.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

lunes, 2 de julio de 2012

Capítulo 17: Sexy es más Deseable




Capítulo 17: Sexy es más Deseable

La princesa se secó las lágrimas y se tragó el llanto tanto como pudo, el agarre de sus manos era tembloroso mientras me dejó en el suelo.
–Adiós, Jerry –pronunció con una mezcla de rencor y agonía.
La vi correr a los brazos de Eustace, quien por primera vez hizo un gesto casi humano al devolverle el abrazo. Pocas veces Eustace lucía así de real, ni siquiera lo había hecho cuando había sido un verdadero humano.
–Llévame a casa, Eustace, nunca debí venir aquí –sollozaba mi princesa contra su pecho.
El dios le acarició el cabello con dulzura, igual que un padre.
Dejé que mis ojos se cerraran y me sumergí en la despótica negrura. Millones de susurros tenebrosos asediaron mi mente, sentí que caía hacia un infinito agujero negro, donde no existía el tiempo ni el espacio. Donde no existían sino voces malignas que me atormentarían el resto de la eternidad.
–Massimilianus –murmuraban aquellas voces–. Massimilianus, regresa.
Entonces todo se volvió radiante. Una figura resplandeciente irrumpió en mi campo visual, una silueta femenina que destellaba incandescente luz blanca y celestial.
–Mierda, ¿tú eres Dios? –dije.
La mujer se alejó de mí ligeramente, su cabello era dorado esplendoroso como finas hebras de oro, su mirada tenía un tinte entre el verde claro y el celeste, su piel era más blanca que la nieve, sus labios también, su figura era larga y esbelta, su peinado excéntrico.
–¿Me recuerdas, Massimilianus? –masculló suavemente.
La mujer hacía alumbrar la opacidad.
Agité mi cabeza.
–No puedo recordarla.
Ella alargó un brazo y tocó mi frente con dos de sus dedos, una chispa de electricidad me recorrió enteramente. Contuve un quejido.
Imágenes claras atiborraron mi mente.
–Serás el mayor de los inmortales, serás invencible, Massimilianus –decía aquella mujer al tiempo que sostenía en sus brazos a un diminuto bebé de risos dorados. Ella lo miraba con devoción.
El bebé era yo.
Uni, la diosa, dejó de tocar mi frente.
–Y un demonio que la recuerdo –refunfuñé–. Ni siquiera tenía consciencia.
–Sí que la tenías –me aseguró–. No soy Dios, pero soy tu diosa suprema. Te prometí que jamás iba a dejarte solo y aquí estoy.
Extendió una mano hacia mí para ayudarme a levantarme.
A mi alrededor encontré la misma escena que había dejado atrás al morir. Mi cuerpo yacía a un lado, Charity abrazaba a Eustace, Damien sostenía a Ania tan cerca como podía y Joe estaba parado a lo lejos, no demasiado contento, al igual que Dimitri.
–Vamos, regresa, ese es tu sitio –Uni me ordenó.
Una insólita fuerza tiró de mí, arrastrándome hacia mi cuerpo. De pronto di un respiro urgente, regresé a mi cuerpo, abrí los ojos. La diosa Uni continuaba allí, junto a mí.
–Llama a Charity antes de que se valla –me indicó en voz baja.
–Char... princesa –mascullé adolorido.
Todos se volvieron hacia mí con impresión en sus rostros, no obstante, nadie dio la primera zancada para acercarse. Al ponerme de pie, me incliné sobre mi rodilla para reverenciar a mi diosa suprema, Uni. Damien, Dimitri y Charity hicieron lo mismo. Joseph y Eustace permanecieron de pie con preponderancia.
–Está bien –la diosa tocó mi hombro, indicándome que me levantara–. Yo no te dejaré morir jamás, mi muchacho –aclaró–. Tú has sido creado para que el mundo entero te siga, te glorifique y te venere, para que las masas te escuchen y caminen detrás de ti. Por eso, mi querido niño, has enloquecido a cada mujer que siente tu tacto, has logrado que las personas aclamen y reclamen en multitud por tenerte. Por eso caminas entre un mar de personas que te idolatran. Para eso te hice. Tú eres el dios de la paz.
Me sentí consternado al escuchar aquello.
–No es cierto –la desmentí–. Todo lo que he hecho es provocar odio, destruir todo lo que toco, eché abajo a toda una ciudad, dos veces. Si fui creado para el bien, ¿por qué solo hago el mal? Todo lo que tengo dentro de mí son demonios.
La mujer sonrió lentamente.
–Massi, yo no iba a permitir que siguieran haciéndote sufrir. Y todos los dioses han estado contigo para impedirlo también –hizo una pausa–. Cualquiera que dañe a mi creación, pagará muy caro. Si te lastiman, enviaré a todos los dioses a ti para cobren tu venganza. Como no has sido hecho para dañar, está en tu naturaleza actuar con paz. Pero no en la mía. Incluso después de tantos miles de años, tú seguías teniendo pesadillas por lo sucedido en tu adolescencia y niñez, por las acciones de los etruscos. Incluso después de tantos miles de años, el pueblo te seguía odiando. Merecían nuevamente caer. Por último, ¿demonios dentro de ti? Patrañas, te quité el alma solamente para darte el poder de los dioses, ni un solo demonio ha habitado en ti.
Hice un mohín de confusión.
–¿Cómo...?
–El día de tu nacimiento –me interrumpió–, fueron dos hijos de dioses los que nacieron –un manto de comprensión colmó mi rostro–. Eras tú y Aita –puntualizó–. Los etruscos empezaron a cuestionarme, llamándome injusta por tener preferencias en uno solo de los bebés, es decir, tú. Ellos querían que Aita también recibiera un obsequio de mi parte, así que también le di un regalo titánico. A los dos les hurté su alma, pero puse en ti el poder de los dioses y en él puse el poder de los demonios.
Me puse a la defensiva.
–¿Entonces por qué todos me han hecho creer que yo nací para provocar desgracias?
–Porque esa gente es estúpida. Están llenos de envidia, olvido, ignorancia y odio. El no tener un alma nunca te hizo un desalmado, aunque suene inverosímil. El no tener un alma nunca te hizo menos bondadoso de lo que eres. Aun así, hoy yo quiero darte un obsequio, algo que nunca debí arrebatarte.
Desplegó su mano frente a mí y me enseñó una esfera azul que manaba encandiladores relámpagos azules.
–¿Eso qué es? –interpelé.
–Tu alma, Massimilianus.
La esfera se elevó por los aires, deteniéndose delante de mí para después clavarse en mi pecho y deshacerse. Una sensación medio cálida, medio gélida, se escurrió por mi cuerpo.
–Eso es –la diosa colocó una mano sobre mi rostro con suavidad, su contacto era eléctrico y al mismo tiempo caliente. Quemaba–. Tienes que saber que tus padres también estarán cerca de ti, cuidándote. Ahora que tienes alma, serás capaz de poner tu poder por encima del de los demás dioses, serás capaz de dominarlo, serás mucho más libre. Ahora nadie podrá obligarte a hacer cosas que no quieres. Si hiciera esto con otra persona, probablemente sería una mala decisión, pero confío en ti.
Ella cogió mi mano con la suya.
–Tienes el poder de rehacer, de renacer, de amar, de ser amado por todos, de darle placidez y arrobamiento a cada persona. Tu sola mirada es puro placer para los mortales. Solamente debes ser capaz de usar ese poder correctamente.
Su mano condujo la mía por encima de mi entorno.
De repente la claridad lo anegó todo, los cálidos rayos del sol brotaron desde lo alto del cielo. Cada flor en el césped volvió a la vida, los cadáveres que abarrotaban el espacio desaparecieron sin dejar siquiera cenizas, el castillo de Charity se restauró, tal como si el tiempo estuviera marchando hacia atrás.
–Adiós, Massimilianus –se despidió la diosa antes de evaporarse como humo.
Seguidamente, Charity saltó corriendo hasta mis brazos y me besó en toda la cara. Santo Dios, esto era gloria. Sentí su corazón latiendo apresuradamente contra el mío, sus ojos lloraban de felicidad ahora.
–Estás vivo –enunció–. Dios, estás vivo.
Cuando lo único que deseaba era sostenerla entre mis brazos, Joseph tiró de ella, arrebatándomela, y desplegó ampliamente su par de colmillos.
–Sé que tú sabes dónde está mi hija –él rezongó con la mandíbula tensa–. ¿Qué has hecho con mi bebé?
La princesa frunció su ceño.
–Aleja tus colmillos de mi cuello, sanguijuela –Joseph hizo lo contrario–. Tu bebé vampiro está... –ella levantó un dedo para señalar hacia la distancia–. Ahí está.
Cada uno de nosotros giró la mirada para encontrar a Ludwig sosteniendo a la pequeña Joey en sus brazos. La chiquilla se veía inquieta y angustiada. Joe ocultó sus colmillos de inmediato, sus ojos resplandecieron. Se acercó hacia el muchacho con premura y alzó a la criatura en sus brazos.
–Oh, mi linda princesa, tu papá está aquí –él besó su rostro, Josephine estalló en risas–. Nunca más voy a dejarte sola, te lo prometo.
Josephine colocó sus diminutas manos sobre el rostro de su padre, sus grandes ojos azules le miraban con alegría y emoción. El vampiro le hizo cosquillas con su barba, la nena largó un chillido de risa.
Era tan hermosa.
–Nena, no soportaría perderte, lo sabes, ¿verdad? –él le hablaba–. Cuando lleguemos a casa podrás jugar con tus hermanitos y con mamá –la besó en la nariz y le sonrió.
Él la miraba como si no pudiera amarla más.
–¡Miren eso! –Dim vociferó y apuntó hacia el horizonte con su dedo.
En la lejanía una muchedumbre de etruscos vivos estaban caminando en conjunto hacia nosotros. ¿Habían quedado etruscos con vida?
Mierda, justo cuando pensaba que todo había terminado.
Cuando la distancia que nos separaba se redujo, alcancé a entrever que todas estas personas habían sido heridas, sus cuerpos todavía estaban manchados con líquido rojo. Ellos eran los sobrevivientes de la calamidad que yo había provocado.
Al verme aceleraron su marcha y se precipitaron hacia mí con apremio. Di un paso hacia atrás, luego otro mientras pensaba en mis posibilidades de huir. Ellos tenían la apariencia de zombis que querían arrastrarme hacia las sombras y devorarme a mordidas.
Antes de que pudiera echar marcha atrás y escaparme de ellos, casi mil personas me rodearon y me cerraron el paso. Mis piernas temblaron, mi corazón se precipitó bajo mi tórax.
Tres minutos más tarde me percaté de que ellos no me hacían daño, en cambio, estaban sobre mí, tocándome, besándome, mujeres, hombres, cada uno envuelto en éxtasis y desesperación por rozar cualquier pedazo de mi piel. Los que estaban más atrás, imposibilitados de tocarme, simplemente se habían puesto de rodillas ante mí.
El miedo en mí se atenuó poco a poco.
Desde que había tenido consciencia de que las personas eran capaces de dar ese tipo de amor, lo había adorado, desde que había sido desterrado a la tierra y los mortales no se habían abalanzado en tropas sobre mí para lastimarme, sino para agasajarme.
Estos individuos se quedaron con jirones de mi ropa, sus manos me acariciaban, sus dientes me mordían con amabilidad.
Les devolví gestos de cariño, no igual que a mis chicas en los conciertos, pero les abracé, toqué sus rostros, les di palmadas en sus hombros, alcé a los niños en mis brazos y besé sus caritas llenas de polvo hasta que terminé agotado y me escabullí con mis amigos.
–Vamos a casa, Eustace –Charity le decía a su profesor mientras tiraba de su abrigo como una niña pequeña.
Me acerqué a ella y rodeé sus hombros bajo un brazo. Sus ojos aviesos me observaron inquisitivamente.
–Me llamo Jerry, perdón, Massimilianus, y reparto besos por todas partes –se burló de mí con una miradilla rebelde.
Atrapé su barbilla con dos de mis dedos y levanté su rostro para juntarlo al mío.
–¿Celosa? –interrogué.
Un resoplido salió de su boca.
–Eustace me enseñó que yo nunca debo sentir celos, soy demasiado bonita para eso.
Me reí, mostrando una amplia sonrisa.
–Eustace tiene razón, eres demasiado bonita.
Mordí mi labio inferior al tiempo que acercaba mi boca a la suya. Charity había comenzado a separar sus labios cuando la besé maliciosamente en el mentón.
Un sonido de queja salió de su garganta.
–Eustace solo me dijo que no debía sentir celos –dilucidó–. Que soy demasiado bonita, eso lo deduje yo.
Volví a reírme e intenté besar su boca esta vez, sin embargo, mis admiradores etruscos me alcanzaron y comenzaron a tirar de mi ropa.
Y de repente, Charity no estaba frente a mí ni lo que me rodeaba era el pueblo etrusco. Me encontré tumbado casualmente en un sofá de la mansión de mis amigos vampiros en Manhattan. Eustace siempre elegía estos momentos tan terribles para hacerme aparecer en otra parte del mundo.
Joseph estaba de pie junto a la puerta de la cocina, sosteniendo a su nena. Se veía ligeramente perturbado.
–¿Qué te sucede? –pregunté al tiempo que me quitaba los zapatos y comenzaba desnudarme.
–Será mejor que no empieces a andar desnudo por la sala de nuevo, o te patearé en las bolas –me advirtió–. Y bien, solamente estoy preparándome mentalmente para que Angelique me joda por dejarla aquí mientras yo me iba a buscar a nuestra hermosa princesa. ¿Qué pretendía que hiciera? No iba a llevarla conmigo, está embarazada, eso sería peligroso. Pero ella es tan tozuda –Josephine estaba dormida en los brazos del vampiro, descansando su cabecita sobre su hombro–. Habría muerto si algo le pasaba a ella o a mi hijo.
–¿Ya saben que será un chico?
Coloqué mis pies sobre la mesa de café y encendí la TV. Joseph me miró con perplejidad.
–¿Acabas de encender el televisor sin usar el control remoto?
Fue entonces cuando me percaté de que estaba usando tan deliberadamente mis poderes. Me encogí de hombros y le devolví una mirada de disculpa.
–Hombre, voy a enfermar, eres espeluznante.
Se sentía bien estar en casa de nuevo, en paz. Parecía casi increíble que todo hubiera salido bien, que nadie hubiese muerto en el proceso...
Maldita sea, Morgana.
Mi pecho se comprimió tal como si hubiese algo pesado aplastándome sin dejarme respirar. Había dejado que Ana se marchara de nuevo, la había dejado ir para siempre.
Respiré agitadamente, me levanté para coger mi guitarra eléctrica, que reposaba en una esquina y estaba llena de polvo, y empecé a tocar notas al azar. Sonaba algo parecido a Like a Stone de Audioslave.

Atravesé el tenebroso jardín de la Académie Le Mystère al tiempo que pateaba algunos cráneos alternativamente. Antes de saber lo que estaba haciendo, me encontraba en la recepción de la academia donde Charity vivía.
Casi me sorprendió encontrar a Aita en el recibidor, dándoles indicaciones a los nuevos estudiantes.
–Volviste –le dije sin ánimos.
–No tenía otra opción.
–¿Sabes dónde está la princesa?
Una maliciosa sonrisa se asomó en sus labios.
–Supongo que en su cuarto. Último piso a la derecha. ¿Quieres que le avise?
No le respondí, abordé el elevador que tenía más de cien botones coloridos con símbolos extraños y algunas letras del alfabeto etrusco, lo cual era ridículo, porque la mansión solamente tenía tres pisos. Tan pronto las puertas se cerraron pude oír el sonido de una melodía de carrusel, algo tétrico al mejor estilo de Eustace.
–Último piso, Birger –balbuceé, utilizando el nombre de la máquina.
El elevador emitió un ruido ensordecedor y se sacudió hasta llevarme a mi destino. El pasillo se sentía solitario y gélido, crucé a la derecha para encontrarme con una puerta de caoba oscura que tenía el nombre de Charity grabado en letras doradas.
Después de golpear tres veces la puerta, la princesa se mostró bajo el umbral utilizando jeans, zapatillas de alta moda, un sweater blanco y su liso cabello suelto sobre sus hombros.
–¡Viniste! –exclamó antes de rodear mi cintura con sus brazos y apretar su mejilla contra mi pecho.
–¿Esperabas que viniera?
Me emocionaba la idea de Charity pensando en mí, preguntándose si yo volvería a estar con ella. Se alejó y me tomó de la mano, conduciéndome al interior de su cuarto.
–¡Joder, esto es impresionante!
La habitación de Charity estaba diseñada tan portentosamente como su habitación en el castillo de Etruria. Su cama con dosel tenía oscuras cortinas en color vino, su base estaba hecha de oro, sus sábanas eran de satén, su cómoda venía acompañada con una silla igual a un trono y un espejo enorme. Su alcoba era casi como un pequeño castillo.
–¿Qué esperabas? Soy una princesa, Jerry –entornó los ojos–. ¿Massimilianus? ¿Cómo prefieres que te llame?
–Como quieras –confesé con un encogimiento de hombros–. No seré Jerry en poco tiempo de todas maneras.
–¿Eso qué significa? –masculló consternada.
–Lindura, ahora soy Jerry, pero soy una celebridad local, cada cierto tiempo tengo que cambiar de nombre y apariencia si quiero continuar tocando en bares. Con el tiempo, las personas empiezan a notar que no envejezco, de modo que tiño mi cabello, consigo una nueva banda y uso seudónimos.
Ella parpadeó, sorprendida.
–Eso es interesante. ¿Cuántos años tienes, Max? Si me lo preguntas, luces como un chico de diecisiete.
–¿Alguna vez Eustace te ha dicho su edad?
–¿Tienes cinco mil quinientos treinta y tres años? –largó asombrada.
–Un poco menos –admití–. Yo era un niño cuando Eustace era un joven. Nos conocemos desde aquella época –hice una pausa–. La infancia de los dioses es rápida, igual a la de los humanos, empezamos a quedarnos atorados en el tiempo a partir de nuestra adolescencia. Podría pasar una docena de milenios antes de que un dios deje de ser adolescente para convertirse en adulto. Incluso algunos dioses son capaces de lucir en la edad que quieren lucir, algunos otros crecen hasta determinada edad. Yo era un joven todavía cuando fui desterrado de Etruria y me he quedado físicamente igual desde que llegué al mundo de los mortales. El tiempo no ha pasado para mí. Tengo un poco más de cinco mil años.
–¿Por qué tus ojos son azules ahora? –me cuestionó al tiempo que me contemplaba desde lejos.
–¿Lo son?
Apoyé mis manos sobre su tocador para inclinarme y mirar mi rostro. Mi cabello era oscuro y mis ojos azules con un toque de gris.
–Mierda, antes era rubio de ojos negros, ahora soy moreno de ojos azules. ¿No me veo ardiente?
Me giré para mirar a Char mientras se sentaba en su cama.
–Tienes los mismos ojos que tu madre. Porque esa mujer que te cantó era tu madre, ¿cierto?
Asentí con la cabeza.
–Mi madre es Culsu, la figura femenina que representa puertas y portales. Mi padre es un dios de los cielos y mi madre es realmente un demonio del inframundo.
La princesa ladeó la cabeza.
–Pero tu madre es buena.
–¿Importa tu naturaleza cuando el bien y el mal está en tus manos? –interpelé–. He conocido dioses realmente viles...
–Aita –intervino Char.
–Y demonios bondadosos –continué–. Aunque no lo creas, he conocido Leives sanguinarios y buenos Vanthes.
Ella negó de inmediato.
–Eso no es posible.
–Si mi amigo Nietzsche estuviera vivo, te diría: Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal –me paseé curiosamente por su dormitorio–. En el mundo de los humanos existe el bien y el mal. Pero más que todo, su concepción del bien y el mal es algo social, algo que se inventan. En mi mundo es una cosa distinta. Para los humanos las leyes se basan en tecnicismos. Los dioses en cambio actuamos por sentimientos, odio, amor, cólera. Básicamente sobrevivimos.
–¿A qué te refieres con tecnicismos?
–Las leyes no son capaces de ver más allá de las intensiones de las personas, no comprenden el perdón. Todo se vuelve sistemático y frío. Los humanos son como robots. Los asesinos andan libres y los inocentes se pudren en una celda por este tipo de cosas. Los humanos juzgan a otros por razones equivocadas. Siempre me he sentido mal por el rumbo equivocado que ha tomado la humanidad, por el mundo de mentiras, codicia y envidia que forjan cada día. Me entristece notar que el amor ha desaparecido cada día más, que las personas han sido tantas veces lastimadas que se han vuelto de piedra para nunca más ser vulnerables. Ya nadie cree en nada. Cuando llegué aquí, era un lugar mejor.
–¿Por qué? –Char continuó en voz baja.
–Porque se parecía más a un mundo de gente que siente, de gente viva. Tal vez se dejaban gobernar por sentimientos equivocados, pero al menos eran sentimientos. Ahora solamente veo zombies que actúan sin individualismo y por egoísmo, se siguen los unos a los otros y no son capaces de sentir asombro. Están todos tan muertos. Sin embargo el amor continúa vivo, aunque no sea demasiado abundante entre los humanos, porque ellos se niegan a aceptarlo. El Romanticismo fue una época memorable, los años  60’s, divertidos al extremo. Alrededor de la edad media decidí dedicarme a la música. Aunque lo que más amaba de ser trovador no eran las cuerdas del laúd, sino más bien la euforia de las personas al escucharme.
–Aquella había sido la primera vez que había permitido que una multitud se acercara a mí, porque la verdad sentía mucho miedo de que me atraparan y me hicieran daño igual que en el pasado. Recuerdo haberme encogido en el suelo y haber puesto mis brazos sobre mi rostro para evitar ser azotado. Sin embargo, ellos solo me habían dado contactos amorosos, y sí, un poco dolorosos también, pero las intensiones en sus ojos solamente iban encaminadas a amar apasionadamente.
–Nunca me sentí tan amado. No sé lo que tiene, pero la música logra poseer a las grandes masas mejor que cualquier cosa. Es como una potente droga.
Hubo un segundo de silencio, me percaté de que toda la habitación estaba impregnada de fragancias femeninas costosas mezcladas con el natural olor dulce del cuerpo de Char que lograba estimularme.
–Jerry... –ella profirió–. Quiero decir, Max –se corrigió–. Si me lo preguntaras, yo diría que la devoción que te tienen es causada por algo que hay en ti. Las personas logran desearte de forma sobrenatural porque... de alguna manera eres... irresistible. Cuando estoy cerca de ti siento paz, éxtasis. ¿Te has puesto a pensar que todo tu público quiere tenerte cerca por esa necesidad de sentir la elevación que eres capaz de suscitar? Porque eso es lo que yo siento a tu lado.
Al investigar la intimidad de mi princesa conseguí el cajón de su ropa interior.
Por los dioses, esa era la lencería más sexy que jamás había visto. Al instante me puse caliente mientras imaginaba a Charity en aquellas prendas.
Lejos de ser ropa interior erótica, esta era recatada, pero sexy, en colores fuertes y bastante ajustada. No había una sola prenda inapropiada para una chica de diecisiete años, ni siquiera hilos. Aun así, estaba teniendo problemas con el rumbo de mis pensamientos.
Lo sexy es más deseable que lo sexual.
Lo sexual te deja saberlo todo, lo sexy en cambio es sutil, te deja con ganas de ver más, de saborear más, deja que tu imaginación recorra sitios picantes. Sinceramente, yo prefería a las niñas difíciles, sexis.
Claro que todas son bienvenidas a mi cama, pero si tuviera que tratar de conquistar alguna, los terrenos arduos son mis preferidos.
Me volví hacia la princesa para dedicarle una sonrisilla caliente.
–¿Entonces me amas? –demandé. Me senté sobre la mesa de su cómoda. Ella se ruborizó, sus mejillas ardieron en un tono rosa–. ¿Cuánto me amas? ¿Me amas intensamente? ¿Exclusivamente a mí? ¿Me amas de esa forma que me describiste una vez? ¿Me amas como amaste a Chris?
Me levanté para acercarme. Ella también se puso de pie para abordarme, me devolvió la sonrisa y se detuvo delante de mí.
–Yo... –vaciló–. Nunca pensé que volvería a amar a alguien de esta manera.
Se paró de puntillas sobre mis zapatos para alcanzar mi boca con la suya, situó sus manos en la parte de atrás de mi nuca y presionó sus labios con ternura sobre los míos.
Mi cuerpo se estremeció durante aquellos dos segundos que sus labios rozaron los míos.
–Tenías razón, esto no fuese tan romántico si no fueras más alto que yo –susurró cerca de mis labios–. Tú nunca quisiste matarme para quitarme mi trono, ¿verdad? –sus hermosos ojos profundos se oscurecieron al buscar respuestas en los míos–. Tú diste la vida para salvar a mi hermano, no creo que hayas sido capaz de...
–Sabes cuando miento –argumenté, poniendo mis manos en su espalda para atraerla más cerca de mí–. No lo hice, Char, lo sabes. Nunca haría nada con intensiones de lastimarte. La reina me dijo que me convertiría en el príncipe perfecto para ti, que me haría digno para casarme contigo. Solamente acepté porque sabía cuánto querías ser reina. No pensé nunca en la posibilidad de que fuese ella quien quisiera casarse conmigo. Y lo que dijo Morgana... bueno, no era cierto.
Su silencio me dejó sin respirar.
–¿Todavía la amas? A Morgana, quiero decir.
Entrecerré mis ojos al recordarla.
–La amaba, porque sentía que todavía era mi hermana en el fondo. En cambio, como mujer, me hizo desearla ferozmente.
Los labios de la princesa temblaron como si ella estuviera intentando decir algo cuando las palabras no querían salir de su garganta.
–Contigo es distinto –le prometí–. Te amo y te deseo. Te juro por todo lo que tengo, por los cielos y los infiernos, que jamás amé a nadie de la manera en que te amo.
Dios sabía que bajo mis costillas mi corazón me golpeaba con fuerza, emocionado, sabía el esfuerzo que hacía para que mis dedos no temblaran al tocar su piel. Estaba alucinado. El solo hecho de mirarla a los ojos me hacía estremecer.
Me incliné hacia adelante para capturar sus labios en un beso, escurrí mis manos por debajo de su jersey y mi lengua dentro de su cálida boca. Ambos largamos un gemido al unísono, una de sus manos se entrelazó en mi pelo mientras la otra estaba estacionada en mi cara, con la cual se ayudaba para hacer el beso más profundo.
Toqué su suave y tibia piel desnuda debajo de su ropa mientras ella mordisqueaba mi mandíbula gentil y apasionadamente. Desabroché su sostén con mis dedos y acaricié su entera espalda, despacio. Charity tenía un sabor tan dulce y exquisito. Jamás había conocido el sabor del cielo hasta que conocí su boca, su piel. De forma sagaz, ella se hizo hacia atrás para sacarse el brasier por debajo de la ropa.
Me sentí mareado al divisar su sweater adherido a sus pechos, la tela haciéndose ligera para darme una espectacular visión. La abracé con la intensión de sentirla frotándose contra mí, la apretujé fuertemente. Ella tiró de mi camisa, me arrastró y me tumbó encima de su cama.
¡Dios! Sus sábanas tenían su afrodisíaco perfume.
Emití un sonido ronco e interrumpido de placer cuando se sentó a horcadas sobre mi pelvis.
–Me estás matando, hermosura –gruñí con satisfacción.
Coloqué mis manos sobre su delgada cintura antes de comenzar a desabrochar sus pantalones. Ella se aproximó para murmurar algo en mi oído.
–Me gustan tus ojos azules, pero te prefiero rubio.
Agité mi cabello.
–¿Qué tal ahora?
La princesa pestañeó, estupefacta.
–¿Siempre pudiste hacer eso? ¡Eres rubio otra vez!
Me reí.
–Nunca lo hice, nunca utilizaba mis poderes a menos que me obligaran a ello. Pero tú me has hecho enfrentar todos mis miedos y romper todas mis reglas, nena.
–Tus ojos han cambiado cuando te dieron tu alma. ¿Eso quiere decir que tenías los ojos negros porque tu alma estaba vacía? En realidad naciste con esa mirada azul, ¿cierto?
Asentí.
–Eso creo.
Abrí el botón de sus pantalones al tiempo que Charity empujaba su cuerpo contra el mío para volverme completamente loco. Largué un ruido ronco.
–¿Recuerdas cuando estuvimos juntos? –me recordó al tiempo que introducía sus manos por debajo de mi camiseta.
–¿Cómo podría olvidarme de eso?
–¿Qué es lo que haces para hacerme sentir tan cerca de las estrellas? –hizo un gesto coqueto al mover su cabeza para lanzar su larga cabellera tras sus hombros–. Quiero decir, he tenido sexo antes, maravilloso sexo. Pero tú me haces alucinar, podría jurar que dejas escapar tu poder para hacerme sentir tan... –un jadeo se escapó de su boca cuando ahuequé uno de sus senos en mi mano–. Nada más al tocarme haces magia, no puedo creerlo.
–Preciosura, soy un dios, se supone que haga eso –cerró los ojos, parecía estar degustándose con mi contacto–. ¿Cuál es tu excusa para ser tan diabólicamente tentadora?
Su sonrisa traviesa me debilitó y me excitó hasta un punto doloroso. Me robó el aliento. Sentí sus dedos recorriendo mi torso, las marcas de mi cuerpo. Su lengua lamió el piercing de mi ceja, su cuerpo se frotaba contra el mío, encendiendo cada parte de mí.
Ella me arrancó la camisa mientras yo hacía lo mismo con sus jeans. Desabroché mis propios pantalones de cuero con urgencia al tiempo que ella se despojaba del resto de su ropa. Mordió los huesos de mi cadera y el borde de mis bóxers para arrancarme la prenda con sus dientes.
Mi respiración se volvió trabajosa.
–Char –solté, jadeando. Sostuve su rostro entre mis manos y la forcé a mirarme–. Tú nunca me traicionarías, ¿verdad?
La princesa detuvo sus acciones para lanzarme una afligida mirada con sus grandes ojos de color azul eléctrico, su cabello largo funcionaba como una cortina para nuestros rostros, sus manos se posaron sobre mi cara con sutileza y ternura.
–Jerry... –sonó un hilillo fino de su voz quebrada–. No soy Alpan, de verdad te amo, tienes que creerme. Yo nunca, jamás, te haría daño –sus labios tocaron tenuemente los míos, humedeciéndolos–. Me crees, ¿verdad?
Lamentablemente, yo nunca, jamás, podría prometerle lo mismo.
–Te creo, princesa.
Empecé a quitarle sus bragas despacio al mismo tiempo que disfrutaba del roce de su piel desnuda. Ella se acomodó encima de mí para permitirme que la penetrara. Mis ojos se oscurecieron cuando la escuché dando un grito gutural de satisfacción. Su disfrute me desgarró, gemí. Su cuerpo trepidó, estremeciéndose.
–Oh Dios –musitó mientras recuperaba el aliento–. Acabamos de comenzar y me has hecho esto.
Puse su cabello detrás de su oreja y me senté para besar su apetitosa boca, la mordí gentilmente. Char me empujó, obligándome a recostarme de nuevo, situó sus dos pequeñas y finas manos sobre mi pecho e inició con embestidas contra mi cuerpo. Instalé mis manos sobre sus caderas para ayudarla.
–Tú, definitivamente, eres la chica más hermosa que he conocido –alegué después de haberle dado un recorrido a su cuerpo con mi mirada–. Podría comerte.
La acerqué para mordisquear sus delgados hombros, toqué afablemente sus pechos desvestidos. Un sonido destemplado salió de su boca, sus empujes se hicieron más intensos y duros. Me volvía loco tenerla sobre mí, dominando mi cuerpo, montándome.
–Uh, ah –gruñí de dicha.
El rumor silencioso de la respiración interrumpida de Charity me hacía perder la cabeza. Alcé mis caderas para hacer más profundos sus empujes. Intenté contener un grito cuando vi venir el estallido de éxtasis. No pude. Grité, también ella. Con la potencia de su placer, empujó mi espalda contra la cabecera de la cama, mordió mi hombro con fuerza y enterró sus uñas en mi piel.
La abracé.
Mientras ambos recuperábamos el aliento me tomé un instante para sentir sus discontinuas exhalaciones sobre mi cuello y olfatear el embriagador aroma de su piel. Besé su garganta expuesta con suavidad.
–Te amo –me susurró al tiempo que me besaba en la boca, su rostro tenía un par de lágrimas resbalando sobre sus sonrosadas mejillas.
–Princesa, ¿por qué lloras? ¿Hice algo mal?
Se rió.
–Solamente hacerme sentir el cielo –continuó besándome alrededor de la boca–. ¿Estás seguro de que no eres el dios del sexo? ¿Se puede morir de placer? Juro que estas delirantes noches un día van matarme.
–No, no digas eso –me retiré para mirarla con el ceño fruncido.
–Tonto –ella pasó sus dedos sobre mis cejas para suavizar mis rasgos–. ¿Qué posiciones practicaremos ahora? Muero por saber todo lo que sabes hacer.
Una media sonrisa se dibujó en mis labios.

26 comentarios:

OneDJobros dijo...

Creo que he estado comentando de primero muy seguido xDD
Mmm y tontamente he leído el capitulo 17 antes que el 16 me di cuenta muy tarde de que me había equivocado, pero ya que, este capitulo ha sido tan perfecto, en un principio sentí tanta paz cuando Uni le decía todo aquello a Jerry y le devolvía su alma& el dominio de sus poderes, me encanto.. luego todo aquello se convirtió en amor cuando ambos se dijeron que se amaban y esas letrillas rojas fueran gloriosass! pero lo que me dejo medio tristonga<- (no creo que exista esa palabra)fue que Jerry dijo que nunca jamaás podría prometerle a Char que no la traicionaría :'(...
De todos modos ha sido otro de mis capítulos favoritos!
Me encanto..

Y queda poquito para que termine todo esto..:( entre tus historias no podría elegir una saga como favorita porque las he amado todas! ahh y como te dije en twitter espero con ansias saber sobre lo nuevo que traes! :D

PD: Me he creado un OpenID solo para comentar con más 'clase' tus noveelas! JAJAJAAJ re grosaa Steph! :D

Att: AnyJB

Anónimo dijo...

Olvide poner mi nombre, (soy la chica anonima de tus replies) jajajajaja me llamo Tere y siempre leo pero pocas veces logro comentar pues no tengo acceso siempre a la pc, me encanto tu respuestass! fue algo raro que se me ocurrió, pues también amo a Joe y me puse a pensar que pasaría si fuese gay.. e igualmente lo seguiría amando aunque estuviera un tanto decepcionada, me parece increíble que te guste 3msc.. creo que es mi película favorita en este año!


Volviendo a la novela, los dos capítulos han estado estupendos!
Euastace se comporto a la altura!
Jerry tiene los ojos azules y usando sus poderes correctamente! :D

Eres maravillosaaaaa!

Anónimo dijo...

QUE CAPITULOOOOOOOOOOO!!
OBSESION ES LA POSTAAAAAAAA!
CREO QUE ES MI SAGAB FAVORITA DE TODOS LOS TIEMPOSSS!
CONCUERDO CON JERRY! DEBE SER TAN BUENO EN LA CAMA PORQE ES UN dios!
& COMO PUEDES TENER LOS OVARIOS PARA DEJARLA AHIIIIII!

PROTESTARE POR MAS LETRAS ROJAS PARA LOS PRÓXIMOS CAPITULOSS!
MALUCAAAAAAAAAA!

MeliiJonasM dijo...

Tu Stephany!
Gracias por el Reply, aclaraste mis dudas (: Que bien que sepas tanto de eso de ciudades antiguas y todo, o que hayas investigado para hacer la nove & los que vienen de tu imaginación... OMG que te fumas? jamás pensé en nombres así en toda mi vida haha pero que imaginación bendecida tienes (:, Love ya too! (:
&&&&&&&&
QUE EMOCION TENER OTRO MARATON =DDD

Amé ambos capis... me transmitieron algo de angustia pero luego felicidad...
Que bien por Jerry...
& La Charity quien la veía tan princesita ahora salió una experta en sexo y posiciones hahaha
que loca!!!
Amo cuando Charity le dice Guitarrista a Jerry, me suena tan tierno e inocente (:
Eso me encanta de la princesita, puede llegar a ser tan dulce e inocente, pero luego es tan bitchhh & aun mas bitchy!
haha

Steph, otra vez, pregunta:
Quién o qué te inspiró para hacer el personaje de la Princesa Charity?

Esto es todo....
Me he extendido (:
TE AMO STEPH!
Por cierto, hice que una amiga se adictara a tus historias.... Muchas saludes de parte de ella... su nombre es Karent (:
& ya! Bye!

Anónimo dijo...

Sabia que Jerry no podia morir. Ahora explica mucho. La razon de su bondad. El cambio de color de ojos. Y ahora entiendo la diferencia de morgana y charity. Tus novelas son estupendas. Que lastima que ya se este acabando obsesion. Extrañare al hermoso guitarrista.

Nce dijo...

Impresionante capituloo, me ha encantadooo! Me encanta que Jerry y Char esten juntooos *___* hacen una pareja peeeerfectaa.
Menos mal que no murio nadie, me tenias sufriendoo, resumiendo.. Simplemente INCREIBLE!
Sigue prontoo, bss y cuidatee! (:

Sherl dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahh! Mierda!! Lo siento Steph lo siento lo siento!!...
MYGOD!

no habia tenido tiempo para comentar lo siento.

oh Girl i really sorry..


maldita sea con los capitulos!
mierda tan veradero, Jerry ve el mundo como realmente es y como nos estamos destruyendo nosotros mismos, con nuestras inseguridades, miedos, nuestra ira, dolor, odio, como ahora pàrte del mundo actua y me incluyo en el, que solo actuamos con egoismo, ayer domingo fueron las elecciones para la precidencia en mexico, gano la peor eleccion aunque ahora no sabes quien es realmente bueno, ya todo el mundo actua con egoismo, demonios en realidad el capitulo me izo llorar y ver la realidad en palabras de otas personas, nosotros nos estamos matando, -'Ahora solamente veo zombies que actúan sin individualismo y por egoísmo, se siguen los unos a los otros y no son capaces de sentir asombro. Están todos tan muertos. Sin embargo el amor continúa vivo, aunque no sea demasiado abundante entre los humanos, porque ellos se niegan a aceptarlo'-
palabras que en verdad duelen por que son mas ciertas que nada.. lo siento ando un poco bipolar ahora


Demonios Steph no quiero qe acabe la novela no quiero...
hahaha es absurdo lo se hahah
ya no mas maratones se acabara pronto si sigues asiendolos..
hahahah :)

My Goddess!!
NO absolutamente NO! tu expresas perfectamente bien cada capitulo, como dices los que no logren enteder sigan leyendo, yo no creo que sea confusa es facil llevar el curso de la historia, aunque es un poco dificil desifrar lo qu viene acontinuacion pero de eso se trata que te quedes con la intriga para seguir leyendo para seguir enamorandote mas de la historia, para entender de que estas leyendo en el capitulo de ahora, por que una historia no se desarroya en un solo capitulo, de qe serviria una novela d un solo capitulo la intriga se evaporaria, es la esensia de la lectura, a mi en lo personal amo las sagas por que en cada libro vas descubriendo nuevas cosas, o vaya te das cuenta d que tenias razon, eh leido por lo menos 70 libros en 7 meses, varias sagas, como la saga de Dark hunters <- ya tambien la leo pero solo eh leido 6 libros de esta saga... o la saga la hemaldad de la daga negra.. son libros sensasionales,....
tu ases que me enamore mas de la lectura, yo cuando tenia almenos 16-17 años no asia nada solo veia televicion acostada en mi cama, era repugnante te lo juro todo el dia lo pasaba dormida.. aumente seriamente de peso en esos años, ahora baje gracias a Dios de peso, pero desde que empeze a leer, deje de ver televicion. si la veo no lo niego pro solo una o dos horas ya no todo el dia, y comenze a trabajar y deje de ir a la escuela y empeze a querer una vida mejor, ahora no soy la mejor persona del mundo ni nada de eso pero lo llevo bien.
y ademas con historias como la tuya que te rompen el corazon cuand acaban.. Dios aun no acaba obsesión y ya lloro por su partida.
enamorada de tus personajes, no creo qe escribas capitulos confusos, para nada, lo describes perfectamente.


Eustace cabron bipolar U,u Voy a extrañarte

espero que sigas deleitandonos con tu don honey!
y en verdad siento no haber comentado en los capitulos anteriores no tve tiempo!! y eh dormido mal desde hace tiempo y eh estado como sombie lo siento en verdad..
Love you!!

By:Sherl

PD: se qe lo de anonimo es muy infantil, pero hey!! aun tengo a una niña en mi interior hahahaha te quiero mucho steph!

Sherl dijo...

y voy a extrañar a Jerry! .. pero el vivira en mis sueños eroticos hahahaha
SEX FREE WITH JERRY IN MY DREAMS
ahhahah solo en mis sueños!

BY:sherl

Pd2: adivina!! hhahah para que veas como ando hahah m equivoque en el PD de arriba ahhaha
PD3: I LOVE YOU SO MUCH

Anónimo dijo...

Que emoción, eres increibles escribes genial & yo creo que a muchos en algun momento se nos hizo algo dificil de entender pero es así como escribes y lo haces genial, solo hay que atender a cada detalle!

Anónimo dijo...

Escribes como esos Dioses de los que tantos te gusta escribir, eres magicaaaaaaaa <3

Anónimo dijo...

SEX ON FIRE WITH JERRY!!!
hahahhaha me encanta Jerry! o Max, ahora no se como decirle xD
Asi que todo lo quellore me lo recompensaste con letras roja...valio la pena llorar hahahha este capitulo me dejo muy muy contenta, y completa y locamente enamorada de Max.
Steph, respondiendo tu pregunta, a mi me parece que escribes muy claro, nosotros como lectores debemos tener todos los sentidos puetos para entender y no perder el hilo de la lectura, pero para mi tu redactas bien y claro.
Esto esta llegando a su final =/
Espero ansiosa, y estoy totalmente de acuerdo con este titulo: sexy es mas deseable YEAH!
xoxo
love u best writter of my generation.
ATT: MCamiCC

Anónimo dijo...

Definitivamente me gusta mas cuando los capitulos tienen letras rojas 0.0. La novela me ha encantado lastima que pronto se acabe. Aunque ya quiero saber de tus nuevos proyectos. Se nota que tu mente siempre esta trabajando y apuesto que incluso cuando duermes piensas en tus novelas.
Amo a Jerry y el y Charity son unicos.

Anónimo dijo...

Hola, la verdad esta es la primera novela que leo de tuya y me resulta estupenda. tienes una imaginacion muy buena . Jerry es estupendo. Me gusto ms el final cuando charity le dio que muere por saber todas las posisiones que el sabe.
Te felicito espero que sigas cosechando frutos.

Marialuz dijo...

Sin duda el mejor capitulo. Sabia que jerry tenia que vivir. Tus novelas son excelentes y la verdad tu tienes un talento estupendo. Leer tus novelas me encanta. Aunque aveces no entienda pero sin duda se que escribes estupendo haces que nos enamoremos de los personajes no importa como sean.

Anónimo dijo...

Dire un comentario corto:
ME ENCANTO EL CAPITULO.
AMO A JERRY.

Lupe dijo...

Bueno el final me ha encantado. Estupendo
Sera por las letras rojas??
No, tu novela no necesita de letritas rojas para ser estupenda.
Sin duda te felicito un monton por tu talento.

Anónimo dijo...

Amo a jerry tu si que sabes como entretenernos.

Vane dijo...

Le di el link a mis amigas para que te leyeran y ya comparten la misma pasion que yo por tus novelas. Sigue asi. sabia que Jerry era especial.

Anónimo dijo...

esta incleible la novela me emocione al seber ke jerry no se iba a morir y char y jerry hacen una bella pareja
cuidate =)

micaღ dijo...

♥o♥ DIOS..

yoo..ni se que dicir boluda..bah, si se que decir tengo mil y una cosas que decir pero seguro que me voy a terminar olvidando de la mitad..OMFG,por donde empezar..
primero: gracias por no matarlo :P
segundo: casi muero,te lo dije?
es que fue simplemente.. perfecto todo,todo desde la batalla hasta las red letters..
ame que los chicos aparecieran,ame tanntisimo a Eustace en todos sus aspectos el es fuckig perfecto,el se merece que le de 300 hijos o mas..nose steph te juro el me puede viste cuando te dije que violaria a jerry?,bueno haria lo mismo con eustace..oh yeahh,,,
en serio,fue perfecto..el cap anterior lo ame sin dudas,sobretodo el final,no porque jerry moria (obvio) sino porque fue taan romantico como la ultima parte de las letras blancas cuando el dice que dios sabe cuanto la ama..no existen hombres asi hoy en dia,y si los hay creo que estan encerrados en un calabozo del siglo XVII atados a la pared con cadenas de hierro,sin comida,sin agua,sin ventanas para que nosotras,las necesitadas,no pudieramos oir sus gritos de auxilio que dan con su ultimo aliento (ok,muy dramatico).... pero es terriblemente hermosa la manera en la que el la ama descomunalmente,
como si charity fuera algo tan necesario en su vida como el oxigeno (y lo es),dios yo quiero uno de esos (si existiera algún emoticon de puchero iría insertado aca).. fue expectacular,porque juro que pense que se nos moria,esta vez si,ya que el malvado (y sexy) de eustace dijo que le había entragado su alma a dim (lo cual fue una accion muy tierna hacia su cuñado)..y de la nada aparece Uni ah dios esa parte me encanto todo lo que le dijo,la historia que faltaba para terminar de armar el rompecabezas,ose que jerry nunca tuvo demonios dentro de el sino dioses,y ahh casi muero de emocion cuando le dijo "tu eres el Dios de la Paz" yummy ese titulo el perfecto para jerry, pero coincido con char tambien tendria que ser el dios del sexo (perverted modo *ON) ahh y ese final steph! mmm "que diferentes posiciones podemos parcticar ahora?" haha,ok fue genial..che existe algun kamasutra etrusco? seria interesante saber haha ;) pero son tal para cual perfectos el uno para el otro y amo cuando es asi <3 "Hice algo mal?" "Solamente hacerme sentir el cielo" ahhhhh muero x.x....ahh y como me rei cuando eustace se aparece su ropa estrafalaria y despues de un respiro,su peinado ahh siempre me hacer reir steph y a veces (como hoy) llorar desconsoladamente porque el mejor protagonista principal de el mundo esta muriendo en brazos de su amanada por cometer una accion de pura y exclusiva bondad hacia otro ser de este maldito universo..y en este momento vos te preguntaras ¿que me fume?, bueno si te respondo me meterían en la cárcel por procesión de sustancias ilegales u.u.. haha,no en serio llore :,( ..y bueh al final yo tenia razón me olvide de toodo lo que tenia que decir,pero lo principal ya lo sabes,ame los dos caps muchio y espero por el que viene, aunque me acerque mas al final :,( ahh no quiero que termine! amoo mucho a jerry,gerardo max, massi, massimilianus y no quiero que termine (puchero) ... AH! y con respecto a tus preguntas nada que ver ninguna de las dos, escribís super, sip a veces es confuso pero eso es motus propio porque hay que prestar mucha atención,pero igual esta no es una nove confusa de entender hay sagas de las que que no entendes un quinoto xq si son mas difíciles de seguir..ok, bien me voy despidiendo dioss quiero seguir leyendo!! ok subi pronto besos bye :)

Anónimo dijo...

Perdona la expresión pero, ESTE CAPITULO ESTUVO DE LA PUTA MADRE.

ME ENCANTÓ, YA SABÍA QUE LA BEBÉ JOSEPHINE NO IBA A MORIR. KKJHGFDSGHJKLGFDSAFG :')

LO MEJOR, AMÉ EL CAPITULO. ME DA UNA PENA QUE VAYA A TERMINAR. DESEO CON TODO MI CORAZÓN QUE SIGAS ESCRIBIENDO Y QUE TENGAS EXITOS STEPH, COMO TAMBIÉN ME ENCANTARÍA QUE SIGAS PUBLICANDO TUS LIBROS EN INTERNET. C:

TE JURO QUE QUIERO ENCONTRAR UN JOSEPH UN DAMIEN UN DIMITRI UN JERRY Y UN EUSTACE EN MI VIDA.
Con uno de ellos me conformo. Nunca encuentro chicos como las historias que leo. ah que feo.

TE AMO STEPH. GRACIAS POR HACERME SENTIR TANTAS EMOCIONES. GRACIAS POR HACER MI VIDA MÁS EMOCIONANTE.

Terelú :} xx.

Lilaa♥ dijo...

confieso algo? estoy feliz de que la novela termine, porque al parecer todo terminara bien, aunque tu Steph estas tan loca que capaz me dejas con mas ganas de Jerry . ajaja estoy feliz de que termine porque seguiras con un nuevo proyecto y eso me hace muy feliz, muy muy feliz. es genial leer este tipo de cosas, que te envuelven, que te atrapan, que te dejan con ganas de mas y mas, de leer mas. ah sido genial leer esta novela, ya quiero leer el final, sera impresionante, ya me lo imagino, espectacular, sin duda. muy bien, nada mas que decir sobre los caps, es lo que queria, lo que deseaba... que fuera asi, fue lo mejor para todos, creo yo. jaja
muchas gracias por tu replie, amo que puedas contestarme mis tontas preguntas, pero soy muy curiosa.. y como la curiosidad mato al gato, prefiero morir sabiendo tus secretos ahah
mucha suerte woman :) (L)

Iveeth 'Luna' Gámez dijo...

Hola Steph, lamento no haberte comentado antes pff ya sabes problemas en casa jeje n.n pero bueno estoy de vuelta :D y me e leído todos los capítulos que me faltaban, ¡Dios Mio, esta novela esta cada vez mas buena! Y cuando la pelea y Jerry (o mejor dicho "Max") estuvo a punto de matar a todos sus amigos... ¡CASI ME MUERO YO TAMBIÉN! oh y luego por fin se dijeron que se aman lfnknfkelbglkrebg *-* no lo puedo creer *-* me voy unos días y todo esto pasa *-*
Pero bueno en fin jaja prometo dejarte un comentario en cada capitulo a partir de este.
Oh y algo que no entendí muy bien, osea que Max y Aita ¿Son hermanos, gemelos, mellizos?D: eso no lo comprendí muy bien jaja.
Oh y ya puse mas de mi novela, bueno por si quieres leer... si no lo entenderé n.n
Espero con ansias el próximo capitulo :D
PD: dijiste que la novela solo tendría como 20 capítulos... ¿ESO QUIERE DECIR QUE YA CASI SE ACABA, o la alargaste? Jaja, es que puedo vivir sin Damien y sin Joe... ¡PERO SIN JERRY! no no, sin Jerry me muerooo DDD:
Bueno ahora si me voy n.n
Baeeew'

Anónimo dijo...

OTRO MARATON EN CAMINOOOOOOOOOO! :d

Anónimo dijo...

OTRO MARATON EN CAMINOOOOOOOOOO! :d

Anónimo dijo...

Más letras ROJASS! ♥

VISITAS

.

.