentido –Jerom repuso–. Acabar con la humanidad significa que todos los vampiros pasen a la historia. ¿Tienes una idea de lo desesperante que es para un vampiro morir de sed?
–El ángel me ha hecho una promesa –refutó su hermano menor–. Se levantarán de las cenizas aquellos en los todavía permanezca la fe, se salvarán aquellos con corazones nobles, avanzarán los que jamás dejaron de luchar, renacerán los espíritus capaces de amar. Surgirán nuevos tiempos de paz –sus ojos se estrecharon–. Tiene sentido, Adolph nos leía la biblia de pequeños, Dios ha hecho cosas similares antes.
Jerom negó.
–Los vampiros somos hijos de Lilith, hay mucho de demonios en nosotros. ¿Crees que un ángel celestial nos elegiría?
–Además –agregó Nike–, no se supone que los ángeles celestes tengan alas negras.
–¿Cómo lo sabes? –Anker preguntó fieramente, sus ojos habían tomado desmesurada intensidad–. ¿Acaso alguna vez has visto alguno?
El Timeus se quitó la máscara entonces, revelando completamente su rostro con ojos verdeazulados, confirmando su identidad. Era Eustace, pero con la piel y el cabello misteriosamente teñidos en blanco, y con algo de sensatez en sus palabras.
–El muchacho tiene razón, se acercan días y noches de muerte y los únicos que pueden detenerlos son ustedes. Han nacido con una misión, solo deben darse cuenta de cuál es la mejor manera de llevarla a cabo. Pueden seguirme, o pueden confiar en el ángel de Anker, ¿no es así, Angelo?
Un gruñido inhumano brotó de la garganta de Anker, sus colmillos ansiaban salir a atacar. Seguidamente, se escuchó un sonido por lo bajo. Todos los vampiros del castillo volvieron sus rostros hacia el lugar del que procedía el ruidillo.
Se trataba de aquel libro mágico puesto sobre la mesa de piedra, cuyas páginas estaban dándose vuelta hasta abrirse en la hoja del centro. En esa página, había escrito en letras rojas un nombre que a Jerom le pareció reconocer. Eustace levantó su mano hacia el libro, enviando una onda psíquica de poder para cerrarlo nuevamente.
La bola de cristal junto al libro comenzó a mostrar imágenes de un hombre rubio, alto y fornido. Y sin una mano. Robert aparecía rodeando un viejo BMW con la pintura roja desgastada al punto de parecer rosada. Conocía ese automóvil consumadamente.
Con otro movimiento de su mano, Eustace hizo estallar la bola de cristal.
–Es Larissa –murmuró Jerom–. ¡Larissa está siendo lastimada otra vez!
El vampiro corrió hacia la salida, pero algo lo inmovilizó en su sitio. Sintió fuego corriendo a través de su organismo, sus músculos contrayéndose como si estuviera recibiendo oleadas de electricidad. Se derribó de rodillas al suelo.
–No puedes hacerle daño a Robert –le advirtió Eustace después de desertar de herirlo con sus poderes–. En este momento, el tipo es un humano. Está prohibido matar humanos.
–Puedo salvar a Larissa sin tener que matarlo –refutó Jerom.
–Salvar a Larissa significa traicionarme.
–¿Por qué? –Nike espetó–. Se supone que nuestro trabajo es cuidar la vida humana.
El Timeus esbozó una sonrisa aciaga, la cual se asemejaba un poco más a la de Eustace.
–Tú lo has dicho. Se supone que nuestro trabajo es cuidar la vida humana.
Jerom, con los ojos rojos como los de un demonio, se abalanzó sobre el dios, rodó sobre su pecho y comenzó a estrangularlo. A pesar de eso, Eustace lucía impávido.
Entonces una terrible criatura cruzó berreando las puertas del castillo. Lucía similar a una mujer, pero estaba corriendo con sus dos pies y sus dos manos, tal como un animal. Tenía el cabello negro, la piel tan verde que podía confundirse con el bosque, musculosos brazos y piernas, varios pares de alas en su espalda que manaban chispazos cegadores de luz.
Mostró sus dientes, los cuales eran, todos y cada uno de ellos, más punzantes que cuchillas. Cuando se irguió completamente, medía al menos dos metros. Espeluznante.
Los chicos habían escuchado antes hablar de la mascota come-hombres de Eustace. Era alguna especie de hada maligna, cuya especie es llamada Doxy, pero que el hombre prefería llamar Liptaura.
–Vas a morir, niño.

Larissa lloraba mientras era esposada, Robert se encontraba atando sus manos a una viga en el techo de aquella bodega, utilizando la cadena de las esposas para colgarla. Si alguien no la sacaba rápido de ahí, saldría lastimada.
–¡No quiero hacer esto, Rob!
–Cállate, Larissa, o te mataré en serio.
–Por favor, no los lastimes.
–¿Por qué? ¿Los amas? –la mortal no dijo una sola palabra ante eso. Robert la miró con una ceja levantada–. Vaya, parece que te atraparon, ¿no es así, linda? ¿Caíste en su trampa?
Ella movió su cabeza de un lado a otro.
–Solo... no los lastimes.
Robert observó su cara de manera colérica. Larissa sabía que estaba a punto de golpearla, por lo tanto cerró los ojos, esperando la bofetada. La cual nunca llegó.
–No la toques, cabrón –escuchó gruñir a Jerom y abrió los ojos.
Primero vio a Nike, llegando desde las penumbras. Él se encontraba con ese traje blanco manchado terriblemente de color escarlata y desgarrado en algunas partes. Una manga de su abrigo había sido arrancada, su brazo tenía a lo largo un profundo corte que necesitaría al menos unos cuarenta puntos, por el cual la sangre todavía brotaba. Su rostro tenía ciertas áreas hinchadas, laceraciones y magulladuras, su nariz sangraba.
El vampiro trató de limpiarse el rostro con la única manga de su abrigo, aunque lo único que hizo fue ensuciarse más. Se paró detrás de su hermano, jadeando.
Jerom se hallaba de pie, manteniendo a Robert contra un muro. Tampoco estaba en sus mejores pintas. No traía abrigo, ni camisa, su torso desnudo se encontraba cubierto de sudor y sangre. En su espalda, su piel estaba abierta como si alguien lo hubiera lastimado con el filo de una espada. Sus pantalones blancos también lucían ensangrentados, su cabello castaño estaba cayendo sobre su frente magullada, su labio inferior estaba roto, sus letales colmillos fuera y sus nudillos fuertemente lastimados, como si acabara de golpear con todas sus fuerzas una pared de concreto.
Demonios. No tenían que haber venido.
–¡Tienen que irse! –les gritó Larissa–. ¡Es una trampa!
Entretanto, Nike se dirigió hacia donde ella colgaba.
–¡Esa que está ahí es mi novia! –protestó el Vanthe en su forma humana mientras trataba de liberarse de un furioso Jerom.
–Te equivocas, es mi novia –Nike lo corrigió.
Inevitablemente, las mejillas de Larissa ardieron. El vampiro saltó hacia la viga del techo, sujetándose a esta con una mano mientras la liberaba con la otra. Los dos cayeron, Nike la atrapó para evitar que se lastimara y rompió las endebles cadenillas de las esposas con sus manos.
Robert pateó a Jerom en el estómago, haciendo que el muchacho perdiera todo el aire de su cuerpo y se doblara apoyando las palmas de sus manos sobre sus muslos. Una vez más, el Vanthe en forma humana le propinó otra patada, en esta ocasión, asestándola en su barbilla. Blasfemando, el vampiro se quejó por el dolor.
Nike se enderezó mientras percibía la presencia de otros vampiros. Agudizó todos sus sentidos solo para darse cuenta de que el grupo entero de Cuervos Blancos se dirigía con apresuramiento a la escena. Su hermano Anker estaba con ellos.
Antes de que pudiera avisarle a su gemelo, los guerreros estaban rodeándolos. Tres vampiros cogieron sus brazos y piernas para inmovilizarlo. Larissa divisó a Jerom en el suelo, un pie de Robert estaba sobre su cuello, amenazando con matarlo.
–¡Te dije que no los lastimaras! –Anker amonestó a Robert al tiempo que le tendía una mano a su hermano.
Jerom no la tomó, prefería yacer en el suelo.
–¿Esto qué significa? –interpeló después de escupir sangre.
Anker hizo una seña a los vampiros para que lo retuvieran también, al igual que a Nike. Ellos lo mantuvieron abajo, sujetando sus muñecas y tobillos.
–Sabía que no todos los vampiros estarían de acuerdo con acabar con su comida –el muchacho rubio explicó–. No puedo hacer esto solo, acudí a los Vanthes para que me echaran una mano en mi misión –él levantó la barbilla en dirección a Robert–. Haz el intercambio, ya los tengo.
El Vanthe en su forma humana se hizo un corte más o menos profundo en la piel, una vasta línea escarlata apareció en la cara interna de su brazo, escupiendo sangre a gorgoteos. Jerom no podía estar más desconcertado cuando Robert intentó poner su brazo ensangrentado sobre una de las heridas de su frente y su hermano Anker ni siquiera movió un dedo para detenerlo.

23 comentarios:

FlooM1 dijo...

ok que conste que no son exscusas, solo es lo que me ha pasado, mi vida es un caos, nada malo o bueno eso creo, es algo diferente, alocado, distinto, nuevo, no soy fanatica de los cambios pero que le voy a hacer? Tiempos finales, el ultimo tirón del año, examenes, trabajos, despedidas, momentos dificiles y se acerca mi cumpleaños, estoy planeando una fiesta y la verdad es que practicamente no falta nada & siempre tengo algo ahi en la cabeza, pero no podia, no podia no comentarte.
Cuando comence a leer la entrada y vi que habia letras rojas fue instantaneo fue sdfghjklkjhgfd ojos llenos de felicidad, una alegria inmensa fue genial asi que desplace rapidamente la barra para ver entre quienes eran las letras rojas y TE AME.
Damien & Ania eso era simplemente lo mejor así que lei atentamente cada inocente y cochina palabra.
Me gusta mas lo dulce, lo romantico, lo apasionado y todo eso pero no la agresividad, y la impaciencia o algo así, las letras estuvieron excepcionales pese a no ser la clase de encuentros que me gusta leer, ya sabes amo las velas, flores, la ternura etc. Pero fue Genial increiblemente Genial.
Estaba que no me cabia tanta felicidad aún mas cuando estaban pensando en darse otra oportunidad era simplemente lo mejor que me habia pasado en todo el día, estaba asdfghjkl y no te haces una idea d elo mucho que me angustio y molesto el final, Steph en serio acaso tu eres una masoca? te gusta provocar a tus inofensivos lectores? Alentarlos a hacer cosas que en su vida habian pensado hacer? te gusta sembrar en nosotros la semilla del mal eeh. Un día de estos cuando menos piense alguien te secuestrará y te encerrará en una habitacion donde solo puedas escribir y escribir y escribir y tras la puerta nos divertiremos d elo lindo con Damien, Colin, Jerry, Aita, Jerom, Nike y asdfghjkl okya
Nike es demasiado tierno es que aaaaaaaaaaaaagh Steph estoy enamorada del caracter de Damien, de el mal humor de Colin, de la forma de creer y d epensar de Jerry, de los celos de Joe, del alto Ego de Dimitri, de la dulsura de Nike, de el estilo reservado de Jerom estoy perdida Stephany, perdida.
Steph aún no eh leido el maraton, solo lei la entrada, pero te lo diré ahora, Nunca pienses en dejar de escribir vale? es lo unico que te pido, no lo dejes, yo se que no lo harás, peor mas vale estar segura de que no lo olvidaras.
Haces magia con las palabras, con los personajes, eso no cualquiera lo hace, así que esto e sindiscutible y esta fuera de cualquier tipo de cuestionamiento. Tienes Talento.
Escribir para ti es egoista ¿lo sabes no? Yo soy catolica y bueno en la biblia está esa parabola sobre los talentos, quien los usa, los comparte & da lo mejor de ellos le serán multiplicados y el que no, y bueno se quedará con lo que tiene, no?
Stephany, no te atrevas a dejer de subir esta Novela creeme que soy capas de muchas muchas maldades, hoy estuve pensando en algunas y bueno...
Si tu dejas de subir cuando seas famosa y tengas libros por todo el mundo compraré un ejemplar ¿y sabes que haré?
Te convertiré en un horrible bicho mutante, es sorprendete lo que puede hacer un marcador con una fotografia....
Tu sacas lo peor de mi. okno
Stephany eres genial no sabe slo mucho que me duele que este pasado esto con el blog, pero son cosas que pasan no?
Se necesita caer, tropezar, es triste pero de esto se trata todo, supongo.
Steph, empezaste esto, Terminalo, acaba con ello, te lo debes a ti y se lo debes a tus lectores, al menos a aquellos que estamos aqui.
Podria haberte perdonado un abvandono si se tratase de algunos seres extraños con los que aún no tengo un vinculo fuerte *no te lo hubiera perdonado tampoco, pero suponlo* pero se trata de Damien, de Ania, de Colin, de Mir de Joe, de Char, de Jerry, de Angi, llevo mucho mas de un año enamorada de ellos, la historia no puede terminar así como así, creo que los que nos hemos mantenido firmes merecemos algo mas Steph, solo algo mas, un ultimo esfuerzo.

FlooM1 dijo...

Hay que buscar la menara, la forma, la gran mayoria de las cosas acaban, tienen un final quisás y ya valla siendo hora de cambiar de rumbo, algo totalmente nuevo, otro mundo, otros personajes, porque hay algo que es real, lo mismo aburre y lo piensa mi vecino, mi hermano, mi abuela, lo piensas tu y lo pienso yo & las historias son diferentes si, pero a la mayoria ya los conocemos y a los que no, digamos que no están el tiempo suficiente bajo la lupa para que nos pueda asdfghjkl o eso me ha pasado a mi con aita por ejemplo, el tipo es fasinante, sin embargo a mi no me mueve el pelo (?. ok Volavmos a lo de que todo debe tener un fin. PERO NO AHORA Yo hasta que no lea 'The end' no seré feliz.
No tiene que ser ahora, tienes todo el tiempo Steph, pero las cosas no se tienen que acabar así como así, podrías comenzar a subir cada dos semanas *Espero resistir* Proponer retos a dierio, cierta cantidad de comentarios, en un capitulo no puedan comentar lectores anonimos, cada uno debe recomendar una cancion en el comentario, que te hagan determinada cantidad de preguntas, no lo se son ideas de cosas que creo yo motivan e incentivan.
Odio reconocerlo porque la verdad es que no me gusta pero la lectura a mi tambien se me hace un poquito pesada, muchas historias, muchas cosas y me encanta, pero a mi mente no tanto supongo, Sería lindo ver las historias mas entrelazadas entre si, que vuelva el humor, el suspenso y el terror, pero esas son solo mis opiniones, ni se te ocurra cambiar tu forma de escribir por lo que pueda pensar yo o por lo que me pueda gustar a mi.
Steph eres una gran escritora así que no lo dudes, no bajes los brasos, sigue luchando & por lo que mas quieras no renuncies.
Aún no eh leido el maraton así que ya comentaré en cuanto puedas.
Te quiero muchisimo

Mariana dijo...

Aun no me aburres preciosa porque sigo admirando tu forma de redacción y la originalidad de cada uno de tus escritos. Pero fue lo que sentía de repente cuando mencionaste que ya casi no comentábamos... Creo y no es necesario que me hagas casoq ue deberías dejar por un tiempo el publicar las noves quizás así dejes de sentirte influenciada por "LO QUIEREN LOS LECTORES" y empieces a escribir lo que realmente debe ser. Te confieso como escritora también que soy que muchas veces nos dejamos llevar por esos "Yo quiero que suceda esto..." blah blah y es cuando nuestras creaciones pierden la magia porque el escritor se queda pensando en sus escritoras y bloquea la fluidez de todo.

Disculpa haberte hecho sentir mal, no era mi intención... Creo que eres muy muy buena y tienes mucho camino por delante. (:

itzel :3 dijo...

oh por diooooos!!! rayooos no puede ser!!...qué rayos le pasa a anker? por qué está haciendo eso? o.o y enserio ania ya se murió?? pero damien no se quedará así sin hacer nada verdad?

"Se levantarán de las cenizas aquellos en los todavía permanezca la fe, se salvarán aquellos con corazones nobles, avanzarán los que jamás dejaron de luchar, renacerán los espíritus capaces de amar. Surgirán nuevos tiempos de paz" - Esto me encantó porque bueno no se, es mi pinto de vista; pero siento como que algo así pasará, en mi caso siento como que de esto se trata el dichoso fin del mundo, siento como que los tiempos en los que vivimos van a cambiar y que solo las personas que tengan fe, con corazones nobles y todas las cosas puras que se han ido perdiendo con el paso de los tiempos, serán las que sobrevivan; no porque caiga un meteorito o cosas por el estilo, sino porque el cambio será tan grande que no todos podrán soportarlo. Bueno ese es mi punto de vista, no se que es lo que pienses tu Steph o los demás...regresando con el capitulo, enserio que esta novela cada vez está mejor, solo que lo que pusiste en el inicio de que ya no la continuaras de verdad que me puso triste porque a mi en realidad me gusta mucho, no he podido pasar a veces a firmar, porque la escuela me trae como loca, o como les digo a mis amigas "nos negrean" no es por ser racista ni nada, es solo un decir C:, pero cuando puedo pasar me sorprendo mucho de como va avanzando la historio es demasiado genial :D

Juli dijo...

Hola nueva lectora,
recomendada por FlooM1
me quedan muchas novelas
que terminar de leer todavia,
pero la siguiente amenaza surtió efecto
''Si no comentas cuanto antes en el
blog, no te volveré a dirigir la
palabra'' comencé a leerla porque
Florencia sube algunas adaptaciones a un foro y todas las novelas me han parecido hermosas así que pensé ''Tiene buen gusto, seguro que me gustarán'' pero reconozco que me costo meterme en el mundo de vampiros porque no son cosas que acostumbre a leer sin embargo terminé amando esas novelas. Escribes muy bien, lei por ahi que pensabas abandonar el blog, no lo abandones completamente tal vez una especie de vacaciones sean lo mejor pero no lo dejes todo por la mitad. Mucha suerte espero que todo mejores, me pareces una gran escritora, Joe me tiene *-* & comence a leer El Hotel nightmare, confieso que hasta un poco de miedo me dio pero me gusta.
Buena suerte

FlooM1 dijo...

STEPHANY EN VERDAD COMPRARÉ ES ELIBRO Y TE HARE BGOTES EN DONDE APAREZCA TU BIOGRAFIA COMO FUISTE CAPAS D EMATAR A ANIA Y CONVERTIR A DAMIEN EN UN ASESINO? LPM ERA UN ANGEEEEEEEEEEL TODO ESTO ME RECUERDA A COLIN PORQUE NO FUE AL INFIERNO A BUSCARLA? EN LUGAR DE MATAR A TODOS ESOS DESGRACIADOS, FUE FUE HORRIBLE IMAGINAR A D HACIENDO ESO, NI SIQUIERA FUE SEXY PUESTO QUE IBA VESTIDO CON UNO DE ESOS HORRRIBLES CAMISONES DE HOSPITAL. OKNBO SI FUE SEXY, PERO STEPH TE MATÉ.

FlooM1 dijo...

Mierdaaaaaaa, mi viejo chiflado legendario fuma porro esta mas chiflado que nunca, si no lo amara lo mataria (?) No entieeeeeeeeeeeeendo que onda, Eustace no atacó a Anker por revelarse en contra de el aunque bueno el es el autocontrol en persona :D
& lo que dice Anker tiene toda la razón es sdfghjkl y quisás no esté flasheando, tal vez todo eso sea real, peor corazón CASI MATA A SU PROPIO HERMANO, Eso si que no. Y LUEGO LEI TODO LO DE ROBERT Y RUBIO DESGRACIADO. TE EQUIVOCASTE DE MEDIOS PARA CONSEGUIR TUS FINES, ME IMPORTA UNA MIERDA EUSTACE AHORA, SE TRATA DE TU FAMILIA ELLOS SON LOS PRIMEROS ANTE CUALQUIER COSAAA, QUE TE PASÓ ANKER? no es uno de los Gemelos, quizás y las bromas de que era adoptado y etc lo lastimaron pero se supone que es tu familia Joe te matará y luego te abrasará, ctm queeeee es todo esto!
De verdad se está poniendo bueno si te atreves a dejarla así Stephany no la cuentas, soy un peligro, lo se, peor también soy inofensiva *perro que ladra no muerde* solo no me des razones para morder....
STEPHANY OLVIDA TODO LO QUE DIJE DE QUE LA LECTURA ERA PESADA Y BLABLABLA CREO QUE SE VIENEN TIEMPOS DE MUCHA ACCION... ASDFGHJKLÑLKJHGFDS AMEODIE ESTE CAPITULOOOOOOOOOO POR UN LADO LO D EANIA LO DE ANKER Y BUENO TODA LA MIERDA DE ESTE MUNDO CRUEL, PERO ME FASINO Y BUENO. FUE GENIAL.

Susy dijo...

Ok yo otra vez.

1. No puedo creer todo lo que ha pasado y cabe decir "lo sabia, sabia que era Eustace yo lo sabia" ok volviendo al tema no puedo creer que Eustace sea así extraño al extraño que siempre salía con ocurrencias.

2. No te culpare por matar a Ania estoy en shock es todo y pobre de damien pero las cosas tenían que ser así cabe decir que siempre amare a esa pareja.

3. En serio Anker era el jefe de todos? En shock nunca me paso por la cabeza que el fuera de los líderes blancos y que le clavara la estaca a su hermano.

4. Tu siempre me dejad en shock.

5. Por favor no dejes de publicar la novela no la dejes de publicar

Anónimo dijo...

MIERDA MIERDA MIERDA! El menton se le ha caido al suelo.. VOYYY A MORIRRR! entonces Ania de verdad murio y Bathory esta preso! :'(((( EUSTACE ES EL TIMEUS jdkhfklfhh
¿Que clase de droga esta consumiendo ANKER? Joe deberia darle una paliza por estar tan demente! no podia ni palpadiar cuando leia.. iba a permitir que combirtieran a su hermano en un asqueroso vanthe!?? ARGGGGG

Como dijiste este capitulos darian DEMASIADO DE QUE HABLAR, tengo el corazon a millonnnn!

Att: OneDjobros

Anónimo dijo...

AHHHHH y la parte de Aita y Joey SANTO CIELOS FUE TAN ljdaksldls
ERES LA MEJORRRR NUNCA PERO NUNCA LO OLVIDES!

Att: OneDJobros

Torres dijo...

No dejes de publicar las novelas en el blog. Sorry si comienzo así el comentario. Bueno el capitulo genial como siempre.
Anker como que le falta un tornillo espero que no vaya a faltados la ferretería completa. Pero entiendo un poco el porque de sus decisiones.
Esta historia del triángulo me tiene mal pero yo tengo mi opinión y tu la tuya y el resto la de ellos. Creo que debería quedarse sola.
Bueno esta novela me ha dejado con los pelos de punta. Han sucedido muchas cosas que nunca pensé que pasarían. Pero me gusta la trama.
Steph tus novelas son estupenda y no aburren.

Mary dijo...

Las letras rojas estupendas. Son mis partes favoritas. Este cap revela tanto que me ha dejado con la boca abierta. Como lo de anker y Eustace. Estoy en schok. Bueno solo te pido no dejes de publicar la nOvela no lo hagas. Lamento si nunca comento

Valen Biggestsmile dijo...

STEEEEEEEEEEEEEPHHHHHHHHH! disculpa que no haya comentado en el capitulo pasado, lo que pasa es con el colegio no he tenido TIEMPO DE NADA NADA NADAAAAAAAAA AAAAA! haha me voy a volver loca!
tambien queria decirte, que tu eres super mega talentosa, estoy orgullosa de que seas tan joven y tu escribas Tan asombroso, hay personas que pasan mucho tiempo intentado encontrar como expresarse bien, y tu desde el principio , los libros FUERONN/SON Unicos, y que se te hace imposible separarte de ellos... y por lo menos a mi no me pasa mucho, te doy gracias por que se que gracias a ti, muchas personas descubrieron que su verdadera pasion es escribir! eres un ejemplo de que si luchas por lo que seas, se lograr ;)) y yo te apoyare siempre! cuando el libro este en librerias (dios quieraaaa, ameennn) ESTAREMOS TODOS LOS FANS AHI kasnmkis :)) zukunft es otra maravillosa historia, jkasnhsk en todos los aspectos! espero que sigas con ella ;) igual seguire viviendo en Somersault, my para para paradise hahahahaha.. okya! leo y vuelvo a comentar ! Con mucho loveeeeeeeeeee haha, Valen!

Xiomara dijo...

Sin duda el capitulo estuvo estupendo. Las letras rojas estupendas. Aita y joey son dos piezas de un rompecabeza que encanjan perfectamente. Steph nunca dudes de tu talento el cual es estupendo. Quiero que sepas que siempre te leo aunque nunca comento. No dejes de publicar. Tu haces magia con las letras.

elba montes dijo...

Nooooo ¿Como pudiste MATAR a Ania? Estoy en SHOCK... Damien ¿Un asesino? Noooooo ¿Por que? eso no es justo, por favor dime que esto es una broma, una muy mala broma, por fa estoy triste por eso =(

Anónimo dijo...

Tus novelas no aburren no pienses eso. La razon por la que no he comentado es que la escuela me tiene loca. Muchos exámenes muchos proyectos. La verdad no he tenido mucho tiempo. Verte escribir eso me entristece. Espero que no tomes una mala decisión yo quiero leer el final de esta y si se pudiera me encantaría que subieras la version descalgable de Tu yo y el estoy segura que muchos quisieran leerla como yo. Pliss no dejes de publicar la novela.

Anónimo dijo...

Trato de pensar claro pero no puedo. No puedes dejar de publicar la novela. Tus novelas son lo máximo y creeme que no aburren
Sigo en shokc con todo lo que paso.

Eunicess dijo...

No puedes Dejar de publicar steph nadie se aburre de tus novelas y admiramos tu forma de escribir. Se que tu escribes lo que verdaderamente sientes y te felicito. Tus novelas son especiales y unícas nunca lo olvides. Yo quiero saber como acaba esta historia.
El capitulo me encanto estoy en schock con anker espero que piense bien las cosas.
Joey y Aita me resultan bien tiernos.
Genial capitulo

Gudi-Pop dijo...

Stephany Owen, vengo a dejar mi humilde comentario respecto a su reciente desicion la cual parece entendible mas no aceptable. Hoy sabado apenas tenia tiempo, estaba cansada, harta del mundo de mierda en el que actualmente vivimos. Necesitaba un escape asi que sin mas tome mi laptop y me despuse a leer el capitulo, pero recorde que serian dos por los 200 likes en la pagina la cual yo personalmente recomende a mis amigos mas cercanos.
Stephany, ¿Por que irte? ¿Por que ahora? Si esta bien que escribes para ti, por que te gusta, por placer. Y subes tus escritos aqui por mero hobbie de compartir tu autentico mundo plasmado en letras y personajes. Pero no dejes que la poca actividad de tus lectores te afecte. Escribes maravillosamente puesto que si no fuera por tu edad, miles de editoriales te ubieran contratado, y lo sabes. Ya tienes el logro, solo faltaba la edad asi que no te sientas mal por ello, escribes de una manera maravillosa, transmites tus sentimientos a tus lectores de una manera magica e inigualable.
Por otro lado quisiera pedirte que te quedaras aqui, en este blog en compañia de los muchos o pocos lectores que actualmente te leen. Si comentan bien, saben apreciar la buena lectura, y si no...bueno sus razones tendran, entiendo que te desilucione encontrar tan pocos comentarios, pero esta bien. Loos pocos o muchos comentarios tienen valor, solo valora lo bueno, es mi mas sincero consejo.
Animate Stephany, no dejes de escribir, sigue compartiendo tu autentica magia al escribir por que es realmente asombroso lo que un buen libro puede cuando quieres huir de todo. Por favor no dejes de subir esta asombrosa novela.

Anónimo dijo...

Steph no dejes de publicar la novela no sabes lo feliz que me hace leerte.
El capitulo muy bueno no puedo creer lo de anker pero lo apoyo total es mi novio. Ok no pero mi modo.

Susy dijo...

Hola Steph me gustaria a ver si pudieras recomendar mi novela. Ya lo habias echo una vez pero tuve problemas con el blog y cambie el link. Aqui te dejo el link nuevo y gracias de antemano. Tambien cuando tengas tiempo me gustaria que la leyeras. http://susyadecisionforlove.blogspot.com/

Ya te deje lo que pienso de dejar el blog solo te pido no lo hagas amamos tus novelas.

Anónimo dijo...

No debes debar de publicar la novela. Seria peor porque algunos lectores odian cuando dejan las novelas a mitad y por la misma razón que tú "no hay suficientes comentarios" aunque hayan pocos comentarios no debe importaste porque lo que importa es el mensaje. Que te escriban siguela debe ser valorado. Muchos no pueden comentar por estudios, trabajos, enfermedades, entre otras cosas. Tus novelas son únicas y ten por seguro que nadie se aburren de tus escritos. No dejes el blog sigue compartiendo tu magia. Mira que dejastes la novela en un momento muy bueno

Anónimo dijo...

Me encanto los capitulos!!!!!!!amo esta noveelaaa es increible!!!!! porfavor no dejes de escribir! si ya empezaste algo deberias terminarlo siquiera por las lectoras que no se pierden ningun capitulo! no te desanimes!! por los pocos comentarios que recibes, aprecia los que te comentan y ponte feliz por ellos, tus novelas no aburren en lo absoluto, porfavor no dejes esta novela a medias.Es increible tu creatividad, tu realmente naciste para esto!!!

VISITAS

.

.