.

.

Translate

Nota: Está prohibida la republicación, copia, difusión y distribución de mi novelas en otras páginas webs.

sábado, 26 de febrero de 2011

Capítulo 16: El Sendero de las Cenizas


Capítulo 16: El Sendero de las Cenizas

El tren avanzó tan presuroso que nos expidió a todos hacia el fondo, nos tambaleamos hasta desmoronarnos sobre los asientos, Damien parecía dispuesto a matar a cualquiera que se acercara.
Maldito Eustace.
Aunque por un lado, amaba el modo en que Damien curvaba su boca hacia arriba en una mueca torcida cuando estaba molesto.
El interior del tren era fúnebre, taciturno, estaba muy vacío, nadie además de nosotros hablaba, había personas muy quietas, ellos no se movían, sus miradas parecían vacías y perdidas, no podía decir si realmente eran humanos o maniquíes en las butacas. Me daba escalofríos mirarlos.
Dimitri, con su perfecto cabello dorado en risos suaves sobre su cara, se aproximó a nosotros con una sonrisa engreída.
–Quiero verlo, eso que hacen –bajó la voz al hablarme.
–¿De qué hablas? –le interrogué.
–Ya saben, he escuchado que tienen sexo en grupo, tú, Damien, Miranda y Cole, es lo que dicen.
–Eres irremediable –le dije poniendo mis ojos en blanco–. Además, no lo haría frente a ti.
Por un momento un atisbo de sorpresa pasó por los ojos del chico, cuando parpadeó esa chispa en sus ojos se convirtió en diversión.
–Lo sabía, entonces es cierto. Ya que estamos, ¿por qué no lo harías frente a mí? Ya que lo haces en grupo, con cuatro o cinco personas, ¿qué tiene de malo que yo mire?
–¿Puedes dejar de tener conversaciones sucias con mi inocente hermana pequeña? –terció mi hermano, apareciendo desde la espalda de Dimitri. Me observó acusatoriamente–. Te he dicho que no debes oír esas cosas, hermanita.
Dimitri soltó una carcajada.
–Los plebeyos tienen un extraño concepto de la palabra “inocente” –se mofó el muchacho, lo aniquilé con mi mirada.
Perdí la noción del tiempo poco después, en el interior de aquella máquina no estuve consciente de cuánto tiempo había transcurrido, pudieron haber sido segundos, minutos, horas o incluso días. Se sentía extraño estar ahí, de pronto había un vacío incoherente en mi memoria. Recordaba haber estado ahí en el silencio, dándoles disimuladas miradas a los otros pasajeros, intentando imaginarme que siquiera se movían un poco.
El tren se detuvo y sus puertas se abrieron para nosotros, del otro lado apenas podía ver negrura.
Yo era la primera en la larga fila que había hasta la salida, me paré delante de la puerta, entorné mis ojos tratando de buscar algo de luz en las afueras del tren, sentí que uno de los chicos me empujaba, caí sobre un suelo empedrado.
De inmediato una luz violeta me cegó. Era la luna, que estaba llena y relumbrando en lo alto de un cielo púrpura y naranja. Una ciudad se alzaba al horizonte, una ciudad desierta, compuesta por viejas casas que parecían todas embrujadas, todas atestadas de espíritus, antiguas, avejentadas, violetas, iluminadas bajo la fosforescencia de la luna.
Mi cuerpo de pronto empezó a picar, a arder insoportablemente, mis huesos dolieron y crujieron, sentía como si se estuviesen estirando, mi columna vertebral fue traspasada por un dolor insufrible, mi mandíbula se sintió prensada. Me doblé, cayendo de rodillas al empedrado, apreté los dientes conteniendo un grito. Mis pupilas ardieron, por un momento lo único que pude divisar fue sombras difusas, me cegué, mientras mordía mis labios noté como éstos sangraban, saboreé la sangre en mi boca que caía hasta mi barbilla.
Mis dientes… colmillos, habían crecido, expandiéndose con un filo puntiagudo que cortaba la suave piel que recubría mis labios.
Lloriqueé un poco, una gran sombra se proyectó en el suelo y me cubrió, dejándome entre la penumbrosa oscuridad. Al mismo tiempo sentí que algo muy pesado estaba aplastándome, apisonando mi espalda, presionándome contra el piso.
Difícilmente fui consciente de que la camiseta que llevaba puesta se había roto en dos, dejando al descubierto mi traje de blindaje que llevaba debajo.
–Levántate, Ania –oí la voz de Damien.
Mi cabeza dolió, el sonido penetró en mis oídos e hizo vibrar mis tímpanos con violencia. El volumen de su voz sonaba recargadamente elevado, el silbido del viento era agudo y estrepitoso.
Pude percibir tantos olores al mismo tiempo, olores superpuestos en la atmósfera, completamente nuevos, desconocidos y fascinantes para mí. Alcé la vista hacia lo alto, vislumbré el hermoso rostro dorado de Damien, con ojos dorados, cabello dorado y enormes alas anchas de dos metros de largo que rodeaban la silueta de su cuerpo y ensombrecían la ciudad. Llevaba dos armaduras, una de cuero y otra de algún metal plateado por encima de la primera. Sus brazos estaban desnudos, su espalda cubierta de sus emplumadas alas blancas y doradas.
Tal como mi ángel vengador, me ofreció su mano gentilmente.
Traté de levantarme, pero no lo logré, el peso sobre mi espalda volvía a dejarme tumbada en el suelo.
–Ania, las alas, agítalas –me aconsejó Damien–. Si mueves tus alas un poco, levitarás, pero no las agites demasiado, o saldrás volando.
–¿Cómo lo hago?
–Sólo inténtalo, tontita –dijo mi hermano mostrándose delante de mí con su cabello dorado también.
Tomé entre mis manos un puñado mi cabello, casi no pude creer que tuviera mechones de oro corriendo por mi cara y hasta mi espalda, sentí un arranque de adrenalina fluyendo a través de mi sangre.
Poco a poco, intenté mover mis alas, al principio se sintieron pesadas, sin demora comprendí que se trataba de una extremidad más que conformaba mi cuerpo. Las hojas de los árboles caídas al suelo revolotearon por los aires debido a la corriente de viento que producía el movimiento insustancial de mis alas. Me erguí, mis pies se elevaron, de pronto estaba flotando a varios centímetros del suelo, sintiéndome extraordinariamente alta y mayor mientras los veía a todos por debajo de mí.
–Wow, Ania, te ves hermosa –expresó Adrien perplejo, sus ojos dorados estaban en mí, sus colmillos se asomaban de su boca.
Damien tomó a Adrien del hombro y lo apartó con una mirada fulminante, en un intento por opacar a su primo, caminó hacia mí.
–Wow, Ania, te ves hermosa –repitió Damien, pero con un tono coqueto y pícaro, su modo de andar era igual de seductor y galante.
Casi no pude evitar reírme.
–Qué original eres, imbécil –se quejó Adrien con sarcasmo.
Entretanto, me vi rodeada de todos esos ángeles, Isabelle, mi hermano, Adrien, Damien, Ivonne, todos ellos llevaban alas gigantes, colmillos y cabellos dorados.
Una realidad me golpeó con fuerza.
Si todos estábamos transformados, eso significaba que… había Vanthes aquí.
¡Pero si ni siquiera debería de haber luna llena! Protesté en mi cabeza. Aún no pasaba un mes desde la última luna llena, no debería estar pasando esto.
Al mirar al cielo, reparé nuevamente en la luna violeta, tan grande y repleta.
¡Dios mío! En Somersault sí había luna llena.
Bajo la luz violeta una sombra se proyectó al final de esa calle, era la silueta de una figura masculina, con alas igual de enormes, viniendo hacia nosotros. ¿Se trataba de un Vanthe?
Con dificultad, traté de retroceder, caí al suelo, mis alas volvieron a parecer pesadas, mi cuerpo torpe.
Todos lo miraron con calma, incluso aburrimiento, esperando, el único que parecía tenso y ruborizado era Damien, quien me rodeó la cintura con su brazo y me ayudó a levantarme. Reparé en sus músculos desnudos y su suave piel contra mi espalda baja, rozando mi piel desnuda. Una descarga caliente dominó mi cuerpo. Él en seguida me soltó, y cuando quise abrazarlo, se apartó dando un paso lateral.
Antes de tener tiempo para sentirme herida, el esplendor violeta mostró una piel dorada de un hombre joven, cabello lacio y dorado patente rodeando la cara masculina de ese sujeto alado que venía avecinándose.
Ése no era un Vanthe.
¡Era mi padre!
¿Mi padre? ¿Qué demonios estaba haciendo él acá? Y en forma de Leive, con alas y demás.
–¡Papá! –prorrumpí, intenté ocultar la sorpresa en mi voz, di otro paso lateral lejos de Damien, sonrojándome.
Papá abrió sus brazos para que le abrazara.
Salté sobre él, sentí un paternal beso en mi frente y sus brazos apretándome fuertemente.
–¡Mi niña ya creció! –sonaba incrédulo. Me percaté de que él se refería a mi cambio, a mis alas, mis colmillos, mi cabello y ojos dorados–. Mierda, te ves tan diferente, tan linda, tan grande. Aún no puedo creerlo, no puedo creer que ya seas una mujer.
Créelo, papá, dije en mi mente.
Mi padre también besó a Colin en la frente, le dio unas masculinas palmadas en la espalda alentadoramente y su mirada más dura se alojó en Damien.
–Bathory –dijo alargando la palabra.
–Sr. Hammond… –emprendió a balbucear Damien.
La mirada de mi padre fue hasta Colin, una mirada de reprensión, mi hermano se encogió de hombros.
–Entonces siguen juntos –señaló papá, no como pregunta, sino como afirmación. Se volvió hacia nosotros–. Hablaremos de esto más tarde, Ania –la mirada de mi padre fue hasta Dimitri–. Muchacho, necesito una espada de Hercle, ahora.
Dimitri, rabioso, soltó una palabrota obscena en voz baja, pero que todo el mundo escuchó, desenfundó una larga espada dorada de hoja serpenteada y se la tendió a papá.
–Hijo, tienes que venir conmigo, y también tú, Bathory –habló mi padre hacia mi hermano y su mejor amigo.
–Espera. ¿Por qué? –interrumpí en seguida–. ¿A dónde irán?
–Solamente hablaré con ellos, hija –me aseguró mi padre.
¿Pedía una espada para hablar con mi novio? Esto cada vez se ponía peor.
–Papá, ya te dije que no soy gay –dijo mi hermano.
–Ni yo –dijo Damien, pero sonaba tenso.
–Lo sé –contestó papá con una mirada exterminadora hacia Damien–. Nos vamos.
Cuando mi padre comenzó a caminar, mi hermano y Damien le siguieron, también yo, no iba a dejar solo a Damien con mi padre. Sin embargo, mi padre notó que le perseguía y sus alas se sacudieron. Abrí mi boca con incredulidad al divisarlos mientras se elevaban por los aires vadeando el cielo nocturno, todavía me costaba creerlo. Eran tres ángeles, remontando vuelo con sus enormes alas, igual que en las historias que mi madre me contaba.
Y yo también era uno de ellos.
Agité mis alas.
–¿Cómo lo hago? ¿Cómo puedo volar? –pregunté a Adrien.
Él soltó una risotada.
–Ver a mi primito titubeando y tartamudeando es algo que no se ve muy a menudo –se rió en voz alta–. Dios, antes habría pagado por ver esto, si hubiese sabido tal cosa le habría conseguido una novia con un padre ceñudo mucho antes.
–¡Adrien, concéntrate! –lo reté.
A lo lejos, las tres figuras aladas de mi padre, mi hermano y Damien se alejaban hasta desaparecer igual que estrellas fugaces en el firmamento.
–Ya se fueron, Ania, quédate con nosotros, no puedes irte sola, estamos muy expuestos al peligro, escuché que había miles de Vanthes aquí –intervino Isabelle tomando mi brazo, apenas la reconocí cuando su cabello no era castaño rojizo sino rubio dorado.
Miranda tomó mi otro brazo.
–Oye, es mi amiga, no tuya –protestó mi amiga hippie con cierta cantidad de celos en su voz.
–Lo siento, no sabía que solamente podías tener una sola amiga –añadió Isabelle con sinceridad.
Miranda le dio una mirada sagaz.
–Puedes ser su amiga, pero es mi mejor amiga, recuérdalo.
Sonreí, un poco avergonzada.
–Adrien, ¿puedo hablarte un momento? –interrumpió Ivonne.
–Sí, como si quisiera escuchar tonterías de Damien –resopló Adrien.
Ivonne, ardida, emprendió vuelo y desapareció en los aires.
–¡Finalmente! ¡Se fue! –suspiré con alivio–. Adrien, dímelo, ¿cómo puedo volar?
–Lo siento, las reglas dicen que debes aprender como todos, en batalla –me explicó Adrien.
Emprendió a caminar, todos le seguimos, Dimitri y Charity se adelantaron hasta estar delante de todos igual que dos líderes, o un príncipe y una princesa.
El aire se sentía espeso y frío, las calles eran silenciosas, el ambiente tenebroso.
–¡Ayuda, ayuda! –susurró algo en mi oído.
Exasperada, me volví hacia la voz, las calles de la ciudad se invadieron de sombras oscuras, sombras reflejadas en las superficies de los suelos y las paredes de las casas embrujadas. Las siluetas negras invadieron todo, me pregunté si ésas también eran aquellas sombras de las que Eustace me había hablado.
Una de esas siluetas se paró delante de mí, ensombrecida con su propia penumbra, era como una figura negra en una sola dimensión. Me pareció como si levantara sus manos hacia las mías, su negro reflejo oscureció mi piel cuando se consumó el contacto, me quedé sin aliento, mi corazón se paralizó, tuve miedo.
–Ayuda, los ángeles del mal destruyen nuestra ciudad –volvió a murmurarme la tétrica voz.
Alguien tiró de mis hombros, la sombra dejó mi piel, la tensión fluyó de mi cuerpo mientras la sombra se alejaba, igual que un simple reflejo en el suelo. Era Miranda que jalaba mi brazo, apartándome de las demás sombras.
–Este lugar me da mucho miedo –masculló ella con la voz temblorosa, su sujeción era apretada, podía sentir sus dedos marcándose en mi piel–. Aquí viven toda clase de seres, de todo, vampiros, hechiceros, brujos, brujas, sombras, espíritus, almas, dioses, demonios, incluso algunos Leives. Solamente los Vanthes tenían prohibida la entrada aquí, ahora estamos jodidos, también hay de esos. Y lo peor del asunto es que aquí siempre es de noche, no tenemos esperanzas de que los Vanthes vuelvan a ser humanos al amanecer, nunca habrá amanecer.
Oí risitas, de Adrien e Isabelle, los dos conversaban alegremente cuando, de súbito, el agarre de Miranda se soltó de mi brazo, sus uñas me rasguñaron y ella gritó.
Seguí su grito con la mirada y me horroricé al ver a una de esas bestias de piel azulada y cabello rojo encima de mi amiga.
El Vanthe la atrapó bajo su peso, corrí hacia ella y la bestia me mostró su horroroso rostro con colmillos enormes ensangrentados y sus ojos como dos fosas negras. Estaba a punto de retroceder por la impresión, pero fue demasiado tarde cuando Adrien me empujó hacia atrás y se abalanzó sobre la bestia.
Desde lo alto, otro ser alado cayó en picada, su cuerpo se estrelló contra el empedrado, agrietando los suelos.
Se trataba de Ivonne.
Ella estaba ensangrentada, gimió en el suelo, hizo intentos infructuosos de levantarse. Un Vanthe aterrizó sobre ella, Charity y su hermano empuñaron dos espadas y fueron a por él mientras Isabelle y Adrien acababan con el atacante de Miranda.
Me sentí inútil observando la batalla sin hacer nada, incluso Dimitri y Charity luchaban como verdaderos guerreros en su forma humana, mientras yo estaba estupefacta y confundida. Pronto hubo dos cadáveres de Vanthes tumbados a mis pies.
Fui con Miranda, ella estaba bien, pero asustada como el infierno, a diferencia de Ivonne, quien gritaba histérica y se retorcía de dolor.
–¡Voy a morir, no puedo morir! –chilló Ivonne mientras se arrastraba hacia el cuerpo de un Vanthe.
–¡Ivonne, no! –le gritó Isabelle.
–Si lo haces, tendré que matarte –le advirtió Adrien.
No entendí lo que estaba sucediendo hasta que Ivonne se hincó de rodillas junto al Vanthe, mordió con sus colmillos su muñeca y puso la sangre negra de la bestia en su herida.
Ella quería transformarse en Vanthe para no morir.
Pero nada sucedió, ella lloró e hizo heridas profundas en el cadáver para traspasarle su sangre también. No funcionaba.
–No funciona porque el Vanthe está muerto –supuso Isabelle.
Ivonne lloraba, su cuerpo parecía más débil que nunca, y se dejó caer sobre el cuerpo de aquella criatura hasta que se desangró encima del mismo. Su piel se veía pálida, su cabello sucio y sus ojos se cerraron en su último suspiro.
–Oh Dios. ¿Está muerta? –interrogué sin poder creerlo.
–Lo está, vámonos de aquí –espetó Adrien. Él tomó mi mano y tiró de mí, al mismo tiempo jalé a Miranda conmigo, Isabelle y los mellizos nos siguieron de cerca.
La ciudad bañada en luz violeta se oscureció, como si repentinamente la luna se hubiera apagado. Los chicos y yo miramos hacia el cielo, me aterré al distinguir un numeroso grupo de Vanthes sobre nuestras cabezas, ellos iban armados y parecían sedientos, nos observaron regocijados desde los cielos.
“Ayuda, ayúdame”, decían muchas voces en mi cabeza, “Ayuda, alguien ayúdenme”.
Me cubrí los oídos.
–Lo que oyes es el llamado –me reveló Isabelle pacientemente–. Los Leives podemos oír cuando la gente está en peligro de Vanthes, gritando por ayuda.
–¡Corran! ¡Ellos son demasiados! –farfulló Adrien, conduciéndome entre las calles.
Corrí, jadeé, las bestias azules nos rodeaban, ellos se habían apoderado de las calles y se encontraban devorando a mordiscos a los habitantes horrorizados de la ciudad subterránea. Isabelle me ofreció una espada plateada, la empuñé, era pesada y maciza.
–Mata a tantos como puedas –me aconsejó Adrien, quien iba a su paso degollando Vanthes y atravesándoles el corazón, al igual que los audaces mellizos e Isabelle.
El mundo parecía haberse convertido en una maraña de seres voladores asesinos, olía a sangre alrededor, sangre humana y también ácida sangre de Vanthe.
Mientras corría fui atrapada, un brazo rodeó mi cintura, un frío pecho desnudo se sintió contra mi espalda descubierta, mis alas se replegaron hasta disminuir su tamaño, perdí la espada. Con su otra mano la criatura ciega capturó a Miranda y emprendió vuelo. Mi amiga gritó, yo me sacudí en los brazos de la bestia mientras veía cómo el suelo se alejaba y mis pies pendían en el aire.
En las alturas fui capaz de observar toda la espeluznante ciudad, toda invadida de Vanthes y uno que otro Leive, mi visión recorrió cada callejón oscuro, nunca antes mi vista había sido tan buena, vislumbré cada sombra, cada luz, cada rostro en lo más lejano, todo en absoluto era nítido y complejo.
En un iluminado callejón, donde la luz del letrero de un bar daba directo hacia los muros violetas, descubrí una escena particular que hizo que mi corazón se ralentizara.
Cole, que se encontraba frente a las puertas del bar, enganchó un golpe en la barbilla de papá, y Damien en una esquina luchaba contra un demonio azul.
Sin pensar, cerré mi puño en la camiseta de Miranda, me agité y extendí mis alas, escurriéndome de los brazos de la bestia. Caí mientras sujetaba fuertemente a Miranda, ella y yo gritamos, no tenía idea de qué hacer, solamente veía el suelo aproximarse, sentía mi cabello revoloteando detrás de mí y el aire ácido dándome en la cara.
Desplegué el largo completo de mis alas, sentí que la velocidad de descenso se disminuyó poco a poco, sentí la presión del aire contra mis alas, las cuales comencé a mover en un ritmo pausado que iba con el vaivén del viento.
Tuve un aturdido y torpe aterrizaje en los brazos de Damien, él me apretó con fuerza en sus brazos y besó mi frente. Iba a besarle la boca, pero recordé que papá estaba allí, y me contuve.
El Vanthe del que me había zafado se hallaba descendiendo desde los cielos, aterrizó con potencia en el asfalto y nos acorraló con ayuda del demonio azul al que Damien había estado atacando.
–¿Por qué le pegabas a papá? –le grité a Cole.
Él me miró con enojo.
–No es de tu incumbencia, niña entrometida.
–¡Es mi papá!
–Está bien, hija, no pasa nada –me tranquilizó mi padre.
Sí, él siempre decía lo mismo, nunca podía tomarme en serio.
Damien atacó a un Vanthe, mi padre fue por el otro mientras Colin me ponía detrás de él, y también a Miranda.
La batalla de Damien era reñida, mi corazón se zarandeó cuando le vi salir despedido por los aires varias veces, Colin me sostenía tan fuerte que me lastimaba. Oí un chasquido metálico. La espada de papá había caído al suelo, él quedó desprotegido, mostrando sus colmillos. El Vanthe, grande, poderoso, azul, dotado, musculoso, estaba a punto de atacarle.
Arriesgadamente, me destrabé de las manos de mi hermano y cogí la espada de papá.
–¡No, Ania! –gritaron Colin, Damien y mi padre.
Ellos llamaron la atención del Vanthe hacia mí, pero eso era lo que quería, alejarlo de papá. El hombre demoniaco sin ojos y con cabellos rojos me arrebató la espada, parpadeé, y cuando abrí mis ojos de nuevo la espada brillante estaba siendo hundida en el pecho de mi padre.
Vi a través de mis pestañas y mis ojos vidriosos cuando mi padre se desplomaba en el suelo. Mi pecho se sintió doloroso, corrí y me derrumbé junto a papá.
Oí la pelea que se efectuaba a mis espaldas, Damien y Colin retenían a los Vanthes.
–¡Papá! Papi, ¿estás bien? –me llené de su sangre.
–Todo lo que he hecho ha sido para protegerlos –balbuceó él con la voz quebrada–. Los amo. Mi niña, te amo, perdóname.
–¡PAPÁ! –lo abracé–. Papi, yo también te amo.
Sus ojos se tornaron fríos, su mirada se volvió perdida y vacía, su cuerpo estaba inmóvil, su pecho ya no se esforzaba por respirar. Desesperadamente, busqué con la mirada a Damien, a Miranda y a mi hermano. Ellos se encontraban de pie, junto a dos Vanthes muertos, Damien y Miranda parecían helados, y Colin abatido, una lágrima corría por su mejilla pálida, sus labios estaban muy apretados mientras se abría paso hasta el cuerpo de nuestro padre.
–¿Por qué? Papá, no te vayas –sollocé–, no, papá, no tú, mamá me dejó sola, no nos dejes tú también, papi, por favor –le rogué, aunque era inútil, porque él ya no estaba aquí–. ¡Fue mi culpa, fue mi maldita culpa!
El rostro de mi hermano estaba rojo, su respiración era inconstante, pateó con odio el cuerpo de los demonios y golpeó con sus puños los muros. Damien lo detuvo y lo abrazó, lo sujetó fuertemente durante unos segundos. Miranda, callada, me rodeó con sus brazos.
–Le golpeé, lo último que supo de mí fue que le llamé perro infeliz –susurró Colin, su voz sonaba terrible.
Lloré desconsoladamente, era mi culpa, todo mi culpa. ¿Por qué tuve que querer hacerme la valiente?
–No, papá no puede morirse –continué–. ¿Cómo puede dejarnos solos también él?
Bloqueando el callejón, se mostraron cinco siluetas femeninas, siluetas Vanthes femeninas. Eran cinco mujeres con armaduras que apenas cubrían sus pechos y cabellos rojos en sus cabezas ciegas.
Una de ellas era Susan, las demás completas desconocidas, y la última…
Ivonne.
No había muerto, se había transformado.
Susan dio dos pasos hacia mí, en un abrir y cerrar de ojos me había cogido de la muñeca y me había robado el brazalete de oro que mi madre me había obsequiado antes de morir.
–Ahora lo tengo yo, perra, y se lo entregaré a Marcus –me dijo Susan de manera ultrajante.
Mi hermano me levantó del suelo y tiró de mi brazo, esquivamos a las arpías pelirrojas y corrimos entre calles atestadas de muerte. Damien nos seguía de cerca al mismo tiempo que exterminaba a algunos Vanthes y sostenía a Miranda cerca de su pecho para arrastrarla con nosotros.
Colin me dirigió hacia un sendero de arena gris, arena que parecía hecha de cenizas. Al inicio del mismo distinguí un letrero en el que se leía:
“El Sendero de las Cenizas de Charlotte”
Pestañeé repetidamente, comprobando si estaba alucinando. Pero no, no lo estaba, el letrero decía lo mismo cuando volví a mirar.
¿Estaba pisando las cenizas de Charlotte? ¿Las cenizas de mi presunta madre? Pero entonces… ¿eran huesos o cenizas?
Pateé cenizas mientras corría, el sendero nos llevó hasta una terrorífica casa que emitía toda clase de chillidos, el chirrido de las verjas siendo batidas con el viento, el repiquetear de las puertas, el crepitar de los árboles contra los cristales de las ventanas, el canto de los grillos y búhos, el aullar de los lobos y fantasmales voces que canturreaban en mis oídos.
La puerta de la mansión se abrió cuando pisamos el tapiz de enfrente. Entre la oscuridad de la vivienda una sombra vagaba caminando de aquí para allá entre viejos muebles polvorientos. Era una mujer de larga cabellera de oro y camisón blanco de volantes.
Un fantasma, pensé.
Pero no, por supuesto que no era un fantasma.
Era mi madre.
Su piel que normalmente era brillante y bronceada hoy estaba pálida y sin brillo, al igual que su salvaje melena hermosa. Un par de alas contraídas se encontraban ocultas bajo su ropa.
–Ahí está, Ania, es mamá. Está viva –murmuró Colin.
Damien entró a la gran antesala, jadeando, gris, cubierto de polvo y cenizas; Miranda le siguió. Confusa, miré a la silueta que andaba sin rumbo alguno entre las penumbras.
–¿Mamá? –dije sin aliento. Mi corazón martilló desconcertado–. Cole, ¿qué significa esto?
–Mamá, es mamá –repitió en voz baja.
Llorando, me aproximé con dudosos y vacilantes pasos hacia la femenina silueta.
–¿Mamá? No, no puede ser. ¿Mami, eres tú? –susurré.
Ella se paralizó, como si de pronto hubiese reconocido mi voz entre los sonidos de la noche, se tumbó en el suelo, sentada con las rodillas abrazadas entre sus brazos, sus mechones de cabello que normalmente eran oscuros, ahora eran dorados y se regaban por su cara, estaba finamente iluminada con el fuego de las velas.
Al acercarme, pude distinguir su rostro con sombras negras bajo sus ojos, su largo camisón ensuciado de polvo, su mirada perdida. Me acuclillé hasta estar a su altura.
–Dios mío, es cierto. ¡Mamá está viva! ¡Ella está completamente viva! –vociferé–. ¿Por qué no me lo dijiste, Colin? ¿Qué demonios significa esto? ¿Por qué me hicieron creer todos estos años que la había perdido? ¿Qué es lo que le pasa? ¿Por qué no me reconoce?
–Ania, yo no sabía nada de esto –mi hermano alzó la voz–. Por eso golpeé a papá, acababa de confesarme toda esta maldita mentira. La muerte de mamá fue fingida, todo fue un intento de protegernos, y proteger a mamá de Marcus. Él la ha estado buscando, y a nosotros. Mamá enloqueció por estar todos estos años sola y encerrada. Ya ni siquiera puede recordar su nombre.
–¿Y el cadáver en el funeral de mamá? ¿Y los huesos en la academia?
–Mamá usó una droga que la hizo parecer muerta aquella noche. La razón por la que todas sus cosas fueron quemadas es que ella no fuese encontrada, si Marcus conseguía alguno de sus objetos, podría localizarla con algún hechizo de búsqueda. Y aquella era una tumba falsa, todo fue para despistar a Marcus, los huesos que realmente están enterrados en la academia son los de Brittany y su madre.
Tú ni siquiera eres mi hija, me había dicho el esqueleto de huesos una y otra vez.
Pero claro, yo no era su hija, Brittany lo era.
–¿Mamá? Mírame, ¿me recuerdas? Soy yo, tu hija Ania –le dije entre sollozos.
Damien y Colin estaban de brazos cruzados detrás de mí.
–¿Hija? –susurró ella para mi sorpresa, pero aún no me miraba, ni parecía consciente de nada–. No tengo una hija, tengo uno, un hijo, un niño.
Su tono de voz fue sombrío, oscuro, uno que nunca le había escuchado entonar.
–Eres tú, Colin, te quiere a ti –farfullé decepcionada. Después recordé un detalle importante–. ¡Mierda! Cole, mi brazalete, Susan me lo robó, Marcus encontrará a mamá. Va a matarla también. ¡Va a matarla!
La puerta principal volvió a abrirse.
Susan y su grupo de arpías se introdujeron al lugar.
–Tienes razón, mataremos a tu queridísima madre, pequeña y fea Ania –Susan se rió–. ¿O debería llamarte Ania la huerfanita? Por cierto, buena técnica esa de despistarnos con el letrero de la entrada. Era obvio que nadie iba a creer que Charlotte estaba aquí con semejante letrero tan evidente.
Acto seguido, irradiaciones de destellos azules se vieron reflejadas en los perfectos cuerpos de cada una de las arpías pelirrojas y malvadas, chispas brillantes de color eléctrico. Había visto esa luz antes, era la especie de luz que manaba de…
Alguien se aclaró la garganta a mis espaldas.
Eustace, que había aparecido con uno de sus lujosos trajes pasados de moda, de la nada, caminó aristocráticamente e hizo una reverencia quitándose su sombrero de pirata en frente de Susan y sus otras compañeras. Pero él no estaba solo, las chispas azules provenían de Jerry, por supuesto, que estaba junto a él, en el mismo estado de trance en el que lo había visto la última vez. También estaba Dasha, que gruñó felinamente e hizo brillar sus amarillentos ojos, y a su lado, aquella mujer con la piel de una tonalidad verde boscosa, cabellos negros y alas de insecto. Liptaura, con su silueta recia y femenina y su hilera de dientes afilados en su boca. Ella también segregaba luz de diferentes matices, desde un suave amarillo hasta tonos púrpuras que se disparaban de sus alas.
Eustace se reía burlonamente, alzó una ceja con una sarcástica mueca, parecía malditamente divertido de todo, nunca le había oído reír tanto, soltaba risotadas maniacas y le guiñó el ojo a un par de mujeres Vanthes.
–Damien, haz lo tuyo –dijo finalmente Eustace cuando Susan y las demás bestias se dispusieron a atacar.
Damien se adelantó unos pasos, entornó sus ojos, atisbé patidifusa el modo en esos perfectos ojos de oro mandaban rayos rojos hacia Susan e Ivonne. Los rayos traspasaron a las dos chicas y chamuscaron su piel, ambas chillaron y se sacudieron adoloridas hasta que Damien decidió detenerse. Sus ojos dejaron de mandar aquellos rayos, pero permanecieron en ese tono escarlata diabólico.
Yo temblaba, intenté sujetar a mi madre. Pero ella me gruñó, mostrándome sus dientes y retrocediendo, se alejó de mí como si pensara que yo la lastimaría, su mirada nunca se vio tan desorientada.
Desde la entrada, aparecieron más Vanthes, millones de ellos surgieron de todas partes mostrándome sus afilados colmillos, parecían salvajes y dispuestos a matar a cualquiera que se les atravesara, se mostraban inconscientes, totalmente como animales.
Susan se abrió paso entre los demás monstruos e hizo algunos gestos con los dedos, gestos hacia Damien que lo mandaron a volar hacia el tejado alto de la estancia. Él voló y cayó de vuelta al suelo, sus grandes alas lastimadas cubrieron su cuerpo.
Eso era… ¿telequinesis?
Me llené de pánico, mis ojos ardieron.
Con un fugaz y breve vuelo, me abalancé sobre Susan, mientras me dirigía hacia ella empuñé dos cuchillas que habían estado ocultas en mi armadura de cuero. Ella chilló cuando enterré ambas hojas filosas en cada una de sus extraordinarias alas con ojos, la lancé contra la pared y perforé sus alas hasta que éstas se enterraron en el muro. Susan terminó prácticamente crucificada, con sus alas inmovilizadas. La escuché lloriquear.
Cuando miré alrededor de mí, Dasha y Liptaura hacían una fiesta devorándose a mordiscos a aquellas bestias, Colin y Damien cortaban algunas cabezas sangrientamente, Miranda se encontraba oculta en una esquina, protegiendo a mamá.
Sentí mis colmillos arder, cuando mi mirada se instaló en mi propio reflejo, en uno de los cristales de la ventana, casi no me reconocí a mí misma, mis largos y punzantes caninos sobresalían de mi boca, mi cabello eran ondas de oro sobre mi cara, mis ojos rojos, mis alas dos enormes cosas celestiales mostrándose desde mi espalda.
Mis oídos captaron el cambio en el sonido del aire, su movimiento, percibí el calor de un cuerpo viniendo hacia mí. De inmediato mis sentidos se volvieron hacia lo alto, tal como un reflejo, capté el destello de un Vanthe dirigiéndose a toda velocidad hacia mí, apreté los dientes, esperando que me atrapase.
De repente salió expulsado hacia el lado contrario, como si acabara de ser empujado, se estrelló contra una ventana.
Parpadeé, perpleja.
–Sí, eso acabas de hacerlo tú, Evangeline –dijo Eustace en mi oído. Su voz me causó escalofríos–. ¿Creías que no tenías poderes? Pues sí los tienes –el hombre se dirigió hacia el joven Jerry–. Muchacho, crea un portal hasta la ciudad exterior y luego cierra cada entrada y salida de Somersault.
Jerry, quien no llevaba sus anteojos puestos y parecía muy despeinado esta noche, comenzó a brillar más intensamente y sus tatuajes se apoderaron de todo su cuerpo, bailando en su piel.
Seguidamente, un punto negro de aire flotó en medio de la habitación, el punto creció, como si se comiera todo lo que había en el interior de la habitación, se hizo cada vez más grande, hasta convertirse en un arremolinado agujero negro cuya fuerza tiraba de mí.
–Ania, Colin, Miranda, Damien, váyanse ahora, váyanse ahora de aquí, ya han hecho lo que tenían que hacer –nos ordenó Eustace.
Sentí que los desnudos brazos de Damien se cerraban alrededor de mi cintura.
–¡No, no puedo irme! ¿Qué pasa con mamá y papá? ¡No los dejaré aquí! –vociferé, reacia a irme.
–Ania, vete –repitió Eustace, por un momento me pareció ver un malévolo brillo rojo que traspasó su mirada.
–Vámonos, nena, vámonos de aquí –me dijo Damien rápidamente.
Colin corrió entre el alboroto y cogió a Miranda de la mano.
Sentí que fui aspirada por una descomunal fuerza de aire y aterricé directamente abrazada del pecho de Damien.
Todo se quedó en calma, en silencio, la ciudad parecía completamente silenciosa en comparación al desastre que acababa de presenciar hacía un segundo. El peso de mi espalda se disminuyó, me sentí aliviada al percatarme de que mis alas y colmillos ya no estaban, escuché las alteradas respiraciones de mis tres amigos. Y lloré.
Mi cara se cubrió con cristalinas lágrimas saladas a las que pude saborear, lloré desconsoladamente, afligida, trepidando mientras Damien me abrazaba contra su pecho.
–¿Dónde está papá? –musité débilmente, mojando el pecho de Damien con mis lágrimas.
–¡Ya no está, Ania! ¡No estará nunca más! –me gritó Colin en tono arisco.
Sollocé más fuerte.
–¡Ya basta, Cole! Ya basta –lo riñó Damien.
–¡Sé que esto te duele, pero no lastimes a los demás por eso! –agregó Miranda para Colin.
Delicadamente, Damien me limpió la cara con sus dedos.
–Se acabó, todo terminó, no llores más, por favor –el tono de Damien era casi una súplica.
Ahogué mis sollozos y los cuatro caminamos en silencio entre las solitarias calles frías. El mundo se veía borroso para mí tras la capa de lágrimas que se acoplaban en mis ojos, casi no podía respirar y lo único que me reconfortaba era el hecho de que Damien estaba allí abrazándome.
Me sentía tan mal, tan vacía, tan culpable.
Continuamos andando entre las sombras, largos minutos sin hablar, sin decir ni una sola palabra, oyendo únicamente el débil sonido de nuestras respiraciones y nuestros pasos resonando contra el asfalto.
Se acabó, todo terminó, había dicho Damien.
Pero no era cierto.
Escuché el sonido seco de cuatro disparos, cuatro disparos fugaces, repentinos, resonaron uno tras otro como continuas explosiones en la cercanía.
Y Damien se cayó al suelo.
Alguien se reía mientras yo, sin habla, miraba a Damien tendido de bruces, sostenido de sus codos, escupiendo sangre por la boca. Había cuatro orificios en su camiseta manchados ligeramente de rojo, él se dejó caer en el suelo, gimiendo.
Lentamente, cambié la dirección de mi mirada hacia la risa que resonaba desde las sombras.
Marcus, en su forma humana, estaba ahí, sosteniendo el revólver con una mano, su sonrisa era amplia y alborozada, su risa despiadada. Caminó de manera perversa, sonriendo de forma maligna.
En el suelo, Damien continuaba escupiendo sangre, sus dientes, labios y barbilla estaban manchados de su oscura sangre, sus bellos cabellos de oro sobre su cara. Parpadeando, incrédula me derrumbé a su lado y sostuve su cabeza sobre mis piernas.
–¿Damien? –susurré.
Él cerró los ojos.
–Él no te convenía, hermanita –dijo Marcus.
Lo miré, descompuesta.
Se rió más fuerte.
–¿Qué? ¿Por qué te sorprende? –se burló Marcus–. ¿No me digas que no te habías dado cuenta? Soy tu hermano mayor, Ania, ¿es que no notas el parecido? Tú misma lo has dicho, tu cabello negro, tus ojos negros, eres igual a mí, igual a Charlotte, nuestra madre.
–¡¿De qué demonios estás hablando?! –grité.
–¡Te mataré, bastardo! –vociferó Colin trastornado, su voz temblaba.
Marcus puso los ojos en blanco.
–Ustedes, bastardos, son mis hermanos. Ya sabías esto, Colin. ¿Por qué no le explicas a nuestra hermana? –canturreó el hombre entre dientes. Miré a mi hermano, se quedó callado, con los dientes apretados y el rostro retraído. Marcus continuó–. Yo solía ser un Leive, como ustedes. Antes de que Charlotte estuviese casada con su padre, que por cierto ya no está más en este lindo mundo; ella solía tener otro hombre. ¡Qué digo uno! Dos hombres, tres, quién sabe, era una zorra. De modo que yo nací en una de sus aventuras, supongo. Solía ser buena madre, al principio, pero luego, en una batalla con Vanthes, mi padre y yo fuimos convertidos. Ella mató a papá, y también quería matarme a mí, a su propio hijo. Y eso nunca se lo podré perdonar, ella me hizo daño, asesinó a mi buen padre frente a mis ojos. Es la mujer más sanguinaria que he conocido. Si no me crees mírala tú misma, Ania. Ella ya no te recuerda, ni a ti ni a tu hermano, solamente puede recordarme a mí, repite mi nombre, una y otra vez. Se olvidó de haberte tenido alguna vez.
Colin negaba con la cabeza, estaba pálido, furioso.
–Eso no es cierto –refutó Colin–. Papá me lo ha contado todo, mi madre mató a tu padre porque ustedes intentaron matarla después de haberse transformado. Y ella no fue lo suficientemente valiente para asesinarte, por eso te ocultó del resto de los Leives, para que no te asesinaran. Siempre estuvo protegiéndote, mientras tú querías matarla.
–¡Sí! ¿Es eso lo que les hicieron creer? –Marcus enrojeció, se veía exasperado–. Cuando eres un Vanthe todo lo que quieres hacer es matar, y no puedes controlarte. Y a ella no le importó cuánto sufrí, mató a mi padre en mi cara y luego me dejó solo, me abandonó y nunca más quiso saber de mí. Desde ese entonces todo lo que hizo fue evitarme, y yo tuve que sobrevivir, solo en el mundo, convertido en una bestia –para mi sorpresa, la voz de Marcus sonaba entrecortada, sus ojos estaban llenos de lágrimas–. ¿Pero a ustedes sí les quiso? ¿A ustedes les dio amor? ¿Les contaba historias antes de dormir? ¿Les abrazaba de noche? Pues a mí no. Ustedes se convertirán en lo que yo soy, todo esto es muy injusto –se aproximó hacia mí–. Lo que más va a dolerle a Charlotte es que ustedes sean iguales a mí, tienen que ser iguales a mí, tienen que serlo.
Se agachó hasta estar a mi altura, me tomó de la barbilla y apostó sus ojos en mí, comprendí que sus ojos no eran tan vacíos y ciegos como parecían, sus ojos lloraban y eran iguales a los míos, en ellos reconocí sus intenciones, el verdadero significado detrás de sus palabras.
–Somos familia, Marcus. ¿Cómo pudiste hacerme esto? –dije en un susurro entrecortado, mi voz casi inaudible, temblorosa y resquebrajada. Extraje de mis bolsillos mi cuchillo titán y se lo entregué–. ¿Por qué mejor no dejas de jugar y acabas conmigo?
Él empuñó el arma firmemente.
–¡Ania, no! –vociferó Miranda, hablando por primera vez desde la llegada de Marcus.
Colin se apresuró para llegar hasta nosotros.
–¿Qué es lo que estás haciendo? No puedes hacer esto, no puedes dejarme solo, tú no, Ania, eres mi única familia –espetó mi hermano Cole.
Pero todo lo que Marcus hacía era repetir la misma frase entre dientes.
–Tienen que ser iguales a mí.
Sin vacilar, antes de que mi hermano pudiera llegar hasta nosotros, hizo un limpio corte en la palma de su mano. Distinguí un veloz destello que atravesó la hoja del cuchillo titánico, con su mano ensangrentada me tomó de la muñeca, estaba a punto de cortar mi mano también. Supe inmediatamente que todo era cuestión de segundos. Si lograba herirme, y si su sangre estaba en contacto con la mía, entonces sería una bestia igual a él.
Cuando la fría lámina plateada del cuchillo estuvo en contacto con mi piel, Marcus pareció congelarse, se quedó inmóvil, su boca se curvó en una mueca de dolor, dejó caer el cuchillo.
–¡Un cuchillo titánico! –aclamó Marcus sin poder creerlo–. ¿Cómo no me di cuenta? ¡Perra, eres una perra!
Su piel comenzó a tornarse grisácea, en un santiamén él se había convertido en una estatua de piedra. Él era gris, con su piel áspera y porosa, su expresión se había congelado en un gesto dolorido, su boca entreabierta a mitad de un insulto dirigido a mí.
No daba crédito a lo que acababa de suceder, alcé mi mano, sin poder contener el impulso de tocar a Marcus. ¿Cómo era posible que un hombre de carne y hueso pudiese haberse convertido de un segundo a otro en piedra?
Palpé con mis manos la porosa, áspera y rugosa textura distintiva de la sólida piedra. Dos segundos después, la roca se hizo polvo bajo mis dedos, la estatua se quebró en mil pedazos, convirtiéndose en rocas pequeñas y cenizas en el asfalto.
Eso era todo lo que había quedado de Marcus, mi hermano mayor.
Colin parecía absorto, confundido.
–Lo engañaste, Ania, tú lo engañaste, está muerto –balbució, como si apenas pudiese creerlo.
Miranda se tumbó en el suelo junto a Damien también, ella estaba llorando, Colin se arrodilló junto a mí. Puse mi mano sobre el corazón de Damien, éste apenas latía,
–Hermano, no me hagas esto, no puedes morirte –dijo Colin con suplicio en la voz–. Has sobrevivido a todo. ¿Vas a morirte por unos disparos? Vamos, no seas marica.
Mi corazón palpitó muy fuerte cuando Damien abrió sus ojos dorados que parecían desconcertados, alargó su brazo con esfuerzo y me acarició la mejilla.
–Linda –gimió. Sentí las yemas de sus dedos recorriendo mi cara con delicadeza–, siempre te amaré.
Dio una última respiración y cerró sus ojos. Sentí que algo moría dentro de mí, me sentí vacía, sola. Las lágrimas brotaron a chorros de mis ojos.
–No, Damien, no me dejes aquí tan sola, por favor. Te necesito, te amo –me lamenté.
Él ya no me escuchaba, no respiraba, su corazón no latía más.
Colin y Miranda me abrazaron, traté de limpiar mis ojos, estaba indefensa, muriéndome por dentro. Mi hermano se inclinó y besó la frente de su amigo fallecido.
Acababa de perderlo todo, a mi padre, a Damien, lo que más quería en este mundo, había descubierto que realmente no conocía a mi madre, y había matado a mi medio-hermano.
Todavía quedaba Colin, Miranda y mi enloquecida madre, pero no sabía cómo iba a sobrevivir sin Damien, no sabía lo que sucedería después, pero tampoco me importaba, nada valía la pena si él no estaba conmigo, nada importaba si él no estaba a mi lado.
Todo había sido mi culpa.
Limpié con mis dedos la cara ensangrentada de Damien y me recosté encima de su cuerpo permanentemente dormido.
–Vamos, Ania, tienes que ser fuerte, tenemos que ser fuertes, ¿sí? –me alentó mi hermano.
Negué con la cabeza.
–No quiero ser fuerte, ya no más, llevo toda mi vida intentando ser fuerte, ya no quiero, no vale la pena. Nada vale la pena, esta vida es una mierda, todo lo que he amado se ha ido, ya no quiero seguir así, Colin, no quiero.
–Hermanita, por favor.
–Chicos, me tienen a mí –intervino de pronto Miranda–, siempre voy a estar aquí. Cole, si alguna vez me necesitas, yo voy a estar contigo. No se dejen vencer.
Mientras me acomodaba en el pecho de Damien, observé mi reflejo en la hoja metálica del cuchillo ensangrentado que yacía en el suelo. Pude ver mis ojos húmedos y mis mejillas rojas.
–Tvath, Tvath, Tvath –susurré en voz casi inaudible, observando el reflejo de mi mirada llorosa–, diosa de la resurrección y el amor por los muertos, ven a mí, yo te invoco.
Cuando cerré mis ojos, en un intento por dormirme permanentemente, luz blanca se filtró a través de mis párpados. Abrí mis ojos nuevamente.
Una mujer de extraordinaria belleza estaba frente a mí, ella manaba luz blanca, tenía risos dorados que rozaban sus hombros, ojos negros brillantes, labios rojos definidos y mirada maliciosa. Era alta y delgada, una de las mujeres más altas que yo había visto en mi vida.
–Entonces… ¿Para qué me has llamado, hija de Losna? –prorrumpió la mujer sonriéndome con aire arrogante, su voz era perfecta, controlada, hermosa.
Parpadeé, sin poder explicar lo que estaba viendo, no había esperado que realmente la diosa apareciera. Colin y Miranda estaban mudos.
–Tengo derecho a revivir a un muerto, quiero a Damien –balbuceé, haciendo un esfuerzo por no tartamudear.
La mujer hizo rodar sus ojos.
–Sabes que no es así de fácil, ¿no? –me preguntó–. Debes darme algo a cambio.
–Lo que sea.
Ella sonrió más anchamente.
–Vamos a jugar un juego entonces… –se movió en círculos alrededor de Damien, la seguí con la mirada–. El chico despertará instantáneamente si tú lo amas verdaderamente, pero si no, me lo llevaré, y también a ti. Pero recuerda, los jóvenes siempre confunden el amor verdadero, y alguien como tú nunca podría enamorarse. Así que, ¿aceptas el trato? –sin vacilar, asentí con la cabeza–. Bien, ahora sólo queda esperar…
Ella comenzó a contar números.
Volví mi mirada hacia Damien, esperando que abriera los ojos, que respirara, que me hablara.
Nada sucedía.
Desesperada, puse mi oreja en su corazón. Nada palpitaba en su pecho.
¿Cómo era posible, si yo le amaba? Estaba tan segura, yo lo amaba, tenía que amarlo.
Sacudí su camisa.
–¡Damien! ¡Levántate! ¡Yo te amo, nunca he amado a nadie tanto! –dije entre llanto.
¿Si no lo amaba por qué me dolía tanto? ¿Por qué me sentía tan mal, tan culpable, tan sola y vacía? Si no lo amaba él seguiría muerto, y todo por mi culpa, por no amarlo lo suficiente, por no poder amar, por estar muerta en mi interior.
–Nueve… y diez –concluyó la diosa. Soltó una risotada–. ¡Ja! No lo amas, no amas al joven, ahora son míos ambos.
–¡No es posible! ¡Yo sí lo amo!
–¿Pones en duda mis poderes? –me dijo desafiante, mientras daba pasos con una mano levantada hacia mí.
Volví a empuñar el cuchillo titánico, sosteniendo la mirada en mi reflejo dije:
–Satres, Satres, Satres, dios del tiempo, te necesito.
De repente, más luz se proyectó y un hombre de apariencia madura –un anciano– se materializó delante de mí. Él iba vestido en una túnica, sostenía una hoz en una mano y un reloj de arena en la otra.
–Lléveme al pasado, antes de la muerte de Damien, por favor, se lo suplico –rogué.
El viejo hombre sonrió, su reloj de arena brilló, cada grano dorado lanzó chispas mientras éstos se devolvían hacia arriba, uno a uno. El mundo pareció distorsionado, por un instante todo lo que vi fue negrura.
Mis ojos se aclararon, todo estaba silencioso, iluminado bajo la luz plateada de la luna, las calles eran lóbregas y grises, rodeadas de edificaciones.
Ahí estaba otra vez, hacía unos minutos atrás, oyendo las pisadas y respiraciones de mis amigos, pero sobre todo la de Damien.
Me di la vuelta y observé a Marcus, sonriendo, levantando su pistola.
En el instante en que apretó el gatillo, me interpuse en su camino y recibí los disparos. Sentí los fuertes impactos continuos que me enviaron al suelo, había cuatro agujeros en mi pecho.
–¡No, Ania! ¿Qué hiciste? –gritó Damien, me atrapó para que no me cayera y luego me alzó en sus brazos–. ¡Ania, no! ¿Por qué me haces esto?
Observé su cara llenándose de lágrimas, mi corazón se quebró, mi respiración se hizo forzosa.
–¿Por qué? –lloraba Damien.
–Porque te amo –le respondí.
Con desesperación Damien besó mis labios y me abrazó contra su pecho.
–Yo no puedo vivir sin ti, nena, no podré –su voz se escuchaba terrible, desgarrada, su cara había enrojecido.
Sentí que él buscaba en los bolsillos de mis pantalones, gemí por el dolor que me estaba consumiendo. El cuchillo con el que antes había matado a Marcus brilló delante de mis ojos, entre los dedos de Damien.
–Tvath, Tvath, Tvath, perra, ven aquí ahora –pronunció Damien mientras se miraba en el reflejo.
–¿Cómo me llamaste? –gruñó la diosa cuando reapareció.
–Devuélvela, devuélvemela –exigió Damien a la mujer–. La engañaste, ella sí me ama, acaba de dar su vida por mí, tiene que amarme, murió por mí. ¡Devuélvela!
Deseé remover las lágrimas de los enrojecidos ojos de Damien.
–Piénsalo bien, quizás quería morirse –repuso la mujer de manera divertida.
Damien negó con la cabeza, llorando. Yo casi no podía verlo ahora, sentía mi corazón agarrotándose, la sangre que subía a mi boca, me dolía respirar.
–Devuélvela, Tvath, has engañado a la niña, debes una vida, devuélvela ahora.
No era Damien quien había dicho aquello, era Eustace. Lo distinguí con mi visión borrosa, Liptaura estaba parada a su lado izquierdo, la Doxy llevaba en sus brazos a Jerry desmayado. Dasha estaba parada al lado derecho de Eustace en sus cuatro patas.
La diosa de los muertos se rió.
–¿Qué pasa si no quiero? –lo retó ella.
Los ojos de Eustace lanzaron un brillo rojo, algo diabólico.
–¿Estás segura de que quieres retarme? –la voz de Eustace se oyó lejana.
Dejé que mis párpados se cerraran, sentí el suave tacto de los dedos de Damien apartando el cabello de mi cara.
Oí un gruñido hastiado de Tvath.
–Argh, de acuerdo –accedió la mujer.
Esta vez, cuando abrí mis ojos, me encontraba de nuevo en el momento en el que Damien había muerto, Marcus estaba hecho polvo en el suelo, Damien dormido, la diosa se había esfumado, Colin y Miranda estaban en silencio, de rodillas junto a mí.
Muy despacio, Damien abrió sus ojos y me sonrió.
Me reí y lloré al mismo tiempo, Damien se levantó lentamente.
–Gracias por salvar mi vida, preciosa –me abrazó cuando estuvo de pie.
Rodeé su esbelta cintura entre mis brazos, lloré de felicidad y de miedo contra su pecho.
–Oh, mi ángel, te amo, te amo tanto.
–Lo sé, lo sé –susurró contra mi cabello.

40 comentarios:

Nicolita Jonatika Cullen dijo...

waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.....! penultiimo Capitulo waa no lo puuedo creer..!! espero qke aiiga un fiinal Feliz Snif Sniif, Graciias p;or todas stas veces qke nos entretuviiste kn tus lokas iddeas, ere una excelente escritora, espero que un futuro puedas poner ese talento en libros, era la mejjor, ii porfis porfis iintenta extenderlaa.... lo m a qke puedas ahahahahha..!

Nicolita Jonatika Cullen dijo...

Por cierto Priimeraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa guaiii..!

Anónimo dijo...

Steph!!!!!
Estoy que me aguanto las ganas de llorar para que no piensen que estoy loca, ya veia a Ania sola, infeliz sin Damien, como se te ocurre matarlo, me has hecho sufrir, casi muero la tristeza.
Esa diosa Tvath es realmente mala como se le ocurre hacer sufrir a Dania. Pero que bien que Eustace estaba ahi,ahhh que bien que al final los dos estan vivos.
Bianca

Anónimo dijo...

Aaaaaaahhhh!!! el penultimo capitulo q emocion!!!
me encanto y mucho mas la parte en que invocan a los dioses la ame a esa parte!!!
q emocion quiero sabes como termina pero a la vez no quiero q termine la nove esta muy buena la amo!!
eres una gran escritora!!!
sta muy buena aahh!! y a la final si aparecio eustace muy bueno el capi!!!!
aah! ya no se q mas decir jjajaja

micaela dijo...

ahh steph! nena..te juro que me dejaste con la boca mas que abierta este sin dudas es el mejor capitulo de la saga..dios santo ademas de ser lagisimo (lo cual me encanta) tiene tantos misterios resueltos osea la mama de ania esta viva chalotte esta viva!! y bueno algo loca y el papa dioss me dio una lastimaa de verdad no me lo esperaba y esa zorra de ivonne dios la odio y porr finn susan tiene su merecido se q no esta bien festejar la muerte de los demas pero..LA DE ELLA SII!! haha xq ella esta muerta no¿? dios decime que sii y marcus..te juro que eso si que no me lo esperaba me quede con la boca abierta va desde que empezo el capitulo tuve la boca abierta no me dejas de sorprender steph sos fabulosa dios cuendo le disparo a damien lo odie lo odie taanto ahh nena me isite llorar del solo pensar que damien se estaba desangrando me destruye y despues se muer dios llore tres horas y despues leo que ania muere y el vive y despues que los dos siguen con vida gracias a la diosa aahh dios si que tenes ideas locas pero ME ENCANTANN jaja :) de verdad que me ncanto este cap osea siempre me encantan pero este fue el que mas me hiso reir el que mas me sorpendio y el que mas me hiso largar lagrimas dios nena moje el tecladoo para lograr eso tiene que psar algo muy emotivo..ahh y cuando ania se buelbe rubia con colmillos y alada ahh me encanto.. y damien ahh dios del solo imaginarlo rubio y alado me vuelve loca!! ahh steph lo que ese hombre me generaa..
bueno ya te dije que me encanto?? haha..bueno ahh dios el penultimo capitulo ahh voy a llorar OTRA VEZ dioss ojala que puedas seguir escribiendo porque dios te dio un don y lo tenes que compartir con el mundo!! steph segui asi no puedo esperar al prox. cap!! subi pronto besos bye..

Saaraah dijo...

Stephh hasleee un favoor a la humanidad, renunciaa a tu trabajoo y pontee a escribiir y a publicar tus libros de una veez por todaas! te harias ricaa con tus historiaas taan adictivaas, tee juroo qe no puedo dejaar de leerlaas y disculpaa si comentoo con tan poca frecuenciaa peroo creemee qee entro todos los dias a tu blog para veer si subistee, por ciertoo estoy usandoo tus tacticas de seduccion con el chico qe me gustaa.... si funcionan!! ahoraa el me habla mas qe antees wiiii!! haahaa
bno bno tengo qee irmeee GENIALOSISISISIMO CAPITULOO
amoo tus noveelaas
no tardees a cumplir 18!
esperoo el ultimoo capitulo con ansiaas :D

Anónimo dijo...

Wow, Steph el penultimo y luego el ultimo capitulo y se acaba esta grandiosa serie que a todas las chicas y chicos que la leyeron los dejo engachados creo yo =).. En este capitulo paso de todo y cuando me refiero a todo es TODO jaja , me preocupe, tal vez tenia nudos en la garganta y hasta una que otra risa porque si tubo un poquito de comedia este cap, hay no puedo creer que se baya a cabar despues de 16 capitulos y en 3 dias el ULTIMO cap, espero que puedas hacer otro saga de Ania y Damien (yn) y entiendo lo de las novelas, el tema de las que haces pues siempre sera algo de sobrenatural ya que asi tu entiendes mas, osea me refiero que ya es tu especialidad jaja :D tu me entiendes ;) .. final feliz ? eso espero .. =)

SALUDOS STEPH

Ilse:)

María dijo...

AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!
NO LO PUEDO CREER!
ESTOY, ESTOY HEACHA UNA BOLUDA. ME QUEDE CON LA BOCA ABIERTA ENFRENTE DE LA PANTALLA DURANTE 2 MINUTOS ENTEROS (mi madre los conto mientras me miraba con cara de susto).
DIOS. SI DEJAS DE ESCRIBIR ME MATO (?) NO PERO DE SEGURO ALGO HAGO xD
SIGO CON CARA DE BOLUDA TOTAL.
ESTE FUE EL MEJOR CAPITULO DE LA HISTORIA DE MI VIDA Y NUNCA VOY A CAMBIAR DE PARESER.
Eres la mejor Steph.
Besos!!♥

betty dijo...

Ame este capitulo, woww, ya penúltimo, como pasa los capítulos!!Tantas sorpresas en este capitulo que nunca me iba a imaginar, como que el maldito Marcus es el hermano de Anie y que la mama existee, te juro que no lo puede creer, pobre solo que esta media crazy :P
Como me asuste cuando Marcus le dispara a Damien, hasta se me calleron las lagrimas creyendo que iba a vivir infeliz sin el amor de su vida pero no!! Por suerte sigue vivoo!!!
Gracias por darme nombre de pelis y series, cuando tenga tiempo me las voy a ver!!
Besos ♥

Paula dijo...

*O*' Siguela

Cecy dijo...

Oh dios! waa llore demasiado u.u .. te juro casi muero cuando Damien muere D: ... pff...perdon por no haber comentado en como 3 capitulos, aunqe la verdad creo qe ni te diste cuenta de qe faltava yo :S ...pero bueno, la verdad no le doy demasiada importancia, lo que me impirta es la novela y TU obviamente xD ...pero naa enserio eres la mejor escritora del mundo... waa qieroo qe sigas la historiia de Joseph y Angelique, o almenos, como lohabìas dicho antes, La historia de Alan, y su novia qe no recuerdo su nombre xD ...pero qe aparescan Joe y Angi.

Como es posible qe ahiga aparesido Estause? O: creiqe no le importava xD ... y MALDITA BRITHANY ¬¬' engañò a Ania D: ...se olvido Charlotte de Aniaa u.u' seria horrible qe tu madre se olvide de qe eres su hija .. la verdad ... bueno enserio qe amo a Damien... LO AMO LO AMO ...siempre mis amigas y yo nos peleamos por el haha xD imaginate ..todas locas nosotras :P naa... pero WAAA! :D ya quiero que sigas "AnotherJB Storie" :D te juro qe muero de ganas por leerla, ammm y qe mal que tengas pocos comentarios, enserio que creì qe ni les dabas importancia, pues amm te habia heho una pregunta y amm no la tomaste en cuenta xD ... pero da igual por ahora :P .... aaaa ppor sierto.. como encontraste el Fan club, el nuevo xD hahaha lo acabo de hacer hace poco y aun me faltan muchas cosas D: ... mm me podrias proporsionar los personajes de Màs ayà de la atracciòn, El hotel Nightmare (los primeros protagonistas) y amm "Seduccion y Tentacion, lo qe pasa es qe me faltan D: (mmm en la entrada anterior habias escrito los personajes de tentacion o de seduccion pero se me paso D: ...sorry, pero es para completar la seccion de TUS SUPER MEGA ULTRA personajes de tus super novelas xD ...ammm bueno creo qe ya es demasiado de decir por ahora, ojala leas mi mensaje, te adoramos Steph :D Bye

By: Cecy

viko310 dijo...

Sencillamentee extrahordinarioo!
no hay otra palabra que pueda describirlo!...

los mejores exitos!
:D

Anónimo dijo...

DianaYazielJonas dijo:

hhahahaha steph amee el cap diios qe bno llore lo juro peense qe damien si habia muerto jjaja pro noo diios buenisima la historiia lo juuro extrañare la hiistoriia pro segiiras con another jb la eespero con muuchas ansias graaax x el link de la serie de seean jajaja esta buenisiima diiosn o me guusta qee llore me vooe ii graax denuevo x suubir noove oiie tengo unas preguntas ¿a qe hora subes nove sii todo el dia estas ocupada?

¿tu papa sabee qe escribes? ¿oye recuerdo que nos contaste de tu vecino sexi lo has vuelto a ver o tienes su telefono jaja o te has comunicado con el?
bno me voee siii tengo mas dudas tee dejo otro cooment ahahaha diios ya casi se acerca el fiinal noo qe feeo no qiero qe teermiine diios wooow me voee cuuidate muuxo niiña biie

Anónimo dijo...

.............
.................
............
OH POR DIOS!!
ME DEJASTE ASI :O
ME PUSE A GRITAAR COMO UNA LOCA DESQUICIADAAAAAA!!!
EL MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR MEJOR cAP . DE TODOS
MUJER COMO PUEDES ESCRIBIR TAN BRUTALMENTE BIEN?? EH?? DIMEEEE!!
I LOVED IT!!
TODO ESO QUE HICISTE CON LOS DIOSES Y QUE DAMIEN SE MORIA LUEGO ANIA SE MORIAA FUE LO MEJOOOOOOOOOOOOR!!
AY DIOS PENULTIMO CAPITULO!!
VOY A EXTRAÑAR ESTA NOVELAA UN MONTOONNONONONONON! TIENES QUE HACER UN 3ER LIBRO POR FAVOR PORFA VOR PORFAVOR!!!
Q paso cn Another JB story??
ya qieero un caap. pro bueno sin prisas ;D
PERO ES QUEE AYYYYY ESTOY OBSESIONADA CN CADA UNA DE TUS NOVELAS CADA VEZ QUE ESCUCHO LA PALABRA TENTACION ME RIO TONTAMENTE JAJAAJ!!! Y CADA VEZ QE ESCUCHO DECODE DE PARAMORE ME PONGO A IMAGINARME UN TRAILER PRA TENTACION! :PPPP
Haha soy estupida no??
ahora todo tiene sentido con Charlotte antes no entendiaa NADAA jajaja
ERES LA MEJOR STEPH!! :DDDD
NO PUEDES DEJAAR DE ESCRIBIR
AH! Y ESPEROOO SUPER DUPER PUPER ANSIOSAA TUU LIBROO!!!
POR FAVOR NO ME VAS A DECIR QUE NO HARAS UNOO!!
mme F-A-S-C-I-N-O!!
Esta novela puede no terminaar nuncaa por favoor??
AIII DIOS!
Bno me voe te mando muchos besos Girl
Adeeos!
-Lu*

Anónimo dijo...

Emmm...tengo unas preguntitaas :
- Pregunta sensible: tuviste algun novioo??
tenes algun tatuaje o piercing? o pensas hacerteloo ;) ?
Tu papa es parecido al padre de Ania?
T gusta Glee :P ?
Hahaha Bn la chismosaa se vaa
Cuidatee Steph byee ;D

Anónimo dijo...

Jajaja me olvide la q puso el comment. anterior es
-Lu* jajajajajaaj lo sientoo

Anónimo dijo...

ALEJANDRA TREJO:
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHH OOOOOOOOOOOH MYYYYYYY GODDDDDDD PENULTIMO CAPITULO QUE EMOCION MAS GRANDE QUE CAPITULO ME AS DEJADO SIN PALABRA ES INCREIBLE FUE REALMENTE UN ZUPERCAPITULO LLENO TODA CLASE DE EMOCION LO AME PERO TODO TIENE SU FIN QUE DOLOR ESPERO CON ANCIAS EL SIGUIENTE CAPITULO Y BUENO ME RETIRO PORQUE TENGO QUE HACER TAREAS HAHAHA SIGUELA PRONTO SUERTE BYE XOXO

diana100f dijo...

Steph!!!me gusto mucho el capitulo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! tambien ame el de tu eres mi angel fue espectacular!!!!pero me siento triste de que valla a acabar :c espero que puedas seguir escribiendo porke tu eres ya la unica escritora que pienso ke sus novelas son absolutamente geniales y muy profesionales comparadas con otras que he leido en los foros y son adictivas porke siempre estoy en suspenso y esperando a que pasen los dias para poder seguir leyendo son totalmente asombrosas me gustan incluso mas que las de stephanie meyer aunque tambien son buenas me gustan mas las tuyas!!!! espero que si puedas hacer la historia que sigue con ania y damien!!!porke si no ya no habra novelas lo suficientemente buenas y me aburrire xD jajaja sigue asi!!


atte.

Diana D' Jonas

bebamulan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
bebamulan dijo...

hola !! primera vez que te comento
pero me he leido todas tus noves y me encantan xD todas tienen una trama tan distinta y cool ^^
aa no lo puedo creer casi el final de esta nove *_*
voy a esperar por la proxima que va hacer igual de buena que esta
me llamo Alejandra y soy de Venezuela

Dome Gonzalez :) dijo...

ALFIN TENGO INTERNET!!!!!! wow..tengo tanto que decir por ejemplo JOE!!! JOE,JOE,JOE es tan hermoso aparecio y angelique va a tener una bebe de joe! y jerry tan hermoso...io no sabia ni me imaginaba ue tendria mucho que ver en esto...es hermoso...tengo un poster de el en mi cuarto...amo su sonrisa y damien o dios es hermoso como ama a ania y ania a el...y estoy triste por que vine y veo que ya el penultimo capitulo...llore jajja aparecio charlotte y wow murio el papa...y colin es hermoso y miranda celosa con su amiga y oye no puedes dejar de escribir tu eres buena en eso y yo buena leyendo tus historas deberias seguir con la saga y seria muy muy BONITO que hubiera ota parte de la saga tentacion....pero sobretodo que continues con another jb story no puede quedar inconclusa y bueno ya me voy besos cuidate :)

Dome Gonzalez :) dijo...

otra cosi ame la parte de tvath io hace un año lei sobre ella es una de las diosas de la mitologia etrusca verdad???? ame como damien la llamo perra jajaja e idiota ella que le mintio a ania bueno ahora si me voy porque me cooren :p

MaYa dijo...

OMG STEPH!! ERES LA MEJOR!! no se si por creer en mi :D me alegra mucho que confíes en mi y tienes razón pfff todo fue un mal entendido (:
QUE CAPITULO TAN OMG! lo descargue desde mi cel y en todas las clases lo lei! creo que me ira mal en mas de una nota por no poner atención pero no importa!! fue lo máximo! en plena clase gritaba con lo que pasaba ENSERIO QUEDE CON LA BOCA ABIERTA :O fue demasiado omg!! no ni eso!! no tengo un palabra que describa lo que siento al finalizar tu cap!!! que proyectos tienes cuando termine esto? ( POR FAVOR QUE NO TERMINE :') )
y tengo una pregunta algo rara, pero siempre la tuve, que piensas de la muerte? de la vida después de la muerte? tienes miedo de ella o pues que pasaría si supieras que vas a llegar al final de tus días que harías? se que es algo :s escalofriante y rara la pregunta pero no se eres "buena en el tema" por así decirlo! GRACIAS POR CREER EN MI Y SER MI IDOLA! enserio no se lo digo a casi... Nadie! pero me diste mucha iniciativa de hacer lo que me gusta y posiblemente se convierta en mi carrera :)
TE ADMIRO MUCHO :D
CUÍDATE!! SUBE CAPITULO
TIENES UN GRAN TALENTO ÚNICO Y ORIGINAL!
PEACE! (: <3

Anónimo dijo...

Hola, Steph
Todavia aqui no han echado los capitulos con Sean! LO estoy deseando verlo en Cronicas Vampiricas !!
Si ya lo sé que tiene 28 años e Ian tiene 32 pero a mi me van los maduritoss SON LO MEJORES jajaja! =)

Me entristece mucho que este sea ya el penultimo capitulo pero a la vez me emociona lo que va a pasar a continuación...
Me encanto todo lo que ocurrio en el capitulo especialmente cuando acuchillaba a Susan como odio a esa puta malnacida!!
Esta parte me hizo mucha graciaa :
–Wow, Ania, te ves hermosa –expresó Adrien perplejo, sus ojos dorados estaban en mí, sus colmillos se asomaban de su boca.
Damien tomó a Adrien del hombro y lo apartó con una mirada fulminante, en un intento por opacar a su primo, caminó hacia mí.
–Wow, Ania, te ves hermosa –repitió Damien, pero con un tono coqueto y pícaro, su modo de andar era igual de seductor y galante.
Casi no pude evitar reírme.
–Qué original eres, imbécil –se quejó Adrien con sarcasmo.
jajaja la verdad es que algunas veces te pegas unos puntos... me encanta las partes de comedia que pones , enserio jajaja
Buaaff!!Me dejo tras toca lo de Charlotte y su muerte fingida y lo de Marcus era Mi Hermanoo!! Por cierto no podia terminar la nove sin yo haber utilizado mi cuchillo titan !!
Una pregunta donde que Adrien e ISabelle? Esos dos acabaran juntos ... lo sé!!
Dios me dio mucha pena cuando mataron a papá !! =(
Y lo mas bonito hermoso maravillo de todo es el final me encanto cuando di mi vida por la de Damien !!
Esa Tvath es una guarra gracias a que aparecio Eustace y puso un poco de orden!! ( Por fin hace algo que merezca la pena) xD
Steph, estoy deseando leer el ultimo capitulo
Este capitulo fue muy largo como me encanta a mi !!
Espero que te valla todo bien en la universidad y puedas seguir escribiendo la continuacion de " The Charlottes's Bones" y the Seduccion !! :)

attentamente:jonatica_joe&nick

Anónimo dijo...

P.D: El video que pusites THe Ballad of Mona Lisa me gusta muchoo!!(;

Attentamente:jonatica_joe&nick

nce dijo...

No e podido leer antes xk estoy con muchísimos examenes!! DIOS MIOOO me a ancantadoooo a sido preciosoooo es justo lo que necesitaba para alegrarme un poco y desestresarmee, sigue pronto pliis!! Cuidate bss teq :D

Fernanda Jonas dijo...

wooow, woow es todo lo que puedo decir, me dejas sin palabras, es hermosisimo, ame este capitulo, y tambien lo odie por hacerme llorar, ahora me doy cuenta de lo mucho que Ania y yo nos parecemos...
que feo lo de su papa, creo que ese dolor es horriblemente horrible, y lo de la madre loca, ahh no que fuerte, y luego el medio hermano, yo tambien lo hubiese matado si hubiera querido hacer eso...
aaaaaww Damien uuff encerio que llore, siempre es lo mismo, cuando amas a las personas se van o te las quitan, que feo...aah yo tambien daria mi vida por amor, por el amor de mi vida...aaaww encerio que amo esta novela, ame este capitulo aaw y te amo a ti por hacerme llorar hehe...
siguela encerio, creo que eres la mejor escritora del mundo y te lo eh dicho siempre, para mi siempre seras la mejor...
no pude comentar, porque yo tambien trabajo, hasta hoy tuve tiempo de leer la nove, ya comente los caps...
espero el proximo con ansia...
te pido un consejo porfavor...¿¿ un amigo que veo muy poco, de echo solo lo eh visto 2 veces, pero me encanta esta bien guapo, me propuso tener relaciones con el que hago, la verdad no se que hacer, quede de verme con el el viernes y la verdad no se que valla a pasar, tengo miedo, talves algun dia me arrepienta de que solo por caliente perdi mi virginidad con alguien que no vale la pena??? ayuda porfa..

te quiero muchooote, sigue...
este cap me puso triste :( cuidate mucho...suerte

elianne dijo...

NOOOOOOOOO!!! ESTA TAN INTERESANTE PERO BUENO UN TERCER LIBRO SERIA MUCHO MAS INTERESANTE, ESPERO Q TENGA MUUCHAS COSAS MAS EMOCIONANTES Y TAMBIEN Q TENGAS TIEMPO PARA PODER ESCRIBIRLAS, YO YA ESTARIA ESTRESADA JAJAJA CON LA U..LO Q ME ESPERA AL AÑO xD PERO CASI TODAS LAS PERSONAS Q ESTAN EN LA U ME DICEN Q ES SUPER DIFERENTE AL COLE...ESPERO Q SEA ASI BUENO CUIDAT
BESOS

fioreline dijo...

wooooooooooooow, sabía que tenian que llamar a alguna diosa pero no imagine que a dos dioses, y casi me traumo cuando D no despertabaaaa, osea tenía razon, a veces los adolescentes confunden el amor con el capricho o el cariño normal que se puede tener por alguien que lleva tiempo a tu lado, pero que mala para jugar asi con ella, y eustace x dios me encanto, en serio como que sus apariciones bien varoniles y precisas XD, y que bueno que se murío yvonne xq no la soportaba, una antipatica, y fiiijooo que adrien se queda con isabella verdad????? :D, bueno, hacen linda pareja,ya falta poco para el finaaal no puedo creerlo :), ojala pueda esperarlo despierta, ers genial en serio, gracias por escribir :D

Azha dijo...

waaa me habia perdido mucho mi lap estava en coma u.u pero ya essta bien y e vuelto estuvieron geniales los capitulos me gusto cuando salieron joe y angelique!!
super el cap crei q moriria damien me espantaste maldita diosa feo y tramposa haha q estes bien step

Anónimo dijo...

Hola stephn buen inicio dee mes n.n
oh!! wiuu al finn pudde leer el cap y comentarte Qe Grann lastima Qe se trate del penultimo capitulo wuua Qieroo llorar...

la vdd desearia Qe la continuaras la historia coun una tercera partee seria tan Genialoso peru bueno no importa.. seGuiremos teniendo mas de tus historias con la de another jb history poer suerte..

hay dioremio ya me mueruu poer saber Qe sucedera coen los chicos Qe mal lo coen lo de los padres de ania..

bueno ya me despidoo de tu cuidate y suerte coen la uni.. nos vemuus besus y abrasus n.n
atto:
Denissa Levou

Anónimo dijo...

Oh mi dios. Realmente sin palabras con este capítulo ha tenido de todo. Increíble es lo más cercano que he conectado a lo que estoy sintiendo ahora. Quería preguntarte si también disfrutaremos de un epílogo & a partir de cuándo podremos obtener la novela ya sea descargar el doc. o por tipo PDF.
Necesitaba pedirte nuevamente que me dijeras cómo colocar el idioma en inglés al descargar 'Life as we know it'. Es que no creo que tuve la oportunidad de leerlo completamente. Si no es mucha molestia.
También he leí que comentaste que has leído novelas que fusionan el drama, suspenso, romanticismo & escenas pasionales, si entiendes a qué me refiero no? Haha, cómo cuales me podrás recomendar que incluya eso? Es que, de igual manera esos son mis tópicos favoritos pero no he tenido la dicha de leer alguno que los involucre todos en el mismo libro.
Gracias por deleitarnos con tus novelas. Esperaré muy ansiosa el 3er libro.
Te pido disculpas por mi ausencia. pero la facultad no me ha dejado tiempo para nada; Este semestre de medicina se ha tornado algo más arduo.

Love. Celeste.

Anónimo dijo...

Oh dios mio amo tanto tu nove <3 que decir de ella todo lo fantastico que existe en este mundo. No quiero que termineee ):
Steph sabrás dónde puedo descargar la película de Sean F. Never back down? No la consigo por internet.
La otra muy famosa de él es Forever Strong & juegan rugby.
-Ivo.

*Lawis Jonas* dijo...

stephany owen llevo toda una seama entrando a tu blog esperando el nuevo cap y no lo has podido subir te comprendo pero tu tambien deverias comprender tu nove es mi droga
=)

Anónimo dijo...

Por favor steph sube el capítulo. Quizá algún inconveniente se presentó & por eso no has subido pero es que me estoy comiendo las uñas de la desesperación. Sube rápido por favor.
-Ivo.

Anónimo dijo...

dianayazieljonas dijo:

hahah steph neeecesiito xfa de thuu ayuuda miira ztoii creeando un cluub dee fans de los joonas aqii en puuebla ii no se nada del blogspot ya tengo la pagiina pro no se cmoo ediitarla i acerla xiica no tengo ni la menorr iidea podriias ayuudaarme xfa xfa a agregar un xoorro de cosas qe se vea bn bn xfa steeph miira te dejo mi msn ahumada_yasiel@hotmail.com
haaber sii me puuedes dejar el tuiiop xfa para qe me ponga en contacto contiigo xfa ii platiiqemos sii no puuedes no iimporta zolo qeria saber sii me podriias ayuudar miil graaciiasi ii llevo una semana entrando a la pag para la noove pro noo has subiido bno espero suubras protno cuuidate muucho biie{{



#dianayazieljonas

Fernanda Jonas dijo...

Olaaa sthep, bueno primero que nada respondo tu pregunta, cumplire 17 años en junio, asi que aun tengo 16...
en segunda grasias por aconsejarme asi, no pareces mi mama, pero algo asi hehe, no no te creas.
ammm te dire que no hice nada de lo que pueda arrepentirme, no tuve relaciones, simplemente hubo coqueteos y tentacion, mucha tentacion, encerio el me sedujo muchisimo, no se como pude resistirme a lo que sentia, creii que en cualquier momento caeria en sus brazos pero no, estoi orgullosa de resistir, porque no crei poder hacerlo la verdad...
y si lo hubiese echo, creo que despues me hubiera arrepentido, de echo el me dijo despues, que cuando me seducia era una trampa para probar que tal era, que el habia tenido a muchisimas mujeres tal y como me tenia a mi en ese momento, pero que como me habia resitido yo valia mucho la pena, eso me hizo sentir especial...

te agradesco mucho, muchisimo el haberme dicho que no lo hiciera, creo que sone absurda, como iva a perderla conj alguien que solo habia visto 2 o 3 veces...
ahora se que no lo amo solo me atrae si como sexualmente hahaha no fisicamente...
aun asi experimente muchas cosas a su lado, senti cosas que nunca habia sentido, y se sinte bien haha pero hare lo que el me dijo, devo elegir muy bien a esa persona...
lo que si te digo esque hubo toqueteo, queria tocarme y no se lo impedi haha, bueno solo una parte le dije que no haha...espero no arrepentirme de esooo...
te quierooo muchootote, grasias x preocuparte x mi...

Fernanda Jonas dijo...

Olaaa sthep, bueno primero que nada respondo tu pregunta, cumplire 17 años en junio, asi que aun tengo 16...
en segunda grasias por aconsejarme asi, no pareces mi mama, pero algo asi hehe, no no te creas.
ammm te dire que no hice nada de lo que pueda arrepentirme, no tuve relaciones, simplemente hubo coqueteos y tentacion, mucha tentacion, encerio el me sedujo muchisimo, no se como pude resistirme a lo que sentia, creii que en cualquier momento caeria en sus brazos pero no, estoi orgullosa de resistir, porque no crei poder hacerlo la verdad...
y si lo hubiese echo, creo que despues me hubiera arrepentido, de echo el me dijo despues, que cuando me seducia era una trampa para probar que tal era, que el habia tenido a muchisimas mujeres tal y como me tenia a mi en ese momento, pero que como me habia resitido yo valia mucho la pena, eso me hizo sentir especial...

te agradesco mucho, muchisimo el haberme dicho que no lo hiciera, creo que sone absurda, como iva a perderla conj alguien que solo habia visto 2 o 3 veces...
ahora se que no lo amo solo me atrae si como sexualmente hahaha no fisicamente...
aun asi experimente muchas cosas a su lado, senti cosas que nunca habia sentido, y se sinte bien haha pero hare lo que el me dijo, devo elegir muy bien a esa persona...
lo que si te digo esque hubo toqueteo, queria tocarme y no se lo impedi haha, bueno solo una parte le dije que no haha...espero no arrepentirme de esooo...
te quierooo muchootote, grasias x preocuparte x mi...

MARILYN dijo...

awwwwwww que me hiciste? amo tus noves se puede decir que son como mi droga hahahah es la primera vez que comento pero eh leido todas tus noves y la amo!!!! tengo una pregunta escribiras otra nove con joe??? amo tus noves eres una de mis escritoras favoritas awww no tengo palabras para describir la perfeccion de tus noves...espero con ancias el siguiente cap.!!!=0D

Anónimo dijo...

Haciendo el comentqario 40 tal como lo pediste! :) recien hoy termino de leer la nove, es que me pasaron unas series de acontecimientos que me impidieron entrar + el plus de que la compu no andaba.
Muy buena la novela Steph, sos una genia! nunca dejes de escribir y siempre voy a estar entrando para ver actualizaciones, tomate las vacaciones que quieras y consideres necesarias, nadie te apura. Te deseo todo lo mejor en la uni, trabajo, chicos, y escribiendo. No se si vas a leer esto pero bueno queria escribirte el comentario 40 :) Besos

MH

VISITAS

.

.