.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

sábado, 5 de febrero de 2011

Capítulo 10: Destino Final


Capítulo 10: Destino Final

En actitud rebelde, Damien se obligó a apartarse de mí, pude advertir el modo en que se enfadaba y apretaba los dientes, supe que él estaba tan impaciente, loco y deseoso de lanzarse sobre mí y quitarme la ropa como yo lo estaba por devorar su boca.
Cerré mis ojos, intentado desesperadamente que su imagen no me dejara más embriagada y necesitada, esforzándome para mantener mi cuerpo y mis hormonas bajo control. Luché fieramente por recuperar la sensatez y el buen juicio.
Pero era consciente de la sensación de los desnudos abdominales de Damien tocando mi cuerpo, de sus brazos obligándose a dejar de aplastarme contra él, de su corazón latiendo contra mi mejilla.
Finalmente, Damien se separó varios metros. Yo estaba aturdida, acalorada y considerablemente sonrojada.
–¿Sabes una cosa? –dijo él recogiendo la manguera del asfaltado y rociando la limusina con ella–. No te besaré porque no quiero obligarte a hacer algo que no quieres, no quiero que pienses que te fuerzo a hacer algo en contra de tu voluntad. Pero ten en cuenta que en un futuro no muy lejano no tendré tanta piedad de ti.
Hice apagar mi respiración lentamente.
–Bueno, gracias por eso, creo que las cosas estarán mejor entre nosotros si mantenemos las distancias.
–Uh huh. Sigue engañándote –gruñó con suavidad sin mirarme–. Si sigues provocándome de esa manera juro que no me haré responsable de las cosas salvajes que pueda hacerte.
–No estoy provocándote –repliqué ruborizada.
–No me mientas, sé que te mueres por seducirme. Sólo ten cuidado con eso.
Lo miré con atónita incredulidad.
–¡Yo no…! –empecé a refutar.
–Bueno, ya –me interrumpió Damien rindiéndose–. Ya sé que soy yo el que trata de seducirte y todo, y que me caliento con sólo mirarte. Soy culpable, lo admito –se volvió hacia mí después de una pausa–. ¿Quieres que te haga ver muchos colores? –vacilé, sin saber bien lo que eso significaba. Su mirada se volvió más maliciosa–. Eres más pervertida que yo, apuesto a que acabas de tener un montón de pensamientos sórdidos y sucios.
Le dirigí una mirada mutiladora mientras él me despedía esa sonrisita traviesa. Justo esa sonrisita picante que conseguía derretirme.
–No intentes parecer inocente. Sabes que haces todo esto intencionalmente –me crucé de brazos.
Él se rió, rodeó mis hombros bajo un brazo, una descarga eléctrica corrió por todo mi cuerpo, haciendo que me estremeciera de pies a cabeza, su cuerpo grande, semidesnudo y fuerte estaba todavía húmedo y salpicado con agua y gotitas de jabón. Con su otra mano apuntó hacia el cielo, seguí la dirección de su dedo.
Damien, sosteniendo la manguera, hizo presión en la boquilla de la misma con el propósito de que el agua saliera disparada con más potencia y en forma de una suave lluvia cristalina hacia lo alto. Tan pronto como los rayos de luz solar atravesaron la pared cristalina de agua los colores se diseminaron por el cielo formando el más radiante y deslumbrador arcoíris que alguna hubiera visto. Era un truco simple y viejo, pero debía admitir que había magia en este arcoíris, la forma en que fulguraba con tanto realce y tantos colores tan vivos. Además era muy grande y estaba tan cerca de mis ojos que parecía imposible que toda esa luz blanca pudiese transfigurarse en siete colores como si se tratase de un elemento mágico.
–Siempre vi la magia como un arcoíris, inentendible e inexplicable –dijo Damien dándome una explicación–. Algo tan simple y científico como que la luz blanca atraviesa un prisma y todos los colores se descomponen y se desprenden. Parece algo ilusorio y fantástico, como un efecto creado por la más pura magia. Aún así a nadie le sorprende, porque se trata de ciencia. La magia se trata de lo mismo que un arcoíris, creer en cosas increíbles que suceden sin importar cómo es que suceden, no importa la explicación, sólo pasa. De la misma manera que la fuerza de gravedad atrae a los cuerpos hasta centro de la tierra, de la misma forma que la luz del sol quema, de la misma forma que las estrellas rutilan en la noche, y de la misma forma que el magnetismo atrae a dos cuerpos de manera inevitable.
Damien apretó más mi cuerpo al suyo, envolviéndome con ese poderoso y sólido brazo mientras me forzaba a mirar sus ojos azules.
Sí, ésa era la mejor forma para explicar la teoría de las leyes de la atracción.
–No obstante, todavía hay numerosos misterios detrás de todos esos colores que la ciencia nunca podría explicar –agregó–. Por ejemplo, el hecho de que los Pegasos vuelen hacia los arcoíris porque es la fuente de su poder.
Fruncí el ceño.
–¿Pegasos? ¿Hablas de esos caballos blancos alados? –me reí–. ¿Qué has estado fumando?
Damien me hizo una advertencia con la mirada.
–Eso es, preciosa, ríete ahora. Algún día te darás cuenta de que tengo razón.
–¿Y qué? ¿Ahora me dirás que si llego hasta el arcoíris un duende me entregará una bolsa de oro?
–¿De dónde sacas esas ideas tan absurdas? No debes leer tantos cuentos de hadas –dijo burlándose de mí.
El arcoíris en lo alto parecía estar lanzando chispas de bellos y armoniosos colores pasteles y desplazándose sobre nuestras cabezas. De la misma manera que sus ojos eran de ese mortal azul humo. Magia.
Era magia también el modo en que mi corazón y mi cuerpo se agitaban con la sensación de tenerlo a él cerca de mí. Según los científicos el amor está en la mente, pero mi amor por él se sentía en todo mi cuerpo, en mi piel, en mi corazón, en mi vientre, cosquilleando por todas partes.
–No puedo creer que seas tan dulce –le dije a Damien con el corazón comprimido–. Eres un conquistador nato.
–Nah, hago un esfuerzo –aseguró Damien con modestia–. Estoy poniendo todo mi empeño para galantearte y conquistarte de nuevo. No fue fácil la primera vez, pero creo que ahora está mucho más difícil. No sé cómo es que no te has rendido con mi mejor sonrisa. Varias chicas se han desmayado alrededor de mí cuando les sonrío de esa manera.
Es que yo trabajaba excedentemente para no desmayarme. Le di vuelta a mis ojos entre risitas.
–Eres un presumido de mierda –le dije, pero de manera cariñosa.
Damien me soltó, metió sus dedos en el balde de agua jabonosa y me llenó la nariz de espuma. Soplé hacia la punta de mi nariz y las pequeñas partículas de espuma salieron volando como copos de nieve.
–Nunca he tenido que hacer esto antes –reconoció él continuando con su trabajo de lavar el vehículo alargado y formidable.
–¿Nunca has lavado autos? –fruncí el ceño confusa.
Damien se rió seductoramente.
–No, me refiero a… nunca he cortejado a una chica –admitió–. Las chicas anteriores con las que he estado simplemente venían a mí y ya. Nunca tenía que esforzarme para tenerlas.
–Sí, descarado playboy, imagino que tu belleza extrema y encanto les fascinaba a todas –sentí una punzada de celos, odiaba la imagen de él y otras chicas–. Sabes, yo creo que lo que sucede es que no te das cuenta de lo que haces. Tú eres un seductor por naturaleza, cada gesto que haces insinúa un coqueteo, y es como si no lo supieras. Cada vez que guiñas tu ojo, cuando sonríes con tus ojos candentes entrecerrados y mostrando esos hoyuelos, cuando te mueves con esa forma de andar que muestra independencia, rebeldía e incluso cierta arrogancia cautivadora. Y sin quererlo, dices justo lo que ellas quieren escuchar.
Damien me miraba, callado.
–Wow, eso es uno de los mejores cumplidos que me han hecho en la vida –me alentó mientras yo me ruborizaba. A veces era así, yo decía las cosas que me venían a la cabeza sin querer–, pero lo que más me gusta es que me lo dijiste tú.
Diabólicamente, me lanzó aquella sonrisa, advertí la malicia en sus ojos, esa que me indicaba cuando él sabía perfectamente lo que estaba haciendo, cuando sus coqueteos eran intencionales y arrebatadoramente enloquecedores para cualquier chica en la tierra. Ya entendía por qué cada vez que lo había dejado solo las mujeres se arremolinaban y lo acorralaban, desde las más adultas y veteranas, hasta las más jóvenes. Tenía ese sex appeal que provocaba que con su sola presencia las chicas se giraran para mirarlo lujuriosamente. A veces era una maldición para mí, me ponía tan celosa. Pero otras veces hacía que mi corazón aporreara mi pecho con fuerza.
Le miré desde atrás, cerré mis puños para contenerme de poner mis manos sobre su piel, lo único que se me antojaba era rodear ese torso desnudo entre mis brazos y tener entre mis dientes la deliciosa piel de su espalda, saborear su sabor exquisito, besarle hasta que se abrumara de mí. Incluso así como estaba, sutilmente empapado, con ese olor a jabón que tenía su cuerpo, con sus jeans cayendo más abajo por sus caderas a causa del peso extra que le añadía el agua a la prenda; moría por enterrar mis dedos en ese pelo suave y desordenado lleno de chispas de espuma.
Para evitar que eso ocurriera maquiné una excusa para retirarme.
Me aclaré la garganta, temiendo que mi voz sonara inestable por el deseo que sentía.
–Bueno, parece que Eustace no está aquí, iré a… a cambiarme de ropa, estoy toda mojada –le avisé.
Él se volvió hacia mí con expresión de real sufrimiento y tortura.
–¿Qué? Pero si así estás estupenda –alzó ambas cejas con una mirada suplicante.
–No seas payaso.
Una risa se escapó de mi boca antes de que pudiese irme, me alejé tratando de no escuchar sus protestas y los piropos que me gritaba.
Decidida a tomarme un baño para después ir a almorzar, me dirigí con más ropa limpia hacia uno de los cuartos de baño, obviamente no al de la chica muerta.
Comencé a desvestirme, me quité la camiseta mojada, los vaqueros pesados y empapados, y alguien llamó insistentemente a la puerta.
–¿Sí? –interpelé.
Damien abrió y asomó su cabeza jabonosa por el resquicio de la puerta.
Grité y me cubrí con una toalla.
–Necesito… ¡pásame una toalla! –me dijo él frotando sus ojos con sus dedos–. ¡Tengo jabón en los ojos!
La única toalla que tenía era la que me había echado encima. Abochornada, me desenvolví, le tendí mi toalla y crucé los brazos sobre mi pecho para cubrirme, él frotó el trozo de tela contra su cara.
–¡Ahora puedes irte! Devuélveme la toalla –clamé alzando mi voz.
Me miró con los ojos enrojecidos, entrecerrados y el ceño fruncido, noté que todavía sus ojos ardían, me apreté detrás de puerta con la finalidad de que no me viera y dispuesta a no dejarlo entrar.
–Déjame entrar, tengo que lavar mi cara.
–Hay como trece baños en la academia, y ésos son sólo los que conozco –refuté.
–¡No puedo ver! –se quejó insistiendo–. Mira, prometo no verte, aunque no es como si pudiera ver mucho. Te daré la espalda todo el tiempo, tú sigue con lo tuyo.
Entré apresurada a la ducha, cerrando la cortina y envolviéndome en ella, únicamente asomé mi cabeza para ver a Damien entrar. El frío se coló a la pequeña habitación erizando mi piel, Damien cerró la puerta tras él, corrió al lavamanos, dejó el agua abierta y comenzó lavarse la cara.
–De todos modos… –siguió hablándome, al tiempo que yo comenzaba a quitarme la ropa interior detrás de la cortina de baño–, no es como si nunca te hubiera visto desvestida, ya nos conocemos, podría decir que he explorado todo tu cuerpo con todo mi cuerpo –detuve lo que estaba haciendo, paralizándome ante la imagen que se había formado en mi cabeza de la descripción que Damien acababa de dar, mi cuerpo ardió y se ruborizó por completo–. ¿Sabes? Puedo ver tu sombra detrás de la cortina, la veo en el espejo mientras te desnudas. Pienso que podría ayudarte con eso…
Él se había dado cuenta de que yo tenía un problema al no alcanzar el broche trasero de mi sujetador. ¿Me estaba ofreciendo ayuda?
Dios. ¿Por qué él tenía que actuar así?
Antes de darme cuenta de lo que él hacía lo vi meterse en la ducha, perdí todo el aire de mis pulmones, mi corazón me golpeó muy fuerte el pecho. Su cuerpo macizo ahora estaba en ese diminuto espacio conmigo, tan cerca que todo lo que podía oler, ver y sentir era él, todo su fiero calor, la intensidad de su mirada recorriendo mi cuerpo.
Ahora él se había colocado una camiseta seca sin mangas de color verde oscuro. Me sentí muy pequeña con él tan cerca, era tan sexy y caliente, lo miraba desde abajo como una niña asustada que temblaba, salvo que yo temblaba de la urgente necesidad de que me tocara con ese majestuoso cuerpo dotado.
Sus brazos me envolvieron y sus manos se deslizaron por mi espalda con suavidad, delicadeza, y a la vez salvajismo, urgencia, necesidad. Me enloquecía la forma desesperada en que sus dedos se enterraron en mi espalda, tocándome y tentándome, su fuerza me empujaba hacia su pecho.
Y de forma inadvertida sus manos desabrocharon mi sujetador con desenvoltura y facilidad.
¿Por qué no podía respirar? ¿Por qué no podía pedirle que se detuviera? ¿Por qué se seguía sintiendo tan bien?
Contuve un gemido.
–Si gustas también podría ayudarte a terminar el trabajo, no me gusta dejar las cosas a medias –susurró él en mi oreja.
Sentí su respiración trabajosa y discontinua tocando mi piel, su voz se había vuelto más profunda y sensual ahora, vi su mirada ensombrecida por el deseo, al igual que la mía.
Lentamente sus manos fueron desde mi espalda hasta mis hombros, sus dedos me acariciaron al tiempo que hacían bajar los tirantes de mi sujetador, su boca se enterró en el camino de mi cuello y mi clavícula y sus labios me acariciaron muy sutilmente. Sus dientes me mordieron plácidamente, con suavidad, hasta detenerse en mi otro hombro y terminar de quitarme la prenda.
El sujetador resbaló por mis brazos, Damien tomó mis dos manos entre las suyas y se deshizo del mismo. Arqué la espalda, mi cuerpo se adhirió al suyo como si estuviese siendo atraído por aquella sobrenatural y mágica fuerza magnética, dejé caer mi cabeza hacia atrás, descubriendo mi cuello, que de inmediato obtuvo una caricia de la lengua de Damien.
Él lamió el largo de mi garganta mientras sus manos apretaban mis caderas y mi pecho hacía fricción con su camiseta.
Temblé, completamente indefensa y aturdida ante semejantes ataques. Damien había hecho una buena jugada, había movido la pieza de su ajedrez que me mantenía en jaque. Ahora era mi turno de evadir el ataque, ¿no?
En lugar de hacer cualquier cosa para detenerlo… gemí, puesto que sus manos se habían movido y cubrieron mis pechos por entero al tiempo que él me daba gentiles caricias con sus dedos. Me arqueé contra él, me sostuvo con fuerza entre sus brazos ante mi debilidad, me aferré de sus hombros apretando mis dientes y cerrando mis ojos.
–Parece que estás muy débil… debería… debería seguir ayudándote con la ducha, ¿no crees? –volvió a murmurar en mi oído con la voz ronca y entrecortada por su respiración.
Una de sus manos dejó de acunar mi pecho y abrió el grifo. El agua tibia corrió por todo mi cuerpo, sentí las gotas rozándome y haciéndome cosquillas, sentí su cuerpo pegado a mí, sus manos acariciando mi rostro.
¡No! Tenía que parar, no debía dejarle hacer jaque mate.
Un sonido ronco salió de mi boca cuando intenté protestar, el muy astuto de Damien capturó mis labios con los suyos en un enloquecedor beso. Hizo varios intentos de abrir mi boca con sus labios, puesto que yo me negaba, o al menos intentaba; su lengua devoró mi boca, saboreando cada parte de ésta.
Espera, ¿por qué estaba yo devolviéndole el beso?
Sin fuerza de voluntad mi lengua jugó con la suya, saboreé toda su boca mientras experimentaba emociones arrolladoras e involuntarias, experimentaba la sensación del agua corriendo entre nuestros cuerpos y sus manos tocándome con experta avidez.
Él intentó no detener el movimiento de nuestros labios cuando habló.
–Ania, me detendré cuando tú me lo pidas… –abrí mis ojos un segundo para mirarle. Sus ojos estaban cerrados, su boca se movía contra mía, las gotas de agua mojaban sus mejillas como lágrimas–. Dímelo y me detendré, cuando tú quieras… lo prometo. Pero debes… pedírmelo.
Abrí mi boca más ampliamente.
No salió ninguna palabra, en lugar de eso mi lengua probó la suya, mis labios dolían por la manera tan violenta en que eran besados, pero no me importaba, quería más de esa ferocidad.
Vislumbré a Damien bajo la leve luz de la bombilla, todo su bellísimo cuerpo estaba empapado, su camiseta se transparentó y se adhirió a esos esculpidos músculos, a todos sus abdominales.
No, por favor, que alguien se apiadara de mí. No podía permitir que todo esto pasara.
Ania, hoy te mueres, no seas cabrona, me contradijo mi lado irracional y sin pudor.
No soy cabrona, Damien me engañó, si le dejó hacer esto él va…
Se quitó la camisa, me quedé sin habla, atontada, gimiendo.
Sus labios dejaron mi boca, descendieron por mi cuello y… se pararon a besar el valle de mis senos. De mi garganta se escapó otro gemido, pude sentir la cálida humedad de su lengua dándome caricias arrebatadoras.
Al mismo tiempo se quitó los pantalones y los calzoncillos. Mis manos se movieron por impulso hacia mis propias caderas, necesitaba desprenderme de mis bragas, la última prenda que restaba en mi cuerpo.
Damien toqueteó mis labios con las puntas de sus dedos, suministrándoles caricias poco decentes. Yo mordisqueaba cada uno de sus dedos, delirando, meneando mi cabeza hacia atrás con un suave vaivén. Me pareció que él se reía sensualmente, consciente de su victoria.
Mientras Damien deslizaba mis bragas hacia abajo yo lo único que podía sentir era su cuerpo, sus manos, su respiración, podía oírla, al igual que el ruido del agua al caer. No me importaba que mi espalda quedara cuadriculada por estar apoyada contra las baldosas de la pared, no me importaba si el recipiente del shampoo estaba tumbado derramando su contenido, no me importaba si no podía detenerlo. Lo quería, lo quería a él, lo amaba.
Sus manos alzaron mis rodillas, su caderas se acoplaron a las mías.
–Sabes que puedo… parar –siguió él, aunque no sonaba muy seguro de sus propias palabras–. Y no me lo has pedido, sé que no lo harás.
Besó mi boca más suavemente y me poseyó con furia.
Los dos gemimos al unísono, me aferré de un tubo de agua que estaba a lo largo de la pared, cerré mis dedos alrededor de éste con mucha fuerza hasta que mis uñas y nudillos se volvieron blancos.
–Ah, Uhmm… –gemí en un intento de balbucear algo, mientras nuestros cuerpos se empujaban el uno al otro mutuamente.
Damien sujetó mi mano desprendiéndola del agarre de la tubería de agua y la situó sobre su espalda, para que pudiese enterrar mis uñas en su piel como lo hacía con mi otra mano.
Una oleada de locura golpeó mi cuerpo, una gran explosión, mi estómago se comprimió como si se apretara, mis músculos se tensaron involuntariamente. Mordí mis labios con fuerza para no gritar, gemí y jadeé.
–Eso es, así –dijo él–. Linda, no te resistas a esto.
Las exhalaciones de Damien rozaban mi cara, era increíble sentir su aliento caliente en mí. Todo ocurría mientras nuestros cuerpos estaban siendo palpados por la tibia ducha de agua, sería difícil limpiarse las marcas después de un revolcón como ese.
El placer siguió golpeando mi cuerpo con ímpetu, ahora casi no podía soportarlo.
–Oh, Damien –dije con una vocecita rasgada–. ¿Por qué?
–Shh. ¿Tú me amas?
–No podrías imaginarte cuánto –confesé.
–Yo te amo de la misma manera, tienes que creerme –esta vez sonaba suplicante, como si me rogara que le creyera–. Perdóname.
No respondí a eso, pero sentí el placer de Damien corriendo a través de mí, podía sentirlo, noté que apretó sus dientes, que se revolvió y tembló, que me sujetaba con más fuerza contra su pecho.
Se quedó inmóvil, cansado, respirando contra mi cabello, con la cabeza agachada, su brazo extendido apoyado a la pared.
Hundí mi cara en su hombro y descansé mis labios en su cuello mientras trataba de respirar. Sus dedos se entrelazaron en mi cabello, él me besó con dulzura en la frente y apartó los mechones húmedos adheridos a mi cara. También hice lo mismo, le acaricié su rostro con mis dedos quitando de mi camino sus cabellos mojados.
Por alguna razón todo esto me asustaba, sobre todo me asustaba el hecho de estar sintiendo tantas emociones.
Salí huyendo de la ducha, cerré mi mano en la toalla y sentí a Damien abrazando mi cuerpo desde atrás, su pecho contra mi espalda, sus manos sobre mi estómago.
–Necesito… –el susurro de Damien se oyó quebradizo y me dio escalofríos–. Necesito más.
¡Oh Dios! ¿Más?
Me alzó en sus brazos, me hizo sentarme sobre la larga barra de mármol donde se encontraba el lavamanos y se metió entre mis piernas.
Ahí mismo, me hizo el amor, tan intensamente que los dos gritamos al unísono cuando nuestros cuerpos fueron golpeados al mismo tiempo por un intenso arranque de éxtasis, colores, sabores, sentimientos. Era igual a estar en el paraíso. Pero con mucho, mucho fuego.
Su cuerpo torturó al mío con tanto placer que no dejaba de sentir continuos espasmos de satisfacción. No tenía idea de cómo detener esto, todo ese fuego dentro de mí.
–Damien… –dije cabeceando, mi voz se desvaneció, mis manos sostenían sus hombros, mis uñas se clavaban en ellos–. Ya… no puedo más…
Él se detuvo lentamente, estuvo varios minutos sin moverse, abrazándome contra él.
–Eso fue… muy intenso –murmuré aferrada de su cuerpo, Damien estuvo de acuerdo.
–Nunca antes había tenido tan buen sexo como el que tengo contigo –asintió en voz baja–. Debe ser porque contigo hago el amor, he conocido el verdadero de esas palabras.

Él y yo nos turnamos para lavarnos con una veloz ducha, mientras yo me vestía Damien solamente se cubrió las caderas con mi toalla y se marchó, sin ropas puestas, porque las suyas estaban mojadas en una pila en el suelo.
–Vístete. Estaré esperándote en tu habitación, quiero… hablar contigo –dijo con voz ronca y suave mientras cepillaba desatentamente con sus dedos su desordenado cabello húmedo y salía por la puerta casi completamente desnudo.
Hablar contigo, se repitieron sus palabras en mi mente. ¿Hablar conmigo?
Limpié el desastre del baño para no dejar ningún rastro de nuestro encuentro, terminé de vestirme con nerviosismo, con culpabilidad y confusión.
Llegué a mi habitación y Damien estaba todavía en el mismo estado de desnudes, acostado sobre mi cama haciendo rodar en sus manos un trozo de papel, como un sobre.
Se puso de pie en cuanto me vio.
–Parece que alguien quiere competir conmigo –gruñó, lanzó el sobre en mi cama y se dirigió hacia la puerta.
Fruncí el entrecejo, confusa.
–Espera, ¿no querías… hablar?
–No es necesario –gritó alejándose por el pasillo–. Dale saludos a tu admirador de mi parte.
La puerta de mi cuarto se cerró con un portazo, me arrojé a la cama y analicé aquel sobre de color crema que tenía finas figuras impresas que bordeaban el papel. El sobre aún estaba sellado con una estampa adhesiva en forma de una caricaturesca araña, Damien no se había tomado el atrevimiento de abrirlo, y lo único que estaba escrito era mi nombre y una firma con letras cursivas negras.
Para: Ania.
De: Destino Final.
¿Y Damien creía que era una carta de un admirador? Cualquiera llamado Destino Final seguramente no querría escribirme coqueteos en una carta.
Abrí el sobre y encontré otro papel color crema doblado en dos, al desdoblarlo lo único que encontré escrito era aquélla célebre frase:
“Vive deprisa, muere joven y tendrás un bonito cadáver”
Y como firma, había solamente una mancha de sangre roja oscura casi completamente seca, pero aún húmeda.
¿Una carta de Destino Final? ¿Era algo que te enviaba una sociedad macabra de personas que elegían tu muerte para avisarte que morirías? ¿O una carta de Feliz Muerte y Bienvenido al Infierno? ¿O una carta para darme ánimos? Era algo como: “Eh, ve el lado bueno, estarás bonita cuando mueras.”
La mancha de sangre tal vez era una agregado macabro y patibulario.
¿Qué era lo siguiente? ¿Le enviarían a mi padre los papeles que tendría que firmar para autorizar a su hija menor de edad a hacer el gran viaje al otro lado?
Cielos, se me pasaron miles de cosas por la cabeza, como por ejemplo, ¿iría al infierno? No me consideraba mala chica, pero debía admitirlo, no era ninguna santa. Había roto varios de los mandamientos católicos de la biblia, los siete pecados capitales formaban parte de mi vida también, era egoísta, perezosa, tenía muchos pensamientos lujuriosos y pecaminosos. Y lamentablemente no eran nada más pensamientos, también había tenido buen sexo con Damien. ¡Muchas veces en solo cuatro encuentros! ¡A mis dieciséis! ¡Sin estar casada! ¡Con un mayor de edad! ¡Había matado a Carlo! Aunque, ¿matar a un ser malvado contaba? También mentía cuando era necesario, había maldecido a mi propio padre en mi mente cuando él me había abofeteado aquella vez, lo había desobedecido, me había dejado influenciar por Adrien cuando me ofreció drogas, le había robado xerrys de los bolsillos, eso seguramente contaba como robo. Había huido de la policía una vez, había…
Mierda, mejor no sigo contando.
Ahí está otro pecado. ¡Las malas palabras!
Ok, mejor pensar en quién era mi asesino. Tal vez no sería un asesinato, quizás sería un accidente, ¿o suicidio? Nah, yo no quería morirme.
Entre los principales sospechosos de mi muerte yo habría colocado a Ivonne encabezando la lista, después a Susan, primero los enemigos, como es obvio. Después las personas locas, Adrien y Eustace, los dos tenían tendencias esquizofrénicas. En mi mente me compadecí de Adrien. ¡Pobre! Sin embargo, él había matado una chica antes. Los próximos en aparecer serían el resto de los chicos de la academia, a los cuales no había llegado a conocer por completo y entre los cuales se incluían: Dimitri, Charity, incluso Miranda, incluso Damien, incluso… Cole.
Esa carta que había recibido me ponía los pelos de punta. ¿Qué clase de enfermo era el responsable de tal broma?
Mi asesino.
Pero no dejaría que me mataran, no saldría de mi habitación, y por supuesto... tampoco entraría en el salón de clases, a menos que alguien amenazara con matarme si no lo hago.
Mi estómago rugió hambriento.
Maldición, tendría que bajar a comer.
Intenté pedirle a Colin en una llamada telefónica que me subiera comida a la habitación. El había pensado que yo tenía serios complejos de realeza. Respondió irónicamente un: “Lo que usted mande, su majestad”, y colgó.
Logré comer sin problemas comida para microondas, me había apresurado para volver a mi habitación a toda prisa. Iba corriendo por el vestíbulo principal de la mansión cuando… llamaron a la puerta. Me congelé, segura de que era mi asesino quien había tocado el timbre que retumbó en cada habitación de la casa con ese diabólico ding dong de películas de terror y casas viejas.
Seguidamente el ascensor se abrió.
–¿Es que tienes problemas? ¡El timbre suena! ¡Abre! –me gritó Ivonne saliendo del elevador con una toalla en la cabeza que cubría su cabello.
Crucé mis brazos en mi pecho frunciendo el ceño, conteniéndome de decir “no seguiré tus órdenes, perra”. Estaba tratando de evitar las malas palabras e insultos para ir al cielo.
Ivonne se movió furiosa hasta la puerta principal y la abrió.
Había una bonita chica alta en la puerta.
Entonces… era una asesina, no un asesino.
Ella tenía una lacia cabellera castaña rojiza, ojos verdes, bonita piel, bonitos y delicados rasgos faciales, bonito y delgado cuerpo, era bastante alta, quizás un poco más que Ivonne, aunque no podía decirlo con certeza puesto que ella se encontraba inclinada, sosteniendo como podía un cuerpo ensangrentado, su cara estaba colmada de miedo.
Inhalé aire con fuerza y rapidez, llevándome las manos a la boca cuando descubrí aquella cabeza rubia de maltrechos cabellos.
Adrien.
¿Esa asesina lo había matado?
–¿Quién eres tú? –dijo Ivonne con arrogancia a la chica.
Ella tartamudeó al responderle.
–Soy Isabelle, la nueva estudiante –arrastró a Adrien hasta dentro–. Lo encontré herido e inconsciente tendido allá afuera.
Rápidamente me moví para ayudarles a arrastrarlo hasta el sofá, me di cuenta de que la sangre brotaba de su pantalón, sus muslos estaban manchados, también su camiseta, su chaqueta de cuero, también su barbilla y mejillas, pero era como si se hubiese manchado la cara al tocarse con los dedos ensangrentados, pues ésta no tenía heridas.
–Llamaré a Eustace –espetó Ivonne y corrió de vuelta al ascensor.
Isabelle, la nueva estudiante y presunta asesina, limpió con sus dedos la sangre en el rostro de Adrien y peinó su dorado cabello con sus manos.
–Pobre chico –suspiró ella demostrando lástima. Se volvió hacia mí–. ¿No crees que es un tipo increíblemente apuesto?
Con mis manos en el abdomen de Adrien pude sentir su respiración, sus músculos subiendo y bajando bajo mis dedos. Estaba vivo.
–Disculpa, ¿qué? –pregunté a Isabelle en cuanto recordé lo que acababa de decir.
–Él, dije que es muy hermoso –continuó ella examinando su rostro de cerca, las dos nos encontrábamos de rodillas en el suelo junto al sofá.
Sentí un posesivo pinchazo de celos. Evasiva, asentí con la cabeza.
–Oh, ¿es que él es tu novio? –me dijo ella con cautela–. Lo siento no…
Antes de negar con la cabeza caí en la realidad de que Adrien no era más que mi amigo, no era mío en absoluto, tan guapo como era muchas chicas seguramente se le acercarían con frecuencia, si él les dejaba, claro.
–No, somos solamente amigos.
Me preocupé al ver toda esa sangre que continuaba manando de su cuerpo, mi pecho se sintió apretado y mi estómago vacío. ¿Por qué no despertaba?
Sacudí su cuerpo con delicadeza para no lastimarle.
–¿Adrien, me escuchas? –sacudí más fuerte su cuerpo.
Sin abrir sus ojos soltó un gemido. Me detuve.
–¿Ania? –interrogó azorado.
Mi corazón dio un respingo de emoción, hasta que le vi mover sus manos hacia el rostro de Isabelle. Él la atrajo hacia su boca y atrapó sus labios en un potente beso.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Primeeras en comentar creo , jaja ..wooooow el capitulo estubo muuy cool , no tengo palabras para describirlo enserio steph eres la mejor de las mejores :). Entonces damien y.ania ya no estan enojados mm , jajaja , porque admirador ? No entendi eso .. Sea lo que sea da miedo Y quien es esa chica isabella ? La nueva estudiante mm , raro como se matan entre ellos mismos damien y ania :S . Que bien que te fue muy bien en la uni , te deseo lo mejor steph , que triunfes y seas la mejor xd , y hablando de la muertes , steph jamas jueges a la ouija , te dire esto pero no para que lo intentes tambien para que te des cuenta , una prima no tan cercana jugo a la ouija y dice que es lo peor porque se le aparecieron cosas extranas y le daba mucho miedo y a otra amiga dice que cuando jugaron unos de sus amigos murio y tan solo de 13 anos , y tan joven xd asi que no jueges steph , te gusta el peligro no ? Jaja eres arriesgada pero enserio no lo intentes .
.. Y hasta la fecha se le siguen apareciendo cosas extranas a mi prima y eso fue como a los 15 ahora tiene como 23 anos xd , bueno steph sigueeeela es perfecta ..

Suerte en la uni y cuidate..

Ilse:)

micaela dijo...

ahh dios dios mio...
tantas cosa para decirte..
primero wii publicaste que bueno que te encontraras un tiempito para subir!! segundo este capitulo fue el mas hot de todos como me calienta este chicoo dios te juro steph que mataria a cualquier persona por estar en el lugar de ania a cualquiera! tersero pobre damien dios me dio una lastima y me re paralise cuando supe que era el pro ahora se que no esta muerto por suerte y eso de isabelle por que la beso?? osea si me decis que besa a ania bueno..pero isabelle? en fin ME ENCANTOOOOOOOO de verdad cuando vi que publicaste se lo agardesi a dios te kiero nena subi pronto o cuando puedas besos cuidate :)
pd:cuantas veces dije dios? jejeje

micaela dijo...

por sierto que bueno que te alla ido bien en la uni y ese ex vecino tuyo dioss que lindo seria tener uno sai jejeje besos

Noelia dijo...

perfecto el capitulo! enserio siguela lo antes posible!! BESOS! =)

Jolie dijo...

:O Oh my! OTRO FENOMENAL CAPITULO, al leer cada capitulo quisiera ser Ania o al menos Leive. xD! Espero q Isabelle y Adrien se combiertan en algo mas que amigos asi Adrien olvidaria a Brittany y podria ser amigo de Ania sin ningun problema!. Cada vez la novela se vulve mas y mas adictiva, es como los xerrys :D.

Es bueno q ya hayas emepzado la Uni, asi te concentras en algo más! Te deseo muchos exitos y que entres de nuevo al Cuadro de Honor. Como quisiera un VECINO como el tuyo jajaja!

Exitos!
Bsos!
YO(:

Anónimo dijo...

ALEJANDRA TREJO:
ME ENCANTO EL CAPITULO SIGUELA ME ALEGRO QUE TE HAYA IDO BIEN EN LA UNIVERSIDAD Y ESTUBO BIEN HOT LAS LETRAS ROJAS DAMIEN ESTAN LINDO Y NO LO PUEDO CREER ADRIEN BESO A LA CHICA NUEVA Y LO PEOR LE DIJO ANIA OHHH MY GOD QUE COSAS JAJA Y CON RESPECTO A LA OUIJA HAY VIRTUALES EN INTERNET PUEDES JUGAR PERO NO TE LO RECOMIENDO Y HAY SITIOS DONDE PUESDES HACER TU MISMA UNA OUIJA DIOS NISIQUIERA SE PORQUE TE ESTOY DICIENDO ESTO SI PRIMERO TE DIJE QUE NO JUGARAS Y DICEN QUE LA OUIJA NO SE JUEGA CON MIEDO O SOLO POR CURIOSIDAD TIENES QUE TENER UN OBJETIVO Y APRENDER BIEN HACERCA DE ELLO DEBES DE SABER CERRARLA PORQUE SI NO LOS ESPIRITUS QUE INVOCASTES TE ESTARAN HACIENDO LA VIDA UN INFIERNO LO LEI DE UN LIBRO QUE ERA DE MI ABUELO LA VERDAD ME LO ROBE CUANDO TRAJERON SUS PERTENENCIAS NADA MAS QUE NO TIENE LA PORTADA ESTA BORRADA POR EL TIEMPO PERO TU SABES SI LO HACES O NO LO UNICO QUE ESPERO ES QUE NO TE PASE NADA MALO :( y pues que envidia TENER UN VECINO ASI DE SEXY JAJA YO TAMBIEN TUBE UNOS VECINO HACI ERAN GEMELOS SIEMPRE LOS CONFUNDIA ERAN BIEN GUAPOS PELO NEGRO OJOS VERDES Y TENIAN UN CUERPO DE MIL RESPETOS PERO SUS NOVIAS ERAN UNAS BIBORAS ERAMOS MUY BUENOS AMIGOS HASTA PASABAMOS LA NAVIDADES JUNTAS LA FAMILIAS PERO SE TUBIERON QUE MUDAR PORQUE EL PAPA ES MILITAR HAY LOS VIEJOS TIEMPOS :( LOS EXTRAÑO DESDE QUE ME CAMBIE DE CASA EL AÑO PASADO LES PERDI LA HUELLA PERO BUENO NI MODO,OK ME RETIRO SUERTE BYE Y SIGUELA CUANDO PUEDAS NO TE PREOCUPES BENDICIONES XOXO TKMM CIAO

Paula dijo...

wow.. siguela O.O

Anónimo dijo...

Hi Steph.
Me encanto el capi, Dios eso estuvo muy candente, hasta me lo imagine y todo,recorriendo el agua por el cuerpo de damien me calento, queria ser ania ese momento, tambien queria decirte, cada capitulo me transporta al mundo de ania, que cuando los leo me olvido de todo, y creeme ya me regañaron por eso, pero creeme lo vale.
Y que suerte que tuviste un vecino sexi y lindo, te tengo envidia, pero de la buena, es que mis vecinos no son nada guapos, por lo menos para mi no lo son, y tampoco es que sepa mucho de ellos, y que bueno que adrien solo este herido, pero como es eso que se besa con Isabelle, Ahhhh.
Y eso de la Ouija, no se si creer, una vez hice algo parecido con mis amigas, con un papel y un boligrafo y realmente nos asustamos, ya que en el papel se escribia muerte varias veces, y señalaba a una de mis amigas, y aunque nos cambiamos de lugar para preguntar nuevamente eso señalaba a la misma persona. Pero hasta ahora no ha muerto nadie.
Bianca

Anónimo dijo...

Ahh y que bien que te vaya bien en la uni, y eso de caminar bastante en la uni, creeme tu sola no la sufre, yo igual que vos camino bastante es que mi facultad queda lejos de la entrada.
Suerte y que saque buenas notas
Bianca

AndyKrats dijo...

Oh Steph, déjame decirte que tengo 15 años, antes de leer tus novelas tenia pensamientos lujuriosos. Bueno cuando vi a Joe Jonas con otros ojos tuve pensamientos indebidos y no tan inocente :P Así que no te preocupes, ya era un perver desde antes! JAJAJA. Eso si no se si te dije alguna vez, no me acuerdo.. pero tus noves me hicieron querer al prototipo de chico sexy. Claro todas quieren una papazote súper sensual al lado, pero antes eso para mi era como el detalle en el chico, ahora NO! No me gusta nadie al menos que tenga 20 años y este bueno :/ es un problema grande. Me gustan todos de esa edad para adelante. Nadie mas.. necesito a un chico como Damian , Adrian, Jospeh , Hasta Jerry ,me encanta:D Pero bueno, tal vez sea capricho mió y yo me escudo que es por las novelas! Me gusta lo imposible.. me gusta tanto que cuando se que lo tengo ya no me atrae para nada.
OMG!!!!!!!!!Este capitulo si que me puso caliente! Que bueno lugar el baño, mejor que nunca, ahora falta sobre la mesa, o en el auto! Aparte antes de leer el capi busque fotos de Sean Faris , Dios mió, ese chico te hace delirar… me pasa que me muerdo los dedos para contener anda saber que, después me duelen xD pero OH! WOO es como mucho mucho. Gracias por hacérmelo conocer, creo que lo vi en películas obvio, pero nunca le preste demasiada atención, que tonta en que pensaba?... de lo que me estaba perdiendo JAJAJA Ame cuando se puso celoso de la carta, Medio arrebato al pensar cualquier cosa, porque “Destino Final” me parece tétrico, yo me habría preocupado. Aun no entiendo porque tiene que morir, que el destino esta marcado así? No quiero! Amo a Ania .. es lo mas, me siento identificada con ella, por los menos la mayor parte. Siento que en cualquier momento la van a motar, y tengo miedo.. Y cuando tocaron el timbre pense “ Por favor, que no sea la muerte” pero era esa chica Isabelle, Ya me preguntaba quien era cuando la vi en los personajes! Si ella es la asesina, esta todo mal, empezamos con el pie izquierdo jajajaja. Pobre Adrian, se mete en muchos problemas anda por el abismo, en todo momento se esta descarrilando del camino. Y cuando beso a Isabelle.. me quede como WTF? Esta demente dice Ania, la besa.. termina así.. no puedo contener la intriga la curiosidad me mata.
Bueno el capitulo, la novela todo es magnifico, menos mal que publicaste. Todos lo días me fijaba.. y me ponía colérica, ver Capitulo 9 xD
+

AndyKrats dijo...

(Tuve que seguirla en otro comentario porque todo junto se excedía de caracteres o.o )
Bueno sigo...
gracias por contestar! Yo también detesto saber que hay gente que vio o siento algo sobre natural y yo no, porque ellos, pueden? tengo una fantasía de que un
día caí algo del cielo, eso me quedo en la mente cuando termine de leer Hush Hush, Quería que caí un ángel! Siempre deseo encontrarme por las calles oscuras algún vampiro. Es genial que tu madre sea Médium, me quedaría fascinada y lo de tu abuela pues Wooh! Que horror, fue poseída? Esa cosas realmente me atemorizan, puedo controlarme con fantasmas, u otro tipo de cosas.. pero demonios o algo satánico, me aterra, demasiado…
Ah y también gracias por poner algo sobre tu vida personal, es justo lo que me interesaba saber de ti. Saber como eras! Yo también me muestro ruda, y no lo entiendo estoy a la defensiva por todo, soy muy prejuiciosa . Soy rara.. no e gusta ser así, me odio.. tengo el autoestima por el piso, mi grupo de amigos son de 5 y listo. No ni siquiera hablo con alguien, yo los rechazo.. soy tímida y muy muy Anti social. Si ando por una calle y veo que están los chicos del colegio al que voy, me paso a la de enfrente. Pero no me molesta la gente, me gustan los desconocidos, porque puedo hablarles conocerlos sin tener le presión de entrar a un grupo de amigos nuevos. En cambio los conocidos – desconocidos. No se, me da miedo lo que piensen, lo que diga, como reaccionan ante un chiste que diga, si les caeré bien mal, si les pareceré copada, estupida, hueca inteligente, normal .. nose! Me dejo llevar mucho por lo que dicen los demás.. pero yo me muestro como que no me importa, no me interesa lo que digan hablen piensen , me muestro como si ellos no quieren o no se acercan a mi me resbala.. pero en verdad NO! Me molesta, me pone mal. Yo tengo la culpa, pero me cuesta cambiar. Es tanto mi malestar que erróneamente me las agarro con ellos, y no me los banco. Pero bueno, tu por los menos veo que no sos un anti .. y esta bien mostrarse dura, para que la gente no piense que es tan fácil pasarte por encima. No pensé que fueses fría al decir todo eso, nunca lo habría pensado, tus novelas con muy emotivas.. los sentimientos traspasan la pantalla, pero ese es por tu talento claro, lo que quiero decir es que describes muy bien lo que uno siente. Una persona fría nunca podría a ver descrito sentimientos como felicidad amor o hasta incluso excitación. Va es lo que creo.. Creo que tienes una personalidad muy particular, para mi eso es bueno. Me llevo mejor con gente así que la típica chica. En verdad. :D Eres genial!
Bueno me extendí mucho esta vez:/ me deje llevar…
Ya sabes te dije que eras como una Psicóloga jajajaja!
Espero que te valla estupendo en la Uni. Cuenta si conoces a tu príncipe azul ;) o un chico como Damian, si puedes ficha a 2 y pásame su número xD
Segui la novela, es THE BEST! En verdad. LA AMO!
Besoos y suerte
Aandy

flor dijo...

que buen capituloo!! no puedo esperar para ver el otroooo

Anónimo dijo...

Steph me dejastes caliente cuando lei lo de tu vecinoo es que me lo imagino y se me cae la baba!!
Por ciertoo me encantan las canciones de Taylor Swift justamente estaba escuchando The Best Day (8) cuando estaba viendo tu blog y la cancion que pusistes de Should've said no es mi favorita bueno esa y Better than revenge aunque todas me encanta!
Cuales son tus canciones favoritas de Taylor Swift??
El capitulo fue tan calientee me encantó !! Damien es muy astutoo!!
me pregunto que queria decirme cuando me dijo que me esperaba en mi habitacion ... y esa carta tan siniestra quien demonios la pudo haber escritoo
Y acaso tengo celos de Isabelle? Estoy deseando leer el proximo capituloo!! =)
Por cierto me alegro que te haiga ido bien en la universidad espero que siga asii!!
Attentamente:jonatica_joe&nick

Fernanda Jonas dijo...

amm primero: como no voy a preocuparme x tii si te quiero mucho y has echo de mi imaginacion algo loco hehe....
amm hahaha sii no, no te creas ya ah habia sido pervertida,grosera y mal pensada antes de leer tus novelas, aunque si incremento un poquito hehe, pero como tu dices es decision nuestra leer o no las letras rojas, pero como no leerlas si escribes hermoso aun esas escenas hots con tus palabras suenan lindas...
oorale que envidia con tu vecino, lastima que los mios no sean asi hehe, uuui que bueno que por lo menos lo besaste, creeo que eso fue facinante...
humm yo si hice una promesa bueno, no promesa, promesa yo dije que trataria de llegar virgen al matrimonio pero cuando leeo tus novelas o pienso cosas incoherentes no creo poder llegar hhehe aunque me encantaria, pero como tu dices no se sabe cuando conoseras a un chico como Damien o Adrien o Cole hehe, pero aun asi hare lo que pueda por seguir manteniendome virgen, tendre que poner un candado hehe y tragarme la llave hahaha y si, si entiendo tu punto...

con respecto a lo que dices de que a primera vista pareces una santa, estamos igual jeje, pero a mi me encanta tener faceta de niña buena me ayuda en algunos aspectos, creo que seducir a un hombre con esta cara de ingenua, seria algo muy caliente haha creeria que soy una tonta pero descubriria quien soy realmente hehe...
pero a veces me fastidia me han dicho que paresco una nerd toda inocente, solo mis amigos saben quien soy haha...
y tu como te sintes al respecto, te gusta que piensen que eres una santa o que???????
creo que tenemos mucho en comun, y mucho no haha yo al contario de ti soy algo miedosa y creo en todo lo que me digan, bueno casi todo...

me encanto el capitulo aaaaww tan sexi, uuuuh haces que mis pensamientos viajen en otra direccion, aaaww Damien porque provoca de esa manera a Ania uui y como le dice si tu me dices que pare, lo hare aaaww yo tampoco me detendria ovio no...
aaagg que lindo e intenso fue el capitulo, uumm para ser el ultimo dia de vida de Ania estuvo estupendo aaaww Damien me encanto como dice: necesito, necesito mas aaww eso me derritio encerio me volvio loca solo de imaginarmelo tan sexi aaw me calienta haha...

aaww no quiero que Ania muera no puede dejar asi a Damien, nooo, no deve dejarselo a esa perra de Ivonne como la odio ni a nadie mas solo deve ser de Ania...
aaww pobresito de Adrien la verdad yo tambien me pondria celosa, pero me gustaria que fuese feliz con alguna otra chica...

eso de destino final uuii si pone los pelos de punta imaginate que alguien te dijera eso el dia que sabes que vas a morir aaaww nooo...

siguela pofavor, quiero saber que pasara con Ania y Damien, tambien quiero saber que le sucede a Adrien, si Ania muero o no aaaww es mucha desesperacion, espero que puedas subir el dia acordado hehe, pero si no, no olvides que esperaremos hasta que subas...

te quiero muchoo, suerte en la uni, se que tambien te ira bien y seguiras en el cuadro de Honor...
sigue, cuidate, no hagas cosas malas tkm...bye...besos

Fernanda Jonas dijo...

uupz se me olvido decirte, ahora me gustan los chicos mas grandes que yo, como ya dijo Andrykats, creo que seria muy interesante y el sabria mas que yoo, me gusta un hermosisimo muchacho de 22 haha pero es muy serio, bastante diria yo, quiero descubrir cosas con el haha...espero y se me haga...
ahora si adiios tkm :)

Anónimo dijo...

Muy bueno el capitulo!! Damien y sus estupidos celos arrhh eso me molesta posta!!! y Ania por que joraca no le dice, che loco sabias que me van a matar esta noche? Hasta Eustace ya me preparo el cajon, asi que dejate de joder con tus celos. Yo se lo diria y hasta de esa forma(? jajaja
Lo primero que pnese cuando entro Adrien con sangre fue en: Seguramente la sangre de la carta de Ania es la sangre de Adrien.
Quiero el proximo capitulo YA! osea quiero saber si va a morir o no, no me tiro por ningun lado como escribes de una manera tan inpredecible no puedo decir realmente con certeza si Ania muere o no, asi que quiero saber. Que Damien se haga el heroe y la salve o algo.
Te deseo lo mejor con la uni.
Besos

MH

*Lawis Jonas* dijo...

wow nena espero de todo corazon el proximo capi lo necesito no lo epero lo necesito si no morire de la espera jijiji
me encanto el cap lo leei desd ayer pero en cuanto hiba comntar me dijeron que hibamos a ir al cine
mi parte favorita es cuando ania entra ala habitacion y damien le dice que tiene una competencia jijij
y ania lee para ania de destino final
me dio risa eso
me chocan los celos de damien pero a la vez me encantan poruqe se nota que la ama
te dejo nena muero de sueño cuidate
y trata de subir pronto capi pleace!!!

nce dijo...

Me encantó!! Me encanta Damien es taaan mono, guapo, sexy!! :$
Espero que ahora que mas o menos las cosas entre ellos van bien, no vallan y maten a Ania justo ahora!!! Ademas, creo que debería hacer caso omiso de lo k le dijo Eustace y si contarselo a Damien!
Y muy inesperada la aparición de Adrieen! Que le habrá pasado ya! Y la aparición de la nueva haha.
Espero que te vaiia mbn todo en la uni, cuidate ^^
Síguela pronto pliis, bss teeq!

Viko310 dijo...

ASU BIEN NECSITADO DAMIEN XDDDDDDDDDD!!!
....
Buuuuuuu! T_T Ami Gusta adrien
:S:S:S

Gracias por el capitulo estuvo asombroso!!!
:D
Saludos Steph!!

elianne dijo...

AHHHHH SEGUILAAA !!!
ME ENCANTOOOO!!!
BYEE BESOS

VISITAS

.

.