.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Capítulo 7: En la Luna Hay un Conejo






Capítulo 7: En la Luna Hay un Conejo
 
Tenía mis ojos puestos en los suyos. Fui capaz de observar mi reflejo en sus pupilas plateadas y en sus iris purpúreos. Ambos estuvimos en silencio al menos cinco minutos.
–¿Aún piensas entregarme a mi padre? –me atreví a romper el silencio.
Se puso de pie con la gracia de un esgrimista.
–Linda. Linda princesa –canturreó–. Es tu reputación, o mi vida –fingió pensar, golpeteando su barbilla con dos de sus dedos. Su expresión fue oscura cuando contestó–. Todavía valoro un poco a este sensual cuerpo.
No fui capaz de decir una sola palabra. De repente, los bordes de mi visión se hicieron borrosos. Los colores se hicieron difusos, al igual que las luces.
Me encontré en un campo abierto repleto de césped y agua. Escuché los sonidos relajantes, la brisa, los árboles, el agua descendiendo desde las colinas, el canto de los pájaros igual que una orquesta. Entonces un ave traspasó el cielo, una paloma blanca de gran tamaño, moviendo sus alas al compás del viento.
Regresé a la realidad, donde el Sr. Von Däniken me contemplaba curiosamente.
–¿Te encuentras bien?
Parpadeé.
–Tuve una visión.
–¿Una visión opuesta?
Asentí.
Impaciente, tomó mi mano en la suya. Sus dedos trazaron círculos lentamente sobre mis nudillos.
–¿Qué has visto?
–Había tranquilidad absoluta –relaté–. Y una gran paloma blanca franqueando los cielos.
Las comisuras de los labios de Sebastián se alzaron en una mueca perversa. Cada vez que sonreía de esa manera su rostro se tornaba endemoniadamente diabólico.
–Se me ocurre una cosa que eso podría significar. Guerra –sugirió.
Eso tenía sentido por completo. El mirar la representación de la paz en una visión opuesta significaba solamente una cosa. Guerra. Pero ¿dónde? ¿Cómo o por qué?
El rostro de Sebastián estaba recortado por sombras e iluminado tenuemente con luces que danzaban como el fuego sobre sus facciones. Me di cuenta de que los candelabros en las paredes se habían encendido por una razón: la noche comenzaba a apoderarse de los cielos. En las afueras de la cabaña el cielo adquiría matices rojos, naranjas, rosas y violetas. Era una exquisita combinación la que reposaba en la línea del horizonte.
–Está anocheciendo, Sr. Von Däniken. ¿Me lleva a casa?
Él empezó a meditarlo. O a fingir meditar.
–Con una condición, princesa.
Tragué saliva.
–¿Cuál?
–Vuelve a decir mi nombre.
El alivio me recorrió.
–Sebastián –suspiré.
Él permaneció en silencio, admirándome durante la eternidad de los segundos que corrían. Sus manos continuaban aferradas a las mías, masajeando mis dedos con lentitud, provocándome constantes escalofríos.
Su pulgar presionaba mi palma, dibujaba formas, descendiendo hacia la parte interna de mis muñecas, donde se detuvo a trazar cuidadosos círculos. Había algo íntimo y erótico en la forma en la que tocaba mis manos desnudas. Con la prisa con la que había salido del lago, había olvidado colocarme los guantes.
No sabía si era algo malo, pero ese contacto se sentía prohibido. Provocaba cosas en mi cuerpo que no estaba preparada para sentir, para soportar. Cerré mis manos en torno a sus dedos. Yo misma no estaba segura de si mi intensión era detenerlo o apremiarlo a seguir. Lo sentí apretar mi mano con suavidad un momento antes de que se la llevara a los labios y besara mis nudillos.
Tuve que reprimir un grito por la intensidad con la que sus labios me quemaron.
Después de soltarme, caminó con paso lento y constante hacia los candelabros. Sopló el fuego de las velas, una por una, mientras la habitación dulce se iba acoplando con las sombras. Pronto había tanta oscuridad que escasamente distinguía los destellos de plata procedentes del cabello y ojos de Sebastián. Un profundo miedo se asentó en mi pecho, apretándolo con tanta fuerza que el acto de respirar se me hacía imposible.
–¿Qué está haciendo, Sr. Von Däniken?
No lo vi moverse, o acercarse. Pero antes de que pudiera inhalar una bocanada de aire, estaba delante de mí, avanzando, obligándome a retroceder en las penumbras. Cuando mi espalda colisionó contra la pared, sentí su cuerpo presionándose al mío.
Las sensaciones que desencadenó en mí eran equivocadas, erróneas, diabólicas. Había algo contradictorio en mi cuerpo. El miedo estaba haciéndome tiritar al mismo tiempo que un satisfactorio calor se instalaba entre mis piernas debido a la presión de sus caderas contra mi vientre, a la fricción de sus brazos desnudos contra los míos, a sus costillas aplastando mis rígidos senos.
Sus manos se estacionaron en la pared, una a cada lado de mi cabeza, encerrándome. Sentí todos aquellos suculentos músculos de su torso desnudo flexionándose, moviéndose y tensándose plácidamente contra mi piel. Respiré su aroma picante a canela y pimienta negra, el cual me embriagaba de tal manera que me pareció que las paredes giraban en torno a mí. Haciéndose pequeñas, acorralándome.
Despacio, delineó el contorno de mi rostro con su nariz. Sentí su piel acariciando mis cejas, mis mejillas. Su respiración era cálida, suave y entrecortada. Hundió su cara en mi cuello.
–Quédate quieta y no voy a lastimarte –murmuró por lo bajo.
Su aliento golpeó mi garganta desnuda, haciendo que mi piel ardiera.
–¿Qué intentas robarme esta vez?
Tomó una profunda inhalación.
–Espero poder robar tu aroma. Y jamás devolvértelo.
–No me mientas. Estás arrebatando mi voluntad, mi razón.
–No me mientas. Si tuviera la habilidad de doblegarte, robaría tu alma.
–¿Y qué harías con ella?
Sebastián permaneció en silencio, sin moverse. La cercanía de su cuerpo, de su piel, me estaba atormentando. Mi juicio se estaba desvaneciendo. Tuve ganas de elevar mis manos hacia su espalda. Una oscura urgencia me hacía necesitar tocarlo, sentir la piel lisa contra mis palmas, los duros músculos contra las yemas de mis dedos. Quería con desesperación hundir mis uñas en sus omóplatos, en sus rígidos hombros anchos. Quería gritar.
Sin embargo, algo me impedía moverme. Mis extremidades pesaban, se sentían macizas como rocas. Era como si hubiera cadenas gruesas envolviendo mi cuerpo. Tal vez era por el estado de embriaguez al que me había llevado la fragancia del señor Von Däniken. O quizá el terror me estaba paralizando, dejándome petrificada igual que una estatua.
La tortura terminó cuando Sebastián se hizo hacia atrás en un movimiento expeditivo. Esa parte irracional de mi cuerpo estaba ansiosa por seguir siendo afligida con su cercanía. Anhelaba más. Mis pechos se encontraban en un estado palpitante, al igual que mi corazón, el cual martilleaba mis costillas con frenética violencia.
En cambio, la otra parte de mí sintió alivio. Era menos perturbador saber que había distancia entre los dos. Saber que ese pequeño espacio que nos separaba me permitía salir corriendo, que tenía el control de mi cuerpo, de mis equivocadas emociones, que mi voluntad estaba de vuelta.
Estaba mal sentirme de la forma en la que me sentía cerca de Sebastián, estaba mal saber que toda esa pecaminosa lujuria invadía mis deseos, mi vientre, mis senos, mis piernas, mis manos, mi boca, mis labios. Estaba exhausta de aquellas emociones, abrumada.
–Ya es hora de regresar –anunció finalmente el Sr. Von Däniken al tiempo que las paredes se hacían pequeñas en derredor–. Parece que nuestra gula está creciendo.
Lo seguí fuera de la cabaña de caramelo. La puerta había reducido su tamaño considerablemente, lo cual me obligó a ponerme de rodillas para salir. La luna llena despuntaba tras las montañas, luciendo preciosa en todo su esplendor.
–Canta para la luna –le hablé a Sebastián–. Dijiste que querías conocer los secretos de la luna de plata. Si la seduces, sabrá recompensarte.
El Sr. Von Däniken vislumbró el cielo, que se tornaba púrpura debido a los últimos resplandores del crepúsculo.
–La luna no siente simpatía por el diablo –replicó en voz baja.
–Recítale un verso.
–No soy buen poeta.
Incliné mi cabeza hacia un lado.
–¿Sabías que en la luna hay un conejo? –comenté–. Debes inclinar la cabeza para verlo.
Sebastián repitió mi movimiento.
–¿Estás segura? No logro distinguirlo.
–La leyenda dice que solo aquellos que están enamorados pueden verlo.
Él me miró, con una sonrisa retozando en las esquinas de su boca.
–¿Ah sí? ¿De quién estás enamorada, pitonisa?
Dejé entrever una sonrisa tímida.
–De un educado príncipe. Un apasionado artista.
Su boca se convirtió en una fina línea recta.
–¿Quién es él?
–Oh, no podría decirle. Las doncellas guardamos ese tipo de secretos.
Soltó una risa amarga.

El castillo estaba rodeado por un arsenal de guardias y cocheros, había alteración flotando en el aire. Se escuchaban sollozos, gritos. Si nos acercábamos lo suficiente, ellos nos verían juntos. ¿Habían estado buscándome con tal desenfreno?
Desmontamos el caballo a una distancia prudente del desastre, de modo que no pudieran oírme llegar.
–Luciana, camina hasta el castillo. Vas a decirles que has estado perdida todo el día. Si alguien te acusa de haber estado conmigo, niégalo –me ordenó Sebastián–. Estaré justo a tu lado, pero seré invisible a sus ojos.
Lo vi desdoblar aquel pañuelo que le envolvía el cuello. Desapareció al instante en el que la capa cubrió su desnuda espalda. Di zancadas torpes al tiempo que recordaba la paradisíaca sensación de estar detrás de él en un caballo, sintiendo su musculoso dorso contra mis pechos o la piel descubierta de sus abdominales contra mis manos.
Me había costado toda mi cordura el no acariciar lentamente su pecho con las puntas de mis dedos, el no reposar mis labios sobre su nuca, contra su cuello. Todavía podía sentir su vívido aroma combinado con el del viento, el movimiento de su cuerpo con el galopar veloz del corcel.
Me estremecí, un temblor penetró en lo más profundo de mi pecho. Me obligué a ocultar el rubor sobre mis mejillas, puesto que sabía que él estaría mirándome desde alguna parte en la proximidad. La energía absorbente que manaba de su presencia, en conjunto con ese perfume picante, trabajaban para debilitar mis rodillas.
–¡Ahí está! –oí que le avisaba un cochero a uno de los guardias. Me señaló con un dedo.
Los guardias asintieron al verme, no obstante, no parecían tan preocupados por mí como imaginé que estarían, dado el desorden que se desarrollaba en los Jardines Reales.
–Su Alteza –me saludó un oficial después de haber hecho una reverencia–. Lord Vittorio el Grande ha estado esperándola, quiere verla en la recepción.
Todos me vieron pasar sin prestarme demasiada atención. Parecían concentrados en alguna misión en particular que no se refería a mí o a mi búsqueda. Estaban ocupados en otra tarea. Era un alivio saber que no había causado un escándalo.
El vestíbulo del castillo estaba atestado de nuestras doncellas, criadas, nanas e institutrices. Las escuché cotillear en voz baja. Tenían rostros de horror, sorpresa y preocupación mientras susurraban al verme caminar sin prisa. Cerré los ojos durante un segundo, suplicando a las deidades de los cielos que mi padre no dejara caer su ira sobre mí por haber desaparecido esta tarde.
El miedo me hizo tiritar cuando vi a mi padre sentado frente a la mesa de negociaciones para extranjeros. Mi garganta se hizo tan estrecha que me sentí incapaz de hablar. El rey se encontraba en extremo silencio, a solas con un vaso de madera del cual bebía alguna cerveza o sidra. No me había visto, pero debía de saber que había llegado. Sus ojos continuaban fijos en el recipiente de su bebida.
Bebió un trago antes de ponerse de pie.
–¿Quieres un vino, querida Lucy?
Me encogí debido al sonido grave de su voz, las palpitaciones en mi pecho resonaban con presteza.
–No. Gracias, padre –hice una reverencia cortés.
–Siéntate –hizo un gesto con la mano hacia una de las sillas rurales con aspecto medieval.
Obedecí sin decir otra palabra. Pese a que había rechazado el vino, mi padre colocó una copa llena frente a mí, sobre la mesa.
–¿Dónde has estado toda la tarde, Luciana?
Me aclaré la garganta, esperando que eso me ayudase a ser capaz de emitir palabra.
–Estuve perdida en el bosque, buscando el castillo.
No le miré a los ojos al mentirle. Sabía que no iba a creerme. Desde pequeña había sido lo suficientemente sagaz como para manejarme por mí misma en los alrededores del castillo. En aquellos tiempos jugaba con las hadas del bosque, porque no les temía, ni conocía su malicia.
–Es curioso –papá prosiguió–. El señor Von Däniken tampoco ha estado esta tarde en el castillo –la mención de aquel nombre produjo que una punzada de dolor atravesara mi estómago. Fue como su recibiera una puñalada en el abdomen. No le respondí–. Un grupo de oficiales de la provincia de Cortona han tenido una audiencia conmigo. Piden justicia, quieren que el joven Von Däniken sea asesinado públicamente de una manera tortuosa. Le acusan de numerosas fechorías de alta gravedad.
Mi padre se detuvo para beber otro trago. O para obligarme a hacer un comentario al respecto. Permanecí sin hablar durante al menos dos minutos enteros.
–Aun más curioso –volvió a parlotear mi padre– es que aquellos guardias aseguraban haber visto a aquel muchacho escaparse con una de mis hijas. Aquella de cabellos naranjas con pecas sobre su nariz –por el modo en el que recitó la última frase, supe que estaba citando a esa persona que había hecho las acusaciones–. ¿Sabes algo al respecto, Lucy?
Mi cara se puso de un tono gris pálido. Pude ver mi reflejo en la superficie de cristal de la copa.
–Niégalo –susurró una voz cadenciosa y serena en mi oído.
Él estaba aquí, presenciándolo todo desde su invisibilidad taciturna.
–Lo lamento, padre, no sé de qué estás hablando.
–Por supuesto. Ellos seguramente te han confundido con Micaela, ¿no es así? Una de las criadas ha hallado esto en su habitación mientras ustedes se divertían en el lago –me entregó una hoja de papel doblada a la mitad.
El papel crujió bajo mis dedos cuando lo desdoblé, parecía tan frágil como los pétalos secos de una flor. Incluso olía al perfume oscuro de una rosa marchita. Comencé a leer las letras garabateadas sobre la superficie.

Queridas hermanas.
Lamento tanto tener que dejarlas. Extrañaré sus risas, sus abrazos, sus besos. Nuestras aventuras juntas, nuestros paseos en faetón, nuestras confidencias.
No obstante, espero que ahora comprendan que no pertenezco más a su lado. He cambiado, sin ninguna opción de regresar a lo que era antes. No puedo deshacer mi destino. No puedo vivir con la agonía de saber que podría lastimarlas, a sabiendas de que tanto las amo.
Para cuando lean esta carta, habré huido con Marcos. Él prometió cuidarme, enseñarme. Asimismo, supe de un instituto para Leives en la gran ciudad de los mortales, New York. He enviado una solicitud, con la esperanza de ser aceptada para recibir ayuda y un hogar en el que vivir.
Les prometo que voy a estar bien. Pueden pensar que Marcos es un mal hombre, pero lo conozco mejor que eso. Me ama. Lo amo. Seré feliz a su lado.
Con cariño,
Mica.

Me puse una mano sobre la boca después de haberme puesto en pie.
–¡Por los dioses, Micaela se ha ido!
Mi padre me cogió de la muñeca, forzándome a regresar a mi asiento.
–Tú no tienes que hacer nada, Luciana. Nuestros guardias han partido en su búsqueda. Y, si ella decide que no quiere regresar, no la obligaré. Pero dejará de ser mi hija, dejará de ser princesa. Jamás pisará este castillo y mis bienes no heredará. Será una vagabunda a los ojos del reino.
–Padre... –empecé a protestar.
–Sabes que puedo ver el futuro, ¿cierto? –asentí–. Sé lo que es mejor para todas mis hijas, incluso para ti. Es por eso que he decidido que es hora de que contraigas matrimonio.
Una vez más me levanté de la silla.
–No me casaré, padre. Todavía no amo a ningún hombre –expresé con sublevación. El color blancuzco de mi piel se tornó escarlata.
–Luciana, el señor D' Volci es un caballero respetable, de familia noble, que está en directo contacto con los dioses. Con el tiempo, te enamorarás de él. Debes darte la oportunidad de conocerlo.
Sentí que el suelo comenzaba a dar vueltas. De un momento a otro estuve tan mareada que me vi obligada a sentarme de nuevo. No solamente quería que me casara, sino que había elegido a un hombre sin mi consentimiento. Había pensado que celebraría una audiencia para hacerme conocer a mis pretendientes, pero esta situación era severamente peor.
–Te lo he dicho muchas veces antes –discutí con enojo, mi ceño frunciéndose–. No me casaré con un hombre al que no amo, mucho menos con un hombre al que ni siquiera conozco. No pasaré mi vida con extraño, no le daré hijos a un desconocido.
–Eso podría cambiar –masculló mi padre–. ¡Saturnino! –llamó a uno de sus vasallos. Un hombre de baja estatura apareció en la estancia–. Escolte a la princesa Luciana a la habitación de nuestro invitado –me miró–. Mañana a primera hora se efectuará ese matrimonio. No me importa si estás o no de acuerdo. Será mejor que seas agradable esta noche con el Sr. D' Volci.
Negué con la cabeza, aturdida.
–Lo siento, no vas a obligarme a esto, papá. No voy a hacerlo.
La mirada de mi padre fue desafiante y burlona.
–No repliques, Luciana, será peor para ti.
–¡Esto no es justo! –alcé la voz–. ¡Mis hermanas mayores mueren por casarse! ¿Por qué no consigues un pretendiente para ellas? ¿Por qué tengo que ser yo? ¡No quiero casarme y no lo haré! Mi negativa resonará en toda Etruria cuando niegue en el altar, ante el sacerdote, amar a ese tal señor D' Volci.
Mi padre, sin refutar, bajó la mirada hacia la mesa en la que sus manos reposaban. Se puso de pie.
–Saturnino, haz lo que te pedí.
El consejero de papá me saludó educadamente con un asentimiento de cabeza.
–No se me acerque –lo rechacé con despotismo–. No iré a ninguna parte.
–No me obligues a usar la fuerza bruta, pequeña Lucy –me amenazó el rey.
–¡Usa toda la fuerza bruta que desees! ¡Nadie me forzará a casarme!
Él se rió con arrogancia.
–Eres igual a tu madre –me comparó–. Igual de rebelde e ilusa. ¿De verdad piensas que el amor existe? ¿O es que acaso crees estar enamorada de algún joven?
Sacudí la cabeza.
–No estoy enamorada –admití–. Pero sé que soy capaz de amar. Estoy convencida de que el amor existe aunque el resto del mundo aclame lo contrario. ¿Acaso no amabas a mi madre cuando te casaste con ella?
Su sonrisa fue oscura.
–No seas tonta, hija. Me casé por la misma razón por la que cualquier otro hombre se casaría. Ella estaba embarazada de Morissette. Además, tu abuelo me ofreció una dote por hacerla mi esposa. Pasé muchos malditos años atado a tu madre y ella ni siquiera fue capaz de darme un hijo varón. ¿Crees que alguna vez la amé?
Parpadeé, consternada, conmocionada. Emprendí a correr.
Dos guardias me esperaban en la salida, sosteniendo sus armas. Me sujetaron y me arrastraron hacia el piso superior del castillo. Chillé, retorciéndome en su agarre.
–¡No es justo! ¡Esto no es justo! –lágrimas de ira inundaron mis verdes ojos–. ¡No pueden obligarme a hacer esto! ¡No pueden! ¡No me casaré con un hombre al que le han pagado por estar conmigo!
Grité sin decir palabras. Necesitaba que cada persona dentro y fuera del castillo supiera que estaba en desacuerdo con esta locura. No quería casarme con un desconocido. Pero nadie vino a mi rescate. Ningún príncipe enamorado impediría mi boda, ningún sensible artista empuñaría por primera vez una espada para defenderme. Ni siquiera un tirano pirata lo haría.
Los hombres me encerraron en una habitación junto al dormitorio de mis hermanas. Pensé que se trataba del cuarto del Sr. Von Däniken, hasta que dejé de darle golpes a la puerta y me di la vuelta.
Hallé a un apuesto joven delante de mí. Él estaba sonriendo, sus mejillas tenían adorables hoyuelos. Era alto, su cabello era castaño oscuro, su vestimenta elegante. Había algo en su forma de mirarme, en la manera en la que se movía, que me parecía familiar.
–Lady Luciana –musitó con galantería. Una pizca de reconocimiento me invadió al escuchar su voz–. Es un gusto conocerla –cogió mi mano para besarla–. Soy Nicodemus D' Volci, su futuro esposo.
Tragué con fuerza.
–Lord Nicodemus –balbuceé. El silencio se extendió entre su boca y la mía–. ¿Es usted...? –tartamudeé–. ¿Es usted mi prometido?
Reconocí esa boca, esos labios, esa pálida piel, sus pobladas cejas oscuras, su corto cabello cuidadosamente peinado. Atisbé sus almendrados ojos azules grisáseos.
Él suspiró melancólicamente.
–Sé que no estás entusiasmada por nuestro compromiso –me dijo–. Pero, te lo juro, trataré de que sea sencillo para ti. Sé que no me amas...
–No puedo creerlo –repuse con indignación y disgusto–. ¡Es insólito! Pensé que usted era distinto. La única razón por la que quiere mi mano es el oro que le ha ofrecido mi padre. ¿Cuánto ha sido? ¡Es usted un cínico! ¡No soy un objeto! No necesito pagar a alguien para que me soporte. Allá afuera existen muchos, muchos pretendientes que me soportarían sin recibir una sola moneda de oro a cambio.
Le escuché reprimir una risita.
–Lady Luciana –me cortó.
Continué quejándome en voz alta.
–No se atreva a burlarse de mí.
–No lo hago.
–¿Cree que soy tan ingenua? ¡No me casaré con usted! ¡Nunca voy a amarlo!
–Luciana...
–Un hombre al que pueden ponerle precio no es un verdadero hombre.
–Luciana...
–Es humillante para cualquier mujer ser tratada de esta manera. ¡Y deje de llamarme por mi nombre! ¡Atrevido! Soy yo quien debería haber recibido el dinero para soportar el suplicio de estar casada con un hombre al que no amo ni amaré jamás.
–Señorita Winterborough, no he aceptado una dote por usted. Su padre me ha ofrecido oro, el suficiente como para vivir durante cien años con lujos. Lo he rechazado. Le he dicho a lord Vittorio que era injusto para usted ser ultrajada de esa forma.
Guardé silencio, asimilando sus palabras.
–¿Qué?
Nicodemus me sonrió.
–Lo que ha escuchado, milady.
–Jure por la triada de dioses que sus palabras son auténticas.
–Juro ante Tinia, Uni y Menrva que no le estoy mintiendo, Su Alteza.
Me tomó un par de minutos admitirme a mí misma que había estado equivocada con respecto al señor D' Volci. Le miré a través de mis pestañas parpadeantes. Una sonrisa avergonzada curvó mis labios.
–Lo lamento, milord. He sido tonta al juzgarlo –sentí mis mejillas arder–. Pero, si no ha sido el dinero, ¿qué lo ha empujado a querer casarse conmigo?
Él estiró un brazo y cogió entre sus dedos uno de esos mechones sueltos de mi cabello. Sonrió de forma cálida.
–¿Se ha visto alguna vez en un espejo? –me preguntó. Su mirada estaba puesta sobre mis labios–. ¿Ha visto cuán provocativos son sus labios? ¿Sabe acaso la pasión que despiden sus verdes ojos? –me tocó suavemente la mejilla con un dedo–. ¿Sabe cuán obsesionante es la textura suave de su piel? Cualquier hombre podría enamorarse de usted. O, cualquiera que no lo haga, está completamente loco. Yo la he estudiado durante tanto tiempo...
Mi rostro palidecía con cada una de sus palabras.
–¿Usted me ama? ¿Está enamorado de mí?
Su sonrisa se fue esfumando lentamente.
–Yo estoy loco –susurró casi para sí mismo.
El ardor se apoderó de mi sangre.
–Usted no me ama. ¡Degenerado!
El contuvo mi rabieta, cogiéndome desde ambos brazos.
–Quiero este matrimonio, Luciana. ¡Quiero casarme contigo!
–¿En contra de mi voluntad?
Sacudió la cabeza.
–No... Es decir, sí. Sé que no podré convencerte para el amanecer, nada que te diga podrá hacerte cambiar de parecer para mañana. Pero tienes que darme una oportunidad. Mi intensión es hacer que este acuerdo sea ameno para ambos. No quiero que seas infeliz. Haré cualquier cosa para verte sonreír, dame esta oportunidad para demostrarte que podrías sentirte cómoda a mi lado.
–¿Por qué entonces no me concede más tiempo antes de atarme de por vida?
–Por alguna razón que desconozco –argumentó después de una vacilación–, tu padre quiere que este acuerdo se haga con la mayor inmediatez posible. Debe de ser mañana.
Negué con la cabeza.
–No puedo atarme a un hombre que no me promete amor, sino comodidad.
Lord Nicodemus permaneció mirándome durante extensos segundos silenciosos. Una pequeña sonrisa curvaba las esquinas de sus labios.
–No estarás atada, estarás casada –tomó mi mano en la suya antes de besarla–. Será mejor que regrese a su dormitorio. Alguien podría pensar que este es un comportamiento inapropiado para una pareja de novios que todavía no contraen matrimonio.
Abrió la puerta para dejarme salir.
–Lord Nicodemus...
–Puede llamarme Nico, milady –hizo una reverencia al despedirse.
Atontada, volví a la habitación que compartía con mis hermanas. Me movía por inercia, como si flotara sobre el suelo de forma involuntaria.
Todas mis hermanas dormían, salvo Dolabella, quien estaba metida detrás de un libro, bajo la escasa iluminación opaca de la lámpara que descansaba en su mesa de noche. El rostro níveo de mi hermana parecía recortado por sombras y luces, su cabello dorado relumbraba en la oscuridad.
Levantó la vista de su novela para mirarme con preocupación. Se sentó, dándome espacio a su lado. Corrí a abrazarla.
–¿Qué ha pasado? –acarició mi cabello cuando reposé mi frente contra su hombro–. No he dormido en toda la noche, esperándote.  Pensé que te habías escapado, al igual que Micaela. ¿Dónde habías estado, Lucy?
Las lágrimas se apoderaron de mis ojos.
–Estaba... –por un momento pensé en hablarle sobre Sebastián, luego me arrepentí–. Estaba extraviada.
–¿Te has asustado? –me preguntó cuando se percató de que estaba temblando–. Nuestro padre te ha hablado sobre tu matrimonio, ¿verdad? –asentí con la cabeza sin decir una palabra–. Sabía que eso te dañaría.
–Bella, no lo amo. No quiero casarme con un hombre al que no amo. Un hombre que no me ama. No puedo vivir una vida eterna de infelicidad.
Ella suspiró.
–Lo sé. Tú eres tan sensible, tan frágil. Nosotras sencillamente queremos un esposo de familia influyente, sin importar quién. En cambio tú eres tan soñadora...
–Tienes que ayudarme a impedirlo –expresé, limpiándome la cara de las lágrimas. Tomé sus dos manos en las mías–. Eres la más inteligente de mis hermanas, sé que tienes que pensar en algo –respiré profundamente, tratando de aliviar el dolor en mi pecho–. Tiene que haber una manera de que lord Nicodemus decida retirar su palabra a mi padre. Debe ser algo grande, algo tan grave que no pueda ser forzada nunca más al matrimonio.
Advertí que Dolabella se sentaba rígidamente, con la espalda recta. Los músculos de su cuello y mandíbula se tensaron.
–Lucy, el señor D' Volci es un caballero agraciado y amable. Terminarás enamorándote, por favor no hagas alguna locura, no es necesario...
–Hermana –me puse de pie de un salto–. Él debe creer que he perdido mi virtud –Dolabella dejó que sus ojos se abrieran como dos platos–. Estará tan indignado que tendrá que deshacer el acuerdo. No puedo decírselo directamente, sería demasiado evidente. Tiene que pensar que hemos estado ocultándoselo.
–¡Lucy, no puedes hacer semejante barbaridad! Ningún hombre querrá casarse contigo después de esto. Ninguno. Ni siquiera ese caballero azul con el sueñas enamorarte. ¡Mi padre podría echarte a la calle por perder tu pureza!
Me puse más cerca de ella, a fin de obligarla a bajar la voz.
–Después de ahuyentar a lord Nicodemus pediré a mi padre que llame a un médico para que me practique una prueba de virginidad. De modo que quede convencido de que fue un error, de que las acusaciones de mi prometido fueron falsas. Y, para que sepas, mi caballero azul me amaría por sobre todas las cosas. Inclusive si yo no tuviese dinero, o prestigio, o virginidad.
Bella largó un suspiro de resignación.
–Eres tan inocente, hermanita. Dudo incluso que alguien crea la mentira que estás a punto de divulgar sobre ti misma. De todos modos, ¿qué pasará con tu reputación? Un escándalo tan severo no puede taparse con un dedo.
Me encogí de hombros.
–No me importa la opinión de los demás.
–¿Cómo puedes decir tal cosa?
Caminé en círculos alrededor de la habitación, pensando en un posible plan. Cuando se me ocurrió, abrí el cajón de mi mesa de tocador para sacar un papel grueso junto con un pluma. Humedecí la punta de la misma con tinta.
–Tengo que escribir una carta y ponerla en el dormitorio de lord Nicodemus –solté esperanzada. Miré a Dolabella con picardía–. Él tiene que pensar que fue uno de mis amantes quien la dejó para mí.
Mi hermana me devolvió una sonrisa astuta.
–Tiene que pensar que fue dejada por uno de los aspirantes al oro que ahora ha muerto.
Sonreí ampliamente.
–Tiene que pensar que duermo con todos y cada uno de ellos.
Bella se llevó las dos manos a la boca, horrorizada. Después las bajó.
–Tiene que ser explícita –me aconsejó–. Tengo que ayudarte con ello.
Cogió una silla para sentarse a mi lado y comenzamos a garabatear incesablemente. Yo quería que fuese una carta poética y romántica, Dolabella aseguraba que debía ser sensual. Por lo tanto su resultado fue una combinación de ambas.

Querida Luciana,

Sostuve tu mano en la oscuridad mientras tus suaves muslos desnudos acariciaban mis caderas.

Abrí los ojos como platos al ver que Dolabella escribía aquello. Ella hizo un gesto con la mano para restarle importancia, afirmando que la intención era hacerle creer que no era virgen.

La posibilidad de perderte me hacía caer en un pozo de tinieblas. Pero sabía que la posibilidad de tenerte era menos que ninguna. Ya me has explicado que no soy tu único amante, que debes dar paso a otros aspirantes al oro. Y lo entiendo. De cualquier manera, prefiero entregar mi vida. No soy capaz de delatarte ante el rey, mi único objetivo ha sido cuidar de ti.
Tus ojos verdes lucían como zafiros entre un cielo estrellado, repletos de experiencias y secretos. Tus labios contra los míos encendieron los ardientes demonios de mi cuerpo, el sabor de tu boca despertó el fuego de mis sentidos.
Jamás había conocido piel tan tierna, o un cuello tan deseable. Por más que lo intente, dejar de pensarte ha sido imposible. Al igual que lo es dejar de amarte. Mi amor por ti es igual a una llama incapaz de consumirse.
Rogaré a tu padre que me conceda una noche más en el castillo. Porque deseo probar del dulce néctar que me hace vibrar. Anhelo sentir, una vez más, la textura de tus pechos bajo mis manos, contra mi lengua.

Mi rostro se ruborizó debido a aquellas palabras. Ni siquiera sabía que un amante tenía permitido esa clase de mimos. Exigí a mi hermana que culminara en algo romántico.

En caso de que no vuelva a verte, ten en cuenta lo mucho que enciendes mis pasiones. Lo mucho que me hiciste adorarte de manera ferviente.

Siempre tuyo,
Conde Diácono.

32 comentarios:

Anónimo dijo...

*--------* MORI!
Steeph! vengo a pedirte un favor.
Puedes no se, dar tu opinin publica sobre esto?
http://www.youtube.com/watch?v=WNXiuh0P0Ug

Susy dijo...

Me encanto simplemente fabuloso.
Espero que no me hayas extra~ado por no comentar la semana pasado.
Ok no, ni siquiera te distes cuenta que no comente.
Bueno que puedo decir.
El capitulo estuvo bueno.
Sebastian me sigue provocando curiosidad. El es un completo misterio. No entiendo que gana conque luciana diga su nombre, no entiendo porque no le gusta que luciana lo toque.
A el debieron haberlo lastimado mucho para que se comporte asi.Pero bueno, pobre mica. Pero el amor es asi, aunque todavia no lo he encontrado se que es asi y estoy segura que ella estara bien en la academia de Eustace, ese tonto loco y viejo estupendo lo amo.
Bueno no entiendo a Luciana, Nicodemus es hermoso, lindo y no acepto el dinero de su padre. Es amable, hermososo. Que se case con el. Ya estoy segura que esta historia no se basara en los tres dias que tiene Sebastian. Apuesto a que ya no tiene ni uno porque lo buscan por crimenes.
Bueno aun asi entre Sebastian y Nicodemus me quedo con los dos. No es pecado verdad?? Es que ahi tengo al malo y al bueno, una linda combinacion.
Steph, extra~aba comentarte. Espero que tu ojo este bien. Me alegro un monton que la operacion haya salido bien y no haya sido grave.
Eres genial.
Bueno el padre de luciana me aterra y Dollabella me callo estupendo. Me recuerda mucho a mi.
Bueno ya me tengo que ir, pero espero que sepas que todos tus lectores te amamos y aunque nuestros comentarios a veces sean tediosos siempre te quedremos. Siempre supe que esta novela no me decepcionaria.

Anónimo dijo...

Esa carta estuvo wow.
Luciana es una tonta que se case con el guapo de nicodemus y ya. Mira que el esta guapisimo.

Anónimo dijo...

Genial
Luciana de verdad que es inebtendible.
Conoce a Nico y sabe que el es excelente. Deberia casarse y ya.
Pero bueno Sebastian es tan aksaskams de verdad que amo a ese chico
El padre de ellas es muy malo.
Porque no le busca esposo a sus hermanas mayores. Seria tan cool tener doce hermanas. De todas las edades para que den consejos.
La mama de ellas no tiene culpa de no haberle dado un varon
Seguir escribiendo las maravillosas historias

Anónimo dijo...

Genial
Luciana de verdad que es inebtendible.
Conoce a Nico y sabe que el es excelente. Deberia casarse y ya.
Pero bueno Sebastian es tan aksaskams de verdad que amo a ese chico
El padre de ellas es muy malo.
Porque no le busca esposo a sus hermanas mayores. Seria tan cool tener doce hermanas. De todas las edades para que den consejos.
La mama de ellas no tiene culpa de no haberle dado un varon
Seguir escribiendo las maravillosas historias

Anónimo dijo...

El capitulo estuvo genial. Me encanto
No puedo creer que el papa sea asi de malo.

Anónimo dijo...

La verdad encuentro que la historia esta buena, pero solo eso buena
Ya que no es el tipo de historia que suelo leer.

AnonimoA dijo...

Creo que este capitulo me encanta y hablando de capitulos y viendo que la novela esta mas adelantada
¿Cuantos capitulos seran?

Anónimo dijo...

Como me encantan tus novelas
Sebastian es no se como decirlo "especial" NO LO SOPORTO y dudo mucho que lo llegue hacer.
Oye, ¿todavia planeas hacer tu sello editorial? Seria interesante de saber en que consiste.

Anónimo dijo...

Esta novela es fantastica.
Siempre me deja con la boca asbierta : o

Nairuth Vitora dijo...

Stephany este capitulo me dejo con mas interrogantes que Eustace ayudando a reconstruir casas en Oklahoma .. Por ejemplo cual es el misterio detrás de sebastián ? Porque algo esconde .. Me pareció tan cómico cuando dijo que aun apreciaba su sensual cuerpo jejeje el segundo nombre de este chico tiene que ser Narciso .. Y la pobre Luciana se tiene que casar .. Que mal y porque no acepta a nico pensé que le gustaba aunq el es un vampiro no? Si se casan la convertirá a ella también y donde diablos se metió Sebastián dijo que iba a estar cerca de mi eso es cerca noo noo no lo creo.. Bella me cae bien y su carta ussff debería dejar de bajarle a las novelas hot jajaj pareciera que ella ya no es virgen y su hermana entro a la academia que bien Eustace estará un poquitín loco pero "cuida " a sus estudiantes o por lo menos lo intenta ... Y sebastián después que seduce a Luciana no es capaz de responder una simple pregunta que aria con su alma acaso no la quiere y con esos crímenes que tiene en sima si quedara vivo y ya se acaba el plazo de los 3 días lo mataran siguen pronto .. Me encanto ...


PD: me alegro que te haya gustado mi comentario y tal cual como prometí la mayoría son así ..

PD2: espero que Estés mejor de la vista .. :D



Atte: Nay

Anónimo dijo...

Hola Steph,
Bueno ultimamente ando muy corta de tiempo, pero bueno he sacado tiempo para comentar.
El capitulo estubo bueno.
Sebastian simplemente es Sebastian
Nicodemus es muy lindo y odio a Luciana por no querer casarse con el.
Dolabella es una buena hermana y Luciana es muy problematica.
Me alegro que Mica haya tomado una buena decision. El amor es asi.
Esta historia va por buen camino.

Anónimo dijo...

Amo esta novela es fantastica

Anónimo dijo...

Sebastian es ...
Un idiota, manipulador, bueno para alimentar la vista, un odioso que solo utiliza a la Lucy, pero...
Es hermoso y tierno a su manera. Solo lo amo.
Tengo un bajon de Eustace. Deseo que ya salga de su escondite

Anónimo dijo...

Steph espero que estes muy bien.
Tu novela me encanta.
Esta novela suena tan poetica que me facina

Anónimo dijo...

Luciana es tan estupida. Yo no me quejaria tanto como ella y mira que nicodemus le dijo que renuncio al dinero.

Anónimo dijo...

Genial, creo que esta novela tiene mucho potencial. La verdad que espero que tengas mucho exito con tus historias.
Espero que sigas escribiendo historias fabulosas.
Bueno Sebastian ¿que rayos se puede hacer con el?

Anónimo dijo...

Esta historia me encanta
Cada capitulo me dejan en shock
Eres una escritora genial

Ab dijo...

Genial, me encanto
Que se case con nicodemus que es tan extremadamente lindo.
Esta novela me encanta.

Anónimo dijo...

Nicodemus me encanta,
Aunque siempre he amado a Sebastian.
Desde que tuvo su pequeño cameo en The charlotte bones y su pequeña participacion en Angeles noctambulos.
Amo cada una de tus novelas.

Preguntas dijo...

Esta novela tiene un toque especial.
Una pregunta para ti escritora Steph.
¿Si una editorial eligiera tu novela, tu diseñarias la portada ó mandarias a que te la diseñaran?
Y tambien
¿Si la eligieran, utilizarias las portadas que tienes en la web?

Anónimo dijo...

Amo esta novela me encanta.
Una de las mejores novelas que he leido en mi vida

Anónimo dijo...

¿Todavia se pueden enviar los cuentos que pedistes para el concurso??
La novela genial

Anónimo dijo...

Steph esta novela es genial.
Bueno todas los son, pero esta tiene algo que hace que me encante.
No se si es por el protagonista. Tan diferente a los otros, no se nada. Solo se que me encanta.

Anónimo dijo...

ME ENCANTO EL CAPITULO
Esta genial.
Aunque Luciana a veces me dan gana de golpearla por lo boba que es cuando esta con Sebastian.
Es comico que en esta novela hayan pasado dos dias y yo sienta como si hubieran pasado semanas o meses.

Anónimo dijo...

Esta novela esta genial.
Tu lo mas seguro que lo eres
Tienes un gran talento

Anónimo dijo...

Esta novela esta muy buena.
Igual que el protagonista.

Anónimo dijo...

Espero que todas tus novelas sean igual de buenas que estas
Amo leerte

Anónimo dijo...

Steph se que llevo sin comentar hacen años
Ok ni tanto , pero bueno
Quiero decir que ansio leer el proximo capitulo.
Se que estara buenisimo.

Anónimo dijo...

Cada novela tuya me gusta mas

Anónimo dijo...

No sabes como me encanto este capitulo.
Sebastian me deja sin habla
Estoy loca por saber como terminara esta historia.

Anónimo dijo...

Sebastián es muy atractivo
Luciana debería casarse
Ella esta poniendo en peligro su reputación
pero parece que eso a ella no le importa.

VISITAS

.

.