.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

viernes, 30 de julio de 2010

Capitulo 2: Invisible.


Capitulo 2: Invisible.

Joe levantó mi fallecido cuerpo entre sus brazos mientras acariciaba mi cabello y dejaba caer sus lágrimas sobre mi cara empapada.
–NOO!! –Gritó al aire Joe, el estruendo de su exclamación llenó los vacíos silenciosos del espacio desolado, haciendo ecos alrededor en la atmósfera–. Por qué, mi amor? Por qué? Regresa, yo te amo.
Alan tragó saliva y se arrimó un poco más hacia Joe con mesura.
–Puedo…? –Alan extendió su mano hacia mi inerte cuerpo buscando con sus dedos mi cuello.
Yo miraba la escena como si estuviera fuera de ella, pero estaba allí, apagada, pálida, inmóvil, con los labios de una tonalidad púrpura, los parpados cerrados y mi cabellera esparcida entre las manos de Joe.
Entonces yo… estaba muerta.
Joe no respondió a Alan y dejó que el muchacho tocara mi cuello y luego acercara su oído a mi pecho.
–Ella ya no respira, su corazón ha dejado de latir. –susurró Alan tan bajo que creí que tal vez no quería ser escuchado.
Las manos de Joe temblaban al igual que sus labios, su cabello empapado le caía en el rostro y en su mirada pude advertir todo el tormento que tenía en su interior, era agonizante únicamente el hecho de mirar esos ojos plateados bañados en angustia y sufrimiento.
Sentí una presión en mi pecho, era como si algo pesado estuviera presionándome fuertemente y no me dejaba respirar.
Adolph estaba limpiando las lágrimas de Nina.
Joe miraba mi cuerpo exánime, acarició mi rostro y limpió mi cara con sus dedos para luego depositar un suave beso en mis labios azulados.
–Darius… –susurré entre sollozos con la voz interrumpida por un nudo en mi garganta–. Esa… soy… yo?
–No. –Negó Darius–. Ese es un cadáver, ese tu cuerpo, vacío, sin alma, sin latidos. Tú estás aquí ahora, entiendes? Tú alma está aquí conmigo, Joe puede ver tu cuerpo fallecido, pero no sabe lo cerca que estás de él ahora.
–Oh por Dios, estoy muerta. –Siseé con escepticismo–. No, Darius, yo necesito volver, yo necesito regresar, Joe me necesita, yo…
–Lo sé. –me interrumpió Darius envolviéndome con sus brazos, su cuerpo era sólido pero no emanaba calor alguno–. Tú también lo necesitas. Creo que he hallado una manera de hacerte regresar, pero, yo no sé si esto funcione.
–Yo tengo que volver. –lloriqueé–. No puedo verlo así, no puedo.
–He hablado con el hijo de las tinieblas, el mago. –Dijo Darius–. Me ha dicho que debes ir a verlo nuevamente.
Miré directamente a los ojos celestes de Darius, su mirada era profunda y azul igual que el amplio mar y el cielo infinito.
–Haré cualquier cosa. –mi voz sonó desesperada.
Darius tomó mi mano y la apretó, me atrajo hacia él haciéndome caminar debajo de la lluvia, dejando atrás a Joe, solitario y herido. Pensé en que necesitaba tocarlo, acariciarlo, abrazarlo, entrelazar mis dedos en su pelo, consolarlo, besarlo y amarlo. Dios! Él estaba tan hermoso y perfecto, pero yo percibía la oscuridad y el llanto de su alma, él gritaba que me quedara a su lado mientras mi ritmo cardiaco se ralentizaba.
Eché un vistazo hacia atrás buscando a Joe, pero la escena se había desvanecido, él ya no estaba allí, el hormigón estaba húmedo y brillante y las vías vacías y lóbregas.
Darius y yo volvimos a cruzar por debajo de aquel encumbrado puente, miré a otro condenado arrastrase en el suelo de piedras, oí la música, vislumbré la niebla y el humo, observé a las mujeres enjauladas y me percaté del ligero aroma a cerezas que flotaba en el aire. Podía escuchar cada cosa por debajo de la música, cada pisada de cada persona, el aullido del viento estrellándose en todas direcciones, el castañeo de mis dientes, las voces como murmullos y… los repentinos gritos de horror que la gente había empezado a lanzar, el aire se volvió denso y tan caliente que era difícil soportarlo, distinguí el cielo que estaba siendo iluminado en una gama de tonos naranjas. Había llamas ciñéndome, todo el suelo ahora estaba cubierto de fuego, era igual que el mismo infierno.
En mi rostro resbalaron gotas de sudor que hacían que mi cabello se adhiriera en mi piel. Parecía muy insólito, porque me sentía tan humana, y yo no lo era, no estaba viva y no era humana, en esos momentos ni siquiera sabía lo que era.
El calor del fuego me estaba sofocando con intensidad, mi blanca piel había enrojecido, creí que moriría atrapada en fuego mientras sujetaba la mano de Darius y era prácticamente remolcada por él.
–Uno nunca sabe lo que puede suceder aquí. –farfulló él para sus adentros.
Nos adentramos en las penumbras de aquella carpa de circo.
Sangre, pensé aturdida, quiero beber sangre.
El sitio estaba desértico, las butacas sin público, el escenario solitario y ese hombre mago estaba de pie entre la nebulosidad, mirándome de soslayo con aquellos pérfidos ojos oscurecidos dentro de la sombra de su sombrero negro.
–Sabía que iban a volver. –musitó.
Oh no! Su voz, era tentadora y podía sentir el calor que manaba al hablar, era como si las llamas continuaran apresándome.
Darius carraspeó como si aclarara su garganta.
–Ella desea marcharse. –Le dijo Darius al mago–. Quiero decir, desea volver.
–Y tú quieres complacer a la chica. –afirmó el mago. Darius asintió–. Por qué?
–Porque… –Darius vaciló–. Ella no está lista para ser condenada.
–No intentes engañarme. –Espetó el hijo de las tinieblas con firmeza–. No te he preguntado por qué debe marcharse. He dicho, por qué quieres satisfacerla? Sé sincero.
Darius hizo una pausa mientras meditaba la respuesta.
–No lo sé, señor. –Darius hablaba pálido y parecía sobresaltado, se veía pequeño y respetuoso, igual que un niño ante sus maestros–. Necesito esto, no quiero que ella se sienta perdida.
Hubo un silencio estremecedor, un intervalo silencioso tan profundo y largo que cada vez se volvía más inquietante. El hombre del sombrero miraba a Darius con determinación, tenía una forma de mirar medio sagaz y medio suspicaz.
–Puedo ver en tus ojos que tú… –habló él dirigiéndose a Darius. Yo estaba entrando en una especie de trance con cada palabra que escuchaba salir de los labios de ese sujeto–. Estás ligeramente enamorado de ella, por supuesto, quién no lo está? Ella es hermosa y sexy. Y por eso quieres que ella esté segura, feliz y a salvo. Con vida y con su amante. Lo hubieras mencionado y yo quizás habría considerado tu propuesta. Pero! –Objetó alzando la voz–. No soy precisamente un mago, nadie está pagándome por hacer el trabajo que hago. Creo que ya no quiero enviarla devuelta al mundo.
–Por favor. –rogó Darius.
El individuo levantó la barbilla con arrogancia y cruzó sus brazos sobre su pecho.
–No soy Dios, ni el Diablo, no puedo devolver a la vida a alguien. –atestiguó–. No hago más que cumplir deseos, entonces todo depende de ella.
El tipo de cabellos largos se acercó con sigilo hacia mí, me sujetó de los hombros, relamió trivialmente sus labios y elevó mi rostro para darme una ojeada. Yo intentaba salir de ese esporádico trance en el que me sumergía. Él susurró por lo bajo unas palabras en otro idioma, haciendo aparecer de la nada un espejo reluciente y con el marco de macizo oro moldeado con figuras de serpientes asediando el cristal destellante.
–Es curioso. –Siguió el mago–. Has muerto el mismo día que lo hizo Lilith, con la diferencia de que ella ha sido enviada al infierno. Tú serás juzgada por el amo y señor del mal y te encuentras en La Tumba de los Condenados. Sigo sin saber qué es peor. –aún reteniéndome por los hombros me dio la vuelta y me hizo girar hasta quedar de frente al espejo–. Mírate, Eve, eres una diosa. –dijo mostrándome mi reflejo.
Vi mi cuerpo y mi rostro delante de mí en el cristal, mi cabello cayendo sobre mi rostro, mis labios rojos y mis ojos azules distantes como el cielo, tenía la mirada perdida, fría y oculta tras un invisible manto demoníaco.
–Qué es lo que más deseas? –Me dijo el mago al oído. Pensé en Joe–. El espejo te llevará hasta él, sólo deséalo.
Emprendí a imaginar a Joe en el interior de mi cabeza, tan perfecto, sublime y deseable. Mirando sin atención el espejo noté que mi reflejo había cambiado, ya no era el auditorio lo que se reflejaba delante de mí en el cristal, ahora pude verme recostada sobre una cama de matrimonio en una habitación casi vacía, mi cuerpo estaba herido, lesionado, lacerado, con restos de sangre, mis ojos cerrados, mis labios de una tonalidad azul grisácea y el resto de mi piel empalidecida. Junto a la cama vi a Joe, sentado en la superficie del piso, apoyando su espalda a la mesita de noche, con una botella de cerveza en su mano, con el rostro enrojecido, la mirada inmersa en un abismo inédito y con huellas de lágrimas en su hermosa cara.
–Atraviesa el espejo. –me dijo el espécimen del sombrero con sus labios cerca de mi oreja.
Súbitamente salí de ese trance hipnótico de su voz y me volví a ver a Darius. Él con su natural palidez asintió con la cabeza dándome su aprobación.
Se me escapó el aire del cuerpo al ver a Joseph abatido y sin razón. Apoyé ambas manos sobre el cristal sólido y compacto durante eternos e interminables segundos de agonía en los que ansiaba gritar y sollozar por la única razón de que cada parte de mí anhelaba con locura y desesperación a Joe.
El cristal del espejo se transformó en nada, ahora parecía ser singularmente un marco de oro sin vidrio, una ventana abierta hacia otro mundo que debía atravesar. Sin vacilar ni un poco crucé hacia el otro lado y sentí que había despertado violentamente de una pesadilla.
Me hallaba recostada sobre mi espalda en una cómoda y suave superficie, observé el techo delante de mis ojos, la bombilla apagada y la tenue luz de la luna filtrándose por las ventanas.
Jadeando me senté encima de la cama, me encontraba en la habitación de Joe.
He vuelto, pensé.
Me levanté precipitadamente y salí de la habitación, corrí por el pasillo en busca de Joseph o alguien, cualquiera que me llevara con él. En seguida reconocí la figura de Alan rebasando despacio el pasillo.
–Alan! –le llamé con la voz hundida en zozobra.
Alan no se giró a verme, continuó su camino. No me había escuchado?
Volví a llamarlo más fuerte y me acerqué a él. Pero dejé de respirar cuando me situé delante de él y ni siquiera me miró.
–Alan? –repetí su nombre siguiéndolo–. Alan, me escuchas? Alan!
Era como si no pudiera verme ni escucharme, como si yo fuera invisible.
–Alan, mírame, escúchame, estoy aquí. –le supliqué. Pero era inútil.
Yo no existía, continuaba en otra dimensión, seguía estando muerta, siendo invisible e intocable.
Algo en mi interior estaba siendo alterado, sentí esa presión en el pecho, esas ganas terribles de sollozar, un nudo dentro de mi garganta que no me permitía hablar.
Alan caminó hacia la cocina, mi corazón dio un vuelco cuando vi a Joe, se encontraba de frente al refrigerador, él cogió una botella de cerveza y cerró la puerta.
–Joe. –Dijo Alan con insistencia–. Deja de beber, eso no te hará bien.
Joseph se giró hacia Alan y se quedó mirándolo mientras destapaba la botella de vidrio con sus manos.
Él tampoco podía verme, incluso era invisible para él.
–Y qué me hará bien? –masculló Joe. Sus ojos estaban rojos y tenía aspecto devastador, sus labios formaban una delgada línea y su mandíbula estaba tensa como si apretara los dientes.
–Debes ser feliz, ella no querrá verte así, tienes que dejarla ir. –discurrió Alan.
Joe negó y apartó de su camino a Alan.
–Déjame en paz.
–Joe. –Enunció Alan–. Acaso quieres destruirte?
Joe fulminó con la mirada a Alan.
–Cállate. Tú no lo entiendes. Déjame en paz!
Alan lanzó un resoplido.
–Por supuesto que lo entiendo! –Articuló Alan también en voz alta–. La amabas, sé lo que eso significa, yo puedo entenderte, Joe. Y sé que crees que es tú culpa, pero no lo ha sido. Me preocupas, no puedes hacerte esto.
La ira de Joe se incrementó, él miraba a su amigo con fuego en los ojos.
–Maldita sea! –Espetó Joe con ira–. Yo no la amaba, yo, la amo. –enfurecido arrojó la botella con fuerza contra la pared, ésta estalló y él comenzó a gritar–. Yo soy un maldito, un miserable, tú no puedes entender lo que yo siento! No hago más que destruir todo lo que toco y todo lo que amo! Primero he matado a mi familia, después a mi propio hermano y ahora ella!! Nunca he sido más que un asesino.
Él dio un golpe en la barra de mármol de la cocina y con más irritación barrió de un manotazo todos los objetos que había sobre la mesa.
Sentí miedo.
–Por Dios! Debería golpearte tan fuerte como para que entres en razón. –Le gritó Alan–. No puedes llevar contigo toda la culpa, la muerte de tu familia no ha sido tu culpa y lo de Angelique ha sido un accidente. Puedes entender eso?
Oí que Joe gritó frustrado.
–Sí. –Dijo él en un gruñido–. Golpéame, porque jamás voy a inventarme una mentira para librarme de mis culpas, no puedo entenderlo y también deseo golpearte, Alan.
Joe concluyó empujando fuertemente a Alan.
Alan encolerizado embistió a Joseph golpeándolo con su puño en el rostro.
Supe que había sido suave con él, Alan era mucho más fuerte que eso, lo habría enviado a volar hacia el otro lado de la estancia si hubiera querido.
Joe se tambaleó, después se impulsó hacia adelante para devolver el golpe y lanzó un puño al abdomen de Alan. Él no se movió, apretó los dientes y miró a Joe.
–Estamos a mano. –Departió Alan.
Joe asintió en silencio.
–Yo estaba conduciendo. –susurró Joe con la respiración agitada–. No debí dejarla morir, jamás debí exponerla al peligro con Deborah. Es todo mi culpa.
Alan puso sus manos sobre los hombros de Joe esperando a que él recuperara su sensatez, aunque eso no sucedería. Al instante Alan lo abrazó como si fuera su propio hermano y le dio las palmadas en la espalda que él necesitaba.
Casi sentí que estaba temblando, ni siquiera había parpadeado mirando a Joe, ni siquiera había respirado.
Sosegando su respiración Joe se marchó, lo seguí a través del pasillo y él entró a su habitación cerrando la puerta de un portazo. Quise entrar pero la puerta estaba cerrada, golpeé la puerta y grité pero no había nadie que pudiera escucharme, ni verme, ni sentirme.
Al final del pasillo se abrió la puerta de la habitación de Adolph. Nina y Adolph emergieron de ese lugar, ambos agitados, jadeantes e inquietos. Ella parecía haber estado llorando.
–He hecho todo mal. –susurró Adolph a Nina mientras la acorralaba paulatinamente–. Ustedes son mi responsabilidad, y no he podido. Donovan se convirtió en un cerdo infeliz, perdimos a Angelique, Joe se está volviendo loco de dolor y probablemente Alan ahora me odie.
Nina puso las manos en el rostro de Adolph.
–Ha sido horrible, siento mucha pena por la muerte de Angelique. –Siguió Nina entre susurros–. Y tengo que hablar con Alan, porque, lo quiero, lo quiero mucho, he sido su novia desde que él tenía catorce años, no quiero lastimarlo, pero te amo, Adolph.
–También yo te amo. –Adolph arrinconó a Nina y la besó con mucha desesperación.
Se besaron con demasiada pasión, ella nunca había besado de esa manera a Alan. Adolph acariciaba su cabello y ambos se quedaron sin aliento. Nina derramó un par de lágrimas.
–Por qué después de tantos años, mi amor? –preguntó ella–. Tengo todos estos años amándote silenciosamente, creí que me habías dejado de amar y sufría por eso, porque cada vez que te miraba te deseaba. Ha pasado mucho tiempo, Adolph. Por qué has tardado tanto en abandonar tu orgullo?
–Yo nunca dejé de amarte, yo también sufría al mirarte con él, con mi amigo. –Adolph la besó levemente–. Me di cuenta que no podía seguir así, veía a Joe pelear con Angelique, de la misma manera que nosotros solíamos hacerlo, y sabía lo doloroso que era. Cuando creí que podía perderte simplemente yo necesitaba que tú supieras que yo te amo, que si tengo una razón para vivir eres tú.
Las lágrimas de Nina inundaron su cara, ellos volvieron a besarse hambrientos.
–Deséame suerte. –articuló Nina.
–Te deseo… suerte.
Ella dejó a Adolph y cruzó el pasillo para alejarse. Adolph suspiró y yo perseguí a Nina hasta la sala de estar, donde se encontraba Alan leyendo un libro con la portada de color verde y recostado sobre uno de los sillones.
Nina suspiró antes de hablar cuando notó que Alan la ignoró.
–Cómo estás? –dijo ella.
Alan dejó a un lado el libro y levantó la mirada hacia ella.
–Podría estar mejor. –respondió de mala gana.
Ella se sentó a su lado y acarició sus risos.
–Lo sé. –Contestó ella con una mueca–. Quiero hablarte, Alan.
–Lo sé. –dijo él también–. Y sé lo que quieres decirme.
Nina pareció conmoverse discretamente.
–Yo… –balbuceó ella.
–Ya lo sé. –dijo él–. Tú estás maquinando un párrafo perfecto para decirme que no quieres lastimarme, que me quieres, pero que amas a Adolph. De verdad, ya sé lo que tú quieres decirme, no necesito escucharlo de tus labios. Y sí, podemos ser amigos. Yo siempre supe esto.
–Sabías que yo estaba enamorada de él? –inquirió ella.
–Sí, sólo que nunca creí que llegaría éste momento, nunca pensé que ustedes… bajarían la guardia.
–Sientes rencor hacia él o hacia mí? –preguntó Nina con franqueza.
–No. –Alan negó con la cabeza–. En un principio tú te hiciste mi novia para darle celos, como eso no funcionó seguiste conmigo para olvidarlo y yo lo sabía. La culpa es mía, nunca debí enamorarme.
–Perdóname. –le pidió ella–. Yo no quería utilizarte, perdóname.
Alan sacudió la cabeza para asentir.
–No siento que me hayas utilizado. Cuando yo empecé a andar contigo tampoco te amaba. –Alan le acarició las sonrojadas mejillas a Nina–. Pero tú eras, y eres, hermosa y sensual, a pesar de que traté de no amarte no lo conseguí. Me enamoré de ti y ésta es la consecuencia.
–Sé que esto te lastima, y de algún modo yo me siento lastimada por hacerte daño.
–Nina. –mencionó él–. Yo te amo, y quiero que seas feliz, incluso si es con él. Además, Adolph es como mi hermano, estoy seguro de que puede hacerte muy feliz.
Nina abrazó a Alan fuertemente, ella se sentía agradecida.
–Por qué eres tan perfecto? –Le preguntó ella con una sonrisa–. Espero que tú puedas conseguir una bonita chica que pueda valorarte y amarte, yo también quiero que seas feliz.
–Si tú eres feliz, yo lo soy. –dijo él con una débil sonrisa que no le llegaba a los ojos.
Cómo podía decir que estaba feliz? Él no lo estaba, yo podía ver su desconsuelo en su mirada, él quería derrumbarse, estaba sacrificando su propia felicidad para darle a ella lo que quería. Y no quería que ella supiera lo mucho que eso le hacía daño.
El silencio abarrotó la recámara durante determinados segundos.
–Se me nota mucho que estoy enamorada de él? –preguntó ella finalmente, como si las palabras estuvieran picando en su lengua.
Alan negó.
–De hecho, sabes disimular muy bien. –murmuró él–. Pero, cuando vives con una persona aprendes a conocerla muy bien.
Comprendí que eso no era cierto, Alan no estaba siendo completamente sincero con ella, él no iba a contar su secreto, jamás. El hecho de leer mentes era algo que Nina no podría saber y que él continuaba ocultándole.

Mis colmillos ardieron, sentí la garganta seca y agrietada, un lado salvaje de mí comenzaba a liberarse, la sed estaba aguijoneándome dolorosamente.
Estaba muerta, pero seguía siendo un vampiro. Un vampiro muerto.
Me puse de pie frente a la puerta de la alcoba de Joe, empujé la madera y conseguí abrir.
Él estaba ahí, lanzado en el suelo junto a la cama, sentado utilizando la mesita de luz como espaldar, mi cuerpo estaba también allí, sobre la cama. Él acarició el cabello y el rostro de esa chica que solía ser yo, miraba mi cuerpo dormido permanentemente con ternura y con un dolor que no se merecía.
Joe se había quitado el abrigo de cuero mojado y lo había lanzado al suelo, llevaba una camiseta gris sin mangas que mostraba sus musculosos brazos, su cabello estaba aún húmedo cayendo en su rostro, la habitación se hallaba hecha un caos a pesar de que estaba casi vacía, era casi como si Joseph hubiera lanzado todo por todas partes, que era probable.
Mirarlo hacía que mi corazón se estremeciera. Yo estaba muerta, sin embargo, yo sentía que respiraba, sentía mi corazón latir y paralizarse y sentía mis lágrimas cuando rodaban por mis mejillas.
–Angelique. –Susurró mirando mi cuerpo encima de la cama–. Te necesito, haré lo que sea para que vuelvas, te amo, no voy a permitir que esto se quede así. No dejaré que te vayas para siempre, no puedo.
Él acariciaba mi rostro y mis labios y hablaba con la voz entrecortada y ahogada.
–Sabía que no debía enamorarme de ti. –Continuó él mientras acariciaba al cadáver–. Sabía que amar es destrucción, yo lo sabía, cómo pude permitir que esto sucediera? No debía enamorarme, no podía. Todo lo que he amado se esfuma, he hecho daño a cada persona que he querido, he matado a todo lo que he deseado. Pero no me importó, cómo pude creer que serías la excepción? Cómo pude creer que seriamos felices? Te he hecho daño sólo por mi egoísmo, por querer tenerte a mi lado.
Me aproximé hacia él, puse mis rodillas en sobre la alfombra y me senté sobre mis pies.
Temblé por el deseo de tocarlo, de acariciar su rostro y de lanzarme entre sus brazos. Tenía que decirle que yo también lo amaba, que no había sido su culpa, que yo también deseaba volver, que no debía sufrir por mí y que yo estaba muy bien aunque no lo estuviera.
Respiré con dificultad, mi pecho ascendía y descendía con exaltación, y nuevamente las lágrimas me asaltaron. Me daba igual, nadie me vería llorar, nadie podía verme. Yo no era más que un fantasma, podía llorar y gritar sin que nadie lo supiera. Estaba allí al lado de Joe pero él no podía verme, estaba con él sintiendo todo su dolor.
Estaba rodeada de gente pero estaba sola, podía estar con todos pero nadie podía estar conmigo. Ni siquiera el buen Darius se encontraba ahora para acompañarme y hacerme entender lo que sucedía.
El mago, siempre detrás de la magia se escondía un truco, él me había traído con Joe pero no me había devuelto a la vida.
Incontrolablemente me sentí tentada a tocarlo, pero tenía miedo, tenía miedo de aceptar la realidad, tenía miedo de tocarlo y darme cuenta de que podía traspasar a través de su cuerpo, me daba miedo tocarlo y enterarme de que jamás podría volver acariciar su piel bronceada que poseía ese espléndido matiz dorado.
No pude evitar levantar mi mano, asustada y temblando coloqué delicadamente mi mano descubierta del guante sobre su brillante, fuerte y rígido omóplato. Sentí que Joseph se estremecía y sacudía su cuerpo con un escalofrío, palidecí, era como si él hubiese percibido mi tacto.
Joseph Adam Blade, el sexy vampiro rompe corazones me amaba a mí, se estremecía cuando yo lo tocaba y yo no podía estar a su lado para consolarlo.
–Joe. –Balbuceé su nombre y él giró con brusquedad la vista hacia el cuerpo pálido y dormido que se hallaba sobre sus sábanas. Tal como si ese cuerpo le hubiera llamado. En mi pecho mis palpitaciones aumentaron su ritmo tres veces más de lo normal.
No era posible, me había escuchado?
–Estoy aquí, te amo, Joe, mírame, por favor, Joe. Te necesito. –dije.
Él miró a su alrededor como si estuviera escuchando voces en el aire. Lo estaba haciendo? Me estaba oyendo?
No debía hacerme creer tal cosa, nadie podía oírme.
Joe se llevó las manos al cabello y maldijo gruñendo en voz baja, luego lo escuché susurrar algo parecido a: “me odio”.
–Jamás debí haber pensado en traerte a mi mundo, soy malditamente egoísta. –Alzó la voz–. Jamás debí hacerte como yo, te alejé de tu vida, ahora estarías coqueteando con algún mocoso de secundaría y yo te vigilaría de cerca en silencio. Así ha debido ser. Maldita sea!
Observé como él apretaba sus puños hasta hacerse daño a sí mismo, apretaba los dientes, su pecho se alteraba, su rostro enrojecía, su ira se acrecentaba, sus ojos se volvían vidriosos tras el efecto de las lágrimas que él no dejaba salir.
Un repiqueteó en la madera de la puerta me hizo girar la mirada.
–Joe! –le llamó la voz de Adolph desde afuera–. Puedo entrar?
Joseph se quedó en silencio al escuchar el llamado. No dijo nada y mantuvo aquella mirada perdida.
Adolph entró a la habitación y lo miró con lástima, pasó su mirada hasta mi cuerpo y se estremeció.
–Debemos… enterrarla. –masculló Adolph.
Joe abrió los ojos de par en par.
–No harás eso. –contestó él levantándose velozmente–. No vas a tocarla.
Adolph tragó saliva.
–Ella ha muerto hace horas, Joseph. –Adolph habló con cuidado–. Qué piensas? Quieres tenerla en tú cama hasta que su cuerpo se descomponga? Ella se ha ido, nada podrá cambiar eso.
–Es un vampiro, su cuerpo nunca va a descomponerse, no te atrevas a tocarla! –Amenazó Joe–. Te mataré si le pones un dedo encima.
–Cielos! Tienes que entrar en razón. –continuó Adolph.
–No puedes llevártela a ningún maldito cementerio. –Le gritó Joe–. Yo… he sentido que ella aún estaba aquí de algún modo, creí escucharla, me entiendes? Creí escuchar que decía Joe.
–No, hermano. Tú estás muy mal, déjala ir.
Con alteración Joe se acercó hacia Adolph y lo empujó fuera de la habitación.
–No dejaré que se la lleven. –Vociferó Joe–. Estoy seguro de que puedo hacer algo al respecto.
Joseph salió del dormitorio y cerró la puerta. Oí el sonido que hacía cuando pasó llave a la cerradura.
–Qué es lo que estás pensando? –oí la voz de Adolph detrás de la puerta.
No escuché respuesta alguna de Joseph.
–Por favor, Joe. No hagas locuras. –gritaba Adolph en el pasillo.
Los pasos se alejaron y aún podía escuchar las voces pero sin entender nada.
Había gritos y portazos.
Pretendí correr detrás de Joe, pero me encontraba encerrada con llave, traté de girar el pomo de la puerta pero no lograba moverlo. Quizás era invisible pero no podía atravesar las puertas, era tan sólida como cualquier vampiro. Ahí estaba yo, encerrada en una habitación con mi propio cuerpo mortal durmiendo en la cama de mi amado y mi alma vagando atrapada en las sombras.

20 comentarios:

mary oliveros dijo...

sigela!!!!!!!! esta super steph!! me facino!! sorry por no haber comentado pero no habia podido por cierto escucha la cancion de Total eclipse Of the heart dd glee cada qq la escucho me acuerdo de tu nove.. no se pq.. bueno ciao!

fernanda dijo...

OH por DIOS
steph cada ves se pone mejor, en realidad, me tenias clavada con tentacion y ahora con tan solo dos capitulos de seduccion, me hace que quiera tener que leerla y releerla siempre, en serio eres de las mejores escritoras, y es genial que te comparen con escritoras profecionales, por que eres demasiado buena como ella, tu blog siempre tiene de lo mejor,... espero sigas publicando
besos
PD: Vas a mandar alguno de tus historias a editoriales?
de seguron serian de los mejores libros:d
TQQM

Janerkis JB dijo...

Ahora estoy llorando por Joe y Alan.
Awww a esos dos chicos los amo.
Son tan lindos.

Awwww Steph qiero mas capis, como la
dejas ahi. Esta nove esta tan genial.
Dios mio qe hare en estos proximos 3 dias qe qedan para qe subas capi?

No debiste dejarla ahi. Necesito otro capi. Qiero qe Angi regrese con
Joe. No soporto verlo sufrir asi. Es tan doloroso. Y Darius enamorado de Angi? aahh me lo imaginaba jeje.

Dejando lo dramatico y lo triste aun lado te dire algo hot muajaja
soy especialista en eso haha

Ps te comprendo en eso de qe deseas a Joe, yo tambien desde qe lo vi por primera vez en los Disney Channel Games awww
qe no le haria a Joseph? juju
Si lo veo por la calle juro qe lo entro en un callejon y me lo violo jaja.
Neh no llego a tanto (si como no)

Pues Steph siguela yo qiero mas capis.
Eres la mejor. Y veras qe con tu talento y nuestro apoyo llegaras a ser igual o mejor qe tus escritores favoritos. Palabra de Jonatika jeje

Bye cuidate Steph. te amuu
ATT: Jane: Tu lectora y fiel seguidora desde tu primer nove muajaja

PD: Como puedo conseguir tu msn?
qisiera conocer a mi escritora favorita. Pues si qiere me avisas okas? bye ya si me voy

AleJA dijo...

hoola! wow steph estuvo sorprenderte, me dejaste con la boca abierta!! aaah pobre joe :( y pobre alan que triste alan me cae super bien (Y) SIGUELA! SIGUELA! y por cierto eres tan o mejor que esos escritores profesionales , yo ya te considero una escritora profesional :) ok BYEEE

Beecky dijo...

Cielos, me estas matando, me haces esperar eternamente¡¡¡¡

Espero que ademas de tu fan, y una de las mayores, algun dia pueda ser tu amiga Steph.

Bueno, me encanto el capitulo, simplemente PERFECTO.

Beecky dijo...

Aaa por sierto, te queria preguntar algo...en que novela o algo asi te inspiraste pata hacer Seduccion y Tenatacion?

*Lawis Jonas* dijo...

ola
nena
wow
es todo lo que puedo decir wow
es una palabra corta pero alperfecta para describir como me dejaste
hoy es genial que te comparen con escritores profecionales yo lo ago tambien pero ami em gsutaria cargar siempre con un libro imresionante en el que la escritora seass tu un libro como el de la saga crepuesculo un libro que nadie puede dejar de leer ni reeler amo como escribes cada vez que leo tu nove algo en miinteriorme pide mas es como una droga para mi adoro como describes cada detallae del clima, cada sensasion de amosiones, y sobre todo cada parte de todo un parrafo es simple tu...

HACES MAGIA

tkm me alegra que sean varias la s peronas que te apoyan
(me incluyo) y como ya te lo dijeron varias chavas ya veras que con el apoyo de tus lectoras fieles jonatikas y amantes ala lectura a y tuezfuerzo podras sacar un libro muy pronto y sera el mas bendido estara agotado y de eso me encargo yo asi como mcuhas chikas aki jiji tkm

me voy ando un pococ triste tu sabes o quiza no lafalta de lectura en mi blog me proboca amm no se que!!!

te dejo nena eres la mejor del universo entero quisiera que pasaras por mi blog aunque se que tu vives un poco ocupada
pero bueno....

http://lawisdangerouslove.blogspot.com


ahora si me voy nunca te olvides de mi jiji porque yo de ti jamas


bye


=)

Anónimo dijo...

Steph quieres que muera??? Por dios tu nove me deja mal!! y te voy a contar algo muy peculiar..
A mi me gustaba Nick y cuando empece a leer tu yo y el y luego mas alla de la atraccion te juro que grax a ti hoy muerrrrooooo por JOE!!! ja j a grax a vs m fije en el!!en vez de sus bros!! LO AMO TE AMO ATI X LAS INCREIBLES NOVESSS Y A SEDUCCION!! XQ UAHHUUU 2 CAP RECIEN Y STOY LOKA!!! AJ AJ A
seguilaaa cuidate kiss
Tatty's

yess d jonas dijo...

omg!!
no pudo estar mas increible !!!
esk esnserio me hiciste llorara de saber como estaba joe esk pobre!!
creeme lo senti muy real!!
y pobre alan eses hombre si k save amar !!!

ers increible de veras no puedo creer como alguien como tu escribe tambien y se inspira tambien!!

ya kiero leer el siguiente capitulo me kede en schok !!

kiero saver k va a hacer joe???

cuidate!!

Anónimo dijo...

awww....que Joe este asi me pone triste ....me duele que sufra :(
el cap me encanto, una vez mas!! haha
tambien pobre Alan me gustaba la pareja que asia con Nina, pero pz asi es la vida..hhaha tambien en las noves XD
y steph estoy segura que algun dia seras como los autores que admiras o mejor ;)
pufff!! 4 cuatro dias son mucho...me vuelvo loka, pero la nove lo amerita LOL
siguela!!!

xxoxo

*Ella

Anónimo dijo...

ALEJANDRA TREJO: 0*0

JESUS!!!!! ESTA CADA VEZ MEJOR EXCELENTE MAGNIFICA Y STEPH LA VERDAD TU ERES MEJOR QUE ANNE RICE Y STEPHANIE MEYER ¡NO IGUAL! ¡JAMAS! ¡TU ERES MEJOR QUE ELLAS! TE LO JURO POR MI QUERIDA MADRE ME MUERO CON CADA CAPITULO QUE LEO YA ME HACIA FALTA ESTO EL TIEMPO EN QUE NO SUVIAS LA NOVE FUE UNA TORTURA Y ME AGRADA QUE PIENSES HACER LA NOVE MAS HOT PORQUE TU SI SABES ESCRIBIR LO HARAS DE UNA FORMA ELEGANTE NO VULGAR COMO HE LEIDO EN OTRAS WEBNOVELAS QUE SON DEMASIADO DESCRIPTIBAS EN ESAS ESENAS DE XXX WOU STEPH DE VERAS COMO DESEO QUE SEAS UNA ESCRITORA RECONOCIDA MUDIALMENTE PARA LEER TU LIBROS TENERLOS EN MI ESTANTE SERIA ALGO INCREIBLE Y MEJOR SI SE HACEN EN PELICULA ADORO TUS HISTORIAS SIMPLEMENTE SON ADICTIVAS SIGUELA SIGUELA Y COMO HARA ANGELIQUE QUE LE PASARA Y EL CERDO DE DONNOVAN VENGANZA :?P YA QUIERO SABER QUE PASARA Y YO NO ME GUSTA VERLO ASI ES TAN BELLO POBRE :*( HASTA PRONTO IDOLA! ♥☻☺♦♣ XOXO ;)

Anónimo dijo...

steph!! me mataste con el cap!! estuvo woaaoooo me dio escalosfrios cuando estaba leyendo, quiero decirte que eres una superrr escritora, y desde ahora vete acostumbrando a que te comparen con escritoras famosas por que tu talento es unico, tu transmites tus ideas, emociones, y anelos en tus escritos, nos das la bienbenida a un mundo de pasion, aventura y romance con tus historias. y nos haces babear cada vez mas por joe XD. te aseguro que si una editorial ve tu trabajo lo publica de inmediato, debes seguir luchando por tus sueños porque el limite es es cielo. espero que leeas mi mensaje ya que todo lo que te digo es de corazon, quiero que sepas que te e seguido desde mas alla de la atraccion (es que tu yo y el la lei despues lol) tal vez no me recuerdes (joejonas15) pero quiero que sepas que seguire apoyandote. tambien tengo dos preguntas para ti...

1-como puedo conseguir tu msn (es que no me agrada mucho el twitter) me encantaria poder hablar contigo.
2-estoy escribiendo una nove (tu me has inspirado) y me gustaria que me dijeras que titulo es mejor "una historia inmortal" o "inmortal" tu dime. bueno ahora si me voy porque creo que hable demasiado y ya son las 3:00 de la madrugada (ahi mi madre las 3) y me duele la cabeza. seguila!! att: perla.(joejonas15)

AndyKrats dijo...

Mori con el cap, soy muy vicio, mi mama me estaba llamando para comer y yo seguie leyendo.. encima siempre que termino de leer me quedo unos 5 minutos frente a la pantalla sin salir de mi asombro y despues salto y le cuento a todos en mi casa lo que paso en el capitulo, jajaja :P!
Amo tu nove, ademas amo leer y escuchar musica, tambien escribir es lo mas.. me trankiliza ;)Y vos sos increible, tenes un imaginacion admirable :D! En verdad deseo que puedas sacar un libro ... me los compro todos eh jaja.. ahh y ya sabia que darius estaba enamorado ;) Bue xD! ahh iba a preguntarte leiste el libro.. uninvited de amanda marrone ?? Si es haci, que te parecio? porque me lo quiero compra ;)!!!!!!!! jaja.. Kiero que se pas que hay muchas chicas que leen tu nove ademas de las que te comentan conosco un monton, es mas pongo el linck en mis paginas haci lo empiezan a leer! Porque es la mejor novela que e leeido en la vida.. ninguna se compara, es UNICA, muy original ... ME ENCANTAAAAAAAAA!
no es necesario que te diga que la sigas .... pero seguila xD!!!!!!


MUCHA SUERTE! <3
Andy!

elba montes dijo...

OMG!!!!!!!!!!!!!

me encantaaaaaaaaaa, como ke Angelique es invisible, ke va a hacer Joseph para tratar de ke Angelique vuelva a la vida, me parte el alma imaginarme al lindo de Joe sufriendo por ella, llore tan solo de pensar lo que esta sintiendo, te juro puedo sentir el dolor ke el siente..... y por ke el es el unico ke la puede escuchar?????? son muchas dudas las ke tengo y tengo ke esperar 3 dias hasta el siguiente capitulo....... noooooooooo voy a morir de la angustia por fa si puedes subir capitulo antes hazlo, o sino no voy a estar tranquila no se por cuanto tiempo.

Y volviendo con la nove pobre de Alan seguro esta sufriendo mucho con lo de Nina y ke paso con Donovan????? y los 2 personajes nuevos quienes son??????? siguela, siguela, porfa o muero....

Eres la mejor escritora ke he conocido, y fue muy padre chatear contigo fue como un sueño hecho realidad, aparte de ser muy talentosa, eres una gran persona y te admiro mucho, SIMPLEMENTE ERES LA MEJOR

cuidate mucho nena

byeeeeee

Anónimo dijo...

Hola
primero qe nada dejame decirte qe el capitulo de hoy estuvo genial, yo he leido todas tus novelas y todas me encantan, sinceramente de todas las escritoras de novelas en blogs que he leido tu eres la mejor, pero con todo respeto y amabilidad qiero decirte qe aun te falta mucho para llegar a igualar a grandes escritores como Ana Rice y Nicholas Sparks, sin embargo creo que eres muy buena en lo q haces :D

Sigue asi tienes mucho talento


I LOVE YOU JOSEPH BLADE

Anónimo dijo...

SIGUELAA me encanta laa nove cada dia sta mejorr !! SIGUELAAAAAA SIGUELAA tienes k aser un maraton de 2 capitulos al menos !! =)
Bss!*

Attentamente:jonatica_joe&nick

yeroska dijo...

o________O diooooooooooooooooooooos! siguela esta demasiado bna me encanto el cap♥ ke hara jooE? mas le vale ke una locura no ¬.¬

Cecy dijo...

:.( aaahhh!! no puede ser enserio me dejaste con la boca abirta SIGUELAA!

espero que anqueline no se enamore de el brujo ese ¬.¬ enserio no soportaria que Joseph siguiera haci! espero que no haga locura!! :O bueno me tengo que ir

Bye

By: Cecy

marimusic_JONAS♥ dijo...

WAO!!! está increible el cap.!! de verdad tienes muchísimo talento!^^♥

BrenJ dijo...

ame el capitulo, simplemente AMO y ADORO tu novela!! :D oie, te tengo una pregunta: ia lei "Más alla de la atracción" pero qieor leer "Tu, yo y él" pero no encuentro donde esta! me podrias decir? ñ_ñ heheh era todo, sigue asi!
Bye

VISITAS

.

.